Eter­na Lon­dres

El ver­de de los jar­di­nes del cen­tro de Lon­dres se de­be a esa lluvia fi­na, clá­si­ca pe­ro no tan abun­dan­te co­mo se pien­sa. Pe­ro la am­plia ofer­ta cultural y de ocio de la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca pue­de con­ver­tir un día gris en al­go más

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

La ca­pi­tal bri­tá­ni­ca ofre­ce una gran can­ti­dad de ali­cien­tes in­clu­so cuan­do el cie­lo es­tá ta­pa­do (ca­si siem­pre)

El día se ha le­van­ta­do gris, pe­ro cuan­do se via­ja a Lon­dres uno da por des­con­ta­do que le va a to­car su­frir, al me­nos, al­go de lluvia. Sin em­bar­go, cuan­do se com­prue­ba, por ejem­plo, lo po­co atrac­ti­va que re­sul­ta la co­la azo­ta­da por rá­fa­gas de vien­to a las puer­tas de West­mins­ter o se evi­den­cia lo im­po­si­ble de sa­car­se una fo­to­gra­fía con el Big Ben sin mo­jar­se, es obli­ga­do adap­tar­se a las cir­cuns­tan­cias pa­ra apro­ve­char el día. Ya que que­da bas­tan­te cer­ca a pie, va­le la pe­na se­car­se y to­mar al­go ca­lien­te en las do­ce­nas de lo­ca­les que se jun­tan en Cha­ring Cross. El nom­bre ha­ce re­fe­ren­cia a la es­ta­ción de tren que hay allí, pe­ro tam­bién al pun­to don­de se cru­zan las ca­lles de Strand, Whi­tehall y Cocks­pur al sur de Tra­fal­gar Squa­re. La re­fe­ren­cia a una cruz es con­fu­sa por­que la que ha­bía en es­te lu­gar fue sus­ti­tui­da en el 1675 por una es­ta­tua del rey Car­los I. Des­de la mi­tad del si­glo XVIII, Cha­ring Cross sir­ve co­mo pun­to de re­fe­ren­cia pa­ra me­dir dis­tan­cias des­de el cen­tro de Lon­dres, así que po­de­mos ir en la di­rec­ción que nos ape­tez­ca: en to­dos la­dos hay al­go que ver. Por ejem­plo, si la lluvia arre­cia, a un ti­ro de pie­dra es­tá la Na­tio­nal Ga­llery y su por­ten­to­sa co­lec­ción de pin­tu­ras. Co­mo al­ter­na­ti­va, a un gol­pe de me­tro nos es­pe­ra el Bri­tish Mu­seum, que lleno a re­bo­sar de te­so­ros pro­te­gi­dos o ex­po­lia­dos –de­pen­de del con­cep­to de mu­seís­ti­ca que ten­ga­mos–, ex­hi­be sin pu­dor los fri­sos del Par­te­nón de Ate­nas o las puer­tas asi­rias de Ba­la­wat. La bien­ve­ni­da co­rre a car­go del Gran Atrio de la rei­na Isa­bel II, si­tua­do en lo que fue la bi­blio­te­ca Bri­tá­ni­ca. So­bre­co­ge al tra­tar­se de la ma­yor pla­za cu­bier­ta de Eu­ro­pa, pe­ro lue­go uno se re­cu­pe­ra al com­pro­bar que la en­tra­da ge­ne­ral es gra­tui­ta. Si to­do el mun­do ha te­ni­do la mis­ma idea y el Bri­tish Mu­seum es­tá a re­bo­sar, un pa­seo ha­cia el sur por el Soho y con el pa­ra­guas en ris­tre, tam­po­co es­tá tan mal. En el ba­rrio abun­dan sex shops que le res­tan gla­mur, pe­ro en­tre me­dio hay una bue­na co­lec­ción de res­tau­ran­tes de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción que bien me­re­cen dar­se una vuel­ta por ahí y, de pa­so, asis­tir más tar­de a un mu­si­cal en cual­quie­ra de los tea­tros que ro­dean es­te ba­rrio lon­di­nen­se. La ofer­ta es ten­ta­do­ra, de ca­li­dad y con se­sio­nes de tar­de que em­pie­zan a las 14.30 h. Un ho­ra­rio ideal pa­ra un día desa­pa­ci­ble y, so­bre­to­do, me­nos sa­tu­ra­do que el de las 19.30 h. Ter­mi­na­do el es­pec­tácu­lo, llue­va o no, Co­vent Gar­den que­da muy cer­ca an­dan­do ha­cia el es­te. Con suer­te, al­gún ar­tis­ta callejero se­gui­rá ofre­cien­do sus re­pre­sen­ta­cio­nes ha­cien­do ca­so omi­so a las nu­bes y, en cual­quier ca­so, la múl­ti­ple ofer­ta de tien­das y ten­de­re­tes nos ten­drá bien en­tre­te­ni­dos y a cu-

bier­to. El Co­vent Gar­den ha­bía si­do el jar­dín de un con­ven­to, de don­de le vie­ne el nom­bre de gue­rra. Lue­go fue mer­ca­do y, des­de que és­te se tras­la­dó en los años ochen­ta, no ha de­ja­do de rein­ven­tar­se. En la par­te cen­tral abun­da la ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca a ba­jos pre­cios y de con­su­mo rá­pi­do; al­re­de­dor en­con­tra­mos ten­de­re­tes con ar­te­sa­nías di­ver­sas y, al­go más allá, en ca­lles co­mo Hen­riet­ta o King Street, se ubi­can tien­das con ro­pa de di­se­ño lo­cal de ni­vel o de gran­des clá­si­cos de la sas­tre­ría in­gle­sa jun­to al gi­gan­tes­co es­pa­cio del ubi­cuo Ap­ple. Cla­ro que si lo que nos atraen son los ico­nos, hay que ir en di­rec­ción con­tra­ria, a Ha­rrods, don­de el es­pec­tácu­lo es­tá en sus es­tan­te­rías pe­ro tam­bién en la ca­lle, don­de se su­ce­den los co­ches de lu­jo re­co­gien­do fa­mi­lias asiá­ti­cas car­ga­das de pa­que­tes. Que no os ex­tra­ñe ver un Mer­ce­des ta­cho­na­do de cris­ta­les Swa­rovs­ki o un Rolls Roy­ce des­ca­po­ta­ble azul cla­ro, aun­que llue­va.

El mu­ni­ci­pio de West­mins­ter

es co­no­ci­do por el es­ti­lo tra­di­cio­nal de sus edi­fi­cios Con­tra la lluvia, jue­gos ca­se­ros

1

4

3

2

1 Con las ‘Bo­ris bi­kes’ (por el al­cal­de Bo­ris John­son), la bi­ci ha ex­pe­ri­men­ta­do una gran ex­pan­sión en Lon­dres

2 Bo­de­gón lon­di­nen­se: gra­fi­ti Banksy y cá­ma­ra de se­gu­ri­dad, dos ele­men­tos in­elu­di­bles en la ciu­dad

3 Ima­gen de Sher­lock Holmes en las pa­re­des de la es­ta­ción Ba­ker Street en el me­tro de Lon­dres

4 Un ar­coí­ris ti­ñe el cie­lo de Lon­dres, una ciu­dad don­de ‘só­lo’ llue­ve uno de ca­da nue­ve días

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.