En jue­go

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO -

Oriol Ri­poll ha­bla de tor­ti­lla de pa­ta­ta y ca­lçots. Lue­go di­cen que con la co­mi­da con se jue­ga...

En los úl­ti­mos años dis­tin­tos au­to­res de jue­gos de me­sa se han re­be­la­do con­tra la fra­se po­pu­lar “con la co­mi­da no se jue­ga” y han crea­do pa­sa­tiem­pos re­la­cio­na­dos con la co­ci­na. Hoy les voy a pre­sen­tar dos, crea­dos en nues­tro país. Tor­ti­lla de Pa­ta­tas ha si­do crea­do por Xa­vier Ca­rras­co­sa y edi­ta­do por Dar­bel. Los par­ti­ci­pan­tes de­be­rán co­ci­nar tor­ti­llas de pa­ta­ta con ce­bo­lla, y pa­ra ha­cer­lo co­lo­can an­te sí dos car­tas de in­gre­dien­tes bo­ca arri­ba. Ca­da una re­pre­sen­ta una paella. Hay tres in­gre­dien­tes bá­si­cos: hue­vos, pa­ta­ta y ce­bo­lla. Con ellos se pue­den crear dos ti­pos de tor­ti­lla: la me­dia­na con 3 o 4 pa­ta­tas, 2 hue­vos y una ce­bo­lla o la gran­de con 5 o 6 pa­ta­tas, 3 hue­vos y 2 ce­bo­llas. Por tur­nos, los ju­ga­do­res co­lo­can una car­ta en una de sus pae­llas, de for­ma que so­lo se vea la car­ta su­pe­rior y des­pués, ro­ban otra del mon­tón. Pe­ro ca­da vez que al­guien ti­ra un in­gre­dien­te y su ad­ver­sa­rio tie­ne el mis­mo en la par­te su­pe­rior de una de sus pae­llas, es­tá obli­ga­do a ro­bár­se­lo y co­lo­car­lo so­bre la car­ta que aca­ba de ju­gar. Cuan­do crea que ya tie­ne en una paella to­dos los ele­men­tos que se ne­ce­si­tan pa­ra co­ci­nar una tor­ti­lla, co­ge una car­ta de clien­tes y la co­lo­ca so­bre el mon­tón. Hay seis car­tas de clien­tes: un par de 3, 2 y 1 pun­to. De es­ta for­ma, el ju­ga­dor pue­de de­ci­dir arries­gar­se y co­ger la de 3 pun­tos si es­tá muy se­gu­ro de que tie­ne to­dos los in­gre­dien­tes, o bien pue­de de­ci­dir usar so­lo la de 1 pun­to si des­con­fía de su memoria. Cuan­do se ha co­gi­do la úl­ti­ma car­ta de clien­te, se aca­ba la par­ti­da y se re­vi­san to­das las tor­ti­llas he­chas. Si los in­gre­dien­tes son co­rrec­tos, se su­man los pun­tos que in­di­can los clien­tes. Si por con­tra es­tos son erró­neos, los pun­tos se con­vier­ten en ne­ga­ti­vo. Tor­ti­lla de Pa­ta­tas es un jue­go pa­ra to­da la fa­mi­lia, fá­cil de apren­der y rá­pi­do de ju­gar (se creó a fin de ocu­par los es­pa­cios de anun­cios te­le­vi­si­vos). Sin em­bar­go, una vez se em­pie­zan a acu­mu­lar mul­ti­tud de in­gre­dien­tes, la memoria y la aten­ción de­be­rán es­tar al má­xi­mo ni­vel. Hay otro jue­go cu­li­na­rio que es­tá a pun­to de ser una reali­dad. Se lla­ma Ca­lço­ta­da Wars y en es­ta oca­sión, los ju­ga­do­res co­ci­nan ca­lçots (un ti­po de ce­bo­lla co­ci­na­da so­bre lla­mas y que sue­le acom­pa­ñar­se de sal­sa ro­mes­co). El jue­go, crea­do por Marc Mi­quel y edi­ta­do por Catalan Ga­mes, se en­cuen­tra aún en un pro­ce­so de mi­cro­me­ce­naz­go en Ver­ka­mi. com (se pre­ten­den con­se­guir 2.500 eu­ros con la cam­pa­ña). Ca­lço­ta­da Wars es un jue­go de so­bre­me­sa, di­ná­mi­co, lleno de ac­ción y so­bre­to­do, muy es­tra­té­gi­co. Las car­tas mues­tran un ele­men­to ne­ce­sa­rio pa­ra ha­cer una ca­lço­ta­da (le­ña, fue­go, pa­rri­lla, ca­lçot y sal­sa) y un nú­me­ro. Los ju­ga­do­res de­be­rán co­lo­car gru­pos de es­tas cin­co car­tas por or­den, in­ten­tan­do que la de la sal­sa ten­ga el má­xi­mo va­lor po­si­ble. Pe­ro pa­ra con­se­guir­lo, es­tas de­ben te­ner un va­lor de­cre­cien­te (es de­cir, que la de le­ña de­be te­ner un va­lor su­pe­rior o igual a la de sal­sa). Co­mo no po­dría ser de otra for­ma, tam­bién hay car­tas es­pe­cia­les pa­ra ro­bar a otros ju­ga­do­res o pa­ra pro­te­ger­las. Si des­pués de tan­to ha­blar de co­mi­da les ha co­gi­do ham­bre, les pro­pon­go que se to­men un ver­mut. Eso sí, en­tre tra­go y an­choa pue­den apro­ve­char pa­ra ha­cer una par­ti­da. Así les que­da­rá un ra­to re­don­do.

Ilus­tra­ción Lui­sa Ve­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.