¿LLue­ve? ¡A ju­gar!

En­tre­te­ner­se con ni­ños en las tar­des llu­vio­sas no de­be con­ver­tir­se en una pe­sa­di­lla. Al con­tra­rio, es la oca­sión pa­ra ha­cer vo­lar la ima­gi­na­ción y for­ta­le­cer las re­la­cio­nes fa­mi­lia­res

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Pier­gior­gio M. San­dri

Al­gu­na su­ge­ren­cia pa­ra pa­sar un día en ca­sa con los hi­jos mien­tras fue­ra llue­ve y so­bre­vi­vir en el in­ten­to

Es­te año el oto­ño es­tá sien­do más cá­li­do de lo nor­mal. Cuan­do lle­guen las llu­vias o las tor­men­tas tí­pi­cas de la tem­po­ra­da mu­chos no es­ta­rán pre­pa­ra­dos, des­pués de un ve­rano tan ex­ten­di­do, a que­dar­se en ca­sa el fin de se­ma­na. Ya no se es­tá acos­tum­bra­do a ver el par­que in­fan­til inun­da­do. Los co­lum­pios, em­ba­rra­dos. Los jar­di­nes, inac­ce­si­bles y lle­nos de char­cos. ¿Có­mo pa­sar el tiem­po? Quien tie­ne ni­ños pe­que­ños sa­be que a ve­ces pa­sar una plá­ci­da tar­de do­més­ti­ca con los re­to­ños se con­vier­te en una mi­sión im­po­si­ble. Los pe­que­ños, car­ga­dos de ener­gía, sus­pi­ran por ha­cer al­gu­na ac­ti­vi­dad y lla­man la aten­ción de los pa­dres de for­ma in­sis­ten­te. Los pro­ge­ni­to­res por su par­te, ago­ta­dos por la se­ma­na la­bo­ral, es­tán cor­tos de ideas. Los hi­jos em­pie­zan a abu­rrir­se y caen en una es­pi­ral de ca­pri­chos. Al­gu­nos pa­pás se rin­den: en­cien­den la te­le­vi­sión o la vi­deo­con­so­la. ¿Les sue­na es­te cuadro? Sí es que sí, que no cun­da el pá­ni­co. Les va­mos a pro­po­ner al­gu­nas ideas pa­ra que el fin de se­ma­na llu­vio­so en ca­sa no se con­vier­ta en un su­pli­cio. No es ne­ce­sa­rio que los pa­dres sean ani­ma­do­res: de­ben li­mi­tar­se a acom­pa­ñar­les en el jue­go, fa­ci­li­tar el am­bien­te, or­ga­ni­zar los ma­te­ria­les, el es­pa­cio y la asig­na­ción del tiem­po y de­jar que los ni­ños se expresen. No de­ben im­par­tir di­rec­ti­vas ni ser los pro­ta­go­nis­tas, sino es­tar pre­sen­tes en el arran­que del mo­men­to lú­di­co. De otra ma­ne­ra, los hi­jos se sen­ti­rán de­ma­sia­do de­pen­dien­tes de sus pa­pás. “Yo mis­ma he com­pro­ba­do que los ni­ños tie­nen tal ima­gi­na­ción que in­clu­so yo, que soy una pro­fe­sio­nal del ra­mo des­de ha­ce años, to­da­vía me sor­pren­do”, re­co­no­ce Im­ma Marín, de la con­sul­to­ra es­pe­cia­li­za­da en jue­gos y edu­ca­ción Ma­rin­va. Las exi­gen­cias va­rían mu­cho se­gún las eda­des. “Co­mo re­gla ge­ne­ral, cues­ta me­nos en­tre­te­ner a los más pe­que­ños, por­que se sor­pren­den por cual­quier co­sa. Sin em­bar­go, su ca­pa­ci­dad de con­cen­tra­ción es re­du­ci­da y se can­san en se­gui­da, con lo que es re­co­men­da­ble te­ner una ba­te­ría de al­ter­na­ti­vas”, di­ce Im­ma Marín. Mu­cho de­pen­de­rá tam­bién de si los hi­jos sa­ben leer o no. En es­te ca­so se abri­rá to­do un aba­ni­co, co­mo los jue­gos de me­sa o de car­tas. Hay al­gu­nos erro­res a no co­me­ter. Por ejem­plo, per­mi­tir que los ni­ños se ati­bo­rren de cho­co­la­te o chu­che­rías, com­pen­san­do el te­ner que que­dar­se en ca­sa. En lí­neas ge­ne­ra­les, me­jor que no se les ofrez­can ca­pri­chos que no se da­rían en otras cir­cuns­tan­cias ba­jo el pre­tex­to de que fue­ra llue­ve. En efec­to, los ni­ños ne­ce­si­tan cohe­ren­cia y es­ta­bi­li­dad. Asi­mis­mo, ce­der a sus pe­ti­cio­nes por no oír­los y no aguan­tar más ra­bie­tas no es re­co­men­da­ble: la se­gu­ri­dad y los lí­mi­tes son dos as­pec­tos fun­da­men­ta­les de la edu­ca­ción, des­de el lu­nes has­ta el domingo. “No se tra­ta de ges­tio­nar un ma­rrón por­que fue­ra es­tá llo­vien­do, sino que los pa­dres tie­nen la opor­tu­ni­dad de pa­sar el día jun­tos con sus hi­jos, de dis­fru­tar sin gas­tar di­ne­ro ni sa­lir de ca­sa”, ex­pli­ca Evelina Ma­glio, ani­ma­do­ra in­fan­til co­no­ci­da co­mo La Pa­ya­sa Per­la. “La ac­ti­tud co­rrec­ta no es pen­sar en có­mo va­mos a re­lle­nar la tar­de, sino en que se tie­ne fi­nal­men­te la po­si­bi­li­dad de es­cu­char a los hi­jos y en­ten­der qué es lo que más les gus­ta ha­cer”, ex­pli­ca. En una tar­de de lluvia tam­po­co es ne­ce­sa­rio sa­car co­ne­jos de la chis­te­ra. Bas­ta con te­ner una bue­na pre­dis­po­si­ción. Co­mo di­ce Marín, “el se­cre­to es ha­cer ma­gia con lo co­ti­diano”. Unos ejem­plos:

Apro­ve­char pa­ra vi­si­tar a al­gún ami­gui­to Los pe­que­ños, cuan­do es­tán con otros de su tri­bu, ya no es­tán tan pen­dien­tes de sus pro­ge­ni­to­res. Ade­más, al ubi­car­se en un en­torno con juguetes que les re­sul­ta­rán nue­vos, se­rá más fá­cil que se dis­trai­gan. De la mis­ma ma­ne­ra, tam­bién se pue­de in­vi­tar a un ami­gui­to en ca­sa. Los pa­dres ten­drán la opor­tu­ni­dad de en­tre­te­ner­se unas ho­ras con otros adul­tos. Se­sión de ci­ne No se tra­ta de en­cen­der la te­le­vi­sión con los di­bu­jos y de­jar que los ni­ños dor­mi­ten en el so­fá. Se pue­de pro­bar con un tí­tu­lo nue­vo o in­clu­so con un clá­si­co que ya se vio va­rias ve­ces, no im­por­ta. Lo que im­por­ta es dar so­lem­ni­dad. Se pue­de im­pro­vi­sar una ven­ta de en­tra­das. Ha­cer pa­lo­mi­tas de maíz. Apa­gar las lu­ces y en­se­ñar, co­mo un aco­mo­da­dor, el asien­to con una lin­ter­na.

Dis­fra­zar­se, ¿por qué no? No ha­ce fal­ta que se ten­ga el tra­je de Su­per­man ori­gi­nal, bas­ta lle­var las per­te­nen­cias del pa­pá o de la ma­má pa­ra que los ni­ños se di­vier­tan. Bus­quen una ca­ja de ro­pa vie­ja: allí des­cu­bri­rán za­pa­tos pa­sa­dos de mo­da, som­bre­ros, ga­fas an­ti­guas… La imi­ta­ción y el jue­go sim­bó­li­co for­man par­te del apren­di­za­je. El ma­qui­lla­je tam­bién ayu­da, no só­lo a las ni­ñas. Una vez dis­fra­za­dos se abren más op­cio­nes, des­de im­pro­vi­sar una se­sión de tea­tro, el jue­go de ro­les (el mé­di­co y el doc­tor, la pe­lu­que­ría...) ¡has­ta el des­fi­le de mo­da!

de la du­cha, se pue­de op­tar por to­mar un ba­ño ca­lien­te. Si la di­men­sión de la ba­ñe­ra lo per­mi­te, pue­de ser di­ver­ti­do ha­cer­lo con más per­so­nas a la vez. Ade­más, ¿quién ha di­cho que só­lo se ba­ñan los se­res hu­ma­nos? ¿Han pen­sa­do en que los juguetes tam­bién ne­ce­si­tan una bue­na lim­pie­za? La­var las mu­ñe­cas o los co­che­ci­tos es una ac­ti­vi­dad muy en­tre­te­ni­da, ade­más de útil y ne­ce­sa­ria. Los ni­ños apren­den, me­dian­te es­te jue­go, a ser res­pon­sa­bles de sus per­te­nen­cias. Una tar­de de fotos La tar­de de lluvia es la alia­da per­fec­ta. Por un la­do, se pue­den sa­car fotos de nues­tros hi­jos con una ac­ti­tud di­ver­ti­da, lle­van­do un ves­ti­do cu­rio­so, et­cé­te­ra. Pe­ro tam­bién es muy di­ver­ti­do res­ca­tar del ar­ma­rio fotos an­ti­guas, cuan­do to­da­vía se im­pri­mía el ca­rre­te. Pa­pá y ma­má de jó­ve­nes, el her­mano pe­que­ño re­cién na­ci­do, el pri­mer cum­plea­ños… La lis­ta es in­fi­ni­ta. Una úl­ti­ma op­ción es ju­gar con los nu­me­ro­sos pro­gra­mas de edi­ción dis­po­ni­ble en la red. Des­car­gar las imá­ge­nes de las va­ca­cio­nes y com­po­ner un li­bro de fotos es una ac­ti­vi­dad crea­ti­va que gus­ta­rá a to­dos. Pu­ro tea­tro Se ob­je­ta­rá: ¡pe­ro no te­ne­mos el ma­te­rial! Aun­que no ten­ga­mos las ma­rio­ne­tas, siem­pre es po­si­ble im­pro­vi­sar. Bas­ta por ejem­plo re­cor­tar una ima­gen y pe­gar­la de­trás de un te­ne­dor o de un cu­bier­to: pa­ra re­pre­sen­tar un cuen­to o una fá­bu­la es más que su­fi­cien­te. Si se quie­re ha­cer al­go más so­fis­ti­ca­do, en­ton­ces co­nec­ten el equi­po de so­ni­do del sa­lón con un mi­cró­fono y to­do pa­re­ce­rá más real. Se­gún In­ma Marín, “a par­tir de los sie­te años es el jue­go ideal. Bas­tan una si­lla y unas toa­llas pa­ra mon­tar un es­ce­na­rio y de allí una his­to­ria”. Nos va­mos de pic­nic ¿Pe­ro no ha­bía­mos di­cho que llo­vía? ¿Y quién ha di­cho que hay que sa­lir? El pic­nic se pue­de ha­cer tam­bién en el sue­lo de­lan­te del so­fá. Se lle­va la co­mi­da en un tá­per, se ex­tien­de una toa­lla y lis­to. No hay na­da más di­ver­ti­do que co­mer sen­ta­dos y pi­co­tear con las ma­nos o sa­bo­rear un bo­ca­di­llo co­mo si se es­tu­vie­ra en el cam­po. Con una cuer­da y una sá­ba­na tam­bién se im­pro­vi­sa una tien­da de cam­pa­ña. Tam­bién se pue­de si­mu­lar una acam­pa­da con lin­ter­nas y una can­tim­plo­ra de agua. ¡Ni­ños, a la co­ci­na! “Has­ta ha­cer ta­reas do­més­ti­cas lle­ga a ser di­ver­ti­do: re­bo­zar la car­ne, fre­gar los pla­tos o po­ner la me­sa de for­ma es­pe­cial es par­te del jue­go”, di­ce Evelina Ma­glio. Un pas­tel, una piz­za, una tar­ta o unas ga­lle­tas... Po­ner las ma­nos en la ma­sa es una de las op­cio­nes pre­fe­ri­das. Tam­bién se pue­de co­ci­nar plas­ti­li­na ca­se­ra: ha­ri­na, agua, ha­ri­na de maíz y un po­co de co­lo­ran­te ali­men­ta­rio. Lo im­por­tan­te es pre­sen­tar es­tas ac­ti­vi­da­des de for­ma dis­tin­ta a co­mo pre­sen­ta­mos la co­mi­da: el man­tel se sus­ti­tu­ye por el pa­pel de dia­rio; los cu­bier­tos por otros uten­si­lios; la ser­vi­lle­ta por un vie­jo de­lan­tal. Es esen­cial di­fe­ren­ciar los con­cep­tos pa­ra que los pe­que­ños no pier­dan las bue­nas cos­tum­bres en la me­sa que tan­to les cos­tó in­cor­po­rar. Un po­co de des­or­den Pa­ra Ma­glio, “se pue­de dar el vis­to bueno a jue­gos a los que nor­mal­men­te de­ci­mos que no por­que hay que man­te­ner la ca­sa or­de­na­da. O por­que du­ran de­ma­sia­do y hay que ir­se a dor­mir”. Por ejem­plo, ha­cer una ba­ta­lla de co­ji­nes en el so­fá. O ju­gar a la ces­ta de cal­ce­ti­nes: co­ger las pren­das del ar­ma­rio, se­pa­rar­las y ver cuán­to tiem­po se tar­da en vol­ver a apa­re­jar­los. Y no ol­vi­den: el re­co­ger las co­sas tam­bién for­ma par­te del jue­go. Ta­ller de ma­nua­li­da­des Ha­cer un co­lla­ge de fotos sa­ca­das de re­vis­tas, em­plear lá­pi­ces de co­lo­res, ro­tu­la­do­res, pe­ga­men­to, pa­pe­les o car­tu­li­nas. O ha­cer co­lla­res in­ser­tan­do una cuer­da en unos ma­ca­rro­nes pin­ta­dos, o fa­bri­car ins­tru­men­tos mu­si­ca­les ca­se­ros. Lo de en­su­ciar, en es­te ca­so, es se­cun­da­rio. Jar­di­ne­ría do­més­ti­ca Va­le, de acuer­do, llue­ve y no es muy re­co­men­da­ble sa­lir a la ca­lle, ba­jar al par­que o vi­si­tar un jar­dín, pe­ro eso no im­pi­de plan­tar se­mi­llas o tras­plan­tar una plan­ta. Esas son ac­ti­vi­da­des que pue­den lle­var­se a ca­bo en ca­sa, ba­jo te­cho. Bas­ta una ma­ce­ta, tie­rra y agua. Y el ni­ño em­pie­za así a ser res­pon­sa­ble de su pro­pia plan­ta. Un domingo en pi­ja­ma O en chán­dal. Des­de pa­sar un ra­to pro­lon­ga­do to­dos jun­tos en la ca­ma has­ta bai­lar. Sí, tam­po­co es ne­ce­sa­rio acu­dir a una ver­be­na o a una feria pa­ra mo­ver el cuer­po al rit­mo de la mú­si­ca y sal­tar so­bre el col­chón. Los jue­gos ol­vi­da­dos La lis­ta va des­de el clá­si­co es­con­di­te, pa­san­do por el frío/ca­lien­te has­ta una gin­ca­na más ela­bo­ra­da. Tam­bién es el mo­men­to de sa­car de las es­tan­te­rías aque­llos jue­gos lle­nos de pol­vo: una pis­ta de co­ches, el tren eléc­tri­co, el Sca­lex­tric, las cons­truc­cio­nes. O un sim­ple jue­go de me­sa. Des­de el do­mi­nó o los puzz­les has­ta el Bin­go y el Mo­no­poly, hay mu­cho don­de ele­gir. “Tam­bién se pue­den re­cu­pe­rar la ba­ta­lla na­val, el ahorcado. O ju­gar al fút­bol con bo­to­nes y cha­pas”, su­gie­re Ma­glio. Una co­sa sen­ci­lla con­sis­te en re­pro­du­cir so­bre pa­pel el ár­bol ge­nea­ló­gi­co de la fa­mi­lia, con las fotos de to­dos los pa­rien­tes. La em­pre­sa de ani­ma­cio­nes in­fan­ti­les Ja­je­ji­jo­ju, pro­po­ne re­cu­pe­rar jue­gos tra­di­cio­na­les, co­mo el de las si­llas, el lim­bo o adi­vi­nar pe­lí­cu­las es­ce­ni­fi­can­do. Y, ya pa­ra los más ma­yo­res, to­dos aque­llas prue­bas por equi­pos: adi­vi­nan­zas, jue­gos de memoria, de ló­gi­ca. “Otra op­ción son los ex­pe­ri­men­tos cien­tí­fi­cos, que se ha­cen con ele­men­tos que se tie­nen ha­bi­tual­men­te en ca­sa: pas­ta, vi­na­gre, bi­car­bo­na­to, sal”, aña­den. Sa­lir a mo­jar­se Pón­gan­se unas bo­tas, un chu­bas­que­ro y di­viér­tan­se. Co­rrer ba­jo la lluvia, sal­tar en los char­cos de ba­rro, des­cu­brir los aro­mas del bos­que ba­jo el tem­po­ral, ir en bus­ca del ar­co iris, ver las go­tas que gol­pean la su­per­fi­cie del agua… Eso sí, des­pués a to­mar­se un ba­ño ca­lien­te y a se­car­se el pe­lo. Ma­ña­na, con un po­co de suer­te, ha­rá sol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.