Olím­pi­co de bio­lo­gía

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Mer­cè Pau

Jo­sé Ma­nuel Ez­que­rra es el pri­mer es­pa­ñol que ga­na las Olim­pia­das de Bio­lo­gía

Es de los que es­cu­chan mú­si­ca elec­tró­ni­ca –su pre­fe­ri­do es Avi­cii, uno de los dj más in­flu­yen­tes del pa­no­ra­ma internacional–, de los que jue­gan apa­sio­na­da­men­te al ba­lon­ces­to en sus ra­tos li­bres y del gru­po de los ab­du­ci­dos por Jue­go

de Tro­nos (en su ver­sión li­te­ra­ria, eso sí). Po­co fue­ra de lo co­mún. Roo­kie, aca­ba de em­pe­zar la uni­ver­si­dad, pri­me­ro de Bio­tec­no­lo­gía en la Uni­ver­si­dad de Za­ra­go­za, co­mo otros tan­tos ma­ños de cien­cias. Bien po­día ha­ber ido pa­ra ju­ga­dor de ba­lon­ces­to, pe­ro ese me­tro no­ven­ta cen­tí­me­tros pro­me­tía dar mu­cho más de sí en otras can­chas, pa­ra no ser so­lo uno más. Bio­lo­gía o Ge­né­ti­ca, tam­bién Ma­te­má­ti­cas. Jo­sé Ma­nuel Ez­que­rra, con ape­nas 17 años –un año me­nor que el res­to de sus com­pa­ñe­ros–, ob­tu­vo el pri­mer pues­to en la úl­ti­ma Olim­pia­da Ibe­roa­me­ri­ca­na de Bio­lo­gía, que se ce­le­bró en Ciu­dad de Mé­xi­co el pa­sa­do sep­tiem­bre y don­de 41 es­tu­dian­tes de ba­chi­lle­ra­to de 11 paí­ses se en­fren­ta­ron a prue­bas cien­tí­fi­cas teó­ri­cas y prác­ti­cas. Y pe­se a que su ape­lli­do no sea Na­va­rro, Jo­sé Ma­nuel fue una ver­da­de­ra bom­ba. In­só­li­to. Es­pa­ña nun­ca ha­bía ga­na­do una Olim­pia­da de Bio­lo­gía de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas en nin­gu­na de sus ocho edi­cio­nes, ni ha­bía ob­te­ni­do una bue­na pun­tua­ción. “Por eso mis­mo yo y mis com­pa­ñe­ros no asis­tía­mos con pers­pec­ti­vas de ga­nar, íba­mos a ha­cer ami­gos”, ex­pli­ca el jo­ven. Se re­fie­re a Da­niel Agui­lar, de An­da­lu­cía; Ole­xan­dra Jo­men­ko, de Ca­na­rias, y Ál­va­ro Or­te­ga, de Ga­li­cia, quie­nes ade­más ob­tu­vie­ron me­da­llas de oro, pla­ta y bron­ce en la com­pe­ti­ción, res­pec­ti­va­men­te. Cua­tro ver­da­de­ras ca­nas­tas. ¿Al­gún mo­men­to de ner­vios? Cuan­do se les pi­dió me­dir los pa­rá­me­tros de un sue­lo en muy po­co tiem­po. Ha­bla pau­sa­do, cau­te­lo­so. “Fue in­creí­ble”, re­fle­xio­na. A buen en­ten­de­dor po­cas pa­la­bras. Di­ce que las prue­bas na­cio­na­les que tu­vo que pa­sar pa­ra ac­ce­der a la Olim­pia­da Ibe­roa­me­ri­ca­na no le ha­bían sa­li­do de­ma­sia­do bien, por lo que el pri­mer pues­to en és­ta fue una gra­ta sor­pre­sa. Pe­se a es­te ejer­ci­cio de hu­mil­dad, fren­te a al­guien que se de­fi­ne co­mo “au­to­exi­gen­te y cons­tan­te”, un “no fue de­ma­sia­do bien” pue­de re­sul­tar cier­ta­men­te am­bi­guo. Ase­gu­ra que du­ran­te el ve­rano no de­di­ca­ba más de una ho­ra al día pa­ra re­pa­sar el te­ma­rio que pon­dría a prue­ba en sep­tiem­bre en Mé­xi­co. Por eso no re­nun­ció a sus ami­gos, a la lec­tu­ra o a los via­jes. Un par­ti­do re­don­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.