Un bai­le so­cial La ca­li­dad SWING, ¡HO­RA DE BAI­LAR!

De los años vein­te en Es­ta­dos Uni­dos a nues­tros sa­lo­nes de bai­le, ca­lles y pla­zas, el swing ha sal­ta­do en el tiem­po y en el es­pa­cio pa­ra ocu­par el cen­tro de la pis­ta

La Vanguardia - ES - - BOULEVARD -

La pla­za de la Vi­rrei­na, en Bar­ce­lo­na, el mer­ca­do de San Fernando, en Ma­drid, o la pla­za del Doc­tor Co­lla­do, en Va­len­cia, se han ren­di­do a los pies de los afi­cio­na­dos del swing, que, con co­reo­gra­fías im­pro­vi­sa­das y al son de unas me­lo­días que in­vi­tan a mo­ver­se, han con­ver­ti­do el as­fal­to ur­bano en una es­pon­tá­nea pis­ta de bai­le. Es­tos en­tu­sias­tas dan­za­ri­nes re­cu­pe­ran el le­ga­do de la co­mu­ni­dad afro­ame­ri­ca­na de Nue­va York que en los años vein­te dio los pri­me­ros pa­sos del lindy hop, el bai­le de pa­re­ja más po­pu­lar de la mú­si­ca swing. Mo­vi­mien­tos y des­pla­za­mien­tos rá­pi­dos con al­gún que otro sal­to mar­can un nue­vo com­pás en las ciu­da­des. Pe­ro, ¿qué tie­ne es­te rit­mo que na­die pue­de pa­rar?

de la mú­si­ca es una de las cla­ves del éxi­to de es­te bai­le en pa­re­ja: “Con só­lo oír­lo, el swing ha­ce que te mue­vas”, ex­pli­ca Oriol Oli­vé, pro­fe­sor en la es­cue­la de Sa­ba­dell El Gim­nàs. Can­cio­nes que for­man par­te de la ban­da so­no­ra del si­glo vein­te y sue­nan en un am­bien­te agra­da­ble y di­ná­mi­co don­de es fá­cil so­cia­li­zar. Cam­biar de pa­re­ja es ha­bi­tual y to­do el mun­do es­tá dis­pues­to a bai­lar con cual­quie­ra, lo que aca­ba co­nec­tan­do a los bai­la­ri­nes: “Pue­des co­no­cer a más de cien per­so­nas y en­tre can­ción y can­ción aca­bas co­gien­do con­fian­za, por­que te cuen­tas la vi­da”, apun­ta Oli­vé. Am­bien­te idó­neo pa­ra sol­te­ros que bus­quen al­go más que un acom­pa­ñan­te en la pis­ta: “Es una bue­na for­ma de co­no­cer a chi­cos y chi­cas, com­par­tir una afi­ción siem­pre aca­ba unien­do”, afir­ma Irene García, bai­la­ri­na ama­teur. Y tam­bién pue­de ser un ele­men­to de cohe­sión pa­ra las pa­re­jas que quie­ran dis­fru­tar de una ac­ti­vi­dad con­jun­ta. Las mo­ti­va­cio­nes pa­ra apun­tar­se a las cla­ses de swing son tan am­plias co­mo los per­fi­les de los alum­nos, de en­tre vein­te y cua­ren­ta años en su ma­yo­ría y que to­man cla­se en es­cue­las co­mo El Tem­ple del Swing, di­ri­gi­da por Mon­tse Cal­vo: “Ge­ne­ral­men­te se apun­tan por­que les gus­ta la mú­si­ca y aca­ban en­gan­chán­do­se por la ale­gría y di­na­mis­mo que trans­mi­te el bai­le”. Uno de los pe­que­ños es­co­llos al ini­ciar la ac­ti­vi­dad es que sue­le ha­ber más can­di­da­tas que can­di­da­tos y cua­drar pa­re­jas no siem­pre es fá­cil. Afi­cio­na­dos y pro­fe­sio­na­les rom­pen una lan­za a fa­vor de ven­cer pre­jui­cios y ani­man al gé­ne­ro mas­cu­lino a que se de­je lle­var por su swing: “A los hom­bres no se nos edu­ca pa­ra bai­lar y es una lás­ti­ma por­que a mu­chos nos gus­ta la mú­si­ca pe­ro nos da ver­güen­za mo­ver­nos”, des­ta­ca Oli­vé, quien se ini­ció por pe­ti­ción de su her­ma­na y hoy alien­ta a to­das las mu­je­res a que con­ven­zan a pa­re­ja, ami­go o fa­mi­liar por­que, re­mar­ca, “aca­ba­rán sien­do ellos más bai­la­ri­nes que ellas”. Ejer­ci­cio te­ra­péu­ti­co Más allá de su ca­rác­ter so­cial, el swing no deja de ser una ac­ti­vi­dad fí­si­ca y, por lo tan­to, con­tri­bu­ye a dis­mi­nuir el es­trés y la an­sie­dad. Ade­más, fa­vo­re­ce la psi­co­mo­tri­ci­dad, tal y co­mo ex­pli­ca Silvia Ma­rino, fun­da­do­ra de la es­cue­la Blan­co y Ne­gro Stu­dio, una de las pio­ne­ras de Ma­drid: “En el lindy hop el cuer­po se suel­ta y se re­fuer­zan as­pec­tos co­mo la coor­di­na­ción y la crea­ti­vi­dad”. Co­mo en cual­quier otra afi­ción de­por­ti­va, es fá­cil en­tu­sias­mar­se si se evo­lu­cio­na de for­ma rá­pi­da: “Al des­cu­brir que se nos da bien el bai­le, lo sen­ti­mos co­mo al­go pro­pio y se con­vier­te en un sím­bo­lo de nues­tra iden­ti­dad”, ex­pli­ca An­drés Cha­ma­rro, doc­tor en Psi­co­lo­gía y pro­fe­sor de la Uni­ver­si­tat Au­tò­no­ma de Bar­ce­lo­na. Es en­ton­ces cuan­do pue­de sur­gir la pa­sión por una ac­ti­vi­dad que da sen­ti­do a la vi­da, un sen­ti­mien­to que res­pon­de al pro­fun­do de­seo de do­mi­nar lo que su­ce­de a nues­tro al­re­de­dor: “Nos gus­ta la sen­sa­ción de con­trol, por eso cuan­do so­mos há­bi­les en al­gu­na ac­ti­vi­dad nos sen­ti­mos bien”, afir­ma Cha­ma­rro. La vo­lun­tad de su­pera­ción y me­jo­ra de la téc­ni­ca mue­ve a mu­chos bai­la­ri­nes a com­pa­gi­nar las cla­ses con las fies­tas en es­pa­cios pú­bli­cos y sa­las pri­va­das. Es el ca­so de Cristina Abad, afi­cio­na­da va­len­cia­na con dos años de ex­pe­rien­cia: “Cuan­to más bai­las, más mo­ti­va­da te sien­tes a se­guir apren­dien­do. Es gra­ti­fi­can­te ver có­mo aca­bas ha­cien­do pa­sos que al prin­ci­pio te pa­re­cían im­po­si­bles”. Pi­rue­tas en el tiem­po Si bien con po­cas ho­ras de prác­ti­ca se pue­den apren­der al­gu­nos pa­sos bá­si­cos, el do­mi­nio del lindy hop pue­de lle­var to­da una vi­da, so­bre to­do si se quie­re emu­lar el brío de la pe­lí­cu­la mu­si­cal Hell­za­pop­pin (H.C. Pot­ter, 1941), cu­yos sal­tos de­jan a más de uno con la bo­ca abier­ta y los pies en mo­vi­mien­to. Se tra­ta de una de las pri­me­ras pe­lí­cu­las que plas­mó es­te bai­le, aun­que la más co­no­ci­da es la con­tem­po­rá­nea Swing kids (Thomas Car­ter, 1993), tra­du­ci­da aquí co­mo Re­bel­des del swing. Tras su es­treno y el éxi­to con­si­guien­te, es­te fil­me fue en par­te res­pon­sa­ble de de­vol­ver el in­te­rés por es­te bai­le

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.