Sí pue­des

Pa­ra cui­dar a otras per­so­nas, Ra­mi­ro Ca­lle acon­se­ja sa­ber cui­dar­se a sí mis­mo. Y en el ca­so de los en­fer­mos de alz­hei­mer, re­sul­ta in­dis­pen­sa­ble

La Vanguardia - ES - - ED -

PRE­GUN­TA | Me lla­mo Lí­lian y ten­go que ayu­dar a mi ma­dre que tie­ne alz­hei­mer. Aun­que lo ha­go lo me­jor que pue­do, no­to que me can­so mu­cho fí­si­ca y psí­qui­ca­men­te. La verdad, es mu­cho más du­ro de lo que pen­sa­ba. Me cons­ta que po­dré apli­car con pro­ve­cho al­gu­na de las he­rra­mien­tas que tú pro­por­cio­nas, y por eso te es­cri­bo. Pien­so, ade­más, que me ven­drían bien al­gu­nos es­ti­ra­mien­tos por­que ten­go mu­cha ten­sión en el tra­pe­cio y en la es­pal­da. Gra­cias por el apo­yo que pue­das pro­por­cio­nar­me y cual­quier téc­ni­ca que me fa­ci­li­tes me ven­drá bien, pues a ve­ces es­toy con tal tris­te­za que in­clu­so aban­dono mi cui­da­do per­so­nal.

RES­PUES­TA | Gra­cias por es­cri­bir­me, Lí­lian. Tie­nes to­da la ra­zón en cuan­to a que na­die pue­de sa­ber cuán­to ex­te­núa cui­dar a un en­fer­mo de alz­hei­mer

ES ESEN­CIAL

QUE UN CUI­DA­DOR

NO SE ABAN­DO­NE Y SE SIR­VA DE LAS CIN­CO FUEN­TES DE VI­TA­LI­DAD

has­ta que lle­ga el ca­so. Es un tra­ba­jo enor­me el que exi­ge (en to­dos los sen­ti­dos) y el cui­da­dor se va des­gas­tan­do. Pue­de in­clu­so lle­gar, si no se cui­da, a de­rrum­bar­se y en­trar en de­pre­sión. Por eso es tan esen­cial que el cui­da­dor tam­bién se mi­me to­do lo que pue­da y no se aban­do­ne a sí mis­mo. Tra­ta de ser­vir­te de las lla­ma­das cin­co fuen­tes de vi­ta­li­dad: ali­men­ta­ción pu­ra, res­pi­ra­ción co­rrec­ta, des­can­so ade­cua­do, sue­ño pro­fun­do y re­pa­ra­dor e im­pre­sio­nes men­ta­les po­si­ti­vas. Si ade­más tie­nes oca­sión, por­que otra per­so­na pue­de su­plir­te un ra­to, da un pa­seo y dis­tráe­te. Tra­ta de aden­trar­te en al­gún par­que y es­tar se­re­na con­ti­go mis­ma. Tie­ne mu­cho mé­ri­to aten­der a un en­fer­mo de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas y a eso se le de­no­mi­na amor a la obra por la obra mis­ma. Desa­rro­lla la mo­ti­va­ción au­tén­ti­ca del amor y, a la vez que ayu­das a tu ma­dre, ayú­da­te tam­bién a ti. Tie­nes que ejer­ci­tar la re­la­ja­ción to­dos los días, diez o quin­ce mi­nu­tos, ya que eso te ayu­da­rá a re­no­var­te y a re­cu­pe­rar la ener­gía. Te pue­des ex­ten­der o prac­ti­car­la sen­ta­da en una si­lla. Cie­rra los ojos, pau­sa la res­pi­ra­ción y re­co­rre con la men­te el cuer­po, de los pies a la ca­be­za, zo­na a zo­na, sin­tien­do y sol­tan­do. Pro­gre­si­va­men­te irás apren­dien­do a re­la­jar to­do tu cuer­po y a so­se­gar tu men­te. No de­jes de prac­ti­car. Des­pués de re­la­jar to­do el cuer­po, tra­ta de man­te­ner la men­te so­se­ga­da y pa­ra ello pue­des ele­gir una ima­gen agra­da­ble pa­ra vi­sua­li­zar­la (las aguas lím­pi­das de un lago o una pra­de­ra, por ejem­plo) o bien que­dar ab­sor­ta en la plá­ci­da sen­sa­ción de re­la­ja­ción. Tam­bién adiés­tra­te en ha­cer res­pi­ra­cio­nes dia­frag­má­ti­cas, len­tas y un po­co más pro­fun­das, pues ayu­dan mu­cho a com­ba­tir la agi­ta­ción y se­dar el sis­te­ma ner­vio­so. Des­de lue­go te ven­dría muy bien ha­cer al­gu­nos es­ti­ra­mien­tos, aun­que sea sen­ta­da en una si­lla, pu­dien­do mo­vi­li­zar la es­pi­na dor­sal en to­das las di­rec­cio­nes. Haz una pos­tu­ra ha­cia de­lan­te, una de tor­sión, una de fle­xión la­te­ral y una ha­cia atrás, de es­ta ma­ne­ra te irás des­blo­quean­do. No de­jes de aci­ca­lar­te y cui­dar­te fí­si­ca­men­te, ya sea ha­cién­do­lo co­mo una dis­ci­pli­na de hi­gie­ne men­tal o de me­di­ta­ción. Te en­vío to­do mi afec­to, áni­mos y bue­nos sen­ti­mien­tos.

Ilus­tra­ción Pa­blo Amar­go

RA­MI­RO CA­LLE es@la­van­guar­dia.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.