En jue­go

Spi­rits of spring abor­da el te­ma del aco­so. Es el jue­go que pro­po­ne Oriol Ri­poll pa­ra que los ju­ga­do­res apren­dan a em­pa­ti­zar

La Vanguardia - ES - - ED -

Hay jue­gos que tan só­lo son una bue­na me­cá­ni­ca, sin que im­por­te de­ma­sia­do la his­to­ria que ex­pli­can. Sin em­bar­go hay otros, mu­cho más di­fí­ci­les de en­con­trar, don­de la na­rra­ti­va tie­ne tan­to pe­so o más que la me­cá­ni­ca y ha­cen que el ju­ga­dor que­de com­ple­ta­men­te in­mer­so en la his­to­ria que jue­ga. Pe­ro si ade­más, el te­ma que tra­ta per­mi­te abor­dar lo so­cial, el par­ti­ci­pan­te se sien­te aún más atra­pa­do. Spi­rits

of spring és el se­gun­do vi­deo­jue­go desa­rro­lla­do por Mi­no­rity un estudio ubi­ca­do en Mon­treal. Con su pri­mer tí­tu­lo, Pa­po & Yo, crea­ron el gé­ne­ro de los pa­sa­tiem­pos em­pá­ti­cos, don­de los per­so­na­jes no avan­zan pa­ra ser ca­da vez más po­de­ro­sos, sino que evo­lu­cio­nan pa­ra ser más hu­ma­nos. Pa­ra pro­fun­di­zar más en el te­ma les acon­se­jo la con­fe­ren­cia que Van­der Ca­ba­lle­ro, el di­rec­tor crea­ti­vo de Mi­no­rity, dio en Ga­me­lab ha­ce un par de años.

‘SPI­RITS OF SPRING’ EM­PA­TI­ZA CON LOS JU­GA­DO­RES

POR­QUE ABOR­DA EL TE­MA DEL ‘BULL­YING’

En Spi­rits of spring se abor­da el te­ma del (el aco­so escolar), aun­que su tras­la­ción es au­to­má­ti­ca a cual­quier ti­po de aco­so. Los per­so­na­jes prin­ci­pa­les del jue­go son Chi­wa­tin y sus dos ami­gos, una osa y un co­ne­jo. La his­to­ria se desa­rro­lla en un uni­ver­so don­de siem­pre es in­vierno por cul­pa de la apa­ri­ción de unos cuer­vos que han crea­do un en­torno hos­til. Es­tos ha­cen la vi­da im­po­si­ble a to­dos los ani­ma­les que lo ha­bi­tan, ge­ne­ran­do un cli­ma de vio­len­cia fí­si­ca y ver­bal, tí­pi­ca en si­tua­cio­nes de aco­so. Pe­ro Chi­wa­tin tie­ne un po­der es­pe­cial: es ca­paz de re­co­ger los es­pí­ri­tus que ha­bi­tan en la na­tu­ra­le­za y vol­ver a des­per­tar­la. Evi­den­te­men­te, es­to po­ne a los cuer­vos aún más a la de­fen­si­va con­tra cual­quier ac­ción de nues­tro pro­ta­go­nis­ta e in­ten­tan mi­nar­le la mo­ral. Co­mo ve­rán, en Spi­rits la car­ga na­rra­ti­va es muy im­por­tan­te y por ello, hay bas­tan­tes diá­lo­gos con men­sa­jes cor­tos, pe­ro cla­ros. Sus au­to­res con­si­guen así, que se em­pa­ti­ce con Chi­wa­tin y sus ami­gos has­ta el pun­to que se lle­gan a vi­vir co­mo vic­to­rias, los apren­di­za­jes que es­tos ha­cen. Pa­ra avan­zar en la his­to­ria, el ju­ga­dor de­be­rá mo­ver a los per­so­na­jes por los di­fe­ren­tes es­ce­na­rios, des­cu­brir los es­pí­ri­tus que se es­con­den y lle­var­los has­ta el pun­to con­cre­to pa­ra de­vol­ver la pri­ma­ve­ra. Tam­bién hay una se­gun­da mi­sión, ir a ver a un zo­rro que en teo­ría le per­mi­ti­rá ob­te­ner lo ne­ce­sa­rio pa­ra en­fren­tar­se a los cuer­vos. Spi­rits of spring es­tá desa­rro­lla­do pa­ra dis­po­si­ti­vos mó­vi­les y ta­ble­tas con iOS. Sus au­to­res va­lo­ran la po­si­bi­li­dad de te­ner­lo tam­bién pa­ra dis­po­si­ti­vos An­droid y PC. Es­to se no­ta en una ju­ga­bi­li­dad sim­ple: el per­so­na­je avan­za con tan só­lo mar­car con el de­do el lu­gar has­ta don­de de­be­rá avan­zar y los es­pí­ri­tus, re­pre­sen­ta­dos con una ti­ra de co­lo­res que cuel­ga de Chi­wa­tin, per­mi­ten sor­tear obs­tácu­los di­bu­jan­do un iti­ne­ra­rio so­bre el agua.

of spring

bull­ying Hay jue­gos que dan pa­ra ha­blar. Spi­rits of spring es un en­tre­te­ni­mien­to ideal pa­ra ana­li­zar en una cla­se de ci­clo su­pe­rior de pri­ma­ria, de 10 a 12 años, de­ba­tien­do so­bre las ac­cio­nes y los sen­ti­mien­tos de los per­so­na­jes. Así co­mo trans­fi­rien­do es­ta ex­pe­rien­cia irreal a las que pue­dan sen­tir los alum­nos en la vi­da real. Ca­be de­cir que aun­que jue­guen con una mi­ra­da de adul­to se­gu­ro que la ex­pe­rien­cia de Chi­wa­tin tam­bién le da­rá mu­cho que pen­sar.

Ilus­tra­ción Lui­sa Ve­ra

ORIOL RI­POLL es@la­van­guar­dia.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.