Las len­guas des­apa­re­cen

Ca­da dos se­ma­nas mue­re una len­gua. To­da­vía que­dan sie­te mil idio­mas. Pe­ro a es­te pa­so en es­te si­glo que­da­rán la mi­tad

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to Pier­gior­gio M. San­dri

La to­rre de Ba­bel tie­ne grie­tas. Só­lo el 57% de los

idio­mas del mun­do se en­cuen­tra en buen es­ta­do de sa­lud. El 43% res­tan­te tie­ne al­gún sín­to­ma que va des­de la sim­ple vul­ne­ra­bi­li­dad has­ta riesgos con­cre­tos de ex­tin­ción, se­gún el úl­ti­mo estudio de la Unes­co (2010). Car­me Jun­yent, pro­fe­so­ra de Lin­güís­ti­ca Ge­ne­ral en la Uni­ver­si­tat de Bar­ce­lo­na y di­rec­to­ra del Grup d’Es­tu­dis de Llen­gües Ame­naça­des, ma­ne­ja ci­fras to­da­vía más dra­má­ti­cas. “Des­de que Co­lón des­cu­brió Amé­ri­ca ha­ce 500 años, el nú­me­ro de len­guas del pla­ne­ta se ha re­du­ci­do a la mi­tad”, ex­pli­ca. “Mis es­ti­ma­cio­nes apun­tan a que el 90% de los idio­mas ac­tua­les a lo lar­go del si­glo XXI se va a per­der. De es­te gru­po, un 10% son idio­mas de los que só­lo que­dan cua­tro o cin­co ha­blan­tes. En otro 40% de ca­sos, son len­guas cu­yas trans­mi­sión ge­ne­ra­cio­nal se ha in­te­rrum­pi­do. Y el res­tan­te 40% tie­ne sín­to­mas que in­di­can que es­tá te­nien­do lu­gar un pro­gre­si­vo pro­ce­so de sus­ti­tu­ción por otra”.

Do­mi­nan­tes En el

pla­ne­ta hay unos 20 idio­mas que cuen­tan más de 100 mi­llo­nes de ha­blan­tes y que cu­bren más de la mi­tad de las ne­ce­si­da­des de co­mu­ni­ca­ción mun­dial. En par­ti­cu­lar, hay un con­jun­to de len­guas que es­tá más fuer­te que nun­ca, co­mo el man­da­rín, el cas­te­llano y, ob­via­men­te, el in­glés. Ellas son las que es­tán aca­pa­ran­do po­der, in­fluen­cia y ha­blan­tes a cos­ta de las otras que, en con­se­cuen­cia, su­fren. Ema­nue­le Ban­fi es pro­fe­sor de Lin­güís­ti­ca Ge­ne­ral en la Uni­ver­si­dad de Mi­lá­nBi­coc­ca y re­co­no­ci­do ex­per­to en la ma­te­ria. “Des­de el pun­to de vis­ta de la his­to­ria del pla­ne­ta, es­ta­mos en una fa­se en las que las len­guas vehi­cu­la­res de las po­ten­cias eco­nó­mi­cas y cul­tu­ra­les es­tán ga­nan­do una in­fluen­cia co­mo nun­ca ha­bía ocu­rri­do an­tes”, afir­ma. En par­ti­cu­lar –de­ta­lla– “el in­glés ha tras­tor­na­do to­dos los sis­te­mas lin­güís­ti­cos del mun­do. A di­fe­ren­cia del la­tín, que en el pa­sa­do lo­gró una ex­ten­sión en­tre las eli­tes y las cla­ses pu­dien­tes, el in­glés hoy lle­ga a to­da la sociedad, tam­bién gra­cias a la ac­ción mul­ti­pli­ca­do­ra de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción de ma­sas. Y es­to es una ma­la no­ti­cia en me­di­da en que la len­gua do­mi­nan­te aho­ga a las len­guas mi­no­ri­ta­rias”. Em­po­bre­ci­mien­to Se­gún Ban­fi, “el plu­rin­güis­mo re­pre­sen­ta una ri­que­za ex­tra­or­di­na­ria. No es só­lo un te­ma de de­fen­sa de una ban­de­ra o de que la ho­mo­lo­ga­ción tien­de a bo­rrar el pa­tri­mo­nio cultural, sino que la su­per­vi­ven­cia de un idio­ma tam­bién im­pli­ca as­pec­tos cien­tí­fi­cos: ca­da sis­te­ma lin­güís­ti­co re­ve­la y ex­pre­sa un ti­po de fun­cio­na­mien­to ce­re­bral”. De he­cho, un estudio del de­par­ta­men­to de Políticas Es­truc­tu­ra­les y de Cohe­sión de la UE ad­mi­te que “las ha­bi­li­da­des cog­ni­ti­vas de los que ha­blan con flui­dez más de un idio­ma son am­plia­men­te re­co­no­ci­das. Es­tas per­so­nas son más ade­cua­das pa­ra ges­tio­nar el pen­sa­mien­to di­ver­gen­te, la crea­ti­vi­dad y la sen­si­bi­li­dad re­la­cio­na­da con la co­mu­ni­ca­ción”.

An­na Lui­sa Daig­neault es ana­lis­ta de Li­ving­ton­gues, ins­ti­tu­to pa­ra el estudio de las len­guas en pe­li­gro, uno de los or­ga­nis­mos que más lu­cha pa­ra pro­te­ger el pa­tri­mo­nio lin­güís­ti­co del pla­ne­ta. Tam­bién coin­ci­de en que en mu­chos lu­ga­res del mun­do la gen­te es­tá aban­do­nan­do sus len­gua­jes an­ces­tra­les en fa­vor de los idio­mas do­mi­nan­tes. “¿Se ima­gi­na si el in­glés fue­ra el úni­co idio­ma ha­bla­do en to­do el mun­do? ¡Qué em­po­bre­ci­mien­to su­pon­dría! Ca­da vez que se pier­de una len­gua, la di­ver­si­dad hu­ma­na se re­du­ce y se pier­de una par­te de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad que se desa­rro­lló en la Tie­rra”, aler­ta. “La co­mu­ni­ca­ción es al­go que va más allá de com­par­tir unos có­di­gos. Si pier­des un idio­ma, te vas a que­dar con me­nos co­sas pa­ra de­cir”, coin­ci­de Jun­yent, que es­tá muy preo­cu­pa­da tam­bién por aque­llas co­mu­ni­da­des bi­lin­gües. “Es una si­tua­ción tran­si­to­ria y tem­po­ral: no co­noz­co nin­gún ca­so en que un idio­ma no ha­ya aca­ba­do pre­va­le­cien­do so­bre el otro”, ad­vier­te. Las len­guas mo­ri­bun­das se en­cuen­tran en to­dos los con­ti­nen­tes. Por ejem­plo, só­lo en Eu­ro­pa hay 128 que es­tán a pun­to de des­apa­re­cer. Se­gún la Unes­co, en Es­pa­ña atra­vie­san una si­tua­ción gra­ve el ara­go­nés y el as­tu­riano. Pe­ro pe­li­gran no só­lo los idio­mas que cuen­tan con po­cos ha­blan­tes, sino los que tie­nen una co­mu­ni­dad con una edad me­dia de más de 75 años. “El ma­yor pro­ble­ma es cuan­do no que­da gen­te jo­ven ha­blan­do la len­gua”, in­di­ca Daig­neault. Las ra­zo­nes que re­si­den de­trás de la muerte de un idio­ma son di­ver­sas: fac­to­res re­la­ti­vos a la co­lo­ni­za­ción, la pér­di­da de pres­ti­gio de una cul­tu­ra, asi­mi­la­ción y ero­sión cultural, ur­ba­ni­za­ción, mi­gra­ción, desas­tres na­tu­ra­les y ge­no­ci­dio. Che­queo ¿Con qué cri­te­rios se mi­de la sa­lud de un idio­ma? La cla­si­fi­ca­ción ofi­cial la ha he­cho la Unes­co. Del ca­so más gra­ve al me­nos preo­cu­pan­te, el es­ta­do crí­ti­co es cuan­do los que los ha­blan son an­cia­nos y ni lo usan ca­da día. En es­te ca­so pue­den te­ner pro­ble­mas in­clu­so pa­ra en­con­trar al­guien con quien ha­blar. Es el idio­ma… de sus sue­ños. Una len­gua es­tá en se­rio pe­li­gro cuan­do só­lo los abue­los y las ge­ne­ra­cio­nes de adul­tos co­no­cen su es­truc­tu­ra, pe­ro no la trans­mi­ten a las jó­ve­nes ge­ne­ra­cio­nes. Es­tá en pe­li­gro si los pa­dres la ha­blan en­tre ellos, pe­ro no a sus hi­jos. Y un idio­ma es vul­ne­ra­ble cuan­do, in­clu­so cuan­do con­si­gue ser el ma­terno, só­lo se ha­bla en ám­bi­tos res­trin­gi­dos. En es­te sen­ti­do, Sa­li­ko­ko Muf­we­ne, un lin­güis­ta de la Uni­ver­si­dad de Chica­go, que se crió con­ver­san­do en ki­yan­si, idio­ma ha­bla­do por un pe­que­ño gru­po ét­ni­co de la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca de Con­go, ofre­ce un tes­ti­mo­nio re­ve­la­dor. En 40 años vi­vien­do fue­ra del país, Muf­we­ne só­lo se ha en­con­tra­do con dos per­so­nas que ha­blan su idio­ma na­tal. “Me he da­do cuen­ta de que el ki­yan­si exis­te más en mi ima­gi­na­ción que en la prác­ti­ca. Así es co­mo mue­ren los idio­mas”. En­tre los mo­ti­vos más ha­bi­tua­les que con­du­cen a la ex­tin­ción de una len­gua es­tá la con­ta­mi­na­ción cultural. En efec­to, es co­mún que los in­mi­gran­tes con

con sus hi­jos aca­ben ha­blan­do só­lo la len­gua de la nue­va pa­tria, pa­ra fa­ci­li­tar­les la in­te­gra­ción. Ocu­rre por ejem­plo con los al­ba­ne­ses que han emi­gra­do a Ita­lia des­pués de la caí­da del co­mu­nis­mo: evi­tan ha­blar su idio­ma na­tal a sus hi­jos pa­ra que con­si­gan una ma­yor in­te­gra­ción en el país de aco­gi­da. En pro­por­ción a la po­bla­ción, Aus­tra­lia tie­ne el ré­cord mun­dial de len­guas en pe­li­gro. Cuan­do los eu­ro­peos lle­ga­ron por pri­me­ra vez allí, se ha­bla­ban 300 len­guas abo­rí­ge­nes en el país. Des­de en­ton­ces se han ex­tin­gui­do 100 y los ex­per­tos con­si­de­ran que el 95% es­tá a pun­to de des­apa­re­cer. Aten­ción, tam­po­co un idio­ma pe­que­ño o ha­bla­do por una co­mu­ni­dad re­du­ci­da sig­ni­fi­ca que co­rra ne­ce­sa­ria­men­te ries­go de ex­tin­guir­se. Por ejem­plo, en áreas co­mo Pa­púa Nue­va Gui­nea con­vi­ven has­ta 800 idio­mas, to­dos con una sa­lud ra­zo­na­ble. Una len­gua que só­lo sea es­cri­ta tam­po­co tie­ne ga­ran­tía de so­bre­vi­vir, por­que la ortografía só­lo se pue­de man­te­ner vi­va con el uso y con la prác­ti­ca (de he­cho ac­tual­men­te só­lo exis­ten sis­te­mas es­cri­tos pa­ra apro­xi­ma­da­men­te un ter­cio de las len­guas del mun­do). En ge­ne­ral la sa­lud de una len­gua de­pen­de­rá de mu­chos fac­to­res: si se en­se­ña co­mo idio­ma ma­terno, si hay po­si­bi­li­da­des de uso fue­ra del ám­bi­to do­més­ti­co, si hay políticas pú­bli­cas de apo­yo, si se usa en me­dios de co­mu­ni­ca­ción y si cuen­ta con unas nor­mas con­sen­sua­das.

Re­su­rrec­ción La ex­tin­ción

sue­le ser, en la ca­si to­ta­li­dad de ca­sos, irre­ver­si­ble. Sin em­bar­go, es po­si­ble re­vi­ta­li­zar­lo si exis­ten fuen­tes do­cu­men­ta­les y una gran mo­ti­va­ción de la co­mu­ni­dad. His­tó­ri­ca­men­te só­lo se co­no­ce un ca­so, el del he­breo, idio­ma co­di­fi­ca­do en las Escrituras que se adop­tó co­mo ofi­cial cuan­do se cons­ti­tu­yó el Es­ta­do de Is­rael pa­ra

EXIS­TEN IDIO­MAS HA­BLA­DOS SÓ­LO POR DE­CE­NAS DE PER­SO­NAS HAY PA­DRES QUE OP­TAN POR IN­TE­GRAR A SUS HI­JOS Y NO PA­SAR­LES SU LEN­GUA

uni­fi­car los idio­mas de la diás­po­ra. Tam­bién es digno de men­ción lo que es­tá su­ce­dien­do en Aus­tra­lia, don­de al­gu­nos an­ti­guos idio­mas, des­pués de dé­ca­das de os­tra­cis­mo, se es­tán en­se­ñan­do en los co­le­gios a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. En Nue­va Ze­lan­da se tra­ta de re­cu­pe­rar el mao­rí, mien­tras que en Amé­ri­ca La­ti­na se es­tán lle­van­do a ca­bos políticas ac­ti­vas pa­ra en­se­ñar el gua­ra­ní o el que­chua. Asi­mis­mo, en Eu­ro­pa el pru­siano, idio­ma ha­bla­do has­ta el si­glo XVIII, com­ple­ta­men­te mar­gi­na­do por el ale­mán, es­tá vi­vien­do in­ten­tos de re­vi­ta­li­za­ción. El wam­pa­noag, una len­gua de los na­ti­vos nor­te­ame­ri­ca­nos que de­jó de ha­blar­se du­ran­te 100 años, aho­ra vuel­ve a con­tar con nue­vos ha­blan­tes gra­cias a pro­yec­tos de apo­yo. “Me pa­re­ce que aho­ra hay más sen­si­bi­li­dad que en el pa­sa­do. Es una ten­den­cia de los úl­ti­mos 30 años. Mu­chas de es­tas len­guas mi­no­ri­ta­rias han pa­sa­do a ser co­ofi­cia­les”, se­ña­la Jun­yent. Asi­mis­mo, in­ter­net y las nue­vas tec­no­lo­gías, le­jos de re­pre­sen­tar una ame­na­za, han ser­vi­do pa­ra reac­ti­var, aun­que sea en la red, al­gu­nos idio­mas que es­ta­ban en de­cli­ve.

Ex­tin­ción Los ca­sos más

gra­ves son de aque­llos idio­mas ha­bla­dos por muy po­cas per­so­nas. Se­gún la Unes­co, hay 146 len­guas con me­nos de diez ha­blan­tes, pe­ro hay otras fuen­tes que apun­tan a mu­chí­si­mos más ca­sos. El pro­ble­ma es que cuan­to me­nor es el nú­me­ro de ha­blan­tes más di­fí­cil es ob­te­ner un re­cuen­to exac­to. Con el idio­ma li­vo­niano, en Le­to­nia, pa­só al­go cu­rio­so. Se cre­yó que el úl­ti­mo ha­blan­te mu­rió en el 2009, pe­ro se des­cu­brió años des­pués que un an­ciano de 101 años que vi­vía en una re­si­den­cia en To­ron­to se ex­pre­sa­ba con no­ta­ble flui­dez en es­ta len­gua, des­pués de dé­ca­das de exi­lio. Tam­bién hay al­gu­nos ca­sos muy gro­tes­cos, co­mo el de la len­gua pre­co­lom­bi­na me­xi­ca­na aya­pa­ne­co: en el 2011 sus dos úl­ti­mos ha­blan­tes su­per­vi­vien­tes co­no­ci­dos se ne­ga­ban a ha­blar en­tre ellos por­que es­ta­ban pe­lea­dos, con­de­nan­do así a muerte su idio­ma. O el del tehuel­che, un idio­ma de las tri­bus pa­ta­gó­ni­cas prác­ti­ca­men­te des­apa­re­ci­do, que se­guía sien­do em­plea­do co­mo có­di­go se­cre­to por los con­tra­ban­dis­tas en­tre Ar­gen­ti­na y Chi­le. Al­gu­nos idio­mas mu­rie­ron re­cien­te­men­te por­que fa­lle­ció su úl­ti­mo ha­blan­te. El ma­nés, de la is­la de Man, des­apa­re­ció en 1974 con la muerte de Ned Mad­drell (aun­que hay in­ten­tos de re­su­ci­tar­lo). El ubyh, de Tur­quía se ex­tin­guió en 1992 con la muerte de Te­vic Esenc. La len­gua bo, del sur de In­dia, en las is­las An­da­mán, de­jó de ha­blar­se en el 2010. La se­ño­ra Boa Sr, la úl­ti­ma que la co­no­cía, so­bre­vi­vió a la ocu­pa­ción de Ja­pón y al tsu­na­mi del 2004, pe­ro no lo­gró so­bre­po­ner­se a la ve­jez y a la so­le­dad, ya que no te­nía a na­die con quien ha­blar su idio­ma. Ma­rie Smith Jo­nes fa­lle­ció en Alas­ka en el 2008: era el úl­ti­mo ha­blan­te de la len­gua eyak. Mí­ti­cos Los úni­cos ha­blan­tes de un idio­ma que to­da­vía si­guen con vi­da se con­vier­ten ca­si en mi­tos, de­po­si­ta­rios de una an­ti­gua sa­bi­du­ría. Por ejem­plo, Gya­ni Mai­ya Sen, 77 años, es la úl­ti­ma per­so­na en el mun­do que ha­bla el ku­sun­da, un idio­ma de Ne­pal. Sus hi­jos co­no­cen al­gu­nas pa­la­bras, pe­ro ella es la úni­ca ca­paz de man­te­ner una con­ver­sa­ción flui­da. Lás­ti­ma que no ten­ga a na­die con quien ha­blar. Re­cien­te­men­te, al­gu­nos lin­güis­tas es­tán tra­tan­do de re­cu­pe­rar es­ta len­gua to­tal­men­te ais­la­da, con so­ni­dos gu­tu­ra­les que re­cuer­dan al ára­be o al tur­co. Asi­mis­mo, la chi­le­na Cristina Calderón es la úl­ti­ma de­po­si­ta­ria de la len­gua ya­ma­na, un idio­ma que lle­gó a con­tar con más de 32.400 pa­la­bras. En el si­glo XIX has­ta se re­dac­tó un dic­cio­na­rio del in­glés. Es un idio­ma muy sin­gu­lar: se­gún el li­bro de los ré­cords Guin­ness, tie­ne una de las pa­la­bras más con­ci­sas del mun­do: ma­mih­la­pi­na­ta­pai, es­to es, “mi­ra­da en­tre dos per­so­nas, ca­da una de las cua­les es­pe­ra que la otra ha­ga al­go que am­bos desean pe­ro que nin­guno se ani­ma a em­pe­zar”. Aun­que pa­rez­ca di­fí­cil, to­da­vía hoy se van re­des­cu­brien­do len­guas nue­vas. Una de las úl­ti­mas fue el ko­ro (mil ha­blan­tes), que fue iden­ti­fi­ca­do en no­res­te de In­dia; el ke­ju, en la cos­ta de Co­rea del Sur (10.000), o el ryuk­yuan en Ja­pón, en la is­la de Oki­na­wa. Aun­que se tra­ta más bien de nue­vas ca­te­go­ri­za­cio­nes de len­guas que se con­si­de­ra­ban an­tes co­mo dia­lec­tos. Otro de­ba­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.