¿Cuál es el me­jor pe­rro pa­ra mi hi­jo pe­que­ño?

Las me­jo­res ca­rac­te­rís­ti­cas na­cen de una bue­na so­cia­li­za­ción del ani­mal. Y hay más fac­to­res

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to Jor­di Jar­que

“Siem­pre ha­bía que­ri­do te­ner un pe­rro cuan­do na­cie­ra mi hi­jo, así que me aca­ban de re­ga­lar un po­me­ra­nia de un mes”, ex­pli­ca Laia, una chi­ca de 34 años que aca­ba de ate­rri­zar en su pi­so de Bar­ce­lo­na con un be­bé de una se­ma­na. Se tra­ta de un ani­mal chi­qui­to, tan pe­que­ño que tam­bién es co­no­ci­do co­mo spitz ( enano en ale­mán). Ape­nas lle­ga a los tres qui­los de adul­to, co­mo el chihuahua, pe­ro mu­cho más pe­lu­do. For­ma par­te de los ca­nes cla­si­fi­ca­dos co­mo toy ( ju­gue­te) por su ta­ma­ño re­du­ci­do. “Es co­mo un pe­lu­che”, aña­de Laia. Y si­gue ha­blan­do de las de­li­cias de es­ta ra­za pa­ra te­ner­los en ca­sa con su pe­que­ño re­cién na­ci­do. El ca­so es que ha­blan­do con más fa­mi­lias que tie­nen ni­ños o pien­san te­ner­los se plan­tean qué ti­po de pe­rro es más re­co­men­da­ble pa­ra con­vi­vir con los más pe­que­ños. En las re­des hay quie­nes ha­blan de las me­jo­res ra­zas que cum­plan con es­tas ex­pec­ta­ti­vas. Pe­ro los ex­per­tos con­sul­ta­dos ase­gu­ran que no se tra­ta tan­to de ra­zas co­mo de otros fac­to­res que te­ner pre­sen­te co­mo la so­cia­li­za­ción, el ta­ma­ño o co­no­cer las se­ña­les de cal­ma, en­tre otros.

El es­tig­ma de las ra­zas “Es pe­li­gro­so de­cir que hay ra­zas que son bue­nas pa­ra ni­ños”, ase­gu­ra Vic­to­ria Coll, ve­te­ri­na­ria, etó­lo­ga, co­fun­da­do­ra del cen­tro de eto­lo­gía apli­ca­da Ge­bra­da. Se­gún es­ta ex­per­ta en com­por­ta­mien­to de los ani­ma­les, se pue­de caer en el error de que có­mo se su­po­ne que se tra­ta de un pe­rro ideal pa­ra el crío, es­te le pue­de ha­cer lo que sea. Y es­to pue­de te­ner con­se­cuen­cias gra­ves. En es­te sen­ti­do Pa­tri­cia Ven­tu­ra, edu­ca­do­ra ca­ni­na y pre­si­den­ta de Udols (aso­cia­ción pa­ra el bie­nes­tar del pe­rro ur­bano), re­cuer­da que un al­to por­cen­ta­je de ni­ños mor­di­dos ocu­rre pre­ci­sa­men­te por creer que con tal ra­za el ni­ño pue­de ha­cer cual­quier co­sa por­que no pa­sa na­da. Y sí pue­de pa­sar. Cla­ra Herranz, bió­lo­ga, téc­ni­ca en in­ter­ven­cio­nes asis­ti­das con pe­rros, con­vi­ve con su pa­re­ja, la hi­ja de am­bos y su pe­rro. Y Herranz ex­pli­ca que nun­ca se ha­bía plan­tea­do que unas ra­zas fue­ran me­jo­res que otras pa­ra be­bés. “Ca­da in­di­vi­duo –se re­fie­re a los pe­rros– es di­fe­ren­te. Tie­ne su pro­pia per­so­na­li­dad y tam­bién sus mie­dos”. Es fun­da­men­tal en la con­vi­ven­cia con los pe­que­ños te­ner un can equi­li­bra­do, que no sea mie­do­so. Pa­tri­cia Ven­tu­ra re­cuer­da que cuan­do un pe­rro se asus­ta, reac­cio­na. Es muy im­por­tan­te que el ani­mal no es­té ins­ta­la­do en el mie­do, so­bre to­do en un en­torno don­de hay ni­ños y be­bés. Hay va­rios fac­to­res por los que un pe­rro tie­ne más o me­nos mie­do. Unos de los más im­por­tan­tes es la ma­la so­cia­li­za­ción, ex­pli­ca Vic­to­ria Coll. “Y an­te los ni­ños me­no­res de cua­tro años es­te mie­do se pue­de acen­tuar. No es que va­ya ata­car al pe­que­ño, sino que el pro­pio ni­ño por fal­ta de con­cien­cia pue­de po­ner­se en pe­li­gro por la ma­ne­ra de ju­gar”. En es­te sen­ti­do y vol­vien­do a las ra­zas, Pa­tri­cia Ven­tu­ra aña­de que un gol­den re­trie­ver con fa­ma de tierno y tran­qui­lo pa­ra con los ni­ños pue­de ser pe­li­gro­so si es­tá mal­edu­ca­do y mal so­cia­li­za­do. Mien­tras que un rott­wei­ler, una ra­za con­si­de­ra­da po­ten­cial­men­te pe­li­gro­sa, pue­de ser muy tran­qui­lo y se re­la­cio­na bien con un pe­que­ño si el pe­rro es­tá equi­li­bra­do, con una bue­na

so­cia­li­za­ción. Cin­ta Ma­rí, ve­te­ri­na­ria y pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Dog Calm, re­afir­ma de que eso de ra­za po­ten­cial­men­te pe­li­gro­sa no es verdad, no se ade­cua a la reali­dad, co­sa que el que fue fun­da­dor y pre­si­den­te de la Aso­cia­ción pa­ra el Estudio del Pe­rro y su En­torno, An­to­nio Po­zue­los Jiménez de Cis­ne­ros, tam­bién ase­gu­ra­ba ya ha­ce unos años. Des­car­ta­do el fac­tor ra­za, los ex­per­tos con­sul­ta­dos in­ci­den so­bre la im­por­tan­cia de la so­cia­li­za­ción.

Có­mo se so­cia­li­za “Con ni­ños pe­que­ños, me­jor adop­tar un ca­cho­rro de has­ta tres me­ses”, ex­pli­ca Vic­to­ria Coll. Es­tos pri­me­ros me­ses co­rres­pon­den a la eta­pa de so­cia­li­za­ción, es cuan­do apren­de a in­ter­ac­tuar con otros se­res. “Si co­ges un pe­rro adul­to tie­nes que te­ner muy cla­ro que ha te­ni­do muy bue­na so­cia­li­za­ción con ni­ños, por­que hay pe­rros que los evi­tan. No se tra­ta de co­ger el pri­me­ro que vea­mos. Hay gen­te que se in­for­ma so­bre el pe­rro una vez ya lo tie­ne. Y de­be­ría ser al re­vés”. En cual­quier ca­so, los pri­me­ros me­ses del ca­cho­rro son cru­cia­les. “Hay que cui­dar­los co­mo un be­bé”, se­ña­la Pa­tri­cia Ven­tu­ra. “La ma­yo­ría de los pro­ble­mas de con­duc­ta en edad adul­ta tie­ne su ori­gen en el pe­rio­do de ca­cho­rro”, aña­de Vic­to­ria Coll. Me­jor pre­ve­nir. “Una vez lle­ga­do el ca­cho­rro a ca­sa, es muy im­por­tan­te rea­li­zar una bue­na so­cia­li­za­ción. Que co­noz­ca el en­torno don­de vi­ve, así co­mo al ma­yor nú­me­ro po­si­ble de per­so­nas y de otros pe­rros. Si no lo rea­li­za­mos an­tes de los tres me­ses de edad del ca­cho­rro, nues­tro pe­rro pue­de mos­trar mie­do de la gen­te y a otros pe­rros o a es­tí­mu­los ur­ba­nos (si vi­ve en la ciu­dad). Po­de­mos pen­sar que con la edad me­jo­ra­rá, pe­ro la fal­ta de so­cia­li­za­ción, el mie­do, pue­de ser que no des­apa­rez­ca con la edad, si no que em­peo­re. Por ello es tan im­por­tan­te acos­tum­brar al ca­cho­rro a to­dos los nue­vos es­tí­mu­los”. Con un be­bé Cuan­do en ca­sa hay un be­bé, Pa­tri­cia Ven­tu­ra acon­se­ja, en cam­bio, es­co­ger uno adul­to, que al me­nos ten­ga tres años, tiem­po más que su­fi­cien­te pa­ra que ha­ya ma­du­ra­do. “El ca­cho­rro no deja de ser otro be­bé. To­do es más com­pli­ca­do. Los

NO CUEN­TA TAN­TO LA RA­ZA SINO CÓ­MO SE LE EDU­CA Y SO­CIA­LI­ZA

be­bés ya dan mu­cho tra­ba­jo. Pi­den de­di­ca­ción. Si se aña­de un ca­cho­rro pue­de lle­gar a ser ago­ta­dor, es co­mo si fue­ra un be­bé más, que re­quie­re más aten­ción y cui­da­dos. Me­jor que sea adul­to y ma­du­ro. Eso sí, con una bue­na so­cia­li­za­ción”.

Si el pe­rro ya es­ta­ba en ca­sa an­tes que el be­bé, hay es­tra­te­gias. Cin­ta Ma­rí co­men­ta la im­por­tan­cia de in­te­grar el chu­cho en los cam­bios que van su­ce­dien­do en el ho­gar. Si hay pro­ble­mas de com­por­ta­mien­to, se pue­den tra­ba­jar du­ran­te el em­ba­ra­zo. Y ex­pli­ca el pro­ce­so de su ca­so par­ti­cu­lar, pues se que­dó em­ba­ra­za­da te­nien­do ya en ca­sa un pe­rro. “Mi pe­rra lle­gó a ca­sa con dos años. Es­ta­ba mal so­cia­li­za­da y lo in­ten­ta­ba mor­der to­do, to­do era su enemi­go. Tra­ba­ja­mos con sus mie­dos pa­ra com­pen­sar­la y lle­gó mi em­ba­ra­zo. De­jé que siem­pre es­tu­vie­ra con­mi­go. El tra­ba­jo em­pie­za ya du­ran­te el em­ba­ra­zo. Hay me­ses de so­bras. Eso sí, sin cas­ti­gos y eli­mi­na­mos los gri­tos. Es vá­li­do tan­to pa­ra los ni­ños co­mo pa­ra los ani­ma­les. El com­por­ta­mien­to me­jo­ra mu­cho”. En cual­quier ca­so, ge­ne­ral­men­te el pe­rro no tie­ne de­ma­sia­do in­te­rés en el be­bé. El in­te­rés se le des­pier­ta cuan­do el be­bé em­pie­za a mo­ver­se o cuan­do llo­ra, aña­de es­ta ex­per­ta. “Los pro­ble­mas prin­ci­pa­les pue­den em­pe­zar a dar­se cuan­do el ni­ño ya tie­ne mo­vi­li­dad. Has­ta que no lle­ga es­te mo­men­to, es bueno que el pe­rro se sien­ta in­cor­po­ra­do de ma­ne­ra na­tu­ral en las ta­reas que se reali­cen con el be­bé”.

“Es­to es un mi­to que no tie­ne na­da que ver con la reali­dad”, pun­tua­li­za Pa­tri­cia Ven­tu­ra. Y aña­de que lo úni­co que pi­de un can es que se le pres­te la aten­ción y tiem­po de siem­pre. “Si pre­ve­mos que cuan­do naz­ca el be­bé no dis­pon­dre­mos del mis­mo tiem­po pa­ra aten­der el pe­rro, me­jor de­di­car me­nos tiem­po unos me­ses an­tes pa­ra que ya se acos­tum­bre a las nue­vas ru­ti­nas. In­clu­so si te­ne­mos la ha­bi­li­dad de ha­cer­lo de tal ma­ne­ra que cuan­do naz­ca, po­da­mos in­cre­men­tar un po­qui­to el tiem­po que aten­de­mos al pe­rro en re­la­ción a co­mo lo ha­bía­mos acos­tum­bra­do los me­ses pre­vios, pa­ra él se­rá fies­ta. Y co­mo coin­ci­de con la ve­ni­da del be­bé, se re­fuer­za la aso­cia­ción po­si­ti­va”. Por úl­ti­mo, otro mi­to a des­te­rrar: no ha­ce fal­ta dar­les a oler los pa­ña­les del be­bé una vez han si­do usa­dos. “Ya es­ta­mos im­preg­na­dos con el olor de be­bé”, ex­cla­ma Pa­tri­cia Ven­tu­ra.

El ta­ma­ño sí im­por­ta Con­tra­ria­men­te a lo que al­gu­nos pue­dan creer, si hay ni­ños en ca­sa, me­jor que los ca­nes sean gran­des. Na­da de ta­ma­ños pe­que­ños o pe­rros toy (al­gu­nos ape­nas lle­gan a los tres ki­los y 25 cen­tí­me­tros de al­tu­ra). Los que son muy pe­que­ños son una ten­ta­ción pa­ra los ni­ños y quie­ren co­ger­los. Los tra­tan co­mo si fue­ran un ju­gue­te, un pe­lu­che. No es la me­jor idea. En cam­bio, si es gran­de, di­fí­cil­men­te lo po­drá co­ger. “Con ni­ños pe­que­ños me­jor uno de 20 ki­los al me­nos”, acla­ra Vic­to­ria Coll. En ese ca­so ha­brá que es­tar al tan­to pa­ra que no lo mon­te co­mo si fue­ra un ca­ba­llo. Hay pa­dres que lo fo­men­tan, y tam­po­co es la me­jor idea. Si en ca­sa ya te­nían uno pe­que­ño, tam­po­co se tra­ta de des­ha­cer­se de él, cla­ro. Ha­brá que es­tar más pen­dien­te. Ade­más de la so­cia­li­za­ción y el ta­ma­ño no es­tá de más te­ner pre­sen­te las pe­cu­lia­ri­da­des del ca­rác­ter. Me­jor si son po­co do­mi­nan­tes, y sí pa­cien­tes, ca­ri­ño­sos, ju­gue­to­nes y po­co te­rri­to­ria­les. Tam­bién es im­por­tan­te ase­so­rar­se bien so­bre cuál pue­de ser el me­jor pe­rro se­gún es­ti­lo de vi­da, dis­po­ni­bi­li­dad ho­ra­ria, es­pa­cio don­de se vi­ve, en­torno fa­mi­liar...

Sin pe­rre­rías Aho­ra ya se tie­ne el pe­rro per­fec­to, equi­li­bra­do, so­cia­li­za­do y adap­ta­do a las ru­ti­nas y ca­rac­te­rís­ti­cas es­pe­cí­fi­cas del ho­gar. Pe­ro ojo, ad­vier­te Cla­ra Herranz. “La idea de que en­ton­ces el ni­ño pue­de ha­cer­le to­das las pe­rre­rías que quie­ra si­gue sien­do pe­li­gro­sa. Y no es educativo. No es una bue­na idea. Los pe­rros no lo aguan­tan to­do y no tie­nen por qué aguan­tar­lo to­do. Los ani­ma­les, igual que las per­so­nas, pue­den te­ner un día ma­lo, se en­cuen­tran mal y no es­tán pa­ra aguan­tar na­da. El mío es muy bueno y en cam­bio un día le pa­só eso. Hay que es­tar al tan­to. Pa­ra pro­te­ger al ni­ño del pe­rro, hay que pro­te­ger al pe­rro del ni­ño”. Y al ni­ño en­se­ñar­le. No mo­les­tar cuan­do el chu­cho duer­me, cuan­do co­me, cuan­do es­tá ju­gan­do con sus pro­pios ob­je­tos. Y hay más (véa­se el tex­to ad­jun­to). Y co­mo se ha se­ña­la­do an­tes, tam­po­co su­bir­se a sus lo­mos co­mo si de un ca­ba­llo se tra­ta­ra, ni co­ger­lo co­mo si fue­ra un ju­gue­te en el ca­so de uno pe­que­ño.

El de­par­ta­men­to de ci­ru­gía de un hos­pi­tal de ni­ños en Ar­gen­ti­na hi­zo un estudio so­bre los per­can­ces de los pe­rros con los ni­ños. Y lle­ga­ron a las si­guien­tes con­clu­sio­nes. “En el sis­te­ma so­cial ca­nino, los pe­rros no son agre­si­vos con los in­te­gran­tes de la jau­ría que se en­cuen­tran de­ba­jo de la je­rar­quía (co­mo lo son los ca­cho­rros y los be­bés). Pe­ro cuan­do un ni­ño al­can­za la edad escolar, el pe­rro sien­te que ter­mi­nó el pe­rio­do de so­cia­li­za­ción de gra­cia. El ni­ño as­cien­de en su do­mi­nio y el pe­rro sien­te com­pe­ten­cia. Por otra par­te el pe­que­ño no in­ter­pre­ta las se­ña­les de ad­ver­ten­cia, y en lu­gar de adop­tar una ac­ti­tud de su­mi­sión gri­ta y co­rre, con lo que ex­ci­ta aún más al ani­mal. Se ob­ser­va que la cir­cuns­tan­cia de la agre­sión se re­la­cio­na con que en el 41% de los ca­sos el ni­ño es mor­di­do por mo­les­tar­lo, 13% du­ran­te el jue­go, su ali­men­ta­ción o mien­tras duer­me. Es ba­jo el por­cen­ta­je en que el ani­mal muer­de sin cau­sa apa­ren­te. Los ni­ños tie­nen ca­si dos ve­ces más pro­ba­bi­li­da­des de ser mor­di­dos que las ni­ñas y la ma­yo­ría de ellos se en­cuen­tran en­tre los 5 y 9 años de edad”. Cla­ra Herranz des­ta­ca la im­por­tan­cia de en­se­ñar a los ni­ños lo que los pro­fe­sio­na­les iden­ti­fi­can co­mo se­ña­les de cal­ma de los pe­rros. A par­tir de los cua­tro o cin­co años ya pue­den em­pe­zar a apren­der­las. Mien­tras tan­to los pa­dres de­be­rían es­tar al tan­to de las in­ter­ac­cio­nes en­tre su hi­jo y el pe­rro. Y por su­pues­to co­no­cer tam­bién esas se­ña­les de cal­ma.

Se­ña­les del pe­rro “To­das las ra­zas de pe­rros, in­de­pen­dien­te­men­te del ta­ma­ño, co­lor o for­ma, usan se­ña­les de cal­ma. Es real­men­te un len­gua­je uni­ver­sal”, ase­gu­ra Tu­rid Ru­gaas, una re­co­no­ci­da edu­ca­do­ra internacional de en­tre­na­do­res de ca­nes, au­to­ra de El len­gua­je de los pe­rros: las se­ña­les de cal­ma ( KNS Edi­cio­nes). Se­gún los ex­per­tos en­tre­vis­ta­dos es muy im­por­tan­te sa­ber iden­ti­fi­car es­tas se­ña­les, por­que es­to per­mi­te evi­tar mo­men­tos de con­flic­to con sus­to in­clui­do. Con es­tas se­ña­les los pe­rros es­tán ad­vir­tien­do que aque­lla si­tua­ción les in­co­mo­da. Bos­te­zan, gi­ran la ca­be­za, se la­men el ho­ci­co..., has­ta trein­ta se­ña­les de alar­ma, ex­pli­ca Pa­tri­cia Ven­tu­ra. Si no le ha­cen ca­so em­pie­zan a ma­ni­fes­tar otras se­ña­les más evi­den­tes co­mo los gru­ñi­dos o la­dri­dos. “Es co­mo si di­je­ran: no si­gas por aquí, es­to me mo­les­ta, me sien­to in­có­mo­do o me ate­mo­ri­za”, co­men­ta la ex­per­ta. Y ad­vier­te, “nun­ca ja­más cas­ti­gar a un pe­rro por ha­cer se­ña­les de ad­ver­ten­cia. Si le cas­ti­ga­mos cuan­do gru­ñe de­ja­rá de ha­cer­lo. ¿Con­se­cuen­cia? No avi­sa­rá. Lue­go nos sor­pren­de­rá que sin sa­ber por qué ha­ya mor­di­do al ni­ño. In­sis­to: nun­ca ja­más cas­ti­gar un pe­rro por ha­cer se­ña­les de ad­ver­ten­cia. Si deja de ha­cer­lo no ten­dre­mos es­tas se­ña­les. Y es­to sí es pe­li­gro­so”, in­sis­te Pa­tri­cia Ven­tu­ra.

En cual­quier ca­so, un ani­mal no es un ju­gue­te que se co­ge cuan­do el ni­ño quie­re. “El pe­rro tie­ne su mo­men­to de que­rer es­tar tran­qui­lo. Duer­me más que los hu­ma­nos y ne­ce­si­ta su es­pa­cio de des­can­so y se­gu­ri­dad”, ex­pli­ca Pa­tri­cia Ven­tu­ra. Cla­ro que se pue­de ju­gar con él, aña­de es­ta ex­per­ta. “In­clu­so hay jue­gos in­ter­ac­ti­vos en los que el pe­rro apren­de a re­sol­ver si­tua­cio­nes y que pue­de ha­cer­lo con los ni­ños. Pe­ro den­tro de una vi­vien­da me­jor jue­gos tran­qui­los, evi­tan­do los jue­gos ex­ci­tan­tes, co­mo la pe­lo­ta”. Aho­ra só­lo que­da dis­fru­tar de esos bue­nos mo­men­tos con to­dos los miem­bros de esa am­plia fa­mi­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.