Via­je a Inns­bruck

La ca­pi­tal his­tó­ri­ca del Ti­rol per­mi­te com­bi­nar el turismo ur­bano con las ca­ba­ñas en me­dio de las mon­ta­ñas

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

Tras un frío pe­ro in­ten­so día al ai­re li­bre, dis­fru­tan­do de las op­cio­nes que pro­po­ne el Ti­rol aus­tría­co, no hay na­da co­mo des­can­sar y to­mar al­go en una de esas ca­ba­ñas que hay dis­per­sas por la mon­ta­ña. Lu­ga­res es­tra­té­gi­ca­men­te dis­tri­bui­dos pa­ra atraer a mon­ta­ñis­tas o es­quia­do­res, se­gún la tem­po­ra­da. En es­tos co­me­do­res in­for­ma­les, siem­pre ha­ce su apa­ri­ción el schüt­tel­brot, un ca­ló­ri­co pan cru­jien­te que acom­pa­ña de ma­ra­vi­lla los em­bu­ti­dos y que­sos ahu­ma­dos al­pi­nos. El ori­gen de su nom­bre re­sul­ta con­fu­so, ya que en ale­mán mo­derno apun­ta­ría ha­cia los ver­bos re­mo­ver o ti­ri­tar. Pa­re­ce más pro­ba­ble que schüt­tel­brot ha­ga re­fe­ren­cia a una pa­la­bra dia­lec­tal que des­cri­be un ca­jón de la co­ci­na don­de se guar­da­ba es­te ti­po de pan de lar­ga con­ser­va­ción. Du­ro, sin lle­gar a rom­per las mue­las, el schüt­tel­brot evo­ca a las mon­ta­ñas con su sa­bor. En par­ti­cu­lar, por las se­mi­llas de hi­no­jo con las que se ela­bo­ra, plan­ta que se adap­ta bien en las al­tu­ras. Su otro in­gre­dien­te se­cre­to es el bocks­horn­klee o tré­bol de ca­bra mon­te­sa, más co­no­ci­do co­mo fe­nu­gre­co, bas­tan­te uti­li­za­do en la co­ci­na hin­dú. Tam­bién en­con­tra­re­mos es­ta se­mi­lla en al­gu­nos que­sos ti­ro­le­ses, ya que cre­ce bien en pra­dos y pe­dre­ga­les an­gos­tos.

Ver­sio­nes más ci­vi­li­za­das de es­te pan de cen­teno abun­dan en las pa­na­de­rías de Inns­bruck, ca­pi­tal his­tó­ri­ca del Ti­rol. Co­mo tal, es­ta ciu­dad cos­mo­po­li­ta y pa­la­cie­ga tie­ne sus raí­ces pro­fun­da­men­te hun­di­das en los Al­pes, has­ta el pun­to que uno pue­de sa­lir an­dan­do de su ho­tel, acer­car­se a la es­ta­ción de trans­por­te pú­bli­co Kon­gress­haus en pleno cen­tro de la ciu­dad y su­bir­se a uno de los fu­ni­cu­la­res Nord­ket­ten­bahn, que en só­lo 20 mi­nu­tos lo si­túan en las es­ta­cio­nes de al­ta mon­ta­ña de See­gru­be y Ha­fe­le­kar. Es pro­ba­ble que a ve­ces se vea a eje­cu­ti­vos con car­te­ra es­pe­ran­do el autobús, al la­do de per­so­na­jes equi­pa­dos pa­ra rea­li­zar una ca­mi­na­ta, un des­cen­so en bi­ci­cle­ta de mon­ta­ña o un buen des­cen­so con es­quís, se­gún épo­ca del año. Al atar­de­cer, el mis­mo fu­ni­cu­lar va­le pa­ra acer­car­se a un res­tau­ran­te que per­mi­ta dis­fru­tar de la ce­na y de las vis­tas des­de las al­tu­ras. Pa­ra quien pre­fie­re la vi­si­ta ur­ba­na, o sim­ple­men­te quie­re al­ter­nar con las op­cio­nes más de­por­ti­vas, Inns­bruck le re­ser­va un ba­rrio gó­ti­co per­fec­ta­men­te con­ser­va­do. Cons­trui­do ca­si ín­te­gra­men­te en el si­glo XVI, abun­da en pa­sa­jes abo­ve­da­dos que aca­ban por desem­bo­car jun­to al cé­le­bre Te­ja­di­llo de Oro. Las 2.657 te­jas de co­bre do­ra­das al fue­go, que hi­zo co­lo­car el em­pe­ra­dor Ma­xi­mi­li­ano I, son el sím­bo­lo de la ciu­dad y sir­vie­ron pa­ra de­co­rar

un mi­ra­dor des­de don­de el mo­nar­ca ob­te­nía una pa­no­rá­mi­ca pri­vi­le­gia­da de los Al­pes. Has­ta el em­pe­ra­dor fue in­ca­paz de sus­traer­se al em­bru­jo de su om­ni­pre­sen­cia. El re­co­rri­do se pue­de com­ple­tar pa­san­do por el Hof­burg o Pa­la­cio Im­pe­rial de la em­pe­ra­triz Ma­ría Te­re­sa. Tam­bién se pue­de op­tar per re­co­rrer el cas­ti­llo de Am­bras, ya que és­te fue re­cons­trui­do por Fer­di­nand II pa­ra al­ber­gar un mu­seo don­de ex­po­ner su ex­ce­len­te co­lec­ción de ar­te. En­tre otras curiosidades, de sus pa­re­des cuel­ga el re­tra­to de Vlad IV el Em­pa­la­dor, es de­cir, el per­so­na­je que sir­vió de ins­pi­ra­ción a Bram Sto­ker pa­ra la fi­gu­ra de Drá­cu­la. Pa­ra con­ju­rar el mie­do que in­fun­de el per­so­na­je, va­le la pe­na sa­ber que en la ba­sí­li­ca de Wil­ten, los le­gio­na­rios del tar­do im­pe­rio ro­mano ve­ne­ra­ban una fi­gu­ra de la Vir­gen (o al me­nos es lo que se afir­ma). Sea o no verdad es­ta his­to­ria, las gran­dio­sas vi­drie­ras de es­te tem­plo ro­co­có si­túan su in­te­rior a sal­vo de cual­quier som­bra, al inun­dar­lo con su luz pin­ta­da de co­lo­res.

Ca­pi­tal de im­po­nen­tes edi­fi­cios his­tó­ri­cos, la ca­lle Her­zog Frie­drich lu­ce es­ta fa­cha­da ba­rro­ca En los jar­di­nes de Hof­gar­ten se pue­den ver, a me­nu­do, par­ti­das de aje­drez gi­gan­te

El em­pe­ra­dor Ma­xi­mi­li­ano I man­dó cons­truir el te­ja­di­llo de oro, aho­ra sím­bo­lo re­pre­sen­ta­ti­vo del ba­rrio gó­ti­co de Inns­bruck

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.