Eco­no­mía do­més­ti­ca (III)

Al­ter­na­ti­vas pa­ra los aho­rros con los in­tere­ses ac­tua­les

La Vanguardia - ES - - ED - ¿Lee los con­tra­tos de los pro­duc­tos don­de in­vier­te su di­ne­ro? Opi­ne en La­van­guar­dia.com/es­ti­los-de-vi­da

“Con lo que me cues­ta aho­rrar y aho­ra no sé có­mo sa­car par­ti­do a ese di­ne­ro; los de­pó­si­tos prác­ti­ca­men­te no ren­tan na­da”. La que­ja de Luis la com­par­ten mu­chos aho­rra­do­res. El Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo man­tie­ne el ti­po de in­te­rés ofi­cial del di­ne­ro en el mí­ni­mo his­tó­ri­co del 0,05% pa­ra ani­mar el cré­di­to y la in­ver­sión y, con ello, la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca. Y con esas ta­sas, los ban­cos no tie­nen mar­gen pa­ra ofre­cer gran­des ren­ta­bi­li­da­des a los aho­rra­do­res. Los in­tere­ses más al­tos que pue­den ob­te­ner­se hoy en un de­pó­si­to o im­po­si­ción a pla­zo os­ci­lan en­tre el 0,5% y el 2%, se­gún el tiem­po que se es­té dis­pues­to a in­mo­vi­li­zar el di­ne­ro. Y an­te esa si­tua­ción, mu­chos aho­rra­do­res se pre­gun­tan qué al­ter­na­ti­vas tie­nen pa­ra sa­car más ren­ta de su di­ne­ro. “Los más con­ser­va­do­res lo tie­nen muy mal; si no asu­mes riesgos y tu ho­ri­zon­te tem­po­ral es cor­to, no hay for­ma de con­se­guir mu­cha ren­ta­bi­li­dad”, ase­gu­ra el di­rec­tor del Ins­ti­tut d’Es­tu­dis Fi­nan­cers (IEF), Jo­sep So­ler. Pe­ro tam­bién en­fa­ti­za que la si­tua­ción “tam­po­co es pa­ra des­ani­mar­se por­que la in­fla­ción es­tá en ta­sas ne­ga­ti­vas y eso sig­ni­fi­ca que si te dan un in­te­rés del 0,5% y el IPC in­ter­anual es del -0,2%, en reali­dad tu di­ne­ro te ren­ta un 0,7%”, un in­te­rés real al­go más in­tere­san­te. Co­mo po­si­ble al­ter­na­ti­va a los de­pó­si­tos men­cio­na las obli­ga­cio­nes del Te­so­ro. Pe­ro co­mo son un pro­duc­to fi­nan­cie­ro con po­co ries­go cuan­do se man­tie­nen has­ta el ven­ci­mien­to, su ren­ta­bi­li­dad tam­po­co es su­pe­rior: 0,5% a tres años, 1% a cin­co años, po­co más del 2% a diez años y4% a 30 años. Y las Le­tras del Te­so­ro a un año ape­nas ren­tan el 0,3%. “Pa­ra ga­nar un po­co más pue­des op­tar por un fon­do de in­ver­sión que in­vier­ta en bo­nos y obli­ga­cio­nes un po­co más arries­ga­das, pe­ro en­ton­ces tu di­ne­ro ya no es­tá del to­do ga­ran­ti­za­do; lo mis­mo ocu­rre si com­pras ac­cio­nes que pa­gan di­vi­den­dos o fon­dos co­ti­za­dos (ETF, por sus si­glas en in­glés) que re­pli­can un ín­di­ce y tie­nen me­nos co­mi­sio­nes que los fon­dos de in­ver­sión nor­ma­les; pe­ro to­das es­tas pue­den ser bue­nas op­cio­nes pa­ra un aho­rra­dor con­ser­va­dor si tie­ne ca­pa­ci­dad de di­ver­si­fi­car y no va a ne­ce­si­tar el di­ne­ro a cor­to ni me­dio pla­zo”, di­ce So­ler. Por­que, se­gún los ase­so­res fi­nan­cie­ros, an­tes de ele­gir cual­quier pro­duc­to de in­ver­sión es fun­da­men­tal que ca­da per­so­na ten­ga cla­ro pa­ra qué es­tá aho­rran­do, pa­ra qué va a uti­li­zar ese di­ne­ro, y cuál es su ni­vel de in­som­nio, es de­cir, el ries­go que pue­de asu­mir sin que la preo­cu­pa­ción por la mar­cha de sus aho­rros le qui­te el sue­ño. “Si den­tro de año y me­dio vas a ne­ce­si­tar ayu­dar a tu hi­jo a pa­gar la bo­da no pue­des in­ver­tir en ac­cio­nes por­que igual pier­des par­te del ca­pi­tal; en cam­bio, si tie­nes 40 años y quie­res aho­rrar pa­ra la ju­bi­la­ción pue­des po­ner tran­qui­la­men­te tu di­ne­ro en bol­sa por­que aun­que su­fra al­ti­ba­jos an­tes o des­pués se re­cu­pe­ra­rá”, ejem­pli­ca el di­rec­tor el IEF. Jor­di Paniello, de la Aso­cia­ción Pro­fe­sio­nal de Ase­so­res de In­ver­sión, Fi­nan­cia­ción y Pe­ri­tos Ju­di­cia­les (AIF), cree que en las ac­tua­les con­di­cio­nes la al­ter­na­ti­va más ren­ta­ble pa­ra al­gu­nas per­so­nas es de­di­car el di­ne­ro que aho­rran a li­qui­dar deu­das y así de­jar de pa­gar unos in­tere­ses más al­tos que los que pue­dan ob­te­ner en cual­quier de­pó­si­to. Des­de or­ga­ni­za­cio­nes de con­su­mi­do­res co­mo Ceac­cu y OCU ad­vier­ten que el aho­rra­dor con­ser­va­dor y po­co ex­pe­ri­men­ta­do de­be te­ner cui­da­do al bus­car al­ter­na­ti­vas a los de­pó­si­tos y leer bien las con­di­cio­nes de los pro­duc­tos que le ofre­cen pa­ra sa­ber qué riesgos asu­me, qué pa­sa si en al­gún mo­men­to ne­ce­si­ta re­ti­rar su di­ne­ro, qué co­mi­sio­nes y gas­tos le co­bra­rán, si el pro­duc­to o la en­ti­dad es­tán su­per­vi­sa­dos por el Ban­co de Es­pa­ña, la CNMV o la di­rec­ción ge­ne­ral de Se­gu­ros y cu­bier­to por al­gún fon­do de ga­ran­tía... Tam­bién sub­ra­yan la ne­ce­si­dad de di­ver­si­fi­car no só­lo en pro­duc­tos di­fe­ren­tes sino en pro­duc­tos cu­yos ren­di­mien­tos no es­tén re­la­cio­na­dos y que ten­gan pla­zos de ven­ci­mien­to dis­tin­tos. Fernando Ló­pez, de Ceac­cu, ase­gu­ra que si un aho­rra­dor con­ser­va­dor co­no­ce bien la li­qui­dez y el ni­vel de ries­go que asu­me no tie­ne por qué re­nun­ciar a la bol­sa por­que “las blue chips, las ac­cio­nes de em­pre­sas só­li­das que pa­gan pe­rió­di­ca­men­te di­vi­den­dos, son una bue­na al­ter­na­ti­va a los de­pó­si­tos ya que ofre­cen unos in­gre­sos a cor­to pla­zo (el di­vi­den­do) mien­tras au­men­ta el va­lor de la in­ver­sión a lar­go pla­zo”. Se­gún los ase­so­res fi­nan­cie­ros, una buen re­gla pa­ra cal­cu­lar qué par­te del aho­rro se pue­de de­di­car a in­ver­tir a lar­go pla­zo con ries­go es res­tar la edad del aho­rra­dor de 110 (de 100 los más con­ser­va­do­res). El re­sul­ta­do es el por­cen­ta­je que se pue­de in­ver­tir con ries­go. Los ex­per­tos aler­tan tam­bién de que no hay

que te­ner pri­sa pa­ra cam­biar los aho­rros de un si­tioo a otro y ex­pli­can que si no se tie­ne una al­ter­na­ti­va de in­ver­sión que con­ven­za es me­jor de­jar el di­ne­ro o en una im­po­si­ción a cor­to pla­zo a la es­pe­ra de to­mar ar una de­ci­sión más me­di­ta­da. Por otra par­te, re­cuer- dan que no hay in­ver­sio­nes má­gi­cas y que ma­yor ren­ta­bi­li­dad va aso­cia­da siem­pre a más ries­go. Por su par­te, Paniello des­acon­se­ja to­mar co­mo re­fe­ren­cia las re­co­men­da­cio­nes de ami­gos y fa­mi­lia­res por­que las cir­cuns­tan­cias fi­nan­cie­ras de ca­da a per­so­na son dis­tin­tas y por­que, a me­nu­do, cuan­do una in­ver­sión es­tá en bo­ca de to­do el mun­do es quee ha lle­ga­do la ho­ra de aban­do­nar­la. En su opi­nión, laa me­jor for­ma de ren­ta­bi­li­zar los aho­rros fue­ra de los os de­pó­si­tos es in­ver­tir en fon­dos “pe­ro se re­quie­re ase­se­so­ra­mien­to pa­ra va­lo­rar el ries­go que pue­de asu­mir ca­da uno” y ele­gir los me­jo­res. Y pa­ra quie­nes se ani­men a la com­pra di­rec­ta de ac­cio­nes su­gie­re “ha­cer un pe­que­ño cur­so de bol­sa pa­ra co­no­cer el abe­cé de los mer­ca­dos, que tam­po­co es tan di­fí­cil”. Por úl­ti­mo, los ex­per­tos en­fa­ti­zan que a la ho­ra de com­pa­rar ren­ta­bi­li­da­des hay que te­ner en cuen­ta los gas­tos y co­mi­sio­nes que con­lle­va ca­da in­ver­sión y la re­per­cu­sión fis­cal de las ga­nan­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.