Crear

Jo­sé An­to­nio Ma­ri­na da va­lor a la sal

La Vanguardia - ES - - ED -

Sien­to gran año­ran­za por una bri­llan­te crea­ción de la es­cue­la nue­va a prin­ci­pios del si­glo XX: las lec­cio­nes de co­sas. Era un mo­do de en­se­ñar muy in­tui­ti­vo, que iba de la co­sa a la pa­la­bra y de la pa­la­bra a la idea. Lo re­su­mió An­to­nio Ma­cha­do en un ver­so: “De la mar al per­cep­to, / del per­cep­to al con­cep­to, / del con­cep­to a la idea, / –oh, la dul­ce ta­rea– / de la idea a la mar / ¡y otra vez a em­pe­zar!”. Quie­ro es­cri­bir una de esas lec­cio­nes. La co­sa ele­gi­da: la sal. Co­no­ce­mos su as­pec­to, su sa­bor, su uso. De ahí pa­sa­mos al con­cep­to, a la pa­la­bra. Una pa­la­bra es co­mo un cohe­te de fue­gos ar­ti­fi­cia­les an­tes de ha­ber­lo en­cen­di­do. Un pa­que­te po­co atrac­ti­vo que, cuan­do lo acer­ca­mos al fue­go, es­ta­lla­rá en lu­ces ma­ra­vi­llo­sas. Sal pro­ce­de de una raíz in­doeu­ro­pea que sig­ni­fi­ca agua, mar. Un día les ha­bla­ré del in­doeu­ro­peo, len-

ES PRO­BA­BLE QUE LA SAL EM­PE­ZA­RA SIEN­DO UNA RE­COM­PEN­SA QUE SE DA­BA A LOS ES­CLA­VOS PA­RA VI­VIR

gua re­cons­trui­da por ex­per­tos co­mo an­te­ce­den­te de unas 150 len­guas de Eu­ro­pa y de Asia. La pa­la­bra se ex­pan­de en sa­la­rio, que es la pa­ga da­da en sal. Po­si­ble­men­te, co­men­zó sien­do una gra­ti­fi­ca­ción da­da a los es­cla­vos, por­que Ci­ce­rón con­si­de­ra­ba in­digno de un ciu­da­dano li­bre vi­vir de un sa­la­rio. De sal pro­ce­de sa­le­ro, te­ner gra­cia. A pe­sar de mi amor por el ca­ta­lán, no sé si la ex­pre­sión te­nir sal, por ejem­plo en la fra­se aques­ta noia té mol­ta sal, o en és una xi­co­ta molt sa­la­da, sig­ni­fi­ca lo mis­mo que en cas­te­llano. Otras pa­la­bras em­pa­ren­ta­das son in­sul­so,

sal­sa, en­sa­la­da... Por su de­ci­si­va im­por­tan­cia, la sal es pro­ta­go­nis­ta de his­to­rias be­ne­fac­to­ras y crue­les. En la Bi­blia, se men­cio­na la sal en am­bos sen­ti­dos. La mu­jer de Lot fue con­ver­ti­da en es­ta­tua de sal co­mo cas­ti­go a su cu­rio­si­dad. Las ofren­das a Dios de­bían te­ner sal pa­ra su con­ser­va­ción. Pe­ro co­mo las tie­rras im­preg­na­das de sal que­dan es­té­ri­les, las ciu­da­des mal­di­tas, con­de­na­das a des­truc­ción, eran sem­bra­das con sal. Y la ma­ne­ra más te­rri­ble de ais­lar a una per­so­na era ne­gar­le el pan y la sal. El gus­to por la sal y su uti­li­dad pa­ra la con­ser­va­ción de ali­men­tos hi­zo que en la edad me­dia los re­yes co­bra­ran un tri­bu­to por la sal. Lo que hi­zo que en al­gu­nas zo­nas co­mo la Tos­ca­na el pan lo ela­bo­ra­ran sin sal. No pa­só lo mis­mo en Cas­ti­lla, don­de: “Quien co­me pan sin sal, co­me a su ma­dre si se la dan”. In­clu­so una gran re­vo­lu­ción co­men­zó por la sal. En 1930, Mahat­ma Gand­hi en­ca­be­zó una pro­tes­ta con­tra el im­pues­to so­bre la sal co­bra­do por los ingleses en In­dia, que pa­ra pro­te­ger su mo­no­po­lio prohi­bían su pro­duc­ción ca­se­ra eva­po­ran­do agua del mar. Gand­hi ani­mó al pue­blo a la desobe­dien­cia ci­vil has­ta que con­si­guió que se abo­lie­ra la prohi­bi­ción de fa­bri­car sal. Co­mo to­das las reali­da­des na­tu­ra­les, la sal tie­ne su cien­cia, su uso prác­ti­co y su poe­sía. So­bre la sal men­ciono una. Una, la Oda a la sal de Pa­blo Ne­ru­da, don­de can­ta “sus­tan­cia ágil / es­pol­vo­rean­do / la luz vi­tal / so­bre los ali­men­tos”. La lla­ma “pol­vo de mar” y se ad­mi­ra an­te “la mi­nús­cu­la ola del sa­le­ro que nos en­se­ña el sa­bor cen­tral del in­fi­ni­to”. Es­cri­bo es­te ar­tícu­lo en la me­sa de un res­tau­ran­te. Veo jun­to a mí un sa­le­ro, pe­ro aho­ra lo veo de otra ma­ne­ra. De eso se tra­ta­ba.

Ilus­tra­ción Raúl

JO­SÉ AN­TO­NIO MA­RI­NA es@la­van­guar­dia.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.