El ar­tis­ta de la red Ma­ñes

Jor­ge Ma­ñes tras­to­ca la mi­ra­da con sus pro­pues­tas en Seet­his­way.com

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to Ál­va­ro Pa­lo­mo

Jor­ge Ma­ñes tam­bién es co­no­ci­do co­mo el tu­ris­ta per­pe­tuo, por­que via­ja, sí, pe­ro so­bre to­do por se­guir un es­ti­lo de vi­da que con­sis­te en “ver las co­sas de ma­ne­ra abier­ta”. La ac­ti­tud y la mi­ra­da per­so­nal de es­te di­se­ña­dor in­dus­trial son la esen­cia de ca­da una de sus ma­ni­fes­ta­cio­nes ar­tís­ti­cas re­co­gi­das en su ta­ller en la nu­be: Seet­his­Way.com. Pre­fie­re que sea es­te tra­ba­jo el que lo de­fi­na, el del ar­te que re­pre­sen­ta reali­da­des dis­tin­tas ya sean cul­tu­ra­les, so­cia­les o políticas, así crea. Co­mo ex­pli­ca él mis­mo, “pe­da­ci­tos de una ver­sión al­ter­na­ti­va del mun­do”. Ob­ser­var un lu­gar y trans­for­mar­lo, es­te es el mé­to­do de Ma­ñes. En Chi­na ob­ser­vó el ol­vi­do de las ciu­da­des inun­da­das a cau­sa de la cons­truc­ción de la pre­sa de las Tres Gar­gan­tas y lo trans­for­mó en ob­je­tos co­ti­dia­nos que re­tra­tan el con­flic­to. Es­te sim­bo­lis­mo abre “un diá­lo­go pri­va­do en­tre ar­tis­ta y pú­bli­co que da pie a la in­ter­pre­ta­ción” y la fuer­za del ar­te do­ta a es­ta in­ter­ac­ción del “fac­tor sor­pre­sa, que im­pac­ta e in­co­mo­da a la gen­te pa­ra que re­fle­xio­ne”. Ma­ñes cree que “el im­pac­to so­cial del ar­te aún no se ha ex­plo­ra­do su­fi­cien­te” ya que sus­ci­ta “un mo­do más pro­fun­do de con­cien­cia­ción”. En los es­pa­cios pú­bli­cos “fal­ta ac­ción”, opi­na. Por eso uti­li­za el ar­te pa­ra di­na­mi­zar­los, sea ani­man­do las es­qui­nas de los nú­cleos ur­ba­nos con pro­yec­cio­nes de am­bien­tes cul­tu­ra­les le­ja­nos que trans­por­tan los sen­ti­dos de los ve­ci­nos a los mer­ca­dos de Ma­rra­kech o de Chong­qing. Otro ejem­plo: ce­le­brar un cam­peo­na­to de te­nis en el par­king de un su­per­mer­ca­do Tes­co de Lon­dres, una for­ma crea­ti­va de “con­ver­tir un es­pa­cio pri­va­do en un ac­to pú­bli­co”, di­ce. Has­ta in­clu­so po­ner el di­se­ño al ser­vi­cio de la cohe­sión mu­ni­ci­pal con la fun­da­ción de Co­lum­bus­plein, una mi­cro­na­ción si­tua­da en una pla­za de Ams­ter­dam, don­de re­si­de. Aho­ra, la am­bi­ción del ar­tis­ta es “rea­li­zar pro­yec­tos más gran­des y lle­gar a más gen­te”. Mu­chos de es­tos pro­yec­tos ana­li­zan el turismo. Ma­ñes ha­ce sou­ve­nirs úni­cos que se adap­tan a las vi­ven­cias per­so­na­les pa­ra una “ex­pe­rien­cia más au­tén­ti­ca”. Eso hi­zo en el ca­mino de San­tia­go con su pro­pia má­qui­na por­tá­til o en lo al­to de la to­rre Eif­fel me­dian­te un me­ca­nis­mo de mol­deo ro­ta­cio­nal. En ca­da via­je el tu­ris­ta per­pe­tuo es tes­ti­go de có­mo cam­bia la ac­ti­tud de la gen­te cuan­do es­tá le­jos de ca­sa. Por eso, se pre­gun­ta: “¿Po­de­mos ser tu­ris­tas to­do el año?”.

Jor­ge Ma­ñes 30 años, Ma­drid Ar­tis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.