SE­ÑA­LES DE ALAR­MA

La Vanguardia - ES - - EN CASA -

Cuan­do los adul­tos no trans­mi­ten su len­gua a las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes sino otra con­si­de­ra­da de ma­yor pres­ti­gio. Ocu­rre en las fa­mi­lias de in­mi­gran­tes, que quie­ren fa­ci­li­tar la in­te­gra­ción de sus hi­jos en el país de aco­gi­da

An­te fe­nó­me­nos mi­gra­to­rios del en­torno ru­ral ha­cia las ur­bes, los más jó­ve­nes aca­ban per­dien­do el sen­ti­do de per­te­nen­cia de su idio­ma na­tal

El idio­ma co­rre pe­li­gro si no cuen­ta con el re­fuer­zo de un sis­te­ma nor­ma­ti­vo co­mún co­di­fi­ca­do tan­to de gra­má­ti­ca co­mo de ortografía

Sin una po­lí­ti­ca lin­güís­ti­ca (pro­mo­ción de uso por las ad­mi­nis­tra­cio­nes, cen­tros aca­dé­mi­cos y edu­ca­ti­vos), es­tas len­guas dé­bi­les se apa­gan

Si la len­gua cuen­ta con un nú­me­ro re­du­ci­do de ha­blan­tes, en tér­mi­nos ab­so­lu­tos y en re­la­ción con los gru­pos so­cia­les que vi­ven en la co­mu­ni­dad, en­ton­ces hay un pro­ble­ma. La si­tua­ción es par­ti­cu­lar­men­te gra­ve cuan­do el co­lec­ti­vo es­tá for­ma­do por per­so­nas an­cia­nas

Cuan­do se tien­de a es­con­der el idio­ma, por mie­do o sim­ple pe­re­za y su uso se li­mi­ta a ám­bi­tos y do­mi­nios so­cio­lin­güís­ti­cos ce­rra­dos, por ejem­plo en el gru­po fa­mi­liar o en el ho­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.