EL UNI­FOR­ME Y SU IM­POR­TAN­CIA

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

Ha­ce unos me­ses sal­ta­ba la no­ti­cia de que un hos­pi­tal chino ha­bía de­ci­di­do cam­biar el uni­for­me de las au­xi­lia­res de en­fer­me­ría por el de au­xi­lia­res de vue­lo. El ob­je­ti­vo: me­jo­rar la aten­ción a los pa­cien­tes, que por cues­tio­nes de es­te­reo­ti­po se sen­tían in­ti­mi­da­dos por las en­fer­me­ras pe­ro no por las aza­fa­tas. La fun­ción la­bo­ral se es­ce­ni­fi- ca en gran par­te a tra­vés de la for­ma de ves­tir. Los im­po­nen­tes uni­for­mes de los cuer­pos de se­gu­ri­dad, los za­pa­tos lus­tra­dos y los tra­jes ca­ros de mar­cas ex­clu­si­vas de los di­rec­ti­vos, las mo­das (co­mo el ac­tual look hips­ter) de aque­llos que quie­ren de­mos­trar que son crea­ti­vos o las ba­tas blan­cas que dis­tin­guen a pro­fe­sio­na­les de la sa­lud y cien­tí­fi­cos son ejem­plos de la im­por­tan­cia del atuen­do. De he­cho, en mu­chos ca­sos, “quitarse el dis­fraz” sir­ve pa­ra des­co­nec­tar de la vi­da la­bo­ral y vol­ver a ser lo que so­mos en la vi­da pri­va­da: pa­re­jas, ami­gos o pa­dres sin ma­yor dis­tin­ción de es­ta­tus. Pe­ro es im­por­tan­te re­cor­dar que la for­ma en la que nos tra­tan los de­más nos cam­bia

por den­tro. Y en nues­tra pro­fe­sión, los mo­dos de com­por­ta­mien­to de los otros de­pen­den, mu­cho más de lo que cree­mos, de nues­tro uni­for­me de tra­ba­jo. Otro de los ex­pe­ri­men­tos fa­mo­sos de la his­to­ria de la psi­co­lo­gía, el de obe­dien­cia a la au­to­ri­dad de Stan­ley Mil­gram, lo de­mos­tró. La in­ves­ti­ga­ción ini­cial lo­gró que un gru­po de vo­lun­ta­rios si­guie­ran pre­sio­nan­do un bo­tón que pen­sa­ban que da­ba des­car­gas eléc­tri­cas a una víc­ti­ma por­que un pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio se lo ha­bía pe­di­do. Des­pués, se hi­cie­ron va­ria­cio­nes del di­se­ño ini­cial pa­ra ver qué con­di­cio­nes eran ne­ce­sa­rias pa­ra pro­du­cir ese te­rri­ble efec­to de obe­dien­cia cie­ga. Y se des­cu­brió que la más im­por­tan­te era la for­ma de ves­tir del in­ves­ti­ga­dor: mien­tras és­te lle­va­ra al­go blan­co y fue­ra ele­gan­te, los vo­lun­ta­rios po­dían se­guir de­le­gan­do la res­pon­sa­bi­li­dad mo­ral en él. Youtu­be.com/ watch?v=iUFN1eX2s6Q

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.