La­dri­dos y gru­ñi­dos

La Vanguardia - ES - - DE LIBRO -

Las si­guien­tes con­si­de­ra­cio­nes son pa­ra com­par­tir­las con los ni­ños. An­te to­do de­jar­les cla­ro que los pe­rros son di­fe­ren­tes a las per­so­nas, y hay co­sas que se pue­den ha­cer y otras que no se de­be. Es un re­su­men de Jez Ro­se, un ex­per­to en con­duc­ta ani­mal Nun­ca pon­gas tu ca­ra cer­ca de la ca­ra del pe­rro.

Evi­ta ha­cer rui­dos fuertes y mo­vi­mien­tos rá­pi­dos. Les asus­ta. Nun­ca mo­les­tes a los pe­rros cuan­do es­tán dur­mien­do. Siem­pre es­pe­ra a que el pe­rro ven­ga ha­cia ti pa­ra ju­gar con él o aca­ri­ciar­lo. Nun­ca mo­les­tes o le­van­tes a un pe­rro cuan­do es­tá co­mien­do. No to­ques o te acer­ques o per­si­gas a un pe­rro que no co­no­ces. Los pe­rros gru­ñen cuan­do es­tán en­fa­da­dos o con mie­do. Cru­za los bra­zos y alé­ja­te len­ta­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.