MO­DER­NA DE PUE­BLO (Y A MU­CHA HON­RA)

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES - Tex­to Mer­cè Pau

Es de pue­blo y no lo es­con­de. Ra­quel Cór­co­les se mu­dó a la gran ciu­dad (Ma­drid) pa­ra se­guir con sus es­tu­dios pe­ro su con­di­ción de pue­ble­ri­na no le ayu­dó a pa­sar des­aper­ci­bi­da. Fru­to de sus pro­pias ex­pe­rien­cias y las de su círcu­lo en amo­res (y desamo­res) e in­ten­tos pa­ra in­te­grar­se en un mun­do des­via­do del mains­tream do­mi­nan­te, na­ció su al­ter ego en ver­sión có­mic, Mo­der­na de Pue­blo. De tra­zos sen­ci­llos, me­le­na rubia, in­se­pa­ra­ble de unas

way­fa­rer y una cha­que­ta de cue­ro ne­gro, es­te per­so­na­je pre­sen­ta un hu­mor muy fino, con el que la pe­rio­dis­ta e ilus­tra­do­ra de Reus ga­nó un con­cur­so de ti­ras có­mi­cas. En po­co tiem­po la Mo­der­na se con­vir­tió en un fe­nó­meno de ma­sas (más de 200.000 se­gui­do­res en Fa­ce­book) y en la pro­ta­go­nis­ta de tres li­bros: Soy de pue­blo: ma­nual pa­ra so­bre­vi­vir a la ciu­dad (Glé­nat), Los ca­pu­llos no re­ga­lan flo­res (Lu­men) y El Co­ol­tu­re­ta (Lu­men), en su ver­sión más mas­cu­li­na.

“Con ella in­ten­to ha­blar de có­mo es un jo­ven nor­mal hoy en día, sus in­tere­ses y las con­tra­dic­cio­nes con las que se en­cuen­tra”, co­men­ta Ra­quel. Ci­ta a Woody Allen pa­ra ex­pli­car­lo: “Mi ma­ne­ra de ha­cer hu­mor es de­cir la verdad”. La Mo­der­na ha­bla de mains­tream y postureo, se preo­cu­pa por su ba­rri­ga, su mo­reno ya ca­si inexis­ten­te y ti­pi­fi­ca las re­la­cio­nes, los mo­ñas, los es­co­tes o los pan­ta­lo­nes. Ti­ra de ob­je­tos y ro­pa vin­ta­ge, le gus­tan los ga­tos y se abro­cha has­ta el úl­ti­mo bo­tón de su ca­mi­sa. Pa­ra la pe­rio­dis­ta, en cam­bio, su vo­ca­bu­la­rio se re­su­me en tra­ba­jo, e-mails y vi­ñe­tas. El per­so­na­je le ha ayu­da­do a des­ta­par lo que pen­sa­ba so­bre cier­tos te­mas y no se ha­bía atre­vi­do a de­cir en su vi­da real, por eso ha­bla de un pro­ce­so “li­be­ra­dor”, pe­ro pe­se a que el pa­re­ci­do en­tre am­bas es ra­zo­na­ble, guar­dan al­gu­nas di­fe­ren­cias. “Me gus­ta pin­tar a la Mo­der­na más des­preo­cu­pa­da y frí­vo­la de lo que yo soy real­men­te”, con­fie­sa.

Ella se de­fi­ne co­mo cu­rran­ta y sa­be que es mo­men­to de apro­ve­char al má­xi­mo es­te boom pa­ra po­der se­guir tra­ba­jan­do de ello. Jue­ves, GQ o Cuore ya cuen­tan con ella y ya es­tá pre­pa­ran­do su pró­xi­mo li­bro, jun­to a su pa­re­ja, Car­los Ca­rre­ro, quien le apor­tó la vi­sión mas­cu­li­na ne­ce­sa­ria pa­ra crear el Co­ol­tu­re­ta, un nue­vo per­so­na­je con el que la Mo­der­na tu­vo al­gu­na que otra ci­ta. Tie­ne una mon­ta­ña de pro­yec­tos an­te sí. Sin ne­ce­si­dad de ma­nua­les, aho­ra la pue­ble­ri­na es­tá lis­ta pa­ra con­quis­tar to­das las ciu­da­des que se le pon­gan por de­lan­te, con mu­cha iro­nía, eso sí.

Ra­quel Cór­co­les 27 años Pe­rio­dis­ta e ilus­tra­do­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.