LA NARANJA DE LA DIS­COR­DIA

La Vanguardia - ES - - BOULEVARD -

Ha­bía una vez dos her­ma­nos que pa­sean­do por el bos­que, en­con­tra­ron una her­mo­sa y ju­go­sa naranja en el sue­lo. Am­bos que­rían la fru­ta, y em­pe­za­ron a dis­cu­tir pa­ra ver quién de­bía dis­fru­tar de tan dul­ce man­jar. Los dos se ha­bían ol­vi­da­do de desa­yu­nar, y es­ta­ban ham­brien­tos. No que­rían com­par­tir el ha­llaz­go. Así co­men­zó la ne­go­cia­ción. Uno de­cía: “Me­rez­co más que tú es­ta naranja por­que la he vis­to pri­me­ro”. El otro afir­ma­ba: “Yo me­rez­co la naranja más que tú, por­que tra­ba­jo más du­ro”. Nin­guno de los dos es­ta­ba dis­pues­to a ce­der, y la con­ver­sa­ción se con­vir­tió en una dis­cu­sión en to­da re­gla. No ha­bía pun­tos en co­mún ni ga­nas de com­par­tir. Tras más de me­dia ho­ra des­ga­ñi­tán­do­se, uno de los her­ma­nos de­ci­dió pro­po­ner una so­lu­ción que po­dría sa­tis­fa­cer a am­bos: cor­ta­ría la naranja por la mi­tad y así ca­da uno ten­dría una par­te. Aun­que el acuer­do no de­ja­ba sa­tis­fe­cho a nin­guno de los dos her­ma­nos, de­ci­die­ron lle­var­lo a ca­bo. Así, los dos her­ma­nos se des­pi­die­ron, mar­chán­do­se ca­da uno con su mi­tad del pre­mio. Al lle­gar a ca­sa, el her­mano ma­yor se apre­su­ró a dar­le uso a su pre­mio. Es­ta­ba muer­to de ham­bre, así que pe­ló la naranja, arro­jó la cás­ca­ra a un la­do y em­pe­zó a dis­fru­tar de la car­no­sa fru­ta. Pe­ro al ter­mi­nar, se sen­tía aún con mu­cha ham­bre. Su mi­tad no ha­bía bas­ta­do pa­ra sa­ciar­le. El her­mano pe­que­ño en­tró en su mo­ra­da y, muy ani­ma­do, se dis­pu­so a pre­pa­rar un pas­tel. La naranja le da­ría el sa­bor que es­ta­ba bus­can­do y, con­ten­to, se pu­so ma­nos a la obra. Em­pe­zó a ra­yar la piel, don­de re­si­de to­da la fra­gan­cia de la fru­ta, y des­car­tó la pul­pa, pues no le ser­vía pa­ra na­da. La­men­ta­ble­men­te, y pa­ra su des­con­ten­to, se dio cuen­ta de que no ten­dría su­fi­cien­te pa­ra ha­cer el pos­tre. Al día si­guien­te, am­bos her­ma­nos vol­vie­ron a en­con­trar­se y com­par­tie­ron lo su­ce­di­do. En ese mo­men­to se die­ron cuen­ta de que si hu­bie­ran com­par­ti­do sus ob­je­ti­vos con el otro, ha­brían lle­ga­do a un acuer­do mu­cho más pro­duc­ti­vo pa­ra am­bos. Si se hu­bie­ran es­cu­cha­do, po­drían ha­ber dis­fru­ta­do de aque­llo que ne­ce­si­ta­ban. El her­mano ma­yor ten­dría la ba­rri­ga lle­na y el pe­que­ño, un de­li­cio­so pas­tel que po­drían ha­ber com­par­ti­do. En­tre los dos ha­brían apro­ve­cha­do la fru­ta por com­ple­to, sa­tis­fa­cien­do ca­da uno su pro­pia ne­ce­si­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.