De afi­ción, mo­de­lo

La Vanguardia - ES - - ED -

Una ado­les­cen­te de, pon­ga­mos, 13 o 14 años, in­clu­so me­nos, que po­sa pa­ra la cá­ma­ra. Man­tie­ne los ojos muy abier­tos, tie­ne una ex­pre­sión ale­gre y man­da un be­so a un su­pues­to ob­ser­va­dor. No es una ima­gen es­pon­tá­nea, co­mo la que se po­dría es­pe­rar de al­guien de su edad, sino que, ver­da­de­ra­men­te, es un po­sa­do ca­si (o sin ca­si) de mo­de­lo. Den­se una vuel­ta por Ins­ta­gram o Fa­ce­book y ve­rán que mi­les de jó­ve­nes de esa edad se ha­cen y pu­bli­can fotos de es­te ti­po o pa­re­ci­das. ¿Por qué? Pro­ba­ble­men­te por la in­fluen­cia de las pro­pias re­des so­cia­les y de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción de ma­sas que han po­pu­la­ri­za­do has­ta tal pun­to a cierto es­te­reo­ti­po de fa­mo­so que hay mi­les de per­so­nas que, in­cons­cien­te­men­te, han ter­mi­na­do por imi­tar­lo. Eva Mi­llet ha­bla hoy de ese cu­rio­so efec­to, que he­mos lla­ma­do “In­fan­cia de pho­to­call”, y que más allá de va­lo­ra­cio­nes re­fle­ja el po­de­ro­so in­flu­jo del en­torno co­mu­ni­ca­ti­vo en có­mo nos ve­mos y có­mo que­re­mos que nos vean. ¿Me­jor? ¿Peor? Ni una co­sa ni otra. De he­cho, ca­da mo­men­to ha te­ni­do sus pro­pias pau­tas; ha­gan la prue­ba y bus­quen una fo­to de un po­sa­do ado­les­cen­te de prin­ci­pios del si­glo XX y com­pa­ren con lo que en­cuen­tren en las re­des so­cia­les. Un si­glo y un mun­do de dis­tan­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.