Crear

La Vanguardia - ES - - ED - JO­SÉ AN­TO­NIO MA­RI­NA es@la­van­guar­dia.es

Con los tiem­pos que co­rren la con­fian­za fla­quea. Jo­sé An­to­nio Ma­ri­na la res­ca­ta. Sin ella no es po­si­ble la con­vi­ven­cia

Ac­tual­men­te, es­ta­mos pa­de­cien­do una cri­sis de con­fian­za y es­to con­vier­te a es­te sen­ti­mien­to en cen­tro de nues­tra vi­da so­cial. Va­ya­mos a su ori­gen. Con­fiar pro­ce­de de fia­re, que im­pli­ca la idea de se­gu­ri­dad, de com­pro­mi­so. En cas­te­llano an­ti­guo, dar la fe era ha­cer una pro­me­sa. Es­ta idea de se­gu­ri­dad, de cer­te­za, per­ma­ne­ce to­da­vía en ex­pre­sio­nes co­mo dar fe o fe de vi­da. De la mis­ma raíz pro­ce­de fi­de­li­dad. Fi­de­li­dad es guar­dar la fe. Co­va­rru­bias (si­glo XVII) de­fi­ne la con­fian­za co­mo te­ner la se­gu­ri­dad de la fe de al­guno, es de­cir, de su pro­me­sa. Co­mo vi­vi­mos en una sociedad de des­con­fian­zas, es­car­men­ta­da, con­vie­ne re­cor­dar que no siem­pre ha si­do así. Por eso voy a ha­blar­les de Ro­ma, una sociedad fun­da­da en la fi­des, a la que lle­gó a con­ver­tir en una di­vi­ni­dad. Los ro­ma­nos se vol­vían su­bli­mes cuan­do ha­bla­ban de ella. Co­mo ejem­plo, nos sir­ven las pa­la­bras de Va­le-

LOS RO­MA­NOS ELO­GIA­BAN LO FIA­BLE POR­QUE DIG­NI­FI­CA­BA A LA PER­SO­NA Y EVI­TA­BA EL CAOS

rio Má­xi­mo, con­tem­po­rá­neo del em­pe­ra­dor Ti­be­rio, que re­co­pi­ló un buen nú­me­ro de ejem­plos dig­nos de imi­ta­ción. En el proe­mio del ca­pí­tu­lo de­di­ca­do a la

fi­des pú­bli­ca di­ce: “La ve­ne­ra­ble dei­dad de la Fi­des le­van­ta su dies­tra co­mo signo cer­tí­si­mo de la se­gu­ri­dad hu­ma­na, que siem­pre se man­tu­vo en nues­tra ciu­dad co­mo to­das las na­cio­nes re­co­no­cie­ron”. Es cierto que los ro­ma­nos po­dían enor­gu­lle­cer­se de su fi­de­li­dad. Ci­ce­rón de­fi­ne la fi­des co­mo “la ac­ti­tud per­se­ve­ran­te y ve­raz an­te las pa­la­bras pro­nun­cia­das o los acuer­dos ce­le­bra­dos”. Cuan­do un pue­blo ca­pi­tu­la­ba an­te Ro­ma se uti­li­za­ba la ex­pre­sión se de­de­re

in fidem populi ro­ma­ni ( se en­tre­ga­ban con con­fian­za a la leal­tad del pue­blo ro­mano). En la his­to­ria ro­ma­na hay un per­so­na­je már­tir de la fi­des. El cón­sul ro­mano Mar­co Ati­lio Re­gu­lo fue pri­sio­ne­ro de los car­ta­gi­ne­ses du­ran­te la pri­me­ra gue­rra Pú­ni­ca. Con el fin de can­jear pri­sio­ne­ros y de me­diar un acuer­do de paz, fue en­via­do a Ro­ma no sin an­tes ha­ber­se com­pro­me­ti­do a re­gre­sar a Car­ta­go en ca­so de que se frus­tra­sen los ob­je­ti­vos de su­mi­sión. Co­mo es­to es lo que su­ce­dió re­gre­só a Car­ta­go, don­de mu­rió. Los mo­ra­lis­tas cris­tia­nos elo­gia­ron es­ta fi­gu­ra y san Agus­tín lo con­si­de­ra­ba el ma­yor ejem­plo de la vir­tud pa­ga­na. Pa­ra los ro­ma­nos, una per­so­na te­nía que ser fia­ble. Eso for­ma­ba par­te de su dig­ni­dad y evi­ta­ba que las so­cie­da­des se di­sol­vie­ran en el caos. En los le­ja­nos tiem­pos de mi in­fan­cia, dar pa­la­bra de

ho­nor su­po­nía un com­pro­mi­so fir­me. In­clu­so los ni­ños lo res­pe­tá­ba­mos y quien no lo ha­cía se con­ver­tía en in­digno. Es­ta es una in­tere­san­te co­ne­xión. Has­ta que de­ge­ne­ró, la pa­la­bra ho­nor sig­ni­fi­ca­ba lo mis­mo que dig­ni­dad. La pro­pia dig­ni­dad, el ho­nor, im­pe­día cier­tos com­por­ta­mien­tos. En el mun­do an­glo­sa­jón, la fia­bi­li­dad ( trust­wort­hi­ness) es una vir­tud cí­vi­ca esen­cial y se en­se­ña a los ni­ños que de­ben me­re­cer la con­fian­za de los de­más. No­so­tros he­mos elo­gia­do la to­le­ran­cia co­mo vir­tud de­mo­crá­ti­ca esen­cial, sin sa­ber lo que ha­bía que to­le­rar. ¿El bien? No. El bien no hay que to­le­rar­lo sino aplau­dir­lo, fo­men­tar­lo. ¿El mal? Tam­po­co, hay que com­ba­tir­lo. La re­cu­pe­ra­ción de la con­fian­za pa­sa por una ac­ti­tud in­to­le­ran­te ha­cia lo in­to­le­ra­ble. La bue­na fe es un prin­ci­pio bá­si­co del de­re­cho. Quien abu­sa de ella, quien obra de ma­la

fe, so­ca­va el ci­mien­to de la con­vi­ven­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.