Sí pue­des

La Vanguardia - ES - - ED - RA­MI­RO CA­LLE es@la­van­guar­dia.es

Lla­mar la aten­ción, re­sul­tar in­tere­san­te, sor­pren­der... ele­men­tos esen­cia­les en la pa­re­ja pa­ra no caer en la mo­no­to­nía. Apun­tes de Ra­mi­ro Ca­lle

PRE­GUN­TA | Es­ti­ma­do Ra­mi­ro, soy una en­tu­sias­ta del su­ple­men­to ES y no me pier­do ni uno de sus tra­ba­jos. Me lla­mo Con­cep­ció y me da­ba cierto re­pa­ro es­cri­bir­le, pe­ro al fi­nal me he ani­ma­do a ello, qui­zá por­que ya em­pie­zo a es­tar al­go de­ses­pe­ra­da. ¿Por qué se­rá tan di­fí­cil el mun­do de las pa­re­jas? Ten­go 34 años y lle­vo seis ca­sa­da. Mi ma­ri­do y yo he­mos lle­ga­do a una si­tua­ción que me pro­vo­ca mu­chí­si­ma an­sie­dad y so­bre to­do des­alien­to. Veo que mi ma­ri­do ha cam­bia­do mu­cho y no sé có­mo sa­lir de es­ta com­pli­ca­da si­tua­ción. No me ha­ce ca­so, por­que se pa­sa to­do el día en el or­de­na­dor. Él tam­bién me echa en ca­ra que no le ha­go ca­so y me di­ce que se po­ne con el or­de­na­dor pa­ra des­co­nec­tar del pro­ble­ma y no dis­cu­tir. Me de­ses­pe­ro y no sé qué ha­cer. Pa­san los días y ca­da vez sien­to que es­ta­mos más dis­tan­cia­dos. Na­da tie­ne que ver nues­tra ac­tual for­ma de vi­da con

AU­MEN­TAR LA ATEN­CIÓN, EL IN­TE­RÉS Y LA MO­TI­VA­CIÓN AYU­DA A ROM­PER CON LA MO­NO­TO­NÍA

lo que fue­ron los dos pri­me­ros años de ma­tri­mo­nio. Nos es­ta­mos con­vir­tien­do en dos des­co­no­ci­dos que só­lo com­par­ten un ra­to de se­xo y na­da más. Me pre­gun­to to­dos los días si de­be­ría­mos aca­bar con nues­tra re­la­ción, por­qué ya du­do de si se ha con­ver­ti­do en una pan­to­mi­ma. ¿Qué me re­co­mien­da?

RES­PUES­TA | Es­ti­ma­da ami­ga, mu­chas gra­cias por se­guir­me. Com­pren­do tu ma­les­tar y an­gus­tia, so­bre to­do el sen­ti­mien­to de im­po­ten­cia que la si­tua­ción te pue­de ge­ne­rar. En to­das las pa­re­jas de­ben res­pe­tar­se tres es­pa­cios: el tu­yo, el mío y el nues­tro. Pe­ro uno no pue­de ex­ce­der­se en el mío y hay que sa­ber com­pa­ti­bi­li­zar. Efec­ti­va­men­te, cues­ta tra­ba­jo adap­tar­se a otra for­ma de vi­da, asu­mien­do otro ti­po de res­pon­sa­bi­li­da­des, pe­ro to­do se­ría mu­cho más lle­va­de­ro si exis­tie­ra una bue­na co­mu­ni­ca­ción en­tre vo­so­tros. A ve­ces, la in­com­pa­ti­bi­li­dad de ca­rac­te­res es un he­cho real, pe­ro tie­nes que tra­tar de dis­cer­nir en­tre si no te en­tien­de o es que tú in­ter­pre­tas que no te en­tien­de. Con el pa­so del tiem­po, las re­la­cio­nes de pa­re­ja van su­frien­do un des­gas­te y, a me­nu­do, la mo­no­to­nía las va anegan­do sal­vo que re­do­ble­mos la aten­ción, el in­te­rés y la mo­ti­va­ción. Tra­ta de ser tú la que te arries­gues a ha­blar con él y ha­cer­le esos ca­ri­ños que echas de me­nos y ex­plo­ra en ti mis­ma si no es po­si­ble tam­bién que tú ha­yas cam­bia­do en al­gún as­pec­to.

Am­bos te­néis que po­ner to­dos los me­dios ne­ce­sa­rios pa­ra bus­car un acer­ca­mien­to y cons­ta­tar si real­men­te os amáis lo su­fi­cien­te pa­ra con­ti­nuar co­mo pa­re­ja y la si­tua­ción no se de­be a la ru­ti­na y la iner­cia. Cuan­do se lle­ga a es­tos lí­mi­tes, el con­tex­to no es fá­cil de re­sol­ver, pe­ro si per­sis­te el ver­da­de­ro ca­ri­ño, hay que tra­tar de in­ten­tar­lo. Mu­chas ve­ces, si una pa­re­ja no se pue­de re­com­po­ner y es cau­sa cons­tan­te de su­fri­mien­to, se ha­ce inevi­ta­ble sol­tar­la. En to­do ca­so, tra­ta de dia­lo­gar con tu ma­ri­do, pe­ro un diá­lo­go cons­truc­ti­vo que no se en­ro­que en re­pro­ches. Te­néis por de­lan­te una prue­ba di­fí­cil, pe­ro que tam­bién pue­de for­ta­le­cer vues­tra re­la­ción si sa­béis en­ca­rar­la con ecua­ni­mi­dad y afec­to ver­da­de­ro, o bien mos­tra­ros que ha lle­ga­do el mo­men­to de cam­biar­la de signo. Des­de lue­go, siem­pre in­sis­to en ello, una re­la­ción que se ha ele­gi­do li­bre­men­te es pa­ra que sea sa­tis­fac­to­ria y de re­cí­pro­ca ayu­da.

Ilus­tra­ción Pa­blo Amar­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.