Lec­cio­nes de mú­si­ca por in­ter­net

La red uni­ver­sa­li­za el apren­di­za­je de cual­quier ins­tru­men­to mu­si­cal. Las webs y las apli­ca­cio­nes se mul­ti­pli­can

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to Jor­di Jar­que

Mul­ti­tud de webs y apli­ca­cio­nes pa­ra apren­der a to­car ins­tru­men­tos o me­jo­rar pa­ra los que ya sa­ben

Las ba­rre­ras se di­suel­ven. Char­lie Mo­reno, ba­jis­ta,

pro­duc­tor y com­po­si­tor, que ha via­ja­do por me­dio mun­do dan­do con­cier­tos y gra­ba­do va­rios dis­cos, agra­de­ce que in­ter­net le per­mi­ta me­jo­rar en su pro­fe­sión sin te­ner que des­pla­zar­se a la otra pun­ta del glo­bo, tan­to re­ci­bien­do co­mo dan­do cla­ses: “Yo, co­mo ba­jis­ta, si veo que hay un pro­fe­sor muy bueno en Se­vi­lla o en Nue­va York, ya no ten­go que pen­sar en des­pla­zar­me ni cuan­do re­ci­bir es­ta cla­se. Tam­bién me per­mi­te com­par­tir mis tru­cos, mis co­no­ci­mien­tos a cual­quier per­so­na de cual­quier par­te del mun­do”. No só­lo su­ce­de con los pro­fe­sio­na­les. Tam­bién au­men­tan las po­si­bi­li­da­des de quie­nes quie­ren ini­ciar­se en al­gún ins­tru­men­to. Los re­cur­sos en la red se mul­ti­pli­can, así co­mo la ne­ce­si­dad de es­ta­ble­cer cri­te­rios pa­ra dis­cer­nir la ca­li­dad o des­en­tra­ñar qué es ne­ce­sa­rio te­ner pre­sen­te real­men­te an­te tan­ta ofer­ta. La puer­ta que se abre es muy gran­de.

“Es un he­cho. La for­ma­ción on­li­ne es­tá aquí pa­ra que­dar­se. Tam­bién en el te­rreno de la en­se­ñan­za de la mú­si­ca”, afir­ma Car­los Sán­chez de Me­di­na, ba­jis­ta, com­po­si­tor y co­fun­da­dor de On­mu­sics.com, una pla­ta­for­ma que fun­cio­na des­de el año 2013. Pa­ra An­to­ni Es­ca­yo­la, je­fe de es­tu­dios de len­gua­je mu­si­cal de la academia Mars­hall, de Bar­ce­lo­na, era pre­vi­si­ble. “La in­cor­po­ra­ción de las nue­vas tec­no­lo­gías no ha si­do aje­na al mun­do de la do­cen­cia mu­si­cal”. Y Sal­va­dor Nie­bla, ba­te­ris­ta y com­po­si­tor, te­nía tan cla­ro que el fu­tu­ro de la for­ma­ción del mú­si­co pa­sa­ba por in­ter­net, que en el año 2000 lan­zó a la red Vir­tual Drum­mer School, una pla­ta­for­ma de mú­si­ca de per­cu­sión y ba­te­rías que ac­tual­men­te cuen­ta con

48.000 es­tu­dian­tes re­gis­tra­dos de 120 paí­ses: “Te­ne­mos unos 4.500 ví­deos col­ga­dos con ca­si dos mil par­ti­tu­ras y los me­jo­res maes­tros del mun­do”. Un éxi­to. Así que el si­guien­te pa­so de Sal­va­dor Nie­bla ha si­do crear tam­bién Pro­fe­so­res­de Musica On­li­ne, am­plia­do a otros ins­tru­men­tos “y que ha de­ri­va­do en un nue­vo pro­yec­to que aca­ba­mos de lan­zar aho­ra lla­ma­do di­dac­ting”. Se tra­ta de una pla­ta­for­ma vir­tual edu­ca­ti­va pa­ra ofre­cer cur­sos y cla­ses on li­ne di­se­ña­da es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra que sea uti­li­za­da por es­cue­las. Tam­bién con­cer­tis­tas co­mo In­ma­cu­la­da Bal­sells, de gui­ta­rra clá­si­ca, con­si­de­ra que la red abre po­si­bi­li­da­des que va­le la pe­na con­tem­plar.

Ven­ta­jas Pa­ra Es­ca­yo­la, las ven­ta­jas son evi­den­tes, in­clu­so pa­ra la ins­ti­tu­ción cen­te­na­ria en la que tra­ba­ja de­di­ca­da so­bre to­do a la en­se­ñan­za del piano. “Su má­xi­mo atrac­ti­vo es la in­me­dia­tez, su ac­ce­si­bi­li­dad e in­ter­ac­ti­vi­dad y, so­bre to­do, su gran va­rie­dad y ofer­ta. Es un puen­te di­rec­to con las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de alum­nos que, ca­da vez más y de ma­ne­ra más pre­coz, per­ci­ben es­tas tec­no­lo­gías con to­tal pro­xi­mi­dad. Hay pro­gra­mas, cur­sos, fo­ros, ci­clos for­ma­ti­vos, ac­ce­so a ti­tu­la­cio­nes on­li­ne, et­cé­te­ra, que abar­can gran par­te de los ni­ve­les, tan­to teó­ri­cos co­mo las que for­man par­te del apren­di­za­je de un ins­tru­men­to mu­si­cal. Su apli­ca­ción tan­to pue­de ser en for­ma de una asig­na­tu­ra más de la en­se­ñan­za mu­si­cal, in­clu­so, in­cor­po­ran­do un au­la in­for­má­ti­ca es­pe­cí­fi­ca, o bien co­mo com­ple­men­to a las cla­ses pre­sen­cia­les”.

Pa­ra los alum­nos abre la po­si­bi­li­dad de sa­tis­fa­cer la cu­rio­si­dad y las an­sias de in­da­gar so­bre las ma­te­rias en que se quie­re pro­fun­di­zar. Ac­ce­so a par­ti­tu­ras que an­ta­ño re­que­ría o com­prar o fo­to­co­piar; com­pa­rar es­ti­los de apren­di­za­je an­tes de com­pro­me­ter­se con nin­gún mé­to­do, es­cue­la o pro­fe­sor; de­can­tar­se más fá­cil­men­te por un ti­po de mú­si­ca u otro. “Es co­mo si tu­vié­ra­mos la po­si­bi­li­dad de que Mes­si o Ro­nal­do nos die­ra unas cla­ses de fút­bol”, ase­gu­ra Sal­va­dor Nie­bla. Años atrás es­to se­ría ca­si in­via­ble. Só­lo te­nían ac­ce­so a los gran­des maes­tros mú­si­cos ex­cep­cio­na­les, co­mo In­ma­cu­la­da Bal­sells, que se es­tu­vo for­man­do con Nar­ci­so Ye­pes en Pa­rís. “Sin du­da al es­tar an­te el maes­tro te im­preg­nas de sus ma­ne­ras, de su sen­si­bi­li­dad, de su ca­li­dad hu­ma­ni­dad. Pe­ro es verdad que con in­ter­net más es­tu­dian­tes ha­brían po­di­do te­ner la suer­te de re­ci­bir al­gu­na cla­se su­ya”. Hay más ven­ta­jas. “La fle­xi­bi­li­dad ho­ra­ria es ex­tre­ma”, en­fa­ti­za Car­los Sán­chez de Me­di­na. Alum­nos que só­lo pue­den a las cua­tro de la tar­de de un domingo, por ejem­plo, o cual­quier otro ins­tan­te. El mo­men­to ya no es la ex­cu­sa pa­ra no re­ci­bir cla­ses. Es el signo de los tiem­pos. Aun así hay re­ti­cen­cias.

Re­ti­cen­cias Si se es­cri­be en el bus­ca­dor de Goo­gle “cur­sos de gui­ta­rra on­li­ne”, apa­re­cen más de un mi­llón de en­tra­das. Y si se po­ne en in­glés “On­li­ne gui­tar les­sons”, más de ca­tor­ce mi­llo­nes. Prue­be con otros ins­tru­men­tos y re­sul­ta abru­ma­dor. Con tan­to con­te­ni­do se tra­ta de sa­ber es­co­ger los re­cur­sos ade­cua­dos. Pa­ra quie­nes em­pie­zan, tal vez no es­tá de más con­tar con la guía de al­guien. “Si bien es cierto que en YouTu­be, por ejem­plo, pue­des apren­der lo que quie­ras, cuan­do es­tás em­pe­zan­do es muy im­por­tan­te que sea per­so­na­li­za­do”, su­gie­re Char­lie Mo­reno, quien co­men­ta que pa­ra quien se es­tá ini­cian­do es im­por­tan­te que le co­rri­jan las pos­tu­ras.

Equi­po ne­ce­sa­rio Sal­va­das las re­ti­cen­cias na­tu­ra­les el si­guien­te pa­so es po­ner­se ma­nos a la obra. Pa­ra que el apren­di­za­je sea sa­tis­fac­to­rio se re­quie­ren unos re­qui­si­tos mí­ni­mos que tan­to Sal­va­dor Nie­bla co­mo Car­los Sán­chez de Me­di­na apun­tan. La co­nec­ti­vi­dad es im­por­tan­te. Nor­mal­men­te una co­ne­xión a la lí­nea de in­ter­net de 3 Mb es su­fi­cien­te. En cuan­to a la ima­gen, cual­quier web­cam del mer­ca­do es idó­nea pa­ra re­ci­bir una cla­se, pe­ro es muy re­co­men­da­ble que al me­nos ten­ga una ca­li­dad de 24 fra­mes por se­gun­do. En cuan­to al au­dio, en ge­ne­ral, el mi­cró­fono in­terno de un or­de­na­dor por­tá­til o el in­te­gra­do en una cá­ma­ra web tie­ne la ca­li­dad su­fi­cien­te pa­ra ha­cer las cla­ses sa­tis­fac­to­ria­men­te, ex­cep­to en los ins­tru­men­tos de per­cu­sión, que re­quie­ren un dis­po­si­ti­vo de ma­yor ca­li­dad. Y un úl­ti­mo con­se­jo de Sal­va­dor Nie­bla. “Es im­por­tan­te que an­tes de ini­ciar la cla­se leas cuál es el me­jor sis­te­ma pa­ra ob­te­ner un buen so­ni­do. Y que uses au­ri­cu­la­res pa­ra que tu so­ni­do no pro­duz­ca un ping pong y es­cu­ches el so­ni­do re­bo­ta­do, con aco­ple”. A pro­bar y a gra­bar. To­ma uno.

Mo­zart es­ta­ba pre­sen­te

en los con­ser­va­to­rios de mú­si­ca, aho­ra tam­bién

se en­cuen­tra en la red

Por in­ter­net tam­bién se ac­ce­de a las pie­zas

del trom­pe­tis­ta de jazz Chet Ba­ker

La red ha­ce po­si­ble el ac­ce­so a cual­quier ti­po de mú­si­ca De­fi­ni­do co­mo el me­jor gui­ta­rris­ta de to­dos los tiem­pos, Ji­mi Hen­drix en su

úl­ti­mo concierto en 1970

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.