Or­to­don­cia pa­ra adul­tos

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to Ro­sa Le­ci­na

Lle­var apa­ra­tos en la bo­ca pa­ra me­jo­rar­la no es pa­tri­mo­nio de los me­no­res de edad

La or­to­don­cia no es pa­tri­mo­nio ex­clu­si­vo de ni­ños y ado­les­cen­tes. Al con­tra­rio, ca­da vez son más las per­so­nas que, pa­sa­da la pu­ber­tad, de­ci­den po­ner­se apa­ra­tos pa­ra con­se­guir una son­ri­sa más bo­ni­ta y unos dien­tes más sa­nos

MU­CHOS ADUL­TOS SE ANI­MAN AL VER QUE LOS APA­RA­TOS SON APE­NAS VI­SI­BLES REALI­NEAR LOS DIEN­TES PUE­DE LLE­VAR EN­TRE ME­DIO AÑO Y DOS

No es una per­cep­ción, es un he­cho. La or­to­don­cia

en adul­tos ha au­men­ta­do en los úl­ti­mos años y ca­da vez son más las per­so­nas que de­ci­den me­jo­rar su son­ri­sa y lu­cen sin com­ple­jos sus apa­ra­tos a cual­quier edad. Se tra­ta efec­ti­va­men­te de una ten­den­cia al al­za que se re­fle­ja a dia­rio en los cen­tros de or­to­don­cia, don­de no deja de au­men­tar el nú­me­ro de pa­cien­tes que ya su­pe­ran la vein­te­na. Es el ca­so de la clí­ni­ca Or­to­don­cia Tres Torres de Bar­ce­lo­na, di­ri­gi­da por el doc­tor Fernando de la Igle­sia, en la que “los adul­tos re­pre­sen­tan ac­tual­men­te el 70% del to­tal de pa­cien­tes”.

Es­te cre­ci­mien­to en la de­man­da de co­rrec­to­res den­ta­les por par­te de los adul­tos se de­be a di­fe­ren­tes fac­to­res. Sin em­bar­go, tie­nen mu­cho que ver “los avan­ces tec­no­ló­gi­cos en es­ta es­pe­cia­li­dad, ya que ha­cen más lle­va­de­ros y efi­cien­tes es­tos tra­ta­mien­tos y per­mi­ten la re­duc­ción de la du­ra­ción de los mis­mos”, re­ve­la Es­te­la Arias, di­rec­to­ra mé­di­ca de Or­to­don­cia en Vi­tal­dent. Por su par­te, jue­gan tam­bién un pa­pel de­ter­mi­nan­te “los avan­ces es­té­ti­cos, con los que se con­si­gue que los tra­ta­mien­tos de or­to­don­cia pue­dan pa­sar prác­ti­ca­men­te inad­ver­ti­dos”. Al mis­mo tiem­po, el he­cho de que sea ca­da vez más ha­bi­tual ver a adul­tos con apa­ra­tos y su uso tam­bién por par­te de fa­mo­sos y per­so­nas po­pu­la­res ha­cen que los ali­nea­do­res den­ta­les ten­gan hoy en día una ma­yor acep­ta­ción so­cial. Aun así, “mu­cha gen­te si­gue cre­yen­do que la or­to­don­cia es so­lo co­sa de ni­ños y que por ser adul­to ya no se pue­de co­rre­gir su pro­ble­ma. Pe­ro los dien­tes se pue­den mo­ver sin pe­li­gro a cual­quier edad si se ha­ce de la ma­ne­ra ade­cua­da”, afir­ma el doc­tor Ja­vier Ca­nut, es­pe­cia­lis­ta con gran ex­pe­rien­cia en or­to­don­cia y or­to­pe­dia den­to-fa­cial de la Clí­ni­ca Ca­nut de Ma­drid.

Otra de las re­ti­cen­cias de mu­chas per­so­nas a la ho­ra de re­cu­rrir a la or­to­don­cia es la per­cep­ción de que es­ta “va a mo­les­tar­les y que les di­fi­cul­ta­rá el co­mer o el ha­blar. La reali­dad es que, ex­cep­to los pri­me­ros días en los que uno de­be acos­tum­bra­se al tac­to del co­rrec­tor y los dien­tes es­tán un po­co sen­si­bles, el tra­ta­mien­to es prác­ti­ca­men­te in­do­lo­ro y no al­te­ra en ab­so­lu­to las fun­cio­nes ora­les. De he­cho, pa­ra mo­ver los dien­tes lo más efi­caz­men­te po­si­ble sin da­ñar­los es ne­ce­sa­rio usar fuer­zas muy li­ge­ras, sua­ves y con­tro­la­das, por lo que una vez ini­cia­do el tra­ta­mien­to ape­nas mo­les­ta y no hay do­lor al­guno, ase­gu­ra el doc­tor Ca­nut. Eso sí, “pue­den ser pro­ce­di­mien­tos ne­ce­sa­ria­men­te lar­gos (en­tre 18 y 24 me­ses) si se quie­ren con­se­guir re­sul­ta­dos es­ta­bles. No obs­tan­te, los api­ña­mien­tos de dien­tes no muy acen­tua­dos se pue­den co­rre­gir en tan so­lo 6 o 9 me­ses o in­clu­so en me­nos tiem­po si las im­per­fec­cio­nes son pe­que­ñas”.

¿Pe­ro cuá­les son los mo­ti­vos por los que los adul­tos se plan­tean la or­to­don­cia? “El pri­me­ro es el es­té­ti­co. Los dien­tes se en­cuen­tran en el cen­tro de la ca­ra y es don­de el in­ter­lo­cu­tor fi­ja su mi­ra­da cuan­do ha­bla­mos o son­reí­mos. Una son­ri­sa que mues­tra una den­ta­du­ra de dien­tes blan­cos per­fec­ta­men­te ali­nea­dos es un signo de be­lle­za e irra­dia ju­ven­tud, sa­lud y cui­da­do per­so­nal. El se­gun­do, por sa­lud, pa­ra me­jo­rar la fun­ción y au­men­tar la lon­ge­vi­dad de su den­ta­du­ra. Un tra­ta­mien­to de or­to­don­cia con­si­gue co­lo­car los dien­tes pa­ra que aguan­ten bien las fuer­zas de la mas­ti­ca­ción, al­go im­por­tan­tí­si­mo hoy en día, no tan­to pa­ra co­mer sino pa­ra pro­te­ger nues­tros dien­tes y en­cías de las con­se­cuen­cias del há­bi­to de apre­tar y fro­tar los dien­tes por la no­che, el bru­xis­mo, muy re­la­cio­na­do con el es­trés y que pue­de te­ner co­mo con­se­cuen­cia la pér­di­da de pie­zas den­ta­rias”, ex­pli­ca el doc­tor Ja­vier Ca­nut. Por ello, “los or­to­don­cis­tas nos en­car­ga­mos de ajus­tar la oclu­sión (la mor­di­da) pa­ra que los dien­tes so­por­ten me­jor las fuer­zas en­tre to­dos y ten­ga­mos así más po­si­bi­li­da­des de que nos du­ren to­da la vi­da”.

Asi­mis­mo, gra­cias a la or­to­don­cia se pue­den ha­cer tra­ta­mien­tos pa­ra re­co­lo­car dien­tes des­pla­za­dos, ha­cer es­pa­cio pa­ra im­plan­tes, rea­li­zar res­tau­ra­cio­nes cos­mé­ti­cas, trac­cio­nar dien­tes in­clui­dos que no han erup­cio­na­do en la edad in­fan­til pa­ra obli­gar­les a sa­lir o pa­ra co­rre­gir al­te­ra­cio­nes en el ta­ma­ño o la po­si­ción de los hue­sos ma­xi­la­res en com­bi­na­ción con la ci­ru­gía or­tog­ná­ti­ca (una mez­cla de ci­ru­gía ma­xi­lo­fa­cial y es­té­ti­ca), en­tre otros.

Otro be­ne­fi­cio de te­ner los dien­tes bien ali­nea­dos es que es­tos “acu­mu­lan me­nos par­tí­cu­las y se en­su­cian me­nos fa­vo­re­cien­do al mis­mo tiem­po las ma­nio­bras de hi­gie­ne dia­rias”, se­ña­la Ca­nut. Por su par­te, el doc­tor Car­los Gó­mez Oli­ver, di­rec­tor mé­di­co de la clí­ni­ca Im­plan­to­lo­gía Avan­za­da de Ma­drid, des­ta­ca que “al con­se­guir una me­jor ali­nea­ción den­tal, la mas­ti­ca­ción es más óp­ti­ma y los ali­men­tos lle­gan en me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra su di­ges­tión”.

Por lo con­tra­rio, “una po­si­ción in­co­rrec­ta de las pie­zas den­ta­les, ade­más de ori­gi­nar pro­ble­mas en la mor­di­da, oca­sio­na una ten­sión ex­tra so­bre los múscu­los de la mas­ti­ca­ción que in­ci­de en la apa­ri­ción de do­lo­res de ca­be­za, cue­llo, hom­bros y es­pal­da”, ad­vier­te la or­to­don­tis­ta Es­te­la Arias. A su vez, cual­quier ti­po de pro­ble­ma bu­co­den­tal sue­le ser mo­ti­vo de com­ple­jo, por lo que la or­to­don­cia apor­ta, al con­se­guir una son­ri­sa más es­té­ti­ca, se­gu­ri­dad y au­to­es­ti­ma.

Hoy en día, la or­to­don­cia no se li­mi­ta a los clá­si­cos hie­rros. Aun­que si­guen uti­li­zán­do­se los brac­kets me­tá­li­cos, “pa­ra los adul­tos pre­fe­ri­mos uti­li­zar téc­ni­cas y apa­ra­tos más dis­cre­tos y có­mo­dos pe­ro que, ade­más, con­si­gan el me­jor re­sul­ta­do en el me­nor tiem­po fac­ti­ble. Es im­por­tan­te tam­bién in­ter­fe­rir lo me­nos po­si­ble con el día a día; un pa­cien­te adul­to de­be ser ca­paz de ha­blar y co­mer con normalidad y no al­te­rar su vi­da u ho­ra­rio por cul­pa de un tra­ta­mien­to den­tal”, re­cal­ca el doc­tor Ja­vier Ca­nut.

Por ello, cuan­do se plan­tea un tra­ta­mien­to de or­to­don­cia, “el pri­mer cri­te­rio es, una vez es­tu­dia­do el ca­so en par­ti­cu­lar, va­lo­rar el re­sul­ta­do que se quie­re con­se­guir y en cuán­to tiem­po”, in­di­ca el es­to­ma­tó­lo­go Car­los Gó­mez Oli­ver. A par­tir de ahí, tam­bién se­rán fac­to­res de­ter­mi­nan­tes, por ejem­plo, las par­ti­cu­la­ri­da­des so­cia­les o la­bo­ra­les del pa­cien­te – si pre­fie­re po­der quitarse la or­to­don­cia en mo­men­tos pun­tua­les o que sea im­per­cep­ti­ble –o su pre­su­pues­to–, ya que los pre­cios va­rían

bas­tan­te se­gún el ti­po de co­rrec­tor. “Ac­tual­men­te exis­ten tres ti­pos de or­to­don­cia: la vi­si­ble, la lin­gual y los ali­nea­do­res trans­pa­ren­tes re­mo­vi­bles”, apun­ta el doc­tor Fernando de la Igle­sia. “Cuan­do ha­bla­mos de or­to­don­cia vi­si­ble nos referimos a los brac­kets –me­tá­li­cos o cerámicos– que se ad­hie­ren a la su­per­fi­cie ex­te­rior de los dien­tes. Son el mé­to­do más eco­nó­mi­co (es­pe­cial­men­te si se op­ta por los brac­kets me­tá­li­cos), prác­ti­ca­men­te no re­quie­re de la co­la­bo­ra­ción por par­te del pa­cien­te y fun­cio­na las 24 ho­ras del día al tra­tar­se de apa­ra­tos fi­jos. Ade­más, el tiem­po de aco­mo­da­ción es de tan só­lo unos diez días, pe­rio­do tras el cual no oca­sio­nan ape­nas mo­les­tias”, co­men­ta.

Su in­con­ve­nien­te es que, tal co­mo su nom­bre in­di­ca, son vi­si­bles al ha­blar o al son­reír y, por tan­to, son los me­nos es­té­ti­cos. No obs­tan­te, se­ña­la el doc­tor Ca­nut, “hoy en día, con los nue­vos ma­te­ria­les cerámicos, los brac­kets se adap­tan y ca­mu­flan con el es­mal­te de ca­da pa­cien­te sien­do bas­tan­te im­per­cep­ti­bles”.

Res­pec­to a la or­to­don­cia lin­gual, com­par­te be­ne­fi­cios con la or­to­don­cia vi­si­ble al tra­tar­se tam­bién de apa­ra­tos fi­jos. La gran di­fe­ren­cia es­tá en que los brac­kets se pe­gan en la ca­ra in­ter­na de los dien­tes en lu­gar de en la ca­ra ex­ter­na, por lo que pa­san to­tal­men­te inad­ver­ti­dos. Sin em­bar­go, la or­to­don­cia lin­gual tie­ne tam­bién sus pun­tos dé­bi­les: su pre­cio y que pue­den oca­sio­nar mí­ni­mas mo­les­tias o in­ter­fe­ren­cias en el ha­bla. “Es el sis­te­ma más cos­to­so por­que, por un la­do, se tra­ta de una téc­ni­ca muy com­ple­ja y la­bo­rio­sa que re­quie­re mu­cha for­ma­ción y es­pe­cia­li­za­ción por par­te del or­to­don­cis­ta y, por el otro, por­que los alam­bres y los

brac­kets se mo­de­lan pa­ra ca­da pa­cien­te de for­ma es­pe­cí­fi­ca con una tec­no­lo­gía y unos ma­te­ria­les muy ex­clu­si­vos”, acla­ra el doc­tor Fernando de la Igle­sia, quien es un re­co­no­ci­do es­pe­cia­lis­ta en es­te ti­po de or­to­don­cia. Si bien es cierto que pue­de ser li­ge­ra­men­te más in­có­mo­do que otros mé­to­dos y en­tor­pe­cer al ha­blar al cho­car la len­gua con los brac­kets, “es cues­tión de pa­cien­cia, ya que son pe­que­ñas mo­les­tias que des­apa­re­cen al ca­bo de diez o quin­ce días. Tam­bién re­co­men­da­mos prac­ti­car los pri­me­ros días, le­yen­do en voz al­ta, pa­ra que el pa­cien­te se adap­te a la nue­va si­tua­ción y con­si­ga ha­blar con to­tal normalidad rá­pi­da­men­te”. Eso sí, cuan­do se op­ta por la or­to­don­cia lin­gual, hay que ser muy cui­da­do­so con la hi­gie­ne bu­cal, ya que al es­tar los brac­kets co­lo­ca­dos en la par­te in­ter­na de los dien­tes, el ce­pi­lla­do es más com­pli­ca­do.

“Pa­ra aque­llas per­so­nas que pre­fie­ren no lle­var apa­ra­tos fi­jos exis­ten otras téc­ni­cas co­mo la lla­ma­da in­vi­sa­lign, que con­sis­te en el uso dia­rio de una su­ce­sión de fé­ru­las fi­nas y trans­pa­ren­tes que cu­bren los dien­tes obli­gán­do­les a mo­ver­se y que de­ben cam­biar­se ca­da dos se­ma­nas. Tie­ne co­mo ven­ta­ja el he­cho de que la fé­ru­la es ca­si in­vi­si­ble y que se pue­de qui­tar pa­ra la­var­se los dien­tes, co­mer, be­ber be­bi­das ca­lien­tes co­mo ca­fé o te y en si­tua­cio­nes con­cre­tas. Pe­ro hay que ser muy dis­ci­pli­na­do y usar­lo unas 22 ho­ras to­dos los días o no se al­can­za­rán los re­sul­ta­dos es­pe­ra­dos”, ad­vier­te el or­to­don­cis­ta Ja­vier Ca­nut. Se tra­ta de un sis­te­ma “ex­tre­ma­da­men­te có­mo­do, que no pro­du­ce af­tas ni úl­ce­ras y que per­mi­te vi­sua­li­zar vir­tual­men­te los re­sul­ta­dos del tra­ta­mien­to an­tes de ini­ciar­lo”, aña­de el doc­tor Fernando de la Igle­sia.

Sus in­con­ve­nien­tes son que, al no tra­tar­se de un apa­ra­to fi­jo, se re­quie­re de la coope­ra­ción y el com­pro­mi­so del pa­cien­te pa­ra lo­grar los efec­tos desea­dos, es un sis­te­ma más cos­to­so de­bi­do al pro­ce­so de pla­ni­fi­ca­ción y con­fec­ción de los apa­ra­tos y que no pue­de apli­car­se en aque­llos ca­sos más com­ple­jos en los que se re­quie­re mo­ver la raíz del dien­te.

El gran pro­ble­ma de los tra­ta­mien­tos de or­to­don­cia es que, des­afor­tu­na­da­men­te, el re­sul­ta­do no es es­ta­ble en el tiem­po por cul­pa de al­gu­nos fac­to­res de­for­man­tes, por lo que si no se to­man me­di­das, los dien­tes ten­de­rán a tor­cer­se de nue­vo po­co a po­co. Por es­ta ra­zón, ex­pli­ca la or­to­don­cis­ta Es­te­la Arias, “una vez que el pa­cien­te ter­mi­na su tra­ta­mien­to es re­co­men­da­ble uti­li­zar re­te­ne­do­res que ayu­den a man­te­ner los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos. Ac­tual­men­te exis­ten dos ti­pos, los fi­jos y los re­mo­vi­bles. Es­tos úl­ti­mos sue­len ser una fé­ru­la transparente, mien­tras que los pri­me­ros acos­tum­bran a ser una pe­que­ña ba­rra que se co­lo­ca de­trás de los in­ci­si­vos pa­ra con­ser­var fi­ja su po­si­ción”.

LOS BRAC­KETS, VI­SI­BLES, SE DI­SI­MU­LAN CON EL ES­MAL­TE EL SIS­TE­MA LIN­GUAL OBLI­GA A SER PUL­CRO CON LA HI­GIE­NE BU­CAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.