Só­lo pa­ra mu­je­res

Agen­cias de­di­ca­das en ex­clu­si­va a or­ga­ni­zar via­jes pa­ra ellas, ho­te­les que re­ser­van to­das o par­te de sus ha­bi­ta­cio­nes pa­ra uso fe­me­nino, vi­ven­cias cul­tu­ra­les a las que só­lo tie­nen ac­ce­so las mu­je­res: las ex­pe­rien­cias con el se­llo ‘wo­men only’ ga­nan te­rren

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to Elian­ne Ros

Ho­te­les ex­clu­si­vos, ex­pe­rien­cias pen­sa­das por y pa­ra mu­je­res. Otra ma­ne­ra de via­jar se abre pa­so.

Ne­rea González, 38 años, sol­te­ra y re­si­den­te en Ma­drid tras pa­sar me­dia vi­da en Es­ta­dos Uni­dos, se con­fie­sa “po­co par­ti­da­ria de los via­jes or­ga­ni­za­dos”. Sin em­bar­go, es­ta con­tro­la­do­ra aé­rea de es­pí­ri­tu aven­tu­re­ro, cu­yo tiem­po y di­ne­ro con­sa­gra a su “pa­sión” por ver mun­do, se de­jó ten­tar el pa­sa­do mes de sep­tiem­bre por una pro­pues­ta tu­rís­ti­ca en gru­po pa­ra des­cu­brir Irán en­tre mu­je­res. Ma­ría Jo­sé Ibá­ñez, pro­fe­so­ra ju­bi­la­da de 63 años, se­pa­ra­da y re­si­den­te fis­cal en Ma­drid, tam­bién es una “via­je­ra vo­ca­cio­nal”. Ha vi­si­ta­do exó­ti­cos paí­ses con pa­que­tes tu­rís­ti­cos con­ven­cio­na­les, pe­ro la pa­sa­da pri­ma­ve­ra op­tó por ir­se a Nue­va York –des­tino por el que, ad­mi­te, “no te­nía mu­cho in­te­rés”– con otras ocho per­so­nas de su mis­mo se­xo pa­ra co­no­cer la ciu­dad des­de un án­gu­lo di­fe­ren­te. Sin pro­po­nér­se­lo, tan­to la “com­ba­ti­va” Ne­rea co­mo la “no muy fe­mi­nis­ta” Ma­ría Jo­sé han en­tra­do a for­mar par­te de un mer­ca­do emer­gen­te, el wo­men

only. Co­mo ellas, ca­da vez más mu­je­res des­cu­bren las ven­ta­jas de via­jar en fe­me­nino. Una ten­den­cia sur­gi­da en los se­ten­ta y los ochen­ta en Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro que se des­plie­ga a es­te la­do del char­co con fór­mu­las in­no­va­do­ras di­ri­gi­das a un per­fil de­fi­ni­do. “Es un seg­men­to que va de los 35 a los 65 años, con es­pe­cial in­ci­den­cia en las mu­je­res de más de 50 años, la ma­yo­ría pro­ce­den del mun­do de la edu­ca­ción, la sa­ni­dad o la hos­te­le­ría y son sol­te­ras, viu­das o se­pa­ra­das”, re­su­me San­dra Ca­nu­das, con­sul­to­ra de via­jes, es­pe­cia­lis­ta en turismo de gé­ne­ro y au­to­ra de

Ma­nual pa­ra via­je­ras y Ma­nual de la vuel­ta al mun­do. Otros pro­fe­sio­na­les del sec­tor am­plían el es­pec­tro. Las si­túan en­tre los 28 y los 72 años e in­clu­yen a “las ca­sa­das que tie­nen un ma­ri­do al que no le gus­ta via­jar o cu­yas va­ca­cio­nes no coin­ci­den con las de su pa­re­ja”. El de­no­mi­na­dor co­mún ra­di­ca en la cu­rio­si­dad por co­no­cer otras reali­da­des, la es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca y un ni­vel cultural en­tre me­dio y al­to. Aun­que en la cul­tu­ra la­ti­na el fe­nó­meno de las mu­je­res que via­jan so­las si­gue sien­do mi­no­ri­ta­rio, en ge­ne­ral ellas son mu­cho más lan­za­das que ellos a la ho­ra de co­ger la ma­le­ta por pu­ro pla­cer. Los es­tu­dios lle­va­dos a ca­bo por agen­cias cen­tra­das en via­jes in­di­vi­dua­les co­mo Aber­crom­bie& Kent o Grand Cir­le si­túan el por­cen­ta­je en un 70%. Y en lo que se re­fie­re a gru­pos or­ga­ni­za­dos, des­de su di­la­ta­da ex­pe­rien­cia, Ma­ría Jo­sé Ibá­ñez lo tie­ne cla­ro: “El 80% son mu­je­res”. Es­ta es una eclo­sión que se ha pro­du­ci­do en las úl­ti­mas dé­ca­das. His­tó­ri­ca­men­te en­con­trar una mu­jer via­je­ra era al­go tan ra­ro co­mo una cien­tí­fi­ca o una ar­qui­tec­ta. Y, por re­gla ge­ne­ral, sus mé­ri­tos eran me­nos re­co­no­ci­dos que los de sus co­le­gas mas­cu­li­nos. Ne­llie Bly dio la vuel­ta al mun­do en me­nos de 80 días po­co des­pués de que lo hi­cie­ra en la fic­ción Phi­leas Fogg. Sin em­bar­go, la po­pu­la­ri­dad del per­so­na­je de Ju­lio Ver­ne eclip­só la ha­za­ña real de la pe­rio­dis­ta nor­te­ame­ri­ca­na. “La tie­rra es un li­bro y los que no via­jan en ella só­lo leen una úni­ca pá­gi­na”, sen­ten­ció ha­ce si­glos san Agus­tín. Hoy son ellas las que se vuel­can en ex­plo­rar el li­bro. ¿Cuál es la ex­pli­ca­ción? “Tie­nen la sen­sa­ción de que ya die­ron mu­cho a los de­más y que es su ho­ra de dis­fru­tar”, apun­ta Lu­cia­na Ramajo de Cosmopolitan via­jes. “Hay un he­cho so­cio­ló­gi­co an­tro­po­ló­gi­co. Ellas tie­nen una ca­pa­ci­dad de so­cia­li­za­ción más desa­rro­lla­da. En cam­bio a los hom­bres les cues­ta más sa­lir de la zo­na de con­fort. Las mu­je­res son más in­quie­tas, se mue­ven más. De­bi­do a su so­bre­car­ga de tra­ba­jo –aun­que ten­gan un em­pleo, la ma­yo­ría si­gue lle­van­do el pe­so de la car­ga do­més­ti­ca– sien­ten más la ne­ce­si­dad de rea­li­zar una es­ca­pa­da de vez en cuan­do”, ana­li­za San­dra Ca­nu­das. A su jui­cio, “el es­te­reo­ti­po si­gue fun­cio­nan­do”. Ellas tien­den más ha­cia iti­ne­ra­rios de ti­po cultural, de tien­das o de cui­da­do del cuer­po y ellos se sien­ten más atraí­dos por to­do lo re­la­cio­na­do con la tec­no­lo­gía, el mo­tor o el de­por­te. Ellos pre­fie­ren ha­cer co­sas que ya ha­cen, co­mo ju­gar al golf, pes­car o una bue­na co­mi­lo­na. Ellas pre­fie­ren sa­lir com­ple­ta­men­te de la ru­ti­na. No es de ex­tra­ñar, pues, que ca­da día sur­jan más ofer­tas des­ti­na­das ex­clu­si­va­men­te pa­ra pú­bli­co fe­me­nino. Al­gu­nas han abier­to un nue­vo mer­ca­do a ni­vel mun­dial, co­mo el idea­do por la agen­cia Fo­cus On Wo­men. “Más que or­ga­ni­zar via­jes, no­so­tros ven­de­mos una ex­pe­rien­cia de vi­da”, afir­ma la fran­co­es­pa­ño­la Alice Fau­veau, fun­da­do­ra de la em­pre­sa. Sue­na a es­lo­gan pu­bli­ci­ta­rio, pe­ro en reali­dad no se tra­ta de hu­mo. Sus via­jes in­vi­tan a “des­cu­brir el mun­do a tra­vés de sus mu­je­res y vi­vir mo­men­tos úni­cos con ex­per­tas ci­ce­ro­nes, aco­ge­do­ras an­fi­trio­nas lo­ca­les y gen­te apa­sio­na­da por los via­jes”. Por ejem­plo, co­no­cer Ja­pón de la mano de la pres­ti­gio­sa pe­rio­dis­ta Ro­sa Ma­ria Ca­laf o Nue­va York en com­pa­ñía de la es­cri­to­ra Va­nes­sa Mont­fort. Per­so­nas que han vi­vi­do en el país e in­tro­du­cen a las tu­ris­tas en el mun­do fe­me­nino que hier­ve al otro la­do de las pie­dras o del de­co­ra­do de pos­tal.

LAS MU­JE­RES OP­TAN POR SA­LIR­SE DE LA RU­TI­NA CUAN­DO VAN DE VIA­JE

“Son iti­ne­ra­rios muy cui­da­dos, he­chos con ca­ri­ño, te per­mi­ten ac­ce­der a la par­te hu­ma­na. No­so­tras fui­mos con una ci­ce­ro­ne ira­ní que lle­va diez años vi­vien­do en Bar­ce­lo­na. Nos in­tro­du­jo en una pe­lu­que­ría de mu­je­res, nos lle­vó a una ca­sa par­ti­cu­lar don­de co­ci­na­mos con ellas y ha­bla­mos de co­sas que de otra ma­ne­ra se­ría im­po­si­ble. Tam­bién tu­vi­mos oca­sión de asis­tir a una bo­da y de ha­blar con una pro­fe­so­ra de es­pa­ñol en la uni­ver­si­dad”, ex­pli­ca en­tu­sias­ma­da Ne­rea, que se apun­tó con un gru­po de seis ami­gas. “Pa­ra mí, via­jar con to­das las le­tras es eso. Si vas so­la, por muy so­cia­ble y atre­vi­da que seas no vas a con­se­guir lo mis­mo”, sub­ra­ya. Ma­ría Jo­sé con­fie­sa que re­co­rrer la gran man­za­na con la au­to­ra de Mi­to­lo­gía de Nue­va York (Al­gai­da) le cam­bió por com­ple­to la ima­gen “re­cia” que te­nía de la ciu­dad y sus ha­bi­tan­tes. “Ade­más de ir al Metropolitan, a la ópe­ra y de dar una vuel­ta en li­mu­si­na, fui­mos a una mi­sa de gos­pel al mar­gen de los cir­cui­tos tu­rís­ti­cos y asis­ti­mos a un concierto de jazz en ca­sa de una se­ño­ra”, re­la­ta. Ibá­ñez con­tac­tó con la agen­cia a tra­vés de in­ter­net. Nun­ca an­tes se ha­bía em­bar­ca­do en un wo­men only y sus com­pa­ñe­ras de gru­po eran per­fec­tas des­co­no­ci­das. No se arre­pien­te. “Co­nec­ta­mos en­se­gui­da. Si no hay ro­ces, en­tre las mu­je­res se in­ter­re­la­cio­na me­jor, so­mos más fle­xi­bles”, opi­na. Una de las úl­ti­mas em­pre­sas que se han aba­lan­za­do so­bre es­te ni­cho de mer­ca­do es Wom. Con 29 años, la ex­tre­me­ña Ana Blas­co abrió el pa­sa­do mes de ju­nio su agen­cia en lí­nea. “To­do em­pe­zó ha­ce año y me­dio con un gru­po de ami­gas que via­ja­mos por Jor­da­nia en fur­go­ne­ta. La com­pli­ci­dad y la di­ná­mi­ca que se creó me hi­zo pen­sar en que ahí ha­bía un es­pa­cio e hi­ce un estudio de mer­ca­do”, ex­pli­ca es­ta em­pren­de­do­ra que es­tu­dió ar­queo­lo­gía y egip­to­lo­gía pe­ro que, an­te la es­ca­sa po­si­bi­li­dad de en­con­trar tra­ba­jo en su sec­tor, ha apos­ta­do por el turismo. “Des­cu­brí que en Es­pa­ña la mu­je­res via­jan un 53% más y que hay po­ca ofer­ta pa­ra aque­llas que bus­can la sen­sa­ción de via­jar so­las pe­ro en gru­po”, ar­gu­men­ta. La se­gu­ri­dad y los in­tere­ses co­mu­nes son fac­to­res que se re­pi­ten en los es­tu­dios que han bu­cea­do en los mo­ti­vos por los que mu­chas pre­fie­ren evo­lu­cio­nar en un en­torno fe­me­nino. In­clui­dos los es­ta­ble­ci­mien­tos ho­te­le­ros o los ta­xis. En ciu­da­des co­mo Lon­dres, Nue­va York o Mos­cú fun­cio­nan ser­vi­cios de trans­por­te con chó­fer ex­clu­si­vos pa­ra mu­je­res. A ni­vel de la in­dus­tria tu­rís­ti­ca, al­gu­nas ca­de­nas han em­pe­za­do a re­ser­var ha­bi­ta­cio­nes, e in­clu­so plan­tas en­te­ras, pa­ra ladys only. Es­tan­cias en las que se adap­ta la de­co­ra­ción con to­nos más sua­ves –al­gu­nas ca­de­nas las lla­man pink rooms (ha­bi­ta­cio­nes ro­sas), otras evi­tan la cur­si­le­ría y op­tan por las fe­ma­le friendly rooms (ha­bi­ta­cio­nes ami­gas de las mu­je­res)– , el cuar­to de ba­ño es­tá equi­pa­do con un se­ca­dor pro­fe­sio­nal, la ma­qui­ni­lla de afei­tar se sus­ti­tu­ye por pro­duc­tos de be­lle­za, y se cui­dan de­ta­lles co­mo las flo­res, los es­pe­jos de ma­qui­lla­je o el ta­ma­ño de las toa­llas. Los más so­fis­ti­ca­dos in­clu­yen fru­ta o una es­te­ri­lla de yo­ga. Dis­po­ner de un es­pa­cio en el que no se van a cru­zar con clien­tes mas­cu­li­nos en el pa­si­llo “es un as­pec­to muy va­lo­ra­do por las via­je­ras in­ter­na­cio­na­les, es­pe­cial­men­te las ame­ri­ca­nas y asiá­ti­cas”, in­di­ca un por­ta­voz del Ho­tel Bella Sky Com­well de Co­pen­ha­gue, el pri­me­ro en Eu­ro­pa en es­tam­par el car­tel de só­lo mu­je­res en una plan­ta (22 ha­bi­ta­cio­nes) del es­ta­ble­ci­mien­to. En Ber­lín, el ho­tel Ar­te­mi­sia apos­tó sin me­dias tin­tas. Úni­ca­men­te acep­ta mu­je­res. En Es­pa­ña, tras cons­ta­tar que el 20% de las re­ser­vas eran de mu­je­res, la ca­de­na NH brin­da a sus clien­tas un lo­te lla­ma­do wo­men sty­le. “Se ha crea­do una ne­ce­si­dad”, cons­ta­ta San­dra Ca­nu­das. “Ya que pa­gas un ho­tel de cin­co estrellas, ¿por qué tie­nes que po­ner­te un al­bor­noz cua­tro ta­llas más gran­de y unas za­pa­ti­llas ta­ma­ño gi­gan­te?”, se in­te­rro­ga. En su opi­nión, “lo que no hay que ha­cer es dis­tin­guir los es­pa­cios en­tre se­xos. Las

mu­je­res no de­ben re­ci­bir un tra­to me­jor sino igual”. Pue­de an­to­jar­se con­tra­dic­to­rio que el fe­nó­meno del turismo fe­me­nino es­té en au­ge en un mo­men­to en el que la sociedad oc­ci­den­tal tien­de ha­cia la igual­dad –aun­que la reali­dad aún es­té le­jos– en­tre hom­bres y mu­je­res. Pe­ro, al mar­gen de una cues­tión de afi­ni­da­des y de fa­ci­li­dad a la ho­ra de com­par­tir la in­ti­mi­dad, en de­ter­mi­na­das em­pre­sas sub­ya­ce un plan­tea­mien­to reivin­di­ca­ti­vo y so­li­da­rio. Fo­cus On Wo­men in­ci­de de­li­be­ra­da­men­te en es­te as­pec­to. Pa­ra Alice Fau­veau, po­ner en con­tac­to a fé­mi­nas de di­fe­ren­tes cul­tu­ras es una ma­ne­ra de “em­po­de­rar a la mu­jer”. Ella mis­ma de­fi­ne el con­cep­to: “Pro­ce­so por el cual las mu­je­res au­men­tan su for­ta­le­za es­pi­ri­tual” que per­mi­te “im­pul­sar cam­bios po­si­ti­vos de las si­tua­cio­nes que vi­ven”. La in­ven­ción de los mi­cro­cré­di­tos se­ría uno de los ejem­plos más cla­ros. De ni­ña, Fau­veau que­ría ser ar­queó­lo­ga, pe­ro aca­bó gra­duán­do­se en Eco­no­mía “pa­ra dar­le gus­to” a sus pa­dres mien­tras can­ta­ba ópe­ra “por sa­lud men­tal”. El en­cuen­tro en Pe­rú con dos lu­cha­do­ras na­tas le lle­vó a re­plan­tear una ho­ja de ru­ta que no era la su­ya. Ha­ce cin­co años, de­ci­dió se­guir sus sue­ños y “em­po­de­rar a las mu­je­res” a tra­vés de los via­jes. Es­tá con­ven­ci­da de que el con­tac­to en­tre “una cam­pe­si­na, una es­cri­to­ra o la Ste­ve Jobs de un país” pue­de ser­vir de ins­pi­ra­ción y de ejem­plo. De he­cho, a raíz de la ex­pe­rien­cia, al­gu­nas mu­je­res que via­ja­ron con su agen­cia se han con­ver­ti­do en em­pren­de­do­ras o en coope­ran­tes. Sos­tie­ne que la pro­pues­ta es­tá abier­ta a los hom­bres, siem­pre que se amol­den al “en­fo­que fe­me­nino” del pe­ri­plo. El con­cep­to em­pie­za a se­du­cir a via­je­ras de otros paí­ses, por lo que Fo­cus On Wo­men se en­cuen­tra en ple­na ex­pan­sión. “Ser mu­jer tie­ne unas li­mi­ta­cio­nes, ya que no pue­des en­trar en de­ter­mi­na­das zo­nas. Sin em­bar­go, tie­nes un as en la man­ga, pue­des en­trar en el mun­do de las mu­je­res”, ar­gu­men­ta la ci­ce­ro­ne de lu­jo, Ro­sa Ma­ria Ca­laf, ex­co­rres­pon­sal de TVE en un buen nú­me­ro de paí­ses. A jui­cio de San­dra Ca­nu­das, las agen­cias es­pe­cia­li­za­das en el turismo fe­me­nino de­ben ofre­cer un plus de es­te ti­po pa­ra atraer a un sec­tor muy exi­gen­te y que tien­de a bus­car­se la vi­da . “La ma­yo­ría es­tán su­per-acos­tum­bra­das a or­ga­ni­zar, por lo que los gru­pos de ami­gas sue­len mon­tar­se sus es­ca­pa­das ellas so­las a tra­vés de in­ter­net”, pre­ci­sa la con­sul­to­ra de via­jes. “Si me in­cli­né por la op­ción de la agen­cia fue por­que me ofre­cía al­go más. No­so­tras so­mos más abier­tas, cu­rio­sas, nos fi­ja­mos más en otro ti­po de co­sas, nos in­tere­san los mo­nu­men­tos pe­ro tam­bién la for­ma de vi­vir, las per­so­nas de un país”, des­ta­ca Ma­ría Jo­sé. Tan­to ella co­mo Ne­rea coin­ci­den en que lo más en­ri­que­ce­dor del via­je ha si­do pre­ci­sa­men­te es­ta­ble­cer la­zos con otras mu­je­res. “He apren­di­do mu­cho. Yo, que era rea­cia a vi­si­tar un país co­mo Irán por el tra­to que re­ci­ben las mu­je­res, he he­cho un mas­ter en res­pe­to”, re­co­no­ce la con­tro­la­do­ra aé­rea. El fac­tor hu­mano y la com­pli­ci­dad fe­me­ni­na han mar­ca­do la di­fe­ren­cia. De he­cho, se­gún un estudio rea­li­za­do por la Uni­ver­si­dad de Har­vard, cuan­tas más ami­gas tie­ne una mu­jer me­nos en­fer­me­da­des desa­rro­lla.

No tie­ne pro­ble­mas en que le lla­men cuen­tis­ta. Pe­dro Za­rra­lu­ki (Bar­ce­lo­na, 1954) es en la ac­tua­li­dad uno de los maes­tros del gé­ne­ro en len­gua cas­te­lla­na. Aca­ba de pu­bli­car su úl­ti­ma obra, Te es­pe­ro den­tro (Des­tino), una co­lec­ción de re­la­tos que le cos­tó cua­tro años de tra­ba­jo. “Aho­ra ne­ce­si­to des­can­sar, es­toy pre­pa­ran­do una no­ve­la”, bro­mea. Za­rra­lu­ki cree que los cuen­tos son un “char­co de aguas pro­fun­das”. Y el lec­tor que abra su li­bro cae ahí den­tro, en un uni­ver­so de per­so­na­jes que lu­chan con sus mi­se­rias dia­rias, atra­pa­dos en un mo­men­to de in­fle­xión de sus vi­das. A los 15 años, el ado­les­cen­te Pe­dro Za­rra­lu­ki ya lo te­nía cla­ro: que­ría con­ver­tir­se en es­cri­tor. Pa­ra ello, ade­más del ta­len­to, la de­ter­mi­na­ción y la ins­pi­ra­ción, ya dis­po­nía en aquel en­ton­ces de una de las he­rra­mien­tas más im­por­tan­tes del ofi­cio: el es­cri­to­rio. Una es­plén­di­do bu­reau ame­ri­cano de una pie­za, que su pa­dre con­si­guió en una tien­da de an­ti­cua­rios. Allí hin­có los co­dos pa­ra pa­sar los exá­me­nes en el co­le­gio. Han pa­sa­do los años, y la me­sa si­gue ahí, en un cuar­to di­mi­nu­to que se aso­ma a la ca­lle en el ba­rrio bar­ce­lo­nés de Grà­cia. Con el tiem­po se les han ido aña­dien­do de­ta­lles: la fo­to de su mu­jer, un re­tra­to de Na­bo­kov y al­gu­na que otra arru­ga en la ma­de­ra. A Za­rra­lu­ki le gus­ta guar­dar ob­je­tos y co­lec­cio­nar­los. Los más lla­ma­ti­vos son las ra­nas. Tie­ne a cien­tos de ejem­pla­res, la ma­yo­ría de ellas guar­da­das co­mo re­li­quias en una vitrina de su otra ca­sa ubi­ca­da en el cam­po. “He com­pro­ba­do que ten­go ca­si to­das las es­pe­cies, tan­to por ma­te­ria­les co­mo por lu­ga­res de pro­ce­den­cia”, ex­pli­ca sin ocul­tar su sa­tis­fac­ción. Aho­ra su me­sa es­tá lis­ta pa­ra el enési­mo desafío. “En la pró­xi­ma no­ve­la voy a asu­mir riesgos na­rra­ti­vos, con per­so­na­jes com­ple­jos”, re­ve­la. “Apa­re­ce­rá una mu­jer de una be­lle­za ex­tra­ña, ca­si trans­lú­ci­da, ins­pi­ra­da en una vio­li­nis­ta que vi ac­tuar en un concierto en la ciu­dad ita­lia­na de Cre­mo­na…”. Con­ti­nua­rá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.