Adiós a la na­tu­ra­li­dad

Pa­ra mi­llo­nes de ni­ños y jó­ve­nes, fo­to­gra­fiar y ser fo­to­gra­fia­do es par­te de su día a día. Sin em­bar­go, ya hay ex­per­tos que acon­se­jan, a pa­dres e hi­jos, sa­car y com­par­tir me­nos fotos

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to Eva Mi­llet

Es el efec­to pho­to­call, me­no­res de edad que han per­di­do la es­pon­ta­nei­dad an­te la cá­ma­ra

Ve­rano del 2014. Dos ni­ñas de 9 años ca­mi­nan ha­cia la pla­ya. Lle­van som­bre­ros de pa­ja y ves­ti­dos lar­gos. Es­tán de fo­to y lo sa­ben. Por eso, cuan­do un adul­to sa­ca la cá­ma­ra, po­san. Una se con­to­nea un po­co ha­cia un la­do y ha­ce la V con los de­dos, la otra, echa la ca­be­za ha­cia atrás y son­ríe a mo­do de ar­tis­ta de ci­ne, ha­cien­do tam­bién la V. La fo­to es­tá bien, es di­ver­ti­da, pe­ro ado­le­ce de al­go que, has­ta no ha­ce mu­cho, ha­cía es­pe­cia­les las imá­ge­nes in­fan­ti­les: la es­pon­ta­nei­dad. En un mun­do que los re­tra­ta cons­tan­te­men­te, los ni­ños es­tán desa­rro­llan­do a to­da ve­lo­ci­dad una pre­coz per­cep­ción de sí mis­mos y, co­mo los adul­tos, a me­nu­do ac­túan de for­ma di­fe­ren­te si sa­ben que la cá­ma­ra es­tá ahí. En con­se­cuen­cia, ca­da vez es más di­fí­cil lo­grar una fo­to na­tu­ral, sin po­ses, a unas eda­des en las que es­to no de­be­ría ser un pro­ble­ma. Por su­pues­to, no es cul­pa su­ya. Que los ni­ños de hoy en día emu­len a los mo­de­los pro­fe­sio­na­les se de­be, en gran par­te, a que es­tán sien­do más re­tra­ta­dos que nun­ca. “A me­di­da que fil­ma­mos más y más –e, in­dis­cu­ti­ble­men­te, hoy en día fil­ma­mos y fo­to­gra­fia­mos mu­cho–”, es­cri­be el pe­rio­dis­ta Da­vid Zweig en The New York Ti­mes, “au­men­ta­mos las pro­ba­bi­li­da­des de que nues­tros hi­jos nos re­pre­sen­ten una es­ce­na o po­sen an­te la cá­ma­ra, en vez de que vi­van el mo­men­to”. En un ar­tícu­lo ti­tu­la­do “Por qué de­be­ría­mos ha­cer me­nos fotos de nues­tros hi­jos”, Zweig par­te de su ex­pe­rien­cia co­mo pa­dre pa­ra abor­dar una ten­den­cia que, en su opi­nión, es­tá aca­ban­do con la pre­cia­da na­tu­ra­li­dad in­fan­til. En el re­por­ta­je, des­cri­be co­mo su hi­ja de tres años le pe­día, prác­ti­ca­men­te des­de que em­pe­zó a ha­blar, que le en­se­ña­ra las fotos que to­ma­ba de ella en el mó­vil. Al prin­ci­pio, el pe­rio­dis­ta (que es­tá es­pe­cia­li­za­do en nue­vas tec­no­lo­gías), cre­yó que el in­te­rés de la ni­ña era de­bi­do a las ma­ra­vi­llas de la pan­ta­lla tác­til. Sin em­bar­go, pron­to se dio cuen­ta que su hi­ja no te­nía nin­gún in­te­rés en ma­ni­pu­lar el mó­vil, sino que que­ría ver fotos su­yas, ya fue­ra en el te­lé­fono o en el or­de­na­dor.

Ini­cial­men­te, a Zweig le pa­re­ció que aque­lla ob­se-

sión era al­go “be­nigno” in­clu­so, be­ne­fi­cio­so: “Los ni­ños ne­ce­si­tan desa­rro­llar una no­ción de sí mis­mos y de su re­la­ción con los otros, y mi­rar fo­to­gra­fías su­yas, con sus ami­gos y su fa­mi­lia, les ayu­da­rá a cons­truir esa no­ción”, es­cri­be. Sin em­bar­go, el día en el que su hi­ja le ins­tó a to­mar una fo­to en lo que su­pues­ta­men­te era un mo­men­to es­pon­tá­neo (la ni­ña es­ta­ba abra­zan­do a su her­mano pe­que­ño), a Zweig le em­pe­zó a preo­cu­par aque­lla pre­coz cons­cien­cia de cá­ma­ra. “Un ni­ño de tres años no de­be­ría sa­ber cuá­les de sus ac­cio­nes va­len la pe­na pa­ra ser do­cu­men­ta­das; sim­ple­men­te, de­be­ría dis­fru­tar del mo­men­to”, re­su­me. Los po­sa­dos in­fan­ti­les no se ha­cen só­lo en fa­mi­lia. Tam­bién han lle­ga­do a otros ám­bi­tos. Ha­ce po­cos me­ses, es­ta pe­rio­dis­ta vio que en el pa­tio de un cam­pus de ve­rano de un co­le­gio de Bar­ce­lo­na se ha­bía ins­ta­la­do una holly­woo­den­se al­fom­bra ro­ja. De­trás de ella, en la pa­red, se ha­bían di­bu­ja­do si­lue­tas de per­so­nas, a mo­do de pú­bli­co de un photo-call. Al­gu­nas te­nían sus co­rres­pon­dien­tes glo­bos de có­mic, con pa­la­bras es­cri­tas co­mo: “¡Tom!”, “¡Pe­né­lo­pe!” y, por su­pues­to: “¡Gua­pa!”. To­da­vía con la pre­gun­ta en la ca­be­za de qué fi­na­li­dad pe­da­gó­gi­ca pue­de te­ner un pho­to­call pa­ra ni­ños, quien es­to es­cri­be des­cu­bre que es­ta ac­ti­vi­dad es ca­da vez más ha­bi­tual en las fies­tas de cum­plea­ños. “To­do el mun­do lo ex­pre­sa de una for­ma dis­tin­ta: ‘me gus­ta­ría ha­cer un pho­to­call in­fan­til pa­ra una co­mu­nión’, ‘¿ya has vis­to el pho­to­call pa­ra la fies­ta in­fan­til de cum­plea­ños de mi hi­ja?’”, cuen­tan, en­tu­sias­ma­dos, en la web de Ani­ma­rius, una em­pre­sa de fies­tas in­fan­ti­les. El cum­plea­ños con pho­to­call se ven­de co­mo “una idea ori­gi­nal pa­ra fies­tas que di­ver­ti­rá a ni­ños y gran­des”. Se ofre­cen dis­tin­tos mo­de­los y, tam­bién, la po­si­bi­li­dad de per­so­na­li­zar­los al gus­to del con­su­mi­dor. Los pho­to­call em­pie­zan a ver­se asi­mis­mo en las ce­le­bra­cio­nes de los ado­les­cen­tes es­pa­ño­les. En es­pe­cial, en las fies­tas pa­ra ce­le­brar los die­ci­ocho años en ba­res y dis­co­te­cas, don­de se co­lo­ca una

al­fom­bra ro­ja co­mo pre­lu­dio al acon­te­ci­mien­to. Es­ta prác­ti­ca es ha­bi­tual en las fies­tas de quin­ce años, el equi­va­len­te la­ti­noa­me­ri­cano a las pues­tas de lar­go. La úl­ti­ma mo­da allí es el pho­to­call con pre­sen­ta­dor in­clui­do: un su­pues­to pe­rio­dis­ta que en­tre­vis­ta a ami­gos y pa­rien­tes del ho­me­na­jea­do u ho­me­na­jea­da, mien­tras una cá­ma­ra gra­ba y otra dis­pa­ra, flash tras flash. Un pho­to­call co­mo par­te del ri­to de pa­sa­je que es la ma­yo­ría de edad no deja de ser al­go na­tu­ral pa­ra unos jó­ve­nes cria­dos en la era di­gi­tal. Chi­cos y chi­cas pa­ra los cua­les ha­cer­se fotos es par­te de su día a día, al­go ca­si ba­nal. En es­pe­cial, des­de que los mó­vi­les in­cor­po­ran cá­ma­ras y exis­ten un mon­tón de lu­ga­res pa­ra com­par­tir imá­ge­nes. Del ya an­ti­cua­do e-mail a What­sApp y Snap­chat, pa­san­do por Twit­ter, Ins­ta­gram y Fa­ce­book. Un aba­ni­co de re­des so­cia­les de las cua­les los jó­ve­nes ha­cen un de­bi­do uso, ati­bo­rrán­do­las de fotos y vi­deos que ilus­tran sus vi­das. Sin em­bar­go, no son los úni­cos: los adul­tos tam­bién sa­can y cuel­gan fotos de ma­ne­ra ma­si­va. Y, en un ex­tra­ño círcu­lo vi­cio­so, gran par­te de las mis­mas son de ni­ños. De sus hi­jos: esos re­to­ños de los cua­les uno se sien­te tan or­gu­llo­so que re­sul­ta ló­gi­co com­par­tir ese or­gu­llo con el mun­do (y más aho­ra que es po­si­ble gra­cias a las nue­vas tec­no­lo­gías). De es­te mo­do, las imá­ge­nes de be­bés dor­mi­dos y de be­bés des­pier­tos, de ni­ños ga­tean­do o dan­do sus pri­me­ros pa­sos, de ni­ños y ni­ñas de va­ca­cio­nes, en even­tos de­por­ti­vos y fa­mi­lia­res, via­jes, pri­me­ras co­mu­nio­nes y un lar­go et­cé­te­ra, lle­van años acu­mu­lán­do­se en el es­pa­cio vir­tual. Los pa­dres no só­lo com­par­ten imá­ge­nes: tam­bién hay quie­nes tui­tean ca­da gra­cia de sus hi­jos o tie­nen un blog don­de do­cu­men­tan sus vi­das pa­ra to­do aquel que quie­ra co­no­cer­las. Es­tos pro­ge­ni­to­res ya tie­nen un nom­bre en el mun­do an­glo­sa­jón: son los sha­rents (de pa­rents, pa­dres, y del ver­bo to share, com­par­tir). Se­gún el dia­rio The Guar­dian, los sha­rents han par­ti­ci­pa­do en las re­des so­cia­les des­de sus ini­cios, ex­pe­rien­cia que les ha­ce sen­tir­se muy có­mo­dos com­par­tien­do sus vi­das con des­co­no­ci­dos vir­tua­les. En con­se­cuen­cia, al ser pa­dres, les pa­re­ce lo más na­tu­ral del mun­do se­guir com­par­tien­do con ellos ca­da eta­pa de sus re­to­ños. Aun­que los blogs y los tuits abun­dan, son las fo­to­gra­fías y los ví­deos los que rei­nan. Pa­dres y ma­dres fo­to­gra­fían y fil­man, con­vir­tien­do a nues­tros hi­jos en los ni­ños y ni­ñas más do­cu­men­ta­dos de la his­to­ria pe­ro, tam­bién, en los que más per­cep­ción de su ima­gen tie­nen de la his­to­ria. Por­que, con tan­ta cá­ma­ra en­fo­cán­do­les des­de be­bés, sa­ben que su exis­ten­cia vie­ne acom­pa­ña­da de una se­rie de apa­ra­tos des­ti­na­dos a in­mor­ta­li­zar­la. Y, da­da la per­sis­ten­cia de sus pro­ge­ni­to­res en plas­mar el más mí­ni­mo de sus mo­vi­mien­tos, la idea que se les trans­mi­te es que su ima­gen es al­go im­por­tan­te. Pa­ra el doc­tor Alain Mo­rin, psi­có­lo­go ca­na­dien­se es­pe­cia­li­za­do en el estudio de la au­to­per­cep­ción, es­te ex­ce­so de imá­ge­nes pue­de de­ri­var en ac­ti­tu­des ne­ga­ti­vas. En­tre ellas, “la au­to­crí­ti­ca y una cons­tan­te au­to­eva­lua­ción de uno mis­mo”, con las an­sie­dad que to­do ello con­lle­va. Sin ol­vi­dar la va­ni­dad que pro­ba­ble­men­te se es­ti­mu­le, con tan­tas fo­to­gra­fías, ví­deos y alfombras ro­jas. Nin­gún pa­dre o ma­dre nor­mal quie­re te­ner hi­jos an­sio­sos ni va­ni­do­sos. De­trás de ca­da fo­to­gra­fía hay más bue­na vo­lun­tad que otra co­sa. Pe­ro, al do­cu­men­tar tan ex­haus­ti­va­men­te, ¿no es­ta­re­mos crean­do nar­ci­sos ya des­de la cu­na? Pa­ra el fi­ló­so­fo y do­cen­te Gre­go­rio Lu­ri, el nar­ci­sis­mo en nues­tra sociedad es una reali­dad in­con­tes­ta­ble: “De he­cho –se­ña­la– en uno de los ma­nua­les de psi­quia­tría más im­por­tan­tes del mun­do, pu­bli­ca­do en Es­ta­dos Uni­dos, ha des­apa­re­ci­do ya co­mo en­fer­me­dad, por­que cuan­do al­go se con­vier­te en un ras­go ha­bi­tual de la

LOS PA­DRES TAM­BIÉN COM­PAR­TEN LA VI­DA DE SUS HI­JOS EN LAS RE­DES LA ERA DI­GI­TAL ACA­BA CON LAS FOTOS NO PRE­PA­RA­DAS

po­bla­ción se con­si­de­ra co­mo la norma y no co­mo la ex­cep­ción”. Sin em­bar­go, Lu­ri ad­vier­te que el nar­ci­sis­mo tie­ne su ca­ra ocul­ta, que es su fragilidad: “Y si nues­tros ni­ños tie­nen ese com­po­nen­te nar­ci­sis­ta pe­ro no es­tán com­pen­sa­dos con al­gún ti­po de re­sis­ten­cia a la frus­tra­ción, es­tán con­de­na­dos a su­frir”. Lu­ri es au­tor de va­rios li­bros de edu­ca­ción. En el úl­ti­mo, Me­jor edu­ca­dos (Ariel), reivin­di­ca el sen­ti­do co­mún y la pru­den­cia co­mo he­rra­mien­tas a la ho­ra de ejer­cer co­mo pa­dres. Pe­ro, aun­que coin­ci­de con que hay un ex­ce­so de imá­ge­nes, cree que to­da­vía es pron­to pa­ra sa­ber có­mo pue­de afec­tar­les a los ni­ños es­ta so­bre­ex­po­si­ción. “Qui­zás nos es­te­mos en­con­tran­do con un nue­vo dan­dis­mo, un mi­rar­se cons­tan­te­men­te, en es­pe­cial, en­tre los ado­les­cen­tes”, apun­ta. Una fran­ja de edad muy ac­ti­va a la ho­ra de re­tra­tar­se y col­gar imá­ge­nes en in­ter­net. En mu­chas oca­sio­nes, sin pen­sar de­ma­sia­do, lo que en el fu­tu­ro les pue­den cau­sar al­gún do­lor de ca­be­za. “Por­que la ado­les­cen­cia y la in­ge­nui­dad vie­nen de la mano”, se­ña­la Lu­ri: “Y ahí es­tá el dra­ma: que se creen ex­tra­or­di­na­ria­men­te adul­tos e in­te­li­gen­tes, cuan­do en reali­dad son muy in­ge­nuos. Y cuan­do se han da­do cuen­ta, ya han me­ti­do la pa­ta, col­gan­do al­go, una ton­te­ría, de la que lue­go se arre­pien­ten”. La di­fe­ren­cia es que, en la vi­da real, den­tro de un gru­po de ami­gos, las ton­te­rías sue­len ol­vi­dar­se, pe­ro en in­ter­net que­dan pa­ra siem­pre. De to­dos mo­dos, Lu­ri tie­ne muy cla­ro que las ma­yo­res bar­ba­ri­da­des en in­ter­net “te las en­cuen­tras con los pa­dres, los adul­tos”. Ilus­tra es­te co­men­ta­rio con un ca­so su­ce­di­do es­te año en Sa­ba­dell, don­de va­rios ado­les­cen­tes gra­ba­ron y col­ga­ron en la red la bru­tal pa­li­za que una chi­ca le dio a otra, en vez de in­ter­ve­nir pa­ra se­pa­rar­las. “Es una his­to­ria es­can­da­lo­sa y me lla­ma­ron de un dia­rio pa­ra co­men­tar­la. La pe­rio­dis­ta es­ta­ba es­can­da­li­za­da pe­ro, cuan­do le pre­gun­té si ellos te­nían el ví­deo en su web, me di­jo que sí”. Otra con­tra­dic­ción de una sociedad que aho­ra po­ne alfombras ro­jas a los ni­ños sin ad­ver­tir­les que, en la vi­da real, por la al­fom­bra se pa­sea una ín­fi­ma par­te de la po­bla­ción mun­dial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.