Ir­lan­da (del Nor­te)

Ir­lan­da y Es­ta­dos Uni­dos in­ter­cam­bian tra­di­cio­nes des­de siem­pre. Pa­sa en el sur de la is­la y tam­bién en el nor­te, que re­ci­be al vi­si­tan­te con ca­li­dez, in­clu­so en in­vierno

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to y fotos Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua ofi­cial­men­te co­mo li­bre de es­trés.

Via­je a Ir­lan­da del Nor­te y sus cam­bios, sus pai­sa­jes na­tu­ra­les y sus mu­ra­les ur­ba­nos

Mu­chas son las crí­ti­cas so­bre la in­fluen­cia de la cul­tu­ra es­ta­dou­ni­den­se en las ac­ti­tu­des de los jó­ve­nes, co­mo su­ce­de por ejem­plo con la trans­for­ma­ción de la fies­ta de To­dos los San­tos en Ha­llo­ween, que siem­pre mar­ca el mes de no­viem­bre. Lo que sor­pren­de es que, a ve­ces, los mo­de­los de im­por­ta­ción han vi­vi­do un via­je de ida y vuel­ta. En el ca­so de es­ta fies­ta, sus orí­ge­nes nos lle­van al mun­do cel­ta y a la Ir­lan­da de 3.000 años atrás. Des­de allí, los in­mi­gran­tes ca­tó­li­cos lle­va­ron sus tra­di­cio­nes a Amé­ri­ca del Nor­te, des­de don­de vuel­ven aho­ra co­rre­gi­das y au­men­ta­das.

Son es­tos días en que co­mien­za el año os­cu­ro

cel­ta, es de­cir, el in­vierno. Se di­ría que los an­te­ce­so­res es­cri­bie­ron las pri­me­ras lí­neas de Jue­go de

tro­nos. Pue­de que la que­ren­cia de los pro­duc­to­res de es­ta se­rie de te­le­vi­sión por la fá­bu­la que ca­rac­te­ri­za la re­gión de Ir­lan­da del Nor­te, les de­ci­die­ra a bus­car en ella sus lo­ca­li­za­cio­nes. Sor­pren­de que to­da­vía no ha­yan mos­tra­do la Cal­za­da del Gi­gan­te, uno de los lu­ga­res más fa­mo­sos de es­ta par­te de la is­la. Fue cons­trui­da, se­gún la le­yen­da, por el co­lo­so Finn McCool que pre­ten­día lle­gar has­ta la cer­ca­na cos­ta es­co­ce­sa con la in­ten­ción de ba­tir­se con otro de su ta­lla. Ca­be de­cir que es­ta in­creí­ble for­ma­ción de ba­sal­to vol­cá­ni­co con for­mas he­xa­go­na­les es un es­ti­mu­lan­te pa­ra la ima­gi­na- ción. Lle­gar aquí des­de Bel­fast im­pli­ca se­guir una ca­rre­te­ra cos­te­ra pa­no­rá­mi­ca don­de ca­da cur­va ame­na­za con pre­ci­pi­tar­se al mar. El via­je per­mi­te co­no­cer la re­gión de An­trim y sus nue­ve glens o va­lles, un en­torno de bos­ques den­sos, to­rren­tes desata­dos y acan­ti­la­dos pa­vo­ro­sos. Es­ta zo­na aún agrí­co­la fue la que se do­nó a los es­co­ce­ses y bri­tá­ni­cos en el si­glo XVI pa­ra su co­lo­ni­za­ción, de ahí que en un prin­ci­pio fue­ra afín a los in­tere­ses de Buc­king­ham. Me­re­cen una pa­ra­da pue­blos co­mo Glenarm, con ca­lles es­tre­chas por las que no pa­sa un co­che; Carn­lough, don­de aún se al­za un ho­tel pro­pie­dad de la fa­mi­lia Chur­chill, o el bos­que de Gle­na­riff. Es­te lu­gar ha si­do de­cla­ra­do Más al nor­te, otra vi­si­ta inevi­ta­ble es la de Ca­rrick-a-Re­de, una ro­ca enor­me uni­da a tie­rra por un puen­te de cuer­da. Ha­ce re­fe­ren­cia al ca­mino que se­guía el sal­món atlán­ti­co en su mi­gra­ción anual. Du­ran­te si­glos, los pes­ca­do­res ha­cían equi­li­brios a 30 me­tros de al­tu­ra pa­ra al­can­zar aquel pro­mon­to­rio, ideal pa­ra la cap­tu­ra de pes­ca­do. Otra ma­ra­vi­lla que se en­cuen­tra muy cer­ca son las pa­re­des de pie­dra ca­li­za de Larry­ba­ne, que for­man un círcu­lo ca­si per­fec­to. Su fo­to­ge­nia no ha pa­sa­do inad­ver­ti­da pa­ra los ci­neas­tas, mu­chos de los cua­les re­ma­tan sus pro­duc­cio­nes en los

es­tu­dios que hay jus­to de­trás del mu­seo de lí­neas fu­tu­ris­tas de­di­ca­do al Ti­ta­nic en Bel­fast. A fal­ta del tran­satlán­ti­co hun­di­do, en el mue­lle de Ha­mil­ton se en­cuen­tra ama­rra­do el No­ma­dic, el úl­ti­mo bar­co cons­trui­do en las ata­ra­za­nas Har­land y Wolf. Al­re­de­dor, un con­jun­to de apar­ta­men­tos muy co­di­cia­dos ocu­pan el es­pa­cio de los an­ti­guos mue­lles, mien­tras que a cier­ta dis­tan­cia, ha­cia el es­te, si­guen en pie los ba­rrios po­pu­la­res don­de los ni­ños jue­gan en la ca­lle fren­te a los mu­ra­les que re­cuer­dan el pro­ce­so de paz de ha­ce 16 años. Se tra­ta de la zo­na de Falls. En el la­do oes­te, por la par­te de Shankill, y en par­ti­cu­lar en Cu­par Way, dis­tin­tos pa­ne­les mues­tran la his­to­ria po­lí­ti­ca y cultural del país jun­to a men­sa­jes de paz del Da­lai La­ma o Bill Clin­ton. Por suer­te, el ten­so am­bien­te en­tre unio­nis­tas y re­pu­bli­ca­nos de las úl­ti­mas dé­ca­das va dan­do pa­so a la di­ver­sión.

Con­me­mo­ra­ción del 100.º aniver­sa­rio del hun­di­mien­to del Ti­ta­nic en Bel­fast

Una par­te del mu­ro de la paz, cons­trui­do en 1969 pa­ra se­pa­rar pro­tes­tan­tes y ca­tó­li­cos, en Shankill Road

La Cal­za­da del Gi­gan­te es una de las for­ma­cio­nes ro­co­sas na­tu­ra­les más co­no­ci­das del mun­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.