ME­TICU­LOSA EL LÁ­PIZ

DE LEO­NOR DE RE­CON­DO La es­cri­to­ra fran­ce­sa de ori­gen vas­co es una ra­ra avis cultural que con­fron­ta sus no­ve­las de ai­re re­na­cen­tis­ta a la mú­si­ca ba­rro­ca de su vio­lín

La Vanguardia - ES - - EN CASA -

Hay un ver­so del poe­ta-via­je­ro Blai­se Cen­drars (1887-1961) que ha­bla de las pa­la­bras en­tin­ta­das que bro­tan de su Re­ming­ton: “Mon écri­tu­re est net­te, est clai­re”. Leo­nor de Re­con­do (1976) pue­de ase­gu­rar lo mis­mo que el au­tor de Pro­sa del tran­si­be­riano pues pre­pa­ra sus his­to­rias a lá­piz y go­ma, pa­ra que to­do que­de bien lim­pi­to, igual que cuan­do era pe­que­ña en el co­le­gio. Na­da de bo­lis, ni es­ti­lo­grá­fi­cas, ni man­chu­rro­nes. La hi­ja de una di­bu­jan­te y de un es­cul­tor no pue­de ha­cer bo­rro­nes... pe­ro sí cuen­tos nue­vos. He aquí un ra­ro pro­di­gio de la cul­tu­ra con­tem­po­rá­nea: ape­lli­dos vas­cos, na­cio­na­li­dad fran­ce­sa, vi­da ita­lia­na, por un la­do vio­li­nis­ta con­cer­tis­ta pro­fe­sio­nal es­pe­cia­li­za­da en mú­si­ca ba­rro­ca y au­to­ra de un pres­ti­gio cre­cien­te en su país y de tra­ba­jo in­ci­pien­te por aquí. De Re­con­do aca­ba de pu­bli­car Pie­tra vi­va (Mi­nús­cu­la), una re­crea­ción o más bien una in­ven­ción del me­dio año que Mi­guel Án­gel pa­só en las can­te­ras de már­mol de Ca­rra­ra (pai­sa­je de in­fan­cia de la es­cri­to­ra) eli­gien­do los blo­ques pa­ra la tum­ba del pa­pa Ju­lio II. Co­mo los cor­tes de los can­te­ros y pi­ca­pe­dre­ros, la pro­sa de la au­to­ra es co­mo un cu­chi­llo. Sus frases son lim­pias y cla­ras, co­mo en el ver­so de Cen­drars, atraen, iman­tan e hip­no­ti­zan por su fuer­te car­ga de sen­sua­li­dad. Tie­nen éxi­to. “Y eso que em­pe­cé mu­chos pro­yec­tos de no­ve­la y no aca­bé ca­si nin­guno du­ran­te mu­cho tiem­po”, con­fie­sa la au­to­ra. Po­co a po­co le ha lle­ga­do el re­co­no­ci­mien­to cul­ti­van­do una ca­rre­ra que quie­re ale­jar­se de la “es­pe­cia­li­za­ción que se vi­ve hoy en día pa­ra to­car esa idea hu­ma­nis­ta del Re­na­ci­mien­to”. Con su es­cri­tu­ra, la au­to­ra in­ten­ta huir de un mun­do do­mi­na­do por “las ha­bla­du­rías” pa­ra cen­trar­se en la sim­pli­ci­dad y re­pro­du­cir “lo esen­cial, la sen­si­bi­li­dad”, aun­que lo que ex­pli­que sea una in­ven­ción que se ba­sa en he­chos, fe­chas y vi­ven­cias reales. No se acuer­da don­de com­pró la go­ma de bo­rrar con for­ma de ca­cahue­te que siem­pre le acom­pa­ña y que se ha con­ver­ti­do en ver­du­go de las pa­la­bras que no pa­san el cor­te. Leo­nor de Re­con­do, que es­cri­be a mano mu­chas de sus crea­cio­nes, sue­le tra­ba­jar con su lá­piz de mi­na y con una go­ma de bo­rrar con for­ma de ca­cahue­te

Tex­to Fe­lip Vi­van­co Fotos Marc Arias

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.