CIU­DAD MA­RA­VI­LLA

Sus ca­lles, la abun­dan­cia de igle­sias ba­rro­cas y los ves­ti­gios co­lo­nia­les ha­cen de Qui­to un des­tino de le­yen­da a pe­sar de su cli­ma­to­lo­gía

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Tex­to Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

Lee­mos en una guía de via­jes que “Qui­to go­za de un stu­pen­do cli­ma pri­ma­ve­ral, a pe­sar de que só­lo se si­túa a 22 km del ecua­dor”. Lo cierto es que el ca­lor que co­rres­pon­de­ría a es­ta la­ti­tud se ve atem­pe­ra­do por el he­cho de que la ca­pi­tal ecua­to­ria­na se en­cuen­tra en un va­lle ro­dea­do de vol­ca­nes de ca­si 3.000 me­tros, co­mo el Pi­chin­cha o el Cotopaxi. Eso sig­ni­fi­ca que el “cli­ma pri­ma­ve­ral” es en reali­dad la co­sa más va­ria­ble e im­pre­de­ci­ble del mun­do, con gran­des ex­cur­sio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas por el uni­ver­so de las llu­vias, el so­fo­co y el frío a lo lar­go de una mis­ma jor­na­da. Se po­dría su­po­ner que los ecua­to­ria­nos an­da­rán pen­dien­tes de apps y pá­gi­nas web don­de con­tro­lar mi­nu­to a mi­nu­to los po­si­bles cam­bios de tiem­po (y de he­cho hay quien lo ha­ce) pe­ro la ma­yo­ría de la po­bla­ción sim­ple­men­te sa­le de ca­sa pre­pa­ra­da pa­ra cual­quier im­pre­vis­to tem­po­ral que pue­da en­con­trar­se. Es el pre­cio a pa­gar a cam­bio de vi­vir cer­ca de uno de los cen­tros his­tó­ri­cos co­lo­nia­les más bien con­ser­va­dos que se pue­dan ver en Su­da­mé­ri­ca. Pa­sear por sus ca­lles al ano­che­cer, cuan­do el trá­fi­co des­cien­de y con los neo­nes lu­mi­no­sos a una dis­tan­cia pru­den­te, equi­va­le a un via­je al pa­sa­do. Al nor­te que­da el Qui­to mo­derno, con las inevi­ta­bles es­truc­tu­ras co­mer­cia­les y edi­fi­cios de úl­ti­ma ho­ra. Por otro la­do, en la par­te sur se van abrien­do pa­so ba­rrios con in­quie­tu­des so­cia­les y son pre­fe­ri­dos por los jó- ve­nes que bus­can una al­ter­na­ti­va a las zo­nas de bai­le y al ba­rrio más tu­rís­ti­co de La Ma­ris­cal. De he­cho, la ca­pi­tal ecua­to­ria­na vi­ve in­mer­sa en un pe­rio­do de ex­pan­sión que la ha­ce co­lo­ni­zar los mon­tes y los va­lles ve­ci­nos, en di­rec­ción a Tumbaco o los Chi­llos. To­do ello se co­nec­ta con el tro­lley, el trans­por­te pú­bli­co que ha­ce las ve­ces de es­pi­na dor­sal de la ciu­dad. Qui­to se fun­dó en el año 1534 por los es­pa­ño­les, aun­que a de­cir verdad, an­tes hu­bo en el mis­mo lu­gar una ciu­dad in­ca que fue arra­sa­da por su pro­pio cau­di­llo an­tes de que la to­ma­ran los re­cién lle­ga­dos. De ahí que no que­den ves­ti­gios in­cai­cos en la ca­pi­tal, que se con­sue­la con te­ner el tem­plo más an­ti­guo del país: el mo­nas­te­rio de San Fran­cis­co. Lo em­pe­za­ron a cons­truir rá­pi­do, po­co des­pués de la ci­ta­da fun­da­ción, pe­ro no se ter­mi­nó has­ta 70 años más tar­de. Y eso que en las obras echó una mano el dia­blo. Se­gún la le­yen­da, el in­dio Can­tu­ña te­nía que ter­mi­nar el edi­fi­cio pa­ra los fran­cis­ca­nos en seis me­ses. Al ver que no avan­za­ba, pi­dió ayu­da al dia­blo que, co­mo es cos­tum­bre en es­tos ca­sos, le pi­dió su alma a cam­bio de re­ma­tar el tra­ba­jo en una so­la no­che. Al día si­guien­te, Can­tu­ña bur­ló al dia­blo es­con­dien­do una pie­dra del atrio, por lo que di­jo que la obra es­ta­ba in­con­clu­sa. Otro cuen­to lo­cal nos lle­va a con­tem­plar la pa­no­rá­mi­ca de la ciu­dad des­de lo al­to de la co­li­na

del Pa­ne­ci­llo, mi­ra­dor ideal pa­ra ver la par­te an­ti­gua con los vol­ca­nes ne­va­dos al fon­do. La his­to­ria di­ce que una pas­to­ra po­bre ve­nía al lu­gar con su va­ca y que mien­tras pa­cía, po­nía el pu­che­ro a her­vir. Un día la va­ca des­apa­re­ció y la pas­to­ra la bus­có has­ta den­tro de la olla, don­de ha­lló una prin­ce­sa que no só­lo le di­jo que la va­ca es­ta­ba sa­na y sal­va si no que le dio un lin­go­te de oro. Co­mo se pue­de apre­ciar, Qui­to abun­da en fá­bu­las pa­ra ame­ni­zar la vi­si­ta y jus­ti­fi­car que nos acer­que­mos a los es­ce­na­rios de ca­da una. De es­te mo­do, en el con­ven­to de San Die­go bus­ca­re­mos el ras­tro del pa­dre Al­mei­da, que ca­da no­che se des­col­ga­ba apo­yán­do­se en un Cris­to, has­ta que es­te se can­só y le hi­zo es­car­men­tar pre­sen­cian­do el pa­so de su pro­pio cor­te­jo fú­ne­bre. En la pla­za de la In­de­pen­den­cia pue­de que vea­mos el hu­mo en el que se con­vir­tió un to­ro tras em­bes­tir a una don­ce­lla de la que se ha­bía enamo­ra­do.

La igle­sia de San Fran­cis­co, si­tua­da en el cen­tro his­tó­ri­co, se co­no­ce co­mo el “Es­co­rial del nue­vo mun­do” Una fa­mi­lia com­pran­do en una pe­que­ña tien­da si­tua­da en el cas­co an­ti­guo de Qui­to

Se ven­de to­do ti­po de vian­das en los mer­ca­dos tra­di­cio­na­les de Qui­to, co­mo el de San­ta Cla­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.