¿Y si el tó­xi­co soy yo?

Si tie­ne ba­ja la au­to­es­ti­ma, su­fre de­pen­den­cia emo­cio­nal, sien­te mie­do a lo desconocido y ado­le­ce de re­cur­sos co­mu­ni­ca­cio­na­les, de­be­ría ha­cer­se una pre­gun­ta, por­que esos son los prin­ci­pa­les mo­ti­vos que lle­van a una con­duc­ta tó­xi­ca

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to Eli­sen­da Ban­cells

A ve­ces, la gen­te tó­xi­ca nos ro­dea, nos ata­ca... pe­ro la pers­pec­ti­va pue­de cam­biar si des­cu­bri­mos que no­so­tros tam­bién lo so­mos

¿Al­gu­na vez se ha sen­ti­do agre­di­do o me­nos­pre­cia­do por co­men­ta­rios de su ami­go? ¿Ha no­ta­do que en el tra­ba­jo le ig­no­ran o le dan ta­reas por de­ba­jo de su cua­li­fi­ca­ción? ¿Sus pa­dres le han pre­sio­na­do pa­ra ser el me­jor en to­das sus ac­ti­vi­da­des? Y su pa­re­ja, ¿le ha he­cho sen­tir cul­pa­ble de sus pro­ble­mas? Si la res­pues­ta a al­gu­na de es­tas pre­gun­tas es sí, us­ted se ha to­pa­do con una per­so­na tó­xi­ca. Son si­tua­cio­nes más co­mu­nes de lo que ima­gi­na­mos, pe­ro a las que nos es di­fí­cil po­ner­les nom­bre y en­fren­tar­nos a ellas.

Ya el tér­mino nos in­di­ca que de na­da po­si­ti­vo se tra­ta. La re­la­ción tó­xi­ca es aque­lla que nos ago­ta emo­cio­nal, fí­si­ca o psí­qui­ca­men­te y de la que nos es di­fí­cil sa­lir. Son es­pi­ra­les a las que no sa­be­mos po­ner­les fin. Es­tas re­la­cio­nes ne­ga­ti­vas pue­den en­con­trar­se en cual­quier ám­bi­to en el que exis­ta un con­tac­to in­ter­per­so­nal. El psi­có­lo­go ar­gen­tino Bernardo Sta­ma­teas ex­pli­ca en su li­bro Gen­te tó­xi­ca (Edi­cio­nes B), que cuan­do en­tra­mos en con­tac­to con per­so­nas que sus­ci­tan emo­cio­nes ne­ga­ti­vas “se ge­ne­ran si­tua­cio­nes de mie­do, an­sie­dad y en de­fi­ni­ti­va, un cuadro de es­trés que in­to­xi­ca a ni­vel emo­cio­nal, bio­quí­mi­co y fí­si­co” y ase­gu­ra que “la gen­te tó­xi­ca po­ten­cia nues­tras de­bi­li­da­des y nos lle­na de frus­tra­cio­nes”.

Son va­rios los psi­có­lo­gos que apun­tan que una re­la­ción tó­xi­ca no de­pen­de de la per­so­na, sino del con­tex­to que es­ta vi­ve. Cia­ra Mo­li­na, psi­có­lo­ga y au­to­ra de Emo­cio­nes expresadas, emo­cio­nes su­pe­ra­das (Oni­ro), sen­ten­cia que “el tó­xi­co no na­ce, se ha­ce”. La cons­truc­ción de nues­tra per­so­na­li­dad, uni­da a las ex­pe­rien­cias, el am­bien­te y los fac­to­res ex­ter­nos son com­po­nen­tes que po­drán crear un en­torno pro­pi­cio a des­en­ca­de­nar un ca­rác­ter des­truc­ti­vo. Pa­ra la psi­có­lo­ga pa­re­ce evi­den­te que cual­quier per­so­na pue­de desa­rro­llar una ac­ti­tud pro­ble­má­ti­ca, de la mis­ma ma­ne­ra que pue­de sol­ven­tar­la. Pe­ro pa­ra ello es ne­ce­sa­rio un pro­ce­so de au­to­rre­fle­xión. ¿So­mos tóxicos? Pon­ga­mos por el ca­so que sí, que nos de­tec­ta­mos co­mo una per­so­na que es­tá ejer­cien­do ha­cia los de­más con­duc­tas no­ci­vas. Lo que al prin­ci­pio pue­de pa­re­cer al­go ne­ga­ti­vo se­rá, en reali­dad, el ini­cio de un cam­bio po­si­ti­vo. Es­tá cla­ro que no nos plan­tea­re­mos es­ta pre­gun­ta di­rec­ta­men­te da­do que es di­fí­cil que uno mis­mo se dé cuen­ta, pe­ro sí que exis­ten al­gu­nos ras­gos que se ma­ni­fies­tan y nos dan pe­que­ñas pis­tas de que al­go no va bien en nues­tra ac­ti­tud. Ade­más de Cia­ra Mo­li­na, Sa­cra­men­to Bar­ba, pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Es­ta­tal de Me­dia­do­res “Me­dia­ción y Cam­bio” y tam­bién Fran­cesc So­rri­bes, co­di­rec­tor del Ins­ti­tu­to RET, coin­ci­den en que un cla­ro fac­tor a ni­vel so­cial se­rá el de­te­rio­ro y el re­cha­zo de nues­tras re­la­cio­nes y en con­se­cuen­cia, el ais­la­mien­to con los de nues­tro al­re­de­dor. Po­co a po­co, ire­mos crean­do, con esas ac­ti­tu­des des­truc­ti­vas que pue­den ve­nir da­das por las fal­tas de res­pe­to o de com­pro­mi­so ha­cia los de­más, un círcu­lo so­cial va­cío que va a ser di­fí­cil de re­cons­truir por sí so­lo.

No só­lo la to­xi­ci­dad se iden­ti­fi­ca me­dian­te el con­tex­to so­cial, tam­bién se va a re­fle­jar en nues­tro ca­rác­ter que se va a de­can­tar ha­cia los as­pec­tos más ne­ga­ti­vos de la per­so­na­li­dad. Al­tos ni­ve­les de irri­ta­bi­li­dad, frus­tra­ción, in­se­gu­ri­dad, mal hu­mor, pe­si­mis­mo o cual­quier ti­po de emo­ción ne­ga­ti­va que per­ci­ba­mos se re­tro­ali­men­ta cons­tan­te­men­te con­vir­tien­do nues­tras emo­cio­nes en in­sa­nas. Se em­pie­za por una idea a la que se su­ma una emo­ción y, si no sa­be­mos ges­tio­nar­la co­rrec­ta­men­te se con­vier­te en un ma­les­tar cons­tan­te que in­fec­ta nues­tras vi­das y pue­de de­ri­var en pa­pe­les vic­ti­mis­tas, egó­la­tras, en­vi­dio­sos, po­se­si­vos et­cé­te­ra. So­rri­bes re­mar­ca que de­be­mos es­tar aten­tos a có­mo os­ci­la nues­tro “ter­mó­me­tro emo­cio­nal”. Siem­pre exis­ti­rán mo­men­tos de ma­yor o me­nor es­ta­bi­li­dad, pe­ro cuan­do es re­pe­ti­do y, en oca­sio­nes in­ten­cio­na­do, nues­tra con­duc­ta en­tra­rá en es­te sa­co de com­por­ta­mien­tos al­te­ra­dos.

Una ac­ti­tud tó­xi­ca es co­mo un pez que se muer­de la co­la. Cuan­do uno se su­mer­ge en ella, apa­re­cen fac­to­res de aler­ta ca­da vez más pro­nun­cia­dos y las ac­ti­tu­des ya no só­lo con­ta­mi­nan a los círcu­los cer­ca­nos, sino que nos re­per­cu­ten a no­so­tros mis­mos crean­do por ejem­plo, in­sa­tis­fac­ción per­so­nal, re­sen­ti­mien­to, au­to­exi­gen­cia o pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos cons­tan­tes ha­cia ac­tos pa­sa­dos. El fa­mi­liar, el sen­ti­men­tal y el la­bo­ral son tres ám­bi­tos en los que po­dre­mos en­con­trar res­pues­tas so­bre el ori­gen de pen­sa­mien­tos e ideas que nos de­ri­van ha­cia al­guien tó­xi­co.

El pi­lar fa­mi­liar De ni­ños, la fa­mi­lia es el pri­mer con­tac­to que te­ne­mos con el mun­do y se­rá el cal­do de cul­ti­vo pa­ra nues­tras fu­tu­ras re­la­cio­nes. Bar­ba rehú­ye del con­cep­to “per­so­na tó­xi­ca” y cen­tra su dis­cur­so en mo­men­tos de­ter­mi­na­dos en los que te­ne­mos emo­cio­nes di­fí­ci­les de con­tro­lar. La bue­na o ma­la ges­tión de es­tas emo­cio­nes de­pen­de­rá en gran me­di­da de nues­tra ba­se de apren­di­za­je, es de­cir, de los va­lo­res e ideas que los pa­dres nos trans­mi­tan des­de que na­ce­mos has­ta que lle­ga­mos a la ado­les­cen­cia.

Las so­bre­pro­tec­ción cuan­do, por ejem­plo, un pa­dre res­pon­de por el ni­ño o le prohí­be sa­lir con com­pa­ñe­ros de su edad sin ar­gu­men­tar­le un por­qué y la so­bre­exi­gen­cia ba­sa­da en bus­car siem­pre un al­to ren­di­mien­to aca­dé­mi­co, de­por­ti­vo o ar­tís­ti­co son, se­gún la me­dia­do­ra, dos de los fac­to­res que más in­flu­yen y que pue­den desem­bo­car en fu­tu­ros ado­les­cen­tes frus­tra­dos. Que­rer hi­jos per­fec­tos en to­das y ca­da una de sus fa­ce­tas no deja a los ni­ños en­fren­tar­se a si­tua­cio­nes com­pli­ca­das y es­to im­pli­ca que el pe­que­ño crez­ca con frus­tra­cio­nes, in­se­gu­ri­da­des o ba­ja au­to­es­ti­ma por no sa­ber afron­tar pro­ble­mas o por que­rer cum­plir las ex­pec­ta­ti­vas de los de­más.

Por con­tra, a ve­ces te­ne­mos la cos­tum­bre de con­si­de­rar el di­vor­cio co­mo otro fac­tor con­flic­ti­vo, nos

de­ja­mos lle­var por la idea de que es­te afec­ta al desa­rro­llo de los hi­jos y la verdad es que, en par­te, nos equi­vo­ca­mos al pen­sar­lo. Se­gún el por­tal Bu­si­ness In­si­der, al­re­de­dor de un 60% de los ma­tri­mo­nios es­pa­ño­les ter­mi­nan en di­vor­cio. Cierto es que uno pue­de ser más pro­pen­so a desa­rro­llar pro­ble­mas per­so­na­les si pro­vie­ne de un ho­gar ro­to, pe­ro no im­pli­ca que siem­pre su­ce­da así. Fran­cesc So­rri­bes ex­pli­ca que de­pen­de­rá de las ideas que uno desa­rro­lle a lo lar­go de su vi­da en fun­ción de las ex­pe­rien­cias y las si­tua­cio­nes vi­vi­das. El psi­có­lo­go afir­ma que “el di­vor­cio es una in­fluen­cia más en nues­tra con­duc­ta, pe­ro no un de­ter­mi­nis­mo”, por lo tan­to, la se­pa­ra­ción por sí so­la no se­rá un pro­ble­ma, aun­que pue­de con­ver­tir­se en un fac­tor de ries­go cuan­do se com­bi­na con otros ele­men­tos ex­ter­nos co­mo la pér­di­da del po­der ad­qui­si­ti­vo, el cam­bio de re­si­den­cia o la con­vi­ven­cia for­za­da con al­guno de los pro­ge­ni­to­res.

Amis­tad y pa­re­ja, el desa­rro­llo con igua­les Hay fac­to­res que tien­den, por un la­do, a des­en­ca­de­nar con­duc­tas tó­xi­cas y por el otro, a acep­tar­las. Tal y co­mo ex­pli­ca Mer­cè Co­nan­gla, psi­có­lo­ga y di­rec­to­ra del Ins­ti­tu­to de Eco­lo­gía Emo­cio­nal, en la ado­les­cen­cia que­re­mos in­te­grar­nos en una co­mu­ni­dad de “igua­les” y en oca­sio­nes, es­ta­mos dis­pues­tos a pa­gar pre­cios muy ele­va­dos. Ser me­nos­pre­cia­dos, hu­mi­lla­dos o agre­di­dos ver­bal­men­te con tal de sen­tir­nos par­te de un gru­po. Con­si­de­ran­do que la ado­les­cen­cia es una de las eta­pas más de­li­ca­das en cuan­to a re­la­cio­nes, es fun­da­men­tal cre­cer en un en­torno que va­lo­re el au­to­co­no­ci­mien­to, pon­ga én­fa­sis en la par­te emo­cio­nal pa­ra evi­tar ca­ren­cias afec­ti­vas y edu­que den­tro de una cul­tu­ra del es­fuer­zo. Un ado­les­cen­te cria­do en es­te en­torno y en el que exis­ta una bue­na co­mu­ni­ca­ción evi­ta­rá, se­gún la psi­có­lo­ga, con­ver­tir­se en una per­so­na tó­xi­ca con sus ami­gos ya que ha­brá re­ci­bi­do es­tí­mu­los po­si­ti­vos su­fi­cien­tes que le per­mi­ti­rán no in­to­xi­car y, a su vez, no ser in­to­xi­ca­do. Es­to mis­mo pue­de apli­car­se tam­bién con la pa­re­ja. Aun­que Fran­cesc So­rri­bes acla­ra que es im­por­tan­te di­fe­ren­ciar en­tre las in­sa­tis­fac­cio­nes de pa­re­ja que pue­den sol­ven­tar­se po­ten­cian­do una bue­na co­mu­ni­ca­ción (y no se con­si­de­ra un am­bien­te tó­xi­co) y las per­tur­ba­cio­nes que pue­da te­ner uno de los miem­bros, que im­pli­can una se­rie de exi­gen­cias ha­cia la re­la­ción. Es­tas fal­sas ne­ce­si­da­des son, se­gún el psi­có­lo­go, las cau­san­tes de una di­ná­mi­ca tó­xi­ca.

Ma­les­tar la­bo­ral La ten­den­cia ge­ne­ral es pen­sar que el es­trés es el epi­cen­tro de to­do con­flic­to la­bo­ral y aun­que un 51% de los tra­ba­ja­do­res eu­ro­peos, se­gún la Agen­cia Eu­ro­pea pa­ra la Se­gu­ri­dad y la Sa­lud La­bo­ral (eu-os­ha), per­ci­ba un am­bien­te de es­trés en su tra­ba­jo, es­ta no es la cau­sa des­en­ca­de­nan­te de un am­bien­te con­ta­mi­nan­te. Las cul­pa­bles son las pro­pias con­di­cio­nes la­bo­ra­les en las que se in­clu­yen la pre­ca­rie­dad, la re­or­ga­ni­za­ción de la plan­ti­lla o la car­ga ex­ce­si­va de tra­ba­jo. El es­trés es, se­gún Lí­dia Ju­lià, di­rec­to­ra de ISEP Clí­nic Gi­ro­na, no una cau­sa sino una con­se­cuen­cia del am­bien­te la­bo­ral. Es im­por­tan­te acla­rar que es­te ma­les­tar no pue­de de­fi­nir­se siem­pre co­mo aco­so la­bo­ral ( mob­bing), ex­pli­ca. El aco­so es “una agre­sión psi­co­ló­gi­ca con­ti­nua­da ha­cia una per­so­na por par­te de un su­pe­rior o de los com­pa­ñe­ros” de­fi­ne la psi­có­lo­ga. En es­tos ca­sos exis­te una in­ten­cio­na­li­dad y de­be­mos te­ner en cuen­ta que exis­ten otras ma­ne­ras de ma­ni­fes­tar la to­xi­ci­dad.

Si bien el aco­so sue­le to­mar for­ma des­de un ran­go su­pe­rior ha­cia sus su­bor­di­na­dos, las de­más si­tua­cio­nes que afec­ten a la di­ná­mi­ca gru­pal y al ren­di­mien­to de la em­pre­sa pue­den dar­se ha­cia cual­quier di­rec­ción. Ju­lià ex­pli­ca que se­rán re­la­cio­nes en las que no se bus­ca un da­ño di­rec­to ha­cia quien lo re­ci­be, sino más bien se­rán una con­se­cuen­cia de va­rios fac­to­res que se han uni­do, co­mo las ma­las con­di­cio­nes la­bo­ra­les, la fal­ta de es­tra­te­gias re­la­cio­na­les ade­cua­das o au­to­ma­tis­mos en la con­duc­ta que im­pi­den re­fle­xio­nar y cues­tio­nar­se las con­se­cuen­cias de sus ac­tos.

Los tóxicos exis­ten, eso es una reali­dad y el prin­ci­pal pro­ble­ma es que di­fí­cil­men­te uno mis­mo se da cuen­ta de las ac­ti­tu­des per­ju­di­cia­les que ma­ni­fies­ta ha­cia su al­re­de­dor. Pa­ra su­pe­rar­lo es ne­ce­sa­ria la ayu­da de nues­tro en­torno o una muy bue­na ca­pa­ci­dad de au­to­aná­li­sis. Pue­de que ha­ya de­tec­ta­do a al­gu­na per­so­na no­ci­va en su en­torno, o qui­zás no y pue­de que se la en­cuen­tre a lo lar­go de su vi­da, pe­ro si a par­tir de aho­ra se au­to­ana­li­za a us­ted y a sus com­pa­ñías, ten­ga en cuen­ta que no cual­quier ma­les­tar pue­de atri­buir­se al con­cep­to aquí tra­ta­do.

Las ma­las ra­chas las tie­ne to­do el mun­do y eso no sig­ni­fi­ca que de gol­pe nos con­vir­ta­mos en al­guien no­ci­vo. Só­lo se ma­ni­fes­ta­rá en esos ca­sos don­de el ma­les­tar y los con­flic­tos equi­val­gan a un pe­so car­ga­do a su es­pal­da que se en­gran­de­ce día tras día. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, cuan­ta más to­xi­ci­dad, más com­pli­ca­do es sa­lir de la re­la­ción, por eso lo me­jor es po­ner­se en ma­nos de un es­pe­cia­lis­ta ya que las re­la­cio­nes, sean del ti­po que sean, es­tán pa­ra sen­tir li­ber­tad y sa­tis­fac­ción y no mie­do o ma­les­tar cons­tan­te.

Fo­men­tar una au­to­es­ti­ma sa­na

Uno de los fac­to­res más im­por­tan­tes pa­ra pre­ve­nir o com­ba­tir una re­la­ción tó­xi­ca es la au­to­es­ti­ma, es de­cir, la va­lo­ra­ción que ha­ce­mos de no­so­tros mis­mos te­nien­do en cuen­ta las sen­sa­cio­nes o ex­pe­rien­cias que he­mos te­ni­do a lo lar­go de nues­tra vi­da. Es im­por­tan­te tra­ba­jar­la pro­fun­da­men­te en la ado­les­cen­cia pa­ra for­jar una iden­ti­dad per­so­nal fuer­te que evi­te la po­si­bi­li­dad de desa­rro­llar a pos­te­rio­ri una dis­tor­sión de nues­tros pen­sa­mien­tos. Plan­tear­se ob­je­ti­vos o pro­pó­si­tos, te­ner pen­sa­mien­tos po­si­ti­vos, sa­lir de nues­tra zo­na de con­fort o re­co­no­cer los pro­pios lo­gros son cla­ves im­pres­cin­di­bles pa­ra me­jo­rar la ima­gen que te­ne­mos de no­so­tros mis­mos. Una per­so­na con una au­to­es­ti­ma sa­na con­fía en sus re­cur­sos, es ca­paz de apor­tar so­lu­cio­nes e ideas y sus pen­sa­mien­tos no le li­mi­tan a la ho­ra de ac­tuar. Que­rer­nos y acep­tar­nos nos ayu­da­rá a re­du­cir los mie­dos, ges­tio­nar me­jor nues­tras emo­cio­nes y en con­se­cuen­cia, en­fren­tar­nos y re­sol­ver si­tua­cio­nes com­pli­ca­das con ma­yor aser­ti­vi­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.