Sí pue­des

La Vanguardia - ES - - ED - RA­MI­RO CA­LLE es@la­van­guar­dia.es

¿Has­ta qué pun­to te­ne­mos que preo­cu­par­nos de lo que pien­sen los de­más de no­so­tros? Re­fle­xio­nes y so­lu­cio­nes de Ra­mi­ro Ca­lle

PRE­GUN­TA | Ho­la Ra­mi­ro, te leo y te si­go, con­fío en ti aun­que soy muy des­con­fia­da y sus­cep­ti­ble. Su­fro. Ten­go ya ca­si 30 años y me su­ce­de al­go que me ha­ce mu­cho mal. Ca­da vez que sal­go a la ca­lle ten­go la im­pre­sión de que la gen­te me tra­ta co­mo si fue­ra una dro­ga­dic­ta o una de­lin­cuen­te. No só­lo me mi­ran ra­ro, sino que ade­más de al­gu­na ma­ne­ra u otra me evi­tan. Al me­nos esa es mi im­pre­sión y lo sien­to co­mo si un dar­do me atra­ve­sa­ra. Tam­bién es verdad que otras ve­ces la gen­te me son­ríe y en­ton­ces me sien­to bien, aun­que es­to du­ra muy po­co. To­do es­to me co­men­zó a pa­sar ha­ce más de un año, cuan­do pa­de­cí una de­pre­sión se­ve­ra que hi­zo que me ale­ja­ra de mi ca­sa, em­pe­cé a be­ber de­ma­sia­do e hi­ce mu­chas co­sas es­tú­pi­das de las que real­men­te me arre­pien­to, pues pu­se en ries­go mi sa­lud men­tal. Es­tar pen­dien­te de có­mo me mi­ran o ha­blan los

LA CA­BE­ZA NOS JUE­GA A VE­CES MA­LAS PA­SA­DAS QUE DE­BE­MOS FRE­NAR CON IM­PRE­SIO­NES PO­SI­TI­VAS

de­más me pro­du­ce mu­cho ma­les­tar, la verdad, y por eso re­cu­rro a ti por si pue­des brin­dar­me al­guno de tus es­cla­re­ce­do­res con­se­jos. Dí­me lo que de verdad creas, pues me vie­ne bien que me pon­gan en mi lu­gar. Fui una ni­ña ca­pri­cho­sa y pue­de que arras­tre al­go de ello. Gra­cias, un sa­lu­do con to­do mi ca­ri­ño.

RES­PUES­TA | Es­ti­ma­da ami­ga, leo con mu­cha aten­ción tu con­sul­ta. An­tes que na­da ten­go que de­cir­te, ter­mi­nan­te­men­te, que no es­tés pen­dien­te de si la gen­te te mira, ni de có­mo lo ha­ce, pues eso es sím­bo­lo de in­ma­du­rez y te ha­ce da­ño. Des­preocú­pa­te de la gen­te y cuí­da­te. La men­te es así de mis­te­rio­sa y ex­tra­ña. De he­cho, a ve­ces es tan inar­mó­ni­ca que se­gún di­cen los sa­bios de Orien­te, no se pue­de uno fiar de ella y es co­mo una ca­sa con un mi­llón de puer­tas. Po­de­mos com­pa­rar­la a una gran pres­ti­di­gi­ta­do­ra, que mu­chas ve­ces nos ha­ce ver lo que no exis­te y nos es­ca­mo­tea lo que exis­te. A ve­ces la vi­da va por un la­do y la men­te va por otro. Es de­cir, que en si­tua­cio­nes que tra­ta de boi­co­tear nues­tro so­sie­go, lo me­jor es no ha­cer­le ca­so, no per­mi­tir que sus en­ga­ños nos se­duz­can y nos atra­pen. Por hi­gie­ne men­tal, des­preocú­pa­te de la im­pre­sión que pro­duz­cas y tra­ta de en­ten­der que mu­chas ve­ces no ve­mos las co­sas co­mo son, sino co­mo te­me­mos que sean.

Tra­ta de ali­men­tar­te con im­pre­sio­nes men­ta­les po­si­ti­vas. No ce­das a la ten­ta­ción de es­tar ca­li­bran­do cons­tan­te­men­te si los de­más te to­man de una u otra ma­ne­ra, y má­xi­me sien­do des­co­no­ci­dos. ¿Por qué te vas a ofen­der o de­jar agra­viar por có­mo unos te mi­ran o no? De­trás de to­do ello es­tá el ego in­ma­du­ro, que en su ne­ce­si­dad de ser afir­ma­do y su mie­do a ser des­con­si­de­ra­do, se ofen­de por to­do. Cuí­da­te de verdad, evi­ta sus­tan­cias tó­xi­cas (in­clui­do por su­pues­to el al­cohol), va­lo­ra tu cuer­po y tu men­te y no te de­jes su­pe­di­tar por jui­cios aje­nos. Pe­ro si tu reac­ción va a más, con­sul­ta a un psi­co­te­ra­peu­ta se­rio y ho­nes­to. La se­ve­ra de­pre­sión y so­bre to­do lo que in­ge­ris­te lue­go, pue­de ha­ber­te de­ja­do al­gu­na se­cue­la psí­qui­ca. No des­fa­llez­cas y tra­ba­ja so­bre ti mis­ma pa­ra rear­mo­ni­zar­te. Cor­dia­les sa­lu­dos, gra­cias.

Ilus­tra­ción

Pa­blo Amar­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.