De­lan­te­ra y tra­se­ra

Te­ner un buen tra­se­ro, nal­gas, po­sa­de­ras... o co­mo quie­ran lla­mar a la par­te que nor­mal­men­te de­no­mi­na­mos cu­lo es com­pli­ca­do. Re­quie­re un es­fuer­zo ma­yúscu­lo. Pe­ro es­tá de mo­da tra­ba­jar los glú­teos: con­se­guir un buen ‘de­rriè­re’ es ten­den­cia

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to Mar­ga­ri­ta Puig

Hu­bo un tiem­po en que lo que se es­ti­la­ba eran los pe­chos gran­des, aho­ra exis­te una cier­ta fas­ci­na­ción por los tra­se­ros vo­lup­tuo­sos

Hu­bo un tiem­po en que se pu­sie­ron de mo­da los pe­chos muy gran­des, vo­lup­tuo­sos. Y mu­chas mu­je­res, fa­mo­sas o no, echa­ron mano de la ci­ru­gía pa­ra po­ner­se al día. Eso es­tá su­pe­ra­do y más bien se lle­va más la na­tu­ra­li­dad que los ex­ce­sos por lo que se re­fie­re a las de­lan­te­ras. Sin em­bar­go, lle­ga otra ten­den­cia sor­pren­den­te. La de los tra­se­ros gran­des, en­tre quie­nes lle­van to­do al ex­tre­mo, y la de los res­pin­go­nes y to­ni­fi­ca­dos, en­tre los que pre­fie­ren no pa­sar por qui­ró­fano. No só­lo gus­tan en cier­tos lu­ga­res del mun­do co­mo La­ti­noa­mé­ri­ca, don­de siem­pre se han aplau­di­do las ta­llas XXL, sino que pa­re­ce que se im­po­nen en­tre las ce­le­bri­da­des. O eso es lo que po­dría sos­pe­char­se te­nien­do en cuen­ta que ca­da vez son más las can­tan­tes y ac­tri­ces que no só­lo se es­fuer­zan por man­te­ner unos glú­teos gran­des y mus­cu­la­dos, sino que ade­más es­co­gen esa par­te de su ana­to­mía co­mo mo­ti­vo prin­ci­pal de sus can­cio­nes o de sus es­tra­te­gias co­mu­ni­ca­ti­vas.

Es el ca­so de Jen­ni­fer Ló­pez o la ra­pe­ra Iggy Aza­lea y el de las her­ma­nas Kardashian, un trío de it girls que se hi­cie­ron fa­mo­sas por su reality Kee­ping up

with the Kar­das­hians, emi­ti­do por el ca­nal E! In­clu­so se ha acu­ña­do el te­ma culorexia, que res­pon­de a una obsesión, de mo­men­to mi­no­ri­ta­ria en­tre las ce­le­bri­da­des, de te­ner unos glú­teos ca­da vez más gran­des. Po­dría ser, in­clu­so, que se ha­yan pues­to im­plan­tes de si­li­co­na, que es un re­cur­so ca­da vez más ha­bi­tual tam­bién en­tre los hom­bres que quie­ren dar vo­lu­men a esa par­te de su cuer­po. La nue­va ne­ce­si­dad ha tras­pa­sa­do el mun­do de las fa­mo­sas y ha lle­ga­do a im­po­ner­se en el real, tan­to pa­ra hom­bres co­mo pa­ra mu­je­res. De ma­ne­ra que ya se han pues­to en aler­ta los ci­ru­ja­nos plás­ti­cos, es­te­ti­cis­tas, en­tre­na­do­res per­so­na­les y las re­des so­cia­les en ge­ne­ral. Pue­de que es­té de mo­da la to­ni­fi­ca­ción de es­tas par­tes, pe­ro no es me­nos cierto que re­sul­ta más que com­pli­ca­do con­se­guir unos glú­teos sa­lu­da­bles y bien mol­dea­dos. To­dos los es­pe­cia­lis­tas, sean del cam­po que sean, ad­vier­ten que eso, te­ner unos glú­teos con­sis­ten­tes y fuertes sin lle­gar a la ci­ru­gía, no es na­da fá­cil. Re­quie­re un es­fuer­zo sin­gu­lar.

No só­lo hay que man­te­ner una die­ta que per­mi­ta au­men­tar la ma­sa mus­cu­lar. Son die­tas que “se ba­san en me­nús hi­per­pro­tei­cos y ba­jos en gra­sa, con una in­ges­ta de cin­co co­mi­das al día y, a po­der ser, un ba­ti­do de pro­teí­nas pa­ra re­cu­pe­rar­se tras el en­tre­na­mien­to en el gim­na­sio, que tam­bién es im­pres­cin­di­ble”, ex­pli­ca Es­tre­lla Pu­jol de Oxi­gen. Lo que tie­ne que es­tar muy cla­ro es que “es­tas die­tas sir­ven pa­ra au­men­tar la ma­sa mus­cu­lar y fun­cio­nan siem­pre que se acom­pa­ñen de un en­tre­na­mien­to ade­cua­do, de lo con­tra­rio, lo úni­co que se con­si­gue es au­men­tar el pe­so y la gra­sa y pa­ra que unos glú­teos luz­can bien sien­do gran­des, tie­nen que es­tar to­ni­fi­ca­dos”. Tam­bién hay una se­rie de tra­ta- mien­tos de ca­bi­na, ca­da vez más de­man­da­dos en­tre per­so­nas de to­das las eda­des, que ayu­dan a me­jo­rar es­ta par­te de la ana­to­mía. “Sue­le ha­ber dos ca­sos muy di­fe­ren­cia­dos, quie­nes pre­ten­den for­ta­le­cer un glú­teo ya de por sí gran­de, y eso se con­si­gue con una se­rie de tra­ta­mien­tos, la die­ta y el ejer­ci­cio, y lue­go quie­nes al con­tra­rio, tie­nen po­ca ma­sa mus­cu­lar y flá­ci­da y pre­ten­den re­cu­pe­rar­la… lo que es más di­fí­cil, pe­ro con pa­cien­cia pue­de lo­grar­se”, ex­pli­ca Es­tre­lla Pu­jol.

En las re­des, por ejem­plo, se pue­de en­con­trar el cur­si­llo en que el en­tre­na­dor per­so­nal y cam­peón del mun­do Jo­sé Cano de fit­ness mues­tra jun­to a la mo­de­lo San­dra Jo­ya có­mo te­ner un cu­lo per­fec­to. Se tra­ta de un sis­te­ma de en­tre­na­mien­to du­ro, cen­tra­do en la me­jo­ra fí­si­ca y es­truc­tu­ral de la mus­cu­la­tu­ra de glú­teos, ab­do­mi­na­les y pier­nas, pe­ro que, de ha­cer­se de for­ma con­ti­nua­da, pro­me­te unos re­sul­ta­dos óp­ti­mos.

En los cen­tros de fit­ness DiR ya des­cu­brie­ron la ne­ce­si­dad y el po­ten­cial de es­te ti­po de en­tre­na­mien­to ya ha­ce tiem­po. Y des­de ha­ce mu­chos años pro­po­nen una ac­ti­vi­dad con un éxi­to cre­cien­te en­tre sus aso­cia­dos que se lla­ma pre­ci­sa­men­te Cu­lo 10. “Los ejer­ci­cios y mo­vi­mien­tos de es­tas se­sio­nes tra­ba­jan tan­to de for­ma lo­ca­li­za­da co­mo de for­ma fun­cio­nal, me­jo­ran­do las pres­ta­cio­nes fí­si­cas de

la per­so­na e in­cre­men­tan­do el con­su­mo ener­gé­ti­co”, ex­pli­ca Ro­bert He­rráez de DiR. Son cla­ses di­ri­gi­das y cor­tas, con una du­ra­ción de 25 mi­nu­tos, que pro­por­cio­nan una que­ma de al­re­de­dor de 250 ca­lo­rías. “Un ti­po de ejer­ci­cio mus­cu­lar lo­ca­li­za­do (zo­na de glú­teo), com­bi­na­do con ejer­ci­cio mus­cu­lar glo­bal de in­ten­si­dad me­dia-al­ta que per­mi­te to­ni­fi­car y mo­de­lar glú­teos, pier­nas y ab­do­men, al tiem­po que re­du­ce el por­cen­ta­je de gra­sa cor­po­ral y au­men­ta el me­ta­bo­lis­mo ener­gé­ti­co”.

Co­mien­za con un ca­len­ta­mien­to de cin­co mi­nu­tos (pre­pa­ra­ción li­ge­ra del cuer­po rea­li­zan­do ejer­ci­cios de mo­vi­li­dad ar­ti­cu­lar y ejer­ci­cios de ac­ti­va­ción de glú­teos, pier­nas y ab­do­men), si­gue con el eje prin­ci­pal de 15 mi­nu­tos en que se tra­ba­jan pier­nas, glú­teos y ab­do­mi­na­les me­dian­te di­fe­ren­tes ejer­ci­cios y ma­te­ria­les al­ter­nan­do ejer­ci­cios pa­ra per­mi­tir la re­cu­pe­ra­ción del gru­po mus­cu­lar an­tes de co­men­zar con el si­guien­te (los mul­ti­sal­tos o la plio­me­tría son dos ejem­plos de ejer­ci­cios glo­ba­les de pier­nas y ac­ti­va­ción ge­ne­ral de los glú­teos, pe­ro tam­bién se ha­cen ab­do­mi­na­les y ejer­ci­cios es­pe­cí­fi­cos de glú­teos) y fi­nal­men­te se aca­ba con cin­co mi­nu­tos de re­la­ja­ción y es­ti­ra­mien­tos de los gru­pos mus­cu­la­res tra­ba­ja­dos.

Ni me­dia ho­ra que apor­ta gran­des be­ne­fi­cios pues­to que con es­tos ejer­ci­cios se tonifican y for­ta­le­cen los glú­teos, las pier­nas y la zo­na abdominal; me­jo­ra la fuer­za en glú­teos, ab­duc­tor, cuá­dri­ceps, is­quio­ti­bia­les y ge­me­los; me­jo­ra la pos­tu­ra cor­po­ral; se de­fi­ne y em­be­lle­ce la si­lue­ta, en es­pe­cial la zo­na del tren in­fe­rior y com­bi­na­do con otras ac­ti­vi­da­des ofre­ce la po­si­bi­li­dad de re­du­cir por­cen­ta­je de gra­sa cor­po­ral y de au­men­tar el me­ta­bo­lis­mo ener­gé­ti­co.

Di­cen los es­pe­cia­lis­tas que con dos se­sio­nes a la se­ma­na de tra­ba­jo es­pe­cí­fi­co de glú­teos (más die­ta y otras ac­ti­vi­da­des car­dio­vas­cu­la­res) se ob­tie­ne un evi­den­te re­sul­ta­do. En de­fi­ni­ti­va, que cual­quier per­so­na pue­de me­jo­rar el tono y la res­pues­ta fun­cio­nal de pier­nas y glú­teos.

Otra po­si­bi­li­dad es re­cu­rrir a la ci­ru­gía es­té­ti­ca. En ese ca­so uno de los tra­ta­mien­tos más re­cu­rri­dos son los im­plan­tes au­tó­lo­gos de gra­sa des­pués de va­rias li­po­suc­cio­nes. Se tra­ta de un hit en Es­ta­dos Uni­dos que se co­no­ce co­mo “el re­lleno bra­si­le­ño”. Y pro­ba­ble­men­te es la fór­mu­la a la que ha op­ta­do Kim Kardashian, por­que tal co­mo ex­pli­can es­pe­cia­lis­tas co­mo el doc­tor Iván Ma­ñe­ro “en su ca­so es­tá cla­ro que se ha he­cho al­go por­que su cu­lo no es pro­por­cio­nal a su cin­tu­ra ni al res­to de su cuer­po, pe­ro no pue­den te­ner pró­te­sis, por­que no las fa­bri­can de ese ta­ma­ño, ni áci­do hia­lu­ró­ni­co, pues sal­dría ca­rí­si­mo y se reab­sor­be (...). Un pro­ce­di­mien­to que con­sis­te en sem­brar mi­les de pe­que­ñas bo­li­tas de gra­sa y des­pués dar­les for­ma”.

Lo que es­tá cla­ro es que es­ta fi­ja­ción en las po­sa­de­ras va a más. Tan­to que tam­bién ha lle­ga­do el mo­vi­mien­to Booty (cu­lo) en­tre las chi­cas fa­mo­sas. Y no se tra­ta tan­to de atraer la aten­ción mas­cu­li­na sino de mo­di­fi­car el or­den de las co­sas y con­ver­tir el de­rriè­re en la ban­de­ra de la nue­va fuer­za del co­lec­ti­vo fe­me­nino. Meg­han Trainor can­tó All about that bass pa­ra ani­mar a las mu­je­res a sen­tir­se or­gu­llo­sas de su cuer­po y tam­bién, por qué no, de su cu­lo. Pe­ro quien reclama la ver­da­de­ra au­to­ría de es­ta ten­den­cia es Jen­ni­fer Lo­pez. Jus­ta­men­te cuan­do hi­zo el lan­za­mien­to del co­men­ta­do Booty, lan­zó el hash­tag #ain­tsee­na­booty­li­ket­his­sin­ce­jenny­fromt­he­block. Qui­so re­cor­dar que ella no se de­jó arro­llar por la ten­den­cia an­te­rior de man­te­ner los glú­teos pe­que­ños y a raya sino que ya en el 2012 con­vir­tió sus po­da­de­ras en su me­jor car­ta de pre­sen­ta­ción cuan­do lo ase­gu­ró por 4,5 mi­llo­nes de eu­ros.

Pro­ba­ble­men­te han si­do las bel­fies, au­to­rre­tra­tos de los glú­teos, de las fa­mo­sas lo que han pues­to de­fi­ni­ti­va­men­te de mo­da es­ta obsesión re­no­va­da por con­se­guir un de­rriè­re bien to­ni­fi­ca­do, pe­ro tam­bién po­dría ser cau­sa­da por la ca­da vez más asi­dua pre­sen­cia de mo­de­los bra­si­le­ñas bien do­ta­das en las pa­sa­re­las de to­do el mun­do. Re­don­dos y res­pin­go­nes. Así es co­mo quie­ren lu­cir sus po­sa­de­ras las mu­je­res, pe­ro ca­da vez más tam­bién los hom­bres.

Los ci­ru­ja­nos ad­vier­ten que la ten­den­cia de im­plan­tar­se si­li­co­na en el tra­se­ro ni es nue­va ni es fe­me­ni­na. Al con­tra­rio, ha­ce ya tiem­po que son ellos, los chi­cos, quie­nes más lo de­man­dan.

EXIS­TEN SE­SIO­NES DE FIT­NESS ES­PE­CÍ­FI­CAS, SE LLA­MAN CU­LO 10

Jen­ni­fer Ló­pez y Kim Kardashian ri­va­li­zan por la au­to­ría del mo­vi­mien­to Booty

que aban­de­ra el tra­se­ro co­mo en­se­ña de la li­be­ra­ción fe­me­ni­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.