Crear

La Vanguardia - ES - - ED - JO­SÉ AN­TO­NIO MA­RI­NA es@la­van­guar­dia.es

No hay se­ma­na que Jo­sé An­to­nio Ma­ri­na no sor­pren­da a pro­pios y a ex­tra­ños: una oda a la lim­pie­za y a los que lim­pian

Es­ta sec­ción es­tá de­di­ca­da a una poe­sía de lo co­ti­diano. Las cul­tu­ras han os­ci­la­do en­tre la sim­pli­ci­dad y el ba­rro­quis­mo, en­tre la aus­te­ri­dad y el lu­jo. La sa­bi­du­ría es­tá en en­con­trar lo gran­de en lo pe­que­ño. No po­de­mos li­be­rar­nos de la li­mi­ta­ción, ni tam­po­co de nues­tro afán de gran­de­za. Hoy me gus­ta­ría ha­blar de los queha­ce­res hu­mil­des, de las pro­fe­sio­nes me­nos va­lo­ra­das, de las em­plea­das do­més­ti­cas, de los ba­rren­de­ros o ba­rren­de­ras de las ciu­da­des. Son me­nes­te­res mo­des­tos e in­clu­so des­agra­da­bles si se tie­ne en cuen­ta el pun­to de par­ti­da –la su­cie­dad o el des­or­den–, pe­ro ¿qué ocu­rre si con­tem­pla­mos el fin, es de­cir, la lim­pie­za, el or­den y la sa­lud? Los fi­ló­so­fos fran­cis­ca­nos de­fen­die­ron una poética me­ta­fí­si­ca. San Bue­na­ven­tu­ra de­cía que el com­po­nen­te úl­ti­mo de las co­sas ma­te­ria­les es la luz y que por eso bri­lla­ban cuan­do se las fro­ta­ba. Es cierto que el pol­vo en­ve­je­ce

CUAL­QUIER PRO­YEC­TO TIE­NE SEN­TI­DO CUAN­DO DA­MOS VA­LOR A NUES­TROS AC­TOS

los ob­je­tos co­mo si fue­ra el in­can­sa­ble se­di­men­to del tiem­po. Y el dis­cre­to tra­po del pol­vo los re­ju­ve­ne­ce. Com­pren­do que ha­ya per­so­nas que cuan­do es­tán an­gus­tia­das o ner­vio­sas bus­quen la cal­ma or­de­nan­do o lim­pian­do. Una de ellas –un hombre– me con­ta­ba la sa­tis­fac­ción que le pro­du­cía plan­char. Le com­pren­do, tal vez por­que aún re­cuer­do el pla­cer con que de ni­ño veía plan­char la ro­pa, do­blar­la y co­lo­car­la. Las sá­ba­nas en es­pe­cial pa­re­cían re­na­cer y el ai­re ad­qui­ría un aro­ma ma­ter­nal.

Tal vez de­ba­mos apren­der al­go de la es­té­ti­ca zen, en la que es tan su­ma­men­te im­por­tan­te pa­ra la ple­ni­tud del es­pí­ri­tu ha­cer con­cen­tra­da­men­te ta­reas hu­mil­des. Ba­rrer el jar­dín pue­de con­ver­tir­se en una ac­ción que de­co­ra el mun­do, de la mis­ma ma­ne­ra que quien ti­ra ba­su­ra en un mon­te lo de­gra­da. Un día vi a un an­ciano que de­cía a su nieto: “Ve y da­le las gra­cias a aquel se­ñor por lo bien que es­tá ba­rrien­do nues­tra ca­lle”. El ni­ño fue co­rrien­do a de­cír­se­lo, sin dar­se cuen­ta de la be­lle­za de su ac­ción. El con­mo­ve­dor Mi­guel Hernández de­di­có un poe­ma a la es­co­ba: “Co­ro­nad a la es­co­ba de lau­rel, mirto, ro­sa / Es el héroe en­tre aque­llos que afron­tan la ba­su­ra / Pa­ra li­brar del pol­vo sin vue­lo ca­da co­sa”. Y Ne­ru­da le en­co­men­dó una ta­rea uni­ver­sal: “¡Pri­ma­ve­ra, mu­cha­cha, te es­pe­ra­ba! / To­ma es­ta es­co­ba y ba­rre el mun­do! / Lim­pia con es­te tra­po, las fron­te­ras”.

Me gus­ta con­tar la his­to­ria de tres can­te­ros y lo ha­go con fre­cuen­cia. Mien­tras se cons­truía una ca­te­dral, un pa­sean­te cu­rio­so deam­bu­la­ba por el ta­jo y lle­gó adon­de tra­ba­ja­ban los can­te­ros. Se acer­có a uno y le pre­gun­tó: “¿Y us­ted qué es­tá ha­cien­do?”. El can­te­ro, de mal hu­mor, res­pon­dió: “Pe­lean­do con es­ta mal­di­ta pie­dra, har­to es­toy del sol que ha­ce, y del ca­brón del ca­pa­taz, y del agua del bo­ti­jo que es­tá ca­lien­te. ¡To­do es un as­co!”. Se acer­có al se­gun­do, que ha­cía lo mis­mo y le re­pi­tió la pre­gun­ta. “Lo que me han man­da­do. Que ta­lle es­ta pie­dra pa­ra ha­cer un mu­ro”, res­pon­dió. Por úl­ti­mo, se di­ri­gió al ter­ce­ro. El can­te­ro res­pon­dió con en­tu­sias­mo: “¡Es­toy cons­tru­yen­do una ca­te­dral!”. Los tres ha­cían lo mis­mo, pe­ro só­lo uno es­ta­ba dan­do sen­ti­do a su tra­ba­jo. Su ta­rea era pe­que­ña, pe­ro el pro­yec­to era gran­de. Es el pro­yec­to el que da sen­ti­do a nues­tros ac­tos. Y el de lim­piar la reali­dad es ne­ce­sa­rio y her­mo­so.

Ilus­tra­ción Raúl

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.