Ro­pa vie­ja, nue­va vi­da

¿Pa­ra qué ad­qui­rir pren­das nue­vas si se pue­den com­prar y al­qui­lar de se­gun­da mano en buen es­ta­do? Ca­da vez más tien­das fí­si­cas y on li­ne apues­tan por alar­gar y eco­no­mi­zar la vi­da de la ro­pa

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to An­na To­màs y Cristina Un­gil

In­ter­net ha pro­pi­cia­do la eclo­sión de pla­ta­for­mas que ven­den o al­qui­lan ro­pa de se­gun­da mano

Cuan­do Ju­lia Weems era una ni­ña, so­lía com­prar ro­pa de se­gun­da mano e ima­gi­nar la vi­da que esas pren­das ha­bían te­ni­do en otros cuer­pos an­tes de lle­gar a las tien­das de su Lui­sia­na na­tal. Ha­ce trein­ta años, en ese te­rri­to­rio del sur de Es­ta­dos Uni­dos ha­bía po­cas op­cio­nes pa­ra ad­qui­rir pren­das nue­vas y sí, en cam­bio, mu­chos te­so­ros que bus­ca­ban un nue­vo due­ño. Hoy, la ac­tual di­rec­to­ra del área de mo­da del Is­ti­tu­to Eu­ro­peo di De­sign de Bar­ce­lo­na (IED) aún re­cuer­da esos ves­ti­dos de Ver­sa­ce que só­lo cos­ta­ban un dó­lar pe­ro, so­bre to­do, el va­lor in­cal­cu­la­ble de sen­tir que esa pren­da era pe­ren­ne.

De la in­fan­cia de Weems a la ac­tua­li­dad, el sec­tor de la com­pra y al­qui­ler de ro­pa de se­gun­da mano ha evo­lu­cio­na­do y en nues­tro país em­pie­za a emer­ger una ten­den­cia en la que in­ter­vie­nen di­ver­sos fac­to­res. A gran­des ras­gos, al­gu­nos de los mo­ti­vos más des­ta­ca­bles que dan nue­va vi­da a la ro­pa usa­da son una for­ma di­fe­ren­te de con­su­mir en la que ca­da vez es me­nos im­por­tan­te la po­se­sión de un bien, una ma­yor con­cien­cia por la sos­te­ni­bi­li­dad del en­torno y el de­seo de di­fe­ren­ciar­se vis­tien­do de lu­jo.

Un sec­tor que cam­bia de mo­de­lo La ven­ta de ro­pa de se­gun­da mano al­can­zó en Es­ta­dos Uni­dos los cua­tro mi­llo­nes de eu­ros en el 2013 se­gún el li­bro Eco­lo­gist gui­de to fas­hion (Ruth Sty­les). Las ci­fras en Es­pa­ña ron­dan el mi­llón de eu­ros, se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Co­mer­cio, si­guien­do la es­te­la de In­gla­te­rra y Fran­cia. Ca­da vez que­dan más le­jos los pre­jui­cios que se aso­cia­ban a es­te há­bi­to: “So­cial­men­te, no es­ta­ba bien vis­ta la com­pra de pren­das usa­das, pa­re­cía que no tu­vie­ras di­ne­ro pa­ra po­der pa­gar al­go nue­vo”, re­cuer­da Ju­lia Weems.

En un es­ce­na­rio de cri­sis, se re­ajus­tan los pre­su­pues­tos do­més­ti­cos y se sa­ca más par­ti­do a los ob­je­tos que ya se po­seen. En los úl­ti­mos años ha au­men­ta­do la com­pra de pro­duc­tos de se­gun­da mano y, gra­cias a las re­des so­cia­les, ha sur­gi­do un con­su­mo pun­tual que ha fa­vo­re­ci­do el al­qui­ler. Ele­na Sal­ce­do, au­to­ra de Mo­da éti­ca pa­ra un fu­tu­ro sos­te­ni­ble (Gus­ta­vo Gi­li), cree que mien­tras la com­pra de ro­pa de se­gun­da mano “res­pon­de a la vo­lun­tad del in­di­vi­duo de ves­tir de for­ma di­fe­ren­te y úni­ca”, el al­qui­ler es fru­to de un cam­bio de mo­de­lo. “Hoy al con­su­mi­dor le in­tere­sa com­par­tir o te­ner ac­ce­so a cier­tos bie­nes o ser­vi­cios en mo­men­tos con­cre­tos sin im­pli­car­se en su pro­pie­dad”, ex­po­ne Sal­ce­do. Si an­tes al­qui­lar es­ta­ba aso­cia­do a cir­cuns­tan­cias es­pe­cí­fi­cas, aho­ra las oca­sio­nes son tan di­ver­sas co­mo las op­cio­nes que lo ha­cen po­si­ble.

Lu­jo al al­can­ce de to­dos No­vias que no se casan pa­ra siem­pre con el ves­ti­do que van a lu­cir só­lo en el al­tar, mu­je­res que por un día quie­ren emu­lar a las mo­de­los de pa­sa­re­la o eje­cu­ti­vas a las que les gus­ta cam­biar de bol­so ca­da se­ma­na. Tras el al­qui­ler de ro­pa y com­ple­men­tos hay am­plios in­tere­ses y webs co­mo In­no­vias (In­no­vias.es), 24FAB (24fab.com) o Look and stop (Look-and-stop.com) que ha­cen po­si­ble po­seer el ob­je­to de de­seo, aun­que sea de for­ma efí­me­ra.

Pa­ra Ana­bel Za­mo­ra, el fle­cha­zo sur­gió cuan­do vio una cha­que­ta de Stella McCart­ney en un es­ca­pa­ra­te de Lon­dres. El ro­man­ce no cul­mi­nó por el ele­va­do pre­cio del ar­tícu­lo pe­ro sí le ins­pi­ró pa­ra crear 24FAB, pla­ta­for­ma en lí­nea que fa­ci­li­ta el al­qui­ler de ro­pa de pri­me­ras mar­cas. “Con­ver­ti­mos la ex­pe­rien­cia del lu­jo en un de­seo más ac­ce­si­ble, sin per­der la ex­clu­si­vi­dad del di­se­ño”, afir­ma Za­mo­ra, quien cree que ca­da vez me­nos per­so­nas es­tán dis­pues­tas a gas­tar­se una ele­va­da can­ti­dad en una pren­da que van a lu­cir una o dos ve­ces. “Con el al­qui­ler es­co­ges el ves­ti­do, te lo po­nes y lo de­vuel­ves, sin ma­yor com­pli­ca­ción”, agre­ga.

Pa­ra los que no se con­for­men con un ro­man­ce pa­sa­je­ro y sean par­ti­da­rios de un com­pro­mi­so a lar­go pla­zo, la web his­pano-fran­ce­sa Ad­dic­to­chic (Ad­dict­to­chic.com) pro­po­ne ar­tícu­los de lu­jo de se­gun­da mano y outlet con pre­cios muy re­ba­ja­dos. La cri­sis del con­su­mo agu­di­zó el in­ge­nio de Jac­que­li­ne Pis­tou­let, su fun­da­do­ra: “Es una for­ma de ga­nar di­ne­ro va­cian­do el ar­ma­rio de ar­tícu­los que no se usan y a la vez lle­nar­lo con otros a buen pre­cio”.

Es un he­cho que las re­des so­cia­les con­tri­bu­yen a de­mo­cra­ti­zar el con­su­mo de pri­me­ras mar­cas, pe­ro ¿su­po­ne es­ta prác­ti­ca una vul­ga­ri­za­ción del sec­tor? “Lo que ba­na­li­za el lu­jo es la fal­si­fi­ca­ción, que uti­li­za la mar­ca y su lo­go en ar­tícu­los que no tie­nen ni la ca­li­dad ni el cui­da­do re­que­ri­do”, di­ce Pis­tou­let.

Alma vin­ta­ge La afi­ción por los ar­tícu­los vin­ta­ge tam­bién ex­pli­ca el au­ge de la com­pra de se­gun­da mano. Son mu­cho más que ob­je­tos re­tro a prue­ba

EL ‘VIN­TA­GE’ Y LA SE­GUN­DA MANO ALIEN­TAN LAS WEBS DE VEN­TA Y AL­QUI­LER

LA ERA DE LOS CUA­REN­TA FAS­CI­NA A DI­SE­ÑA­DO­RAS DE TO­DO EL MUN­DO LA RO­PA DE SE­GUN­DA MANO, UN PA­SO ADE­LAN­TE EN LA MO­DA SOS­TE­NI­BLE

de re­mien­dos: “Sig­ni­fi­can au­ten­ti­ci­dad, ar­te, ca­li­dad y ex­clu­si­vi­dad de un pro­duc­to”, cuen­ta Carmen Marín, fun­da­do­ra de Car­wen, tien­da on li­ne de bol­sos vin­ta­ge de al­ta ga­ma con una am­plia co­lec­ción de mo­de­los ex­clu­si­vos de los años cua­ren­ta a los ochen­ta. ¿Y por qué com­prar bol­sos an­ti­guos pu­dien­do te­ner los de di­se­ño más ac­tual? La ca­li­dad vin­ta­ge nun­ca pa­sa de mo­da: “Son pie­zas úni­cas por su es­ti­lo, ori­gi­na­li­dad, per­so­na­li­dad y ele­gan­cia”, con­clu­ye Marín.

La épo­ca do­ra­da de los cua­ren­ta fas­ci­na a mu­chas di­se­ña­do­ras de to­do el mun­do. Una de ellas es Nina Egli, de la fir­ma nor­te­ame­ri­ca­na Fa­mily Af­fairs, que en seis años ha lo­gra­do ves­tir a ce­le­bri­da­des co­mo la it-girl Ale­xa Chung y la ac­triz y can­tan­te Zoey Des­chan­nel: “A ve­ces com­pro ro­pa de esa épo­ca só­lo pa­ra apre­ciar el di­se­ño de an­ta­ño. Y lue­go ya en­con­tra­ré la oca­sión pa­ra lu­cir­la”, ex­pli­ca Egli, que en sus crea­cio­nes re­cu­pe­ra ese es­ti­lis­mo que evo­ca una fe­mi­ni­dad de­li­ca­da y con cierto ai­re me­lan­có­li­co.

Si Nina Egli via­ja­se a nues­tro país ten­dría am­plias op­cio­nes pa­ra bus­car su par­ti­cu­lar jo­ya: en los úl­ti­mos años han pro­li­fe­ra­do tien­das y mer­ca­di­llos ur­ba­nos pa­ra com­pra­do­res que bus­can un ar­tícu­lo úni­co. Es el ca­so del Lost & Found, que ya lle­va die­ci­sie­te edi­cio­nes en Bar­ce­lo­na. Su di­rec­tor, Max Por­ta, se ins­pi­ró en mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les co­mo el lon­di­nen­se Can­dem Town o el Flea Mar­ket, que se ce­le­bra en va­rias ciu­da­des eu­ro­peas. La ro­pa de otras dé­ca­das se mez­cla con ar­tícu­los de de­co­ra­ción, re­cien­tes ob­je­tos de cul­to co­mo vi­ni­los e in­clu­so elec­tro­do­més­ti­cos. Ex­clu­si­vi­dad y res­pe­to por el me­dio am­bien­te son sus se­ñas de iden­ti­dad: “El au­ge del sec­tor se en­mar­ca en la cul­tu­ra de las tres erres: re­du­cir, re­ci­clar, re­uti­li­zar”, se­ña­la.

Mo­da éti­ca Re­ci­clar y re­uti­li­zar es lo que ha­cen las 32 tien­das de la oe­ne­gé Hu­ma­na, que lle­va a ca­bo pro­gra­mas de coope­ra­ción en Áfri­ca, Amé­ri­ca La­ti­na y Asia gra­cias a los re­cur­sos que ob­tie­ne de la ges­tión de ro­pa usa­da. En el 2013 re­co­gió cer­ca de 18.000 to­ne­la­das de ro­pa y cal­za­do que se ven­die­ron y re­uti­li­za­ron. Se­gún Ru­bén González, por­ta­voz de la or­ga­ni­za­ción: “Nues­tro ob­je­ti­vo es im­pul­sar una mo­da más res­pe­tuo­sa con el en­torno con­tri­bu­yen­do a un mun­do más sos­te­ni­ble”.

No hay ro­pa más sos­te­ni­ble que la que ya es­tá fa­bri­ca­da, aun­que pa­ra ello tie­ne que su­pe­rar la prue­ba del pa­so del tiem­po y las vi­ci­si­tu­des de la ru­ti­na dia­ria. No to­das las pren­das pue­den te­jer un sec­tor que na­ce en las ma­nos de los di­se­ña­do­res: “Se alar­ga la vi­da de una pie­za en el mo­men­to en que se eli­gen los ma­te­ria­les, se di­bu­ja el pa­trón o se de­ci­den los pro­ce­sos de aca­ba­do”, ex­pli­ca Ele­na Sal­ce­do.

La apues­ta por los te­ji­dos de ca­li­dad es la cla­ve del éxi­to de la mo­da vin­ta­ge en opi­nión de Ju­lia Weems: “An­tes la ro­pa du­ra­ba más por­que es­ta­ba pro­du­ci­da con otro sis­te­ma, no el de la fast fas­hion o mo­da de usar y ti­rar”. Un de­ba­te en el que in­ter­vie­nen di­fe­ren­tes há­bi­tos de con­su­mo. Hay per­so­nas que bus­can pren­das pa­ra mu­chas tem­po­ra­das y otras que pre­fie­ren com­prar mu­cho y ba­ra­to.

La ro­pa de se­gun­da mano es un pa­so ade­lan­te en el ca­mino ha­cia una mo­da sos­te­ni­ble y una op­ción res­pon­sa­ble si se quie­re gas­tar al mis­mo rit­mo que los úl­ti­mos años. Co­mo re­fle­xio­na Ele­na Sal­ce­do, ca­bría pre­gun­tar­se si es­te sec­tor es una for­ma éti­ca de en­cu­brir el hi­per­con­su­mo en el que es­tá in­mer­sa nues­tra sociedad. Qui­zá al­gu­na de las per­so­nas que lu­cie­ron los ves­ti­dos que Ju­lia Weems con­tem­pla­ba de pe­que­ña po­dría res­pon­der a es­te in­te­rro­gan­te. Por­que ya se sa­be que la ex­pe­rien­cia es un gra­do y un va­lor en al­za que ca­da vez más com­pra­do­res sa­ben apre­ciar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.