¿DE­PRE­SIÓN, TRIS­TE­ZA O ME­LAN­CO­LÍA?

La Vanguardia - ES - - EN FORMA -

Se sue­len con­fun­dir a me­nu­do los dis­tin­tos tér­mi­nos. “La de­pre­sión es un es­ta­do de áni­mo que pro­du­ce un hun­di­mien­to ge­ne­ral de gran pro­fun­di­dad. La tris­te­za es una reac­ción me­lan­có­li­ca a los acon­te­ci­mien­tos. Es una res­pues­ta de las per­so­nas, por ge­ne­ral a una pér­di­da. Si la tris­te­za se ha­ce cró­ni­ca y la in­ten­si­dad del acon­te­ci- mien­to se ha­ce muy fuer­te, en­ton­ces ya se trans­for­ma en de­pre­sión”, ex­pli­ca el psi­quia­tra En­ri­que Ro­jas. Es­tas pér­di­das pue­den ser de dis­tin­ta ín­do­le. “En las

mu­je­res son si­tua­cio­nes re­la­ti­vas a as­pec­tos fa­mi­lia­res o sen­ti­men­ta­les. En el hombre, per­te­ne­cen más bien al cam­po eco­nó­mi­co y pro­fe­sio­nal”, aña­de. Aun­que se tra­ta de sim­pli­fi­ca­cio­nes, se es­ti­ma que ellas su­fren el do­ble de tras­tor­nos por emo­cio­nes ne­ga­ti­vas que los hom­bres. La ex­pli­ca­ción pue­de ser de ti­po hor­mo­nal y ge­né­ti­co, ya que ellas son más sen­si­bles, pe­ro tam­bién pue­de ha­ber una ra­zón de ti­po más so­cial. “Ellas sue­len cul­ti­var más las re­la­cio­nes y con­vi­vir con las per­so­nas, y si una de ellas al- gún día fa­lle­ce, es nor­mal que lo pa­san peor y pue­den caer en de­pre­sión”, apun­ta el pro­fe­sor de psi­co­lo­gía An­to­nio Cano. “La tris­te­za sue­le te­ner dos con­se­cuen­cias. Una de ti­po cog­ni­ti­voa­fec­ti­vo: fal­ta de mo­ti­va­ción, sen­ti­mien­tos de cul­pa, ver­güen­za e in­clu­so al­gu­na ac­ti­va­ción fi­sio­ló­gi­ca (in­som­nio, ner­vio­sis­mo). La otra es de ti­po con­duc­tual, es de­cir que de­bi­do al desáni­mo se en­tra en la pa­si­vi­dad. En es­te ca­so, pue­de ser útil ayu­dar a la per­so­na tris­te a reac­ti­var­se, pa­ra des­viar su aten­ción en el do­lor”, ilus­tra es­te ex­per­to. En cam­bio, pa­ra so­lu­cio­nar el pro­ble­ma de la de­pre­sión, En­ri­que Ro­jas in­vi­ta a iden­ti­fi­car las cau­sas de la mis­ma: si son en­dó­ge­nas (es de­cir, fru­to de al­gún des­equi­li­brio fi­sio­ló­gi­co in­terno) o exó­ge­nas, cuan­do pro­ce­den de al­gún trau­ma. Mien­tras en el pri­mer ca­so pue­de ser ne­ce­sa­rio el tra­ta­mien­to far­ma­co­ló­gi­co, en el se­gun­do bas­ta al­gu­na te­ra­pia de apo­yo que ayu­de a su­pe­rar el mal mo­men­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.