El par­te me­teo­ro­ló­gi­co

La gen­te de cam­po de to­da la vi­da al­za la mi­ra­da al cie­lo pa­ra pro­nos­ti­car el tiem­po que ha­rá ma­ña­na. Es­ta sa­bi­du­ría se ha tras­la­da­do al res­to de los mor­ta­les. Só­lo ha­ce fal­ta un te­lé­fono mó­vil, las apli­ca­cio­nes co­rres­pon­dien­tes y ba­jar la mi­ra­da a la pan

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to Jor­di Jar­que

Hay quien mira al cie­lo y sa­be qué tiem­po ha­rá; pa­ra quien no lo se­pa, tran­qui­los, es­tán las apps y el mó­vil

Si­len­cio en ca­sa y que na­die cam­bie de ca­nal. El hombre o la mu­jer del tiem­po en la te­le se­ña­la que ma­ña­na llo­ve­rá en tal te­rri­to­rio, mien­tras va mos­tran­do un ma­pa con sím­bo­los de nu­bes y tor­men­tas y al­gu­nos so­les. Con es­to ya se tie­ne una idea de lo que pue­de su­ce­der al día si­guien­te al le­van­tar­se y sa­lir de ca­sa. La du­da sur­ge de si real­men­te don­de vi­vi­mos llo­ve­rá to­do el día, o só­lo unas ho­ras o en al­gún mo­men­to da­do que tam­bién pue­de des­pe­jar­se el cie­lo. Un cierto en­go­rro pa­ra de­ci­dir qué ro­pa lle­var en­ci­ma. Con las nue­vas tec­no­lo­gías la in­cer­ti­dum­bre es me­nor, por­que con la na­tu­ra­le­za es di­fí­cil ser in­fa­li­ble. Se pue­de ac­ce­der a los pro­nós­ti­cos por ho­ras y al mo­men­to, co­mo su­ce­de con las apps. Las apli­ca­cio­nes pa­ra los te­lé­fo­nos mó­vi­les re­la­cio­na­das con la me­teo­ro­lo­gía fa­ci­li­tan el día a día y re­suel­ven las du­das so­bre los cam­bios que pue­dan pro­du­cir­se du­ran­te la jor­na­da fue­ra de ca­sa. Gran par­te de ellas in­di­can el tiem­po que ha­rá allí don­de se en­cuen­tre el usua­rio, in­clu­so ho­ra a ho­ra. Ade­más pue­den in­di­car el vien­to, la hu­me­dad, la pre­sión at­mos­fé­ri­ca, la tem­pe­ra­tu­ra y la sen­sa­ción de tem­pe­ra­tu­ra. Y mu­chas más co­sas que pue­den re­sul­tar cu­rio­sas.

En fin, to­do lo re­la­cio­na­do con el tiem­po y los fe­nó­me­nos at­mos­fé­ri­cos pue­de te­ner­lo a mano. Si en ca­da dis­po­si­ti­vo mó­vil hay des­car­ga­das una me­dia de 39 apli­ca­cio­nes, se­gún in­di­ca el quin­to in­for­me de The App Date so­bre las apli­ca­cio­nes en Es­pa­ña en el 2014, al me­nos un par co­rres­pon­den a ser­vi­cios me­teo­ro­ló­gi­cos. Y la afi­ción au­men­ta, pues pro­li­fe­ran apli­ca­cio­nes es­pe­cia­li­za­das en­torno al es­ta­do de la nie­ve pa­ra los que prac­ti­can de­por­tes de in­vierno, el es­ta­do de la mar pa­ra pes­ca­do­res, wind­sur­fis­tas y de­más de­por­tes en la cos­ta. O pa­ra quie­nes les in­tere­sa co­no­cer pre­dic­cio­nes so­bre seís­mos si vi­si­tan un país sen­si­ble a es­te ti­po de fe­nó­meno. O es­tar al tan­to de los hu­ra­ca­nes, las tor­men­tas so­la­res o las fa­ses de la lu­na. Aun­que se ha pro­du­ci­do un des­cen­so en el vo­lu­men de des­car­ga de apli­ca­cio­nes en Es­pa­ña, las ci­fras im­pre­sio­nan. Ca­da día se ba­jan 3,8 mi­llo­nes de apli­ca­cio­nes. “Los re­sul­ta­dos de Es­pa­ña res­pon­den a que nues­tro mer­ca­do es­tá ma­du­ran­do. Ca­da vez te­ne­mos más in­for­ma­ción y so­mos más se­lec­ti­vos a la ho­ra de des­car­gar­nos apli­ca­cio­nes. Es una ten­den­cia que ya es­tá muy cla­ra en Es­ta­dos Uni­dos y que en Es­pa­ña, aun­que más le­ve­men­te, se em­pie­za a re­co­no­cer. A par­tir de aho­ra va a ser más di­fí­cil pa­ra los desa­rro­lla­do­res en­trar en los te­lé­fo­nos de los usua­rios pe­ro quie­nes lo ha­gan bien po­drán que­dar­se más tiem­po”, ex­pli­ca Ja­vier Na­va­rro, co­fun­da­dor de The App Date. De la mis­ma ma­ne­ra des­ta­ca “un au­men­to en el nú­me­ro de usua­rios ac­ti­vos en nues­tro país, que as­cien­den has­ta los 23 mi­llo­nes, al­re­de­dor de un mi­llón más que el pa­sa­do año”.

Las apli­ca­cio­nes so­bre el tiem­po se mul­ti­pli­can, tan­to las ge­ne­ra­lis­tas co­mo las más es­pe­cia­li­za­das. En es­te sen­ti­do Ja­vier Na­va­rro es­co­ge al­gu­nas co­mo Weat­her pro o The weat­her chan­nel, mien­tras que el me­teo­ró­lo­go Da­ni Ra­mí­rez tam­bién coin­ci­de en acon­se­jar Weat­her pro y to­das aque­llas que es­tén re­la­cio­na­das con el Ser­vi­cio Me­teo­ro­ló­gi­co de Ca­ta­lun­ya (Me­teo­cat), o con la Agen­cia Es­ta­tal de Me­teo­ro­lo­gía en Es­pa­ña (Tiem­po Ae­met), tam­bién Ac­cuWeat­her, ade­más de Wind­gu­ru pa­ra sur­fis­tas y pes­ca­do­res, o Snow­fo­re­cast pa­ra los afi­cio­na­dos a la nie­ve. Hay mu­chas más. Aquí una se­lec­ción.

CON LAS ‘APPS’ SE SA­BE EL TIEM­PO QUE HA­RÁ EN CA­DA INS­TAN­TE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.