El lá­piz de la vio­li­nis­ta

Con­traer deu­das pue­de dar al tras­te con cual­quier eco­no­mía, así que an­tes de pa­gar a pla­zos o de pe­dir un prés­ta­mo con­vie­ne pen­sar­lo bien, ana­li­zar las op­cio­nes y ele­gir la más ade­cua­da pa­ra aque­llo que se va a ad­qui­rir

La Vanguardia - ES - - ED -

La in­tér­pre­te y es­cri­to­ra fran­ce­sa Leo­nor de Re­con­do mues­tra su ar­ma se­cre­ta

Si el di­ne­ro no lle­ga pa­ra com­prar aque­llo que uno pre­ci­sa ¿es me­jor com­prar a pla­zos, pa­gar con tar­je­ta de cré­di­to, pe­dir un prés­ta­mo, so­li­ci­tar un cré­di­to, am­pliar la hi­po­te­ca...? En reali­dad, los ase­so­res fi­nan­cie­ros di­cen que cuan­do no se pue­de asu­mir el cos­te de lo que se va a ad­qui­rir lo que hay que pen­sar es si real­men­te se ne­ce­si­ta, si po­dría pos­po­ner­se la com­pra has­ta que se ten­ga el di­ne­ro y si el pre­su­pues­to fa­mi­liar da pa­ra in­cor­po­rar nue­vos pa­gos men­sua­les. Si aún así uno de­ci­de en­deu­dar­se, la elec­ción de la fór­mu­la de fi­nan­cia­ción de­pen­de­rá en gran me­di­da del ob­je­to o ser­vi­cio que se ad­quie­re. “La fi­nan­cia­ción tie­ne que guar­dar cier­ta cohe­ren­cia con lo que vas a fi­nan­ciar; no pue­des fi­nan­ciar un via­je a cin­co años por­que te irás de va­ca­cio­nes una vez y es­ta­rás pa­gan­do el via­je mu­cho tiem­po des­pués de ha­ber­lo dis­fru­ta­do; si no pue­des pa­gar la cuo­ta del prés­ta­mo pa­ra el via­je en unos po­cos me­ses es que es­tás in­cu­rrien­do en un gas­to que no te co­rres­pon­de”, ejem­pli­fi­ca el pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Ase­so­res de In­ver­sión, Fi­nan­cia­ción y Pe­ri­tos Ju­di­cia­les (AIF), Jor­di Paniello. Los ex­per­tos ase­gu­ran que, aun­que cual­quier en­deu­da­mien­to pue­de po­ner en ries­go las cuen­tas fa­mi­lia­res, no to­das las deu­das son igua­les: las hay bue­nas, ma­las y muy ma­las. Ca­li­fi­can de bue­na la que se des­ti­na a com­prar bie­nes o ser­vi­cios que con el pa­so del tiem­po au­men­tan su va­lor o pro­por­cio­nan in­gre­sos, co­mo cur­sos de for­ma­ción, un ne­go­cio, una vi­vien­da... Deu­da ma­la es la que se de­di­ca a com­prar co­sas que no se ne­ce­si­tan o que uno no pue­de per­mi­tir­se (via­jes, co­che...) y muy ma­la la que se con­trae pa­ra pa­gar otras deu­das o que tie­ne cos­tes muy ele­va­dos, co­mo ge­ne­rar des­cu­bier­tos en cuen­tas, sa­car di­ne­ro a cré­di­to en los ca­je­ros au­to­má­ti­cos, apla­zar pa­gos con la tar­je­ta o so­li­ci­tar cré­di­tos rá­pi­dos por te­lé­fono. “Un ejem­plo muy cla­ro es el co­che: si lo ne­ce­si­tas pa­ra tra­ba­jar, re­cu­rrir a un prés­ta­mo pa­ra com­prar­lo es bueno, pe­ro si lo quie­res pa­ra lu­cir­lo el fin de se­ma­na, en­deu­dar­te pa­ra ad­qui­rir­lo es ma­lo,”, de­ta­lla el pre­si­den­te de EFPA Eu­ro­pa, la aso­cia­ción eu­ro­pea de ase­so­ría y pla­ni­fi­ca­ción fi­nan­cie­ra-pa­tri­mo­nial, Jo­sep So­ler.

Fa­mi­lia­res Des­de las or­ga­ni­za­cio­nes de con­su­mi­do­res acon­se­jan que, al mar­gen de pa­ra qué se ne­ce­si­te, an­tes de pe­dir un cré­di­to se ex­plo­ren otras al­ter­na­ti­vas más eco­nó­mi­cas co­mo pe­dir un prés­ta­mo a un fa­mi­liar, un ade­lan­to de la nó­mi­na o la po­si­ble fi­nan­cia­ción por par­te del es­ta­ble­ci­mien­to don­de se ha­rá la com­pra. “Siem­pre que se pue­da la me­jor fi­nan­cia­ción es un prés­ta­mo fa­mi­liar do­cu­men­ta­do des­de el pun­to de vis­ta fis­cal y a ti­po ce­ro pa­ra que na­die sal­ga per­ju­di­ca­do de ca­ra a Ha­cien­da; co­mo se­gun­da op­ción re­co­men­da­ría­mos un prés­ta­mo al con­su­mo o un prés­ta­mo per­so­nal, y só­lo en úl­ti­mo ex­tre­mo la fi­nan­cia­ción con tar­je­tas de cré­di­to, por­que ori­gi­nan mu­chos in­tere­ses y es fá­cil caer en el so­bre en­deu­da­mien­to”, afir­ma el res­pon­sa­ble de te­mas eco­nó­mi­cos de Ceac­cu, Fernando Ló­pez. Al con­su­mo o per­so­nal Ló­pez ex­pli­ca que los prés­ta­mos al con­su­mo, en los que la ga­ran­tía es el bien que se com­pra, sue­len ser más ca­ros que los prés­ta­mos per­so­na­les, en los que el ti­tu­lar res­pon­de con to­do su pa­tri­mo­nio, pe­ro a ve­ces son más sen­ci­llos de con­se­guir. So­ler coin­ci­de en que, por cos­te, la me­jor op­ción sue­le ser un prés­ta­mo per­so­nal de un ban­co, aun­que pa­ra al­gu­nas per­so­nas es más fá­cil ob­te­ner un cré­di­to al con­su­mo de una com­pa­ñía fi­nan­cie­ra por­que son más per­mi­si­vas en re­qui­si­tos de sol­ven­cia. En cam­bio, So­ler aler­ta so­bre el re­cur­so a cré­di­tos en­tre par­ti­cu­la­res: “Es im­por­tan­te te­ner cla­ro quién te deja el di­ne­ro, qué pa­sa si no pa­gas, for­ma­li­zar bien la ope­ra­ción pa­ra evi­tar re­cla­ma­cio­nes fis­ca­les y no ol­vi­dar que mu­chas re­la­cio­nes de amis­tad o fa­mi­lia­res se rom­pen por un prés­ta­mo da­do con bue­na vo­lun­tad”. Tar­je­tas En cuan­to a la fi­nan­cia­ción a tra­vés de las tar­je­tas de cré­di­to, el tam­bién di­rec­tor del Ins­ti­tut d’Es­tu­dis Fi­nan­cers (IEF) en­fa­ti­za que “es el cré­di­to al con­su­mo más ca­ro que exis­te”, aun­que opi­na que por su co­mo­di­dad y fle­xi­bi­li­dad re­sul­ta una op­ción útil pa­ra fi­nan­ciar gas­tos de for­ma mo­men­tá­nea, du­ran­te unos días, cuan­do se es­tá a pun­to de re­ci­bir unos in­gre­sos que ha­rán in­ne­ce­sa­rio el prés­ta­mo. “Fi­nan­ciar­se con la tar­je­ta im­pli­ca unos in­tere­ses anua­les su­pe­rio­res al 20%, pe­ro si es por po­cos días, tam­po­co se­rá un dra­ma pa­gar 7 eu­ros por una com­pra de 500”, ejem­pli­fi­ca. Hi­po­te­ca Tam­bién por co­mo­di­dad al­gu­nos con­su­mi­do­res tie­nen la ten­ta­ción de re­cu­rrir a la hi­po­te­ca pa­ra fi­nan­ciar otras com­pras. A prio­ri pue­de pa­re­cer una bue­na so­lu­ción por­que el ti­po de in­te­rés de los prés­ta­mos hi­po­te­ca­rios es in­fe­rior al de los per­so­na­les. No obs­tan­te, los ex­per­tos ad­vier­ten que

no va­le la pe­na so­li­ci­tar o am­pliar una hi­po­te­ca pa­ra cos­tear gas­tos pe­que­ños por­que los gas­tos de for­ma­li­za­ción son ele­va­dos y los pla­zos muy lar­gos, de mo­do que se pa­gan in­tere­ses du­ran­te más tiem­po. Una al­ter­na­ti­va que pue­de re­sul­tar in­tere­san­te es la fi­nan­cia­ción a ti­po ce­ro que ofre­cen al­gu­nas tien­das pa­ra au­men­tar sus ven­tas. “Si te cues­ta lo mis­mo un elec­tro­do­més­ti­co a pla­zos que al con­ta­do, va­le la pe­na apro­ve­char esa fi­nan­cia­ción, pe­ro hay que fi­jar­se siem­pre en las con­di­cio­nes con­trac­tua­les, ver si aun­que no ha­ya in­tere­ses hay cos­tes al for­ma­li­zar la ope­ra­ción o al­gu­na pe­na­li­za­ción por can­ce­la­ción an­ti­ci­pa­da, por ejem­plo”, ex­pli­ca Paniello. Lo mis­mo ocu­rre cuan­do se acu­de al ban­co a pe­dir un prés­ta­mo per­so­nal. No bas­ta con mi­rar el ti­po de in­te­rés pa­ra sa­ber cuán­to cos­ta­rá. Hay que fi­jar­se si ese ti­po de in­te­rés es fi­jo o va­ria­ble, qué co­mi­sio­nes (de estudio, de aper­tu­ra, et­cé­te­ra) se apli­can, y a la ho­ra de com­pa­rar dis­tin­tas ofer­tas, es ne­ce­sa­rio com­pa­rar siem­pre la TAE (ta­sa anual equi­va­len­te) de prés­ta­mos al mis­mo pla­zo y del mis­mo ti­po, por­que los hi­po­te­ca­rios, por ejem­plo, tie­nen gas­tos que no fi­gu­ran en la TAE. Prés­ta­mo o cré­di­to Aun­que co­lo­quial­men­te se ha­ble in­dis­tin­ta­men­te de prés­ta­mo y cré­di­to, los ase­so­res fi­nan­cie­ros ad­vier­ten que con­vie­ne te­ner cla­ras las di­fe­ren­cias en­tre ellos an­tes de ir a ne­go­ciar con los ban­cos. Un prés­ta­mo es un con­tra­to por el que una per­so­na o una en­ti­dad en­tre­ga a otra una can­ti­dad fi­ja de di­ne­ro a con­di­ción de que de­vuel­va esa ci­fra más los in­tere­ses pac­ta­dos en un pla­zo de tiem­po de­ter­mi­na­do y, nor­mal­men­te, en for­ma de cuo­tas pe­rió­di­cas. El cré­di­to, por su par­te, es un con­tra­to por el que el ban­co po­ne a dis­po­si­ción del clien­te una can­ti­dad y el clien­te se com­pro­me­te a de­vol­ver ese mis­mo im­por­te en una fe­cha con­cre­ta. Du­ran­te ese pla­zo el clien­te pue­de uti­li­zar el di­ne­ro o no, y pa­ga­rá in­tere­ses por la can­ti­dad re­ti­ra­da y el tiem­po de uso, aun­que so­bre el di­ne­ro no dis­pues­to tam­bién ten­drá que abo­nar otro in­te­rés. “Es una fi­nan­cia­ción útil pa­ra cu­brir des­fa­ses en­tre co­bros y pa­gos pa­ra quie­nes tie­nen in­gre­sos es­ta­cio­na­les”, apun­tan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.