NA­VI­DAD CÁ­LI­DA CON PLA­TOS FRÍOS

En Na­vi­dad el que me­nos dis­fru­ta de la co­mi­da es el que co­ci­na, pe­ro eso tie­ne re­me­dio si se pre­pa­ran re­ce­tas de an­te­mano que son igual de sa­bro­sas aun­que es­tén frías

La Vanguardia - ES - - EN FORMA -

Se acer­ca la Na­vi­dad, y con ella, la pre­sión anual de quie­nes tie­nen que pen­sar en los me­nús, com­prar, pre­pa­rar, gui­sar. La ta­rea de co­ci­nar pa­ra un nu­tri­do gru­po sue­le re­caer en las ma­dres y las abue­las, que no tie­nen más re­me­dio que le­van­tar­se cons­tan­te­men­te de la me­sa pa­ra ser­vir los pla­tos y con­tro­lar que to­do es­té en su pun­to. En nues­tra opi­nión, en es­tas gran­des ce­nas y co­mi­das, na­die de­be­ría ser camarero de na­die, ya que las reunio­nes na­vi­de­ñas es­tán pen­sa­das pa­ra dis­fru­tar y com­par­tir. Es por eso que, pa­ra evi­tar to­do ese aje­treo, proponemos una se­rie de re­ce­tas y pla­tos na­vi­de­ños que se pue­den pre­pa­rar con an­te­la­ción, lo que evi­ta­rá tan­tas idas y ve­ni­das de la co­ci­na al co­me­dor. En­sa­la­das, te­rri­nas, ca­na­pés, ca­ne­lo­nes… en Na­vi­dad por tra­di­ción es­ta­mos acos­tum­bra­dos a sen­tar­nos al­re­de­dor de la me­sa, pe­ro a ve­ces, la pre­pa­ra­ción de un menú es­ti­lo cóc­tel a ba­se de so­fis­ti­ca­dos y de­li­ca­dos pla­tos fríos pue­de per­mi­tir­nos dis­fru­tar igual­men­te del mo­men­to así co­mo ga­nar tiem­po pa­ra re­ci­bir a los in­vi­ta­dos. Tan­to car­nes co­mo ver­du­ras o ma­ris­cos pue­den adap­tar­se a es­ta fi­lo­so­fía, que ca­da año ga­na más adep­tos en tan se­ña­la­das fe­chas. La cla­ve es­tá en una bue­na de­co­ra­ción y en tra­tar de in­no­var un po­co.

Una vuel­ta de tuer­ca Co­lo­ran­te do­ra­do, pol­vos de oro, flo­res vis­to­sas de co­lo­res, con­fe­ti ela­bo­ra­do a ba­se de pé­ta­los de mi­ni­pen­sa­mien­to. Son al­gu­nos de los se­cre­tos que pue­den cam­biar to­tal­men­te la pre­sen­ta­ción de cual­quier pla­to apor­tan­do un to­que na­vi­de­ño. A la ho­ra de ser­vir los que­sos y em­bu­ti­dos tam­bién po­de­mos ju­gar, por ejem­plo, co­lo­can­do los trián­gu­los de que­so de for­ma que ins­pi­ren un ár­bol de Na­vi­dad. A cual­quier sim­ple receta o ape­ri­ti­vo se le pue­de dar la vuel­ta, ha­cien­do de ello un pla­to más lla­ma­ti­vo y no­ve­do­so du­ran­te es­tas fe­chas. Las pre­sen­ta­cio­nes en va­si­to, a las que tan acos­tum­bra­dos nos tie­ne la re­pos­te­ría, tam­bién son in­tere­san­tes pa­ra po­der sa­car a la me­sa los pla­tos ya pre­pa­ra­dos. Una bue­na mi­ni­en­sa­la­da, una mous­se o una cre­ma ser­vi­da en un va­so de cha­co­lí pue­de me­jo­rar mu­cho la pre­sen­ta­ción del pla­to y, a la vez, ayu­dar­nos a aho­rrar tiem­po. Por no ha­blar de los tro­que­les y cor­ta­pas­tas, que ayu­dan a evo­car el am­bien­te na­vi­de­ño dan­do a los ali­men­tos for­ma de estrellas, ár­bo­les o cual­quier otro sím­bo­lo que nos re­cuer­de o nos ins­pi­re la Na­vi­dad. Te­rri­nas y re­lle­nos, re­yes del menú Las te­rri­nas en frío, ade­más de evi­tar­nos es­tar pen­dien­tes de la co­ci­na y ase­gu­rar­nos que­dar bien con los in­vi­ta­dos, com­bi­nan a la per­fec­ción con cual­quier ti­po de guar­ni­ción o cor­te. De pa­té de cam­pa­ña, de mus­lo de cor­de­ro, de re­don­do de pa­vo… exis­ten mil y una op­cio­nes pa­ra com­pla­cer a cual­quier pa­la­dar. No­so­tros, en las re­ce­tas que acom­pa­ñan, les proponemos ela­bo­rar una te­rri­na (que lla­ma­re­mos tu­rrón) de foie y fru­tos se­cos. Pe­ro, ca­be re­cor­dar, que el foie tam­bién com­bi­na muy bien con otros sa­bo­res dul­ces co­mo hi­gos, uvas o fru­tos ro­jos. Pre­sen­tar­lo co­mo pla­to o em­bu­ti­do, de­pen­dien­do del cor­te que eli­ja­mos dar, apor­ta­rá a nues­tra me­sa un to­que de so­fis­ti­ca­ción. Tam­bién exis­te la po­si­bi­li­dad de tra­ba­jar es­tas te­rri­nas co­mo tar­tas si lo ha­ce­mos por ca­pas, es de­cir, en­vol­vien­do una ca­pa de foie en otra de pu­ré de hi­go, por ejem­plo, y así su­ce­si­va­men­te. Los re­lle­nos tam­bién son un pla­to in­dis­pen­sa­ble de los me­nús na­vi­de­ños. Pa­ra no de­va­nar­nos los se­sos y te­ner que co­ci­nar las ho­ras pre­vias a la ce­na o co­mi­da, hay que te­ner en cuen­ta que tam­bién pue­den ser con­su­mi­dos en frío. No­so­tros ele­gi­mos ela­bo­rar, en las re­ce­tas que si­guen a con­ti­nua­ción, un em­bu­ti­do de cor­de­ro re­lleno de se­tas; pe­ro es po­si­ble pre­pa­rar­lo con cual­quier otra car­ne. Só­lo del ta­ma­ño de la pie­za de­pen­de­rá el tiem­po que ten­ga que pa­sar es­ta en el horno. Da igual si es una pa­ta de co­chi­ni­llo, un re­don­do re­lleno o cual­quier ru­lo de car­ne; el pun­to de coc­ción ca­si siem­pre os­ci­la­rá en­tre los 55ºC a 60ºC (en el in­te­rior de la car­ne) pa­ra in­di­car que ya es­tá lis­to. A esa tem­pe­ra­tu­ra in­ter­na, es­ta­rá tam­bién en su pun­to por fue­ra. Es­te mes, co­mo re­ga­lo de Na­vi­dad, que­re­mos ade­más des­ve­lar­les la receta de una de nues­tras far­sas pa­ra re­lleno pre­fe­ri­das: la far­sa de ca­ne­lo­nes que nues­tra abue­la Catalina siem­pre nos pre­pa­ra­ba de ni­ños con tan­to amor y ca­ri­ño y que en­con­tra­rán a con­ti­nua­ción (véa­se la receta de tru­fa sor­pre­sa de Na­vi­dad). Pa­ra ex­pli­car el res­to de es­ta ela­bo­ra­ción y el se­cre­to de su fa­mo­sa be­cha­mel aún ten­drán que es­pe­rar un po­co más. ¡Fe­liz Na­vi­dad! Que ya no que­da na­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.