¿Co­sa de hu­ma­nos?

La Vanguardia - ES - - EN FORMA -

Tal vez han leí­do el tí­tu­lo de es­te ar­tícu­lo y les ha pi­ca­do la cu­rio­si­dad. Lo cierto es que su de­ci­sión ha te­ni­do mu­cho de irra­cio­nal e inevi­ta­ble: sus ce­re­bros es­tán ca­blea­dos pa­ra que sean unos cu­rio­sos em­pe­der­ni­dos. Y esa vo­ra­ci­dad por sa­ber es lo que los ha em­pu­ja­do a es­tar aho­ra mis­mo em­bar­ca­dos en es­ta lec­tu­ra. ¿No se han pre­gun­ta­do nun­ca por qué los in­sec­tos van irre­me­dia­ble­men­te ha­cia la luz? ¿O de dón­de sa­len esas bor­las de pe­lu­sa que apa­re­cen de­ba­jo de la ca­ma? ¿ O có­mo es que la lu­na pa­re­ce cam­biar de ta­ma­ño y el ar­co iris tie­ne for­ma de ar­co? ¿Ha­bla­rán los pe­rros? ¿Se dan cuen­ta? Pre­gun­tas y más pre­gun­tas. ¿Qué nos pa­sa en el ce­re­bro pa­ra que sea­mos tan in­qui­si­ti­vos? Pa­ra Luis M. Mar­tí­nez, in­ves­ti­ga­dor del Ins­ti­tu­to de Neu­ro­cien­cias de Ali­can­te (CSIC-UMH) la res­pues­ta es cla­ra: “No te­ne­mos otra op­ción que la de ser cu­rio­sos, por­que esa es la for­ma en que fun­cio­na nues­tro ce­re­bro. Nos en­can­ta sa­ber las res­pues­tas a las co­sas, in­clu­so aun­que a ve­ces no su­pon­gan be­ne­fi­cio al­guno”. Esa ne­ce­si­dad cons­tan­te de sa­ber nos em­pu­ja a ha­cer co­sas tan po­co pro­duc­ti­vas co­mo leer so­bre per­so­nas que ni si­quie­ra co­no­ce­mos; vi­si­tar y ex­plo­rar lu­ga­res a los que nun­ca vol­ve­re­mos –so­mos los úni­cos ani­ma­les que ha­ce­mos turismo–; o a ha­blar es­pe­ran­to, o a ju­gar a cric­ket, aun­que na­da de ello sea ne­ce­sa­rio pa­ra la su­per­vi­ven­cia. Pe­ro esa ma­nía nues­tra in­qui­si­to­ria es tam­bién lo que nos ha lle­va­do a gran­des lo­gros. De­cía el fí­si­co Al­bert Eins­tein que él no po­seía nin­gún ta­len­to es­pe­cial, tan só­lo una cu­rio­si­dad in­sa­cia­ble y alen­ta­ba a to­do el mun­do a no de­jar ja­más de ha­cer­se pre­gun­tas. Por­que ese es el mo­tor del pro­gre­so de la hu­ma­ni­dad. Y, en de­fi­ni­ti­va, uno de los in­gre­dien­tes prin­ci­pa­les –o tal vez el prin­ci­pal–, que ha he­cho que hoy ha­ya­mos lle­ga­do has­ta aquí.

La cu­rio­si­dad no es só­lo pa­tri­mo­nio hu­mano, aun­que, eso sí, “so­mos la es­pe­cie más cu­rio­sa del reino ani­mal. Y eso es, pre­ci­sa­men­te, lo que nos ha­ce úni­cos”, con­si­de­ra el pa­leo­an­tro­pó­lo­go Juan Luis Ar­sua­ga, co­di­rec­tor de las ex­ca­va­cio­nes en la Sie­rra de Ata­puer­ca. Ar­sua­ga juz­ga que en el fon­do tie­ne que ver con nues­tra ne­ce­si­dad y tam­bién ca­pa­ci­dad de apren­der cons­tan­te­men­te, du­ran­te to­da la vi­da. “Los ani­ma­les, de ca­cho­rros, so­bre to­do los ma­mí­fe­ros, son muy ju­gue­to­nes y eso per­mi­te el apren­di­za­je. Se pa­san el día ex­plo­ran­do, co­mo nues­tros ni­ños, pro­ban­do las des­tre­zas que lue­go van a ne­ce­si­tar de adul­tos. Pe­ro una vez co­no­cen las re­glas del jue­go, su en­torno, pierden esa cu­rio­si­dad”, ex­pli­ca es­te ex­per­to en evo­lu­ción hu­ma­na, que pun­tua­li­za que los ani­ma­les do­més­ti­cos son un ca­so un po­co ex­cep­cio­nal por­que es­tán in­fan­ti­li­za­dos. Y es que tie­ne que ser así. Por­que, co­mo re­za el di­cho po­pu­lar, la cu­rio­si­dad ma­tó al ga­to. Luis Mar­tí­nez, in­ves­ti­ga­dor del Ins­ti­tu­to de Neu­ro­cien­cias de Ali­can­te (IN), cuen­ta que los cór­vi­dos, los lla­ma­dos pá­ja­ros de mal agüe­ro, co­mo los cuer­vos, los gra­jos o las urra­cas, de po­llue­los son unos co­ti­llas te­me­ra­rios. Só­lo en el mo­men­to en el que han apren­di­do lo su­fi­cien­te so­bre el en­torno en que vi­ven, su ce­re­bro des­ac­ti­va es­ta ca­pa­ci­dad. “Cuan­do es­tos pá­ja­ros son jó­ve­nes no sa­ben con qué pue­den ali­men­tar­se y se tie­nen que arries­gar; pe­ro una vez lo co­no­cen, de­jan de pro­bar co­sas nue­vas, por­que se pue­den, por ejem­plo, in­to­xi­car y mo­rir. Lo mis­mo ocu­rre con otras con­duc­tas. Por eso hay una es­pe­cie de fe­cha de ca­du­ci­dad pa­ra la cu­rio­si­dad”, aña­de es­te ex­per­to. ¿Y qué pa­sa con nues­tra es­pe­cie? Por­que so­mos los úni­cos que, de adul­tos, “aun­que nos vol­va­mos más se­rios y me­nos ju­gue­to­nes –con­si­de­ra Ar­sua­ga–, man­te­ne­mos cierto gra­do de cu­rio­si­dad in­fan­til to­da la vi­da”. ¿Se­re­mos ka­mi­ka­zes? Tal vez un po­co, aun­que no es esa la ra­zón úl­ti­ma de que con­ser­ve­mos ese ras­go de nues­tra in­fan­cia. Pa­ra em­pe­zar, de­be­mos di­fe­ren­ciar en­tre la cu­rio­si­dad del res­to del reino ani­mal y la nues­tra, que “trans­cien­de la me­ra su­per­vi­ven­cia”, opi­na el in­ves­ti­ga­dor Icrea del Ins­ti­tu­to de bio­lo­gía evo­lu­ti­va (CSIC-UPF) To­màs Mar­quès, quien es­tu­dia el ge­no­ma de los gran­des si­mios y lo com­pa­ra con el hu­mano pa­ra com­pren­der me­jor nues­tra pro­pia his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.