¿VI­CIO O VIR­TUD?

La Vanguardia - ES - - EN FORMA -

Aun­que hoy en día la cu­rio­si­dad se con­si­de­ra al­go po­si­ti­vo, du­ran­te si­glos fue vis­ta co­mo vi­cio des­de­ña­ble. El di­vul­ga­dor cien­tí­fi­co Phi­lip Ball ex­plo­ra có­mo ha va­ria­do es­te con­cep­to en Cu­rio­si­dad. Por qué to­do nos in­tere­sa (Tur­ner Noe­ma). “En la An­ti­gua Gre­cia y Ro­ma, no te­nía pa­ra na­da una con­no­ta­ción po­si­ti­va; era si­nó­ni­mo de ser al­guien en­tro­me­ti­do, que me­tía la na­riz en asun­tos que no eran de su in­cum­ben­cia. Se con­si­de­ra­ba un de­fec­to. Por­que aque­llo que ha­cían los fi­ló­so­fos, co­mo Pla­tón o Aris­tó­te­les, de tra­tar de en­ten­der el mun­do, no era con­si­de­ra­do cu­rio­si­dad”, ex­pli­ca. En aque­lla épo­ca, la cu­rio­si­dad es­ta­ba re­la­cio­na­da con co­sas más tri­via­les y así lo es­tu­vo has­ta el si­glo XVII, mo­men­to en que el mun­do, se­ña­la Ball, pa­só de ser bá­si­ca­men­te me­die­val a al­go que ya se pa­re­cía más al mun­do mo­derno. Fue en­ton­ces cuan­do los cien­tí­fi­cos co­men­za­ron a ha­cer cien­cia. “Em­pe­za­ron a ex­plo­rar co­sas co­mo la gra­ve­dad, el mag­ne­tis­mo, la com­po­si­ción del mun­do. Se pro­du­jo una es­pe­cie de li­be­ra­ción de la cu­rio­si­dad, en bue­na me­di­da por­que el Re­na­ci­mien­to que vi­vió Oc­ci­den­te con­vir­tió en acep­ta­ble em­pe­zar­se a ha­cer­se pre­gun­tas y no tra­tar de bus­car to­das las res­pues­tas en los vie­jos ma­nus­cri­ros grie­gos y ro­ma­nos”, apun­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.