Crear

La Vanguardia - ES - - ED - JO­SÉ AN­TO­NIO MA­RI­NA es@la­van­guar­dia.es

Jo­sé An­to­nio Ma­ri­na gi­ra la vis­ta muy, pe­ro que muy atrás y des­gra­na los orí­ge­nes, ca­rac­te­rís­ti­cas e in­fluen­cia del in­doeu­ro­peo

Pro­me­tí que ha­bla­ría del in­doeu­ro­peo, len­gua que nos in­tro­du­ce en un mis­te­rio his­tó­ri­co y nos im­pul­sa a re­fle­xio­nar so­bre no­so­tros. Des­ci­frar el ge­no­ma hu­mano ha si­do un alar­de cien­tí­fi­co; creo que aho­ra es ne­ce­sa­rio pro­lon­gar la ge­né­ti­ca bio­ló­gi­ca con una ge­né­ti­ca cultural. En no­so­tros re­sue­nan vo­ces an­ti­guas, cu­ya pro­ce­den­cia des­co­no­ce­mos. Vi­vi­mos en­tre cos­tum­bres, len­gua­jes que son la se­di­men­ta­ción de ac­cio­nes ol­vi­da­das. Pen­sa­mos des­de una cul­tu­ra y con­vi­vi­mos en me­dio de crea­cio­nes cul­tu­ra­les. In­clu­so el maíz o el tri­go que co­me­mos son hí­bri­dos de na­tu­ra­le­za y cul­tu­ra.

Una de esas vo­ces, de esos ge­nes, es el in­doeu­ro­peo. Es­ta len­gua tie­ne dos pa­la­bras pa­ra de­sig­nar al poe­ta: ka­ru, “el que ce­le­bra”, “el que elo­gia”, y uot “el vi­den­te”. Rai­ner Ma­ria Ril­ke, 5.000 años

SO­MOS LA ES­PE­CIE QUE QUIE­RE SE­PA­RAR­SE; EL IN­DOEU­RO­PEO SE ATO­MI­ZÓ Y ACA­BÓ BO­RRA­DO DEL MA­PA

des­pués, de­fi­ni­rá igual al poe­ta. Es­toy se­gu­ro de que no sa­bía in­doeu­ro­peo, pe­ro que ese per­di­do idio­ma ha­bla­ba en él. ¿A qué lla­ma­mos in­doeu­ro­peo? A fi­na­les del si­glo XVIII, al­gu­nos lin­güis­tas des­cu­brie­ron se­me­jan­zas en­tre los cua­tro idio­mas co­no­ci­dos mas an­ti­guos: el sáns­cri­to, el la­tín, el grie­go y el per­sa. Su­pu­sie­ron que esos pa­re­ci­dos se de­bían a que to­das se de­ri­va­ban de una mis­ma len­gua. No que­da­ban res­tos de ella, y los ex­per­tos se lan­za­ron a rein­ven­tar­la, a par­tir de las hue­llas de­ja­das en 150 len­guas. Más de 3.000 mi­llo­nes de per­so­nas so­mos sus hi­jos lin­güís­ti­cos. El ori­gen de es­ta len­gua ma­dre es­tá li­ga­do a unos pue­blos cu­ya irrup­ción en la his­to­ria nos sor­pren­de. Vi­vie­ron po­si­ble­men­te en las es­te­pas cau­ca­sia­nas des­de 5.000 an­tes de nues­tra era. Se de­no­mi­na­ban arios, nom­bre que no de­sig­na­ba una ra­za, sino que era una ma­ni­fes­ta­ción de or­gu­llo. Sig­ni­fi­ca­ba los no­bles. Ha­cia la mi­tad del ter­cer mi­le­nio al­gu­na de las tri­bus em­pe­zó a va­gar ca­da vez más le­jos, has­ta al­can­zar Gre­cia, Ita­lia, Es­can­di­na­via y Ale­ma­nia. Al mis­mo tiem­po, los arios que se ha­bían que­da­do en las es­te­pas se fue­ron di­vi­dien­do en dos pue­blos se­pa­ra­dos, ha­blan­do len­guas di­fe­ren­tes, el avés­ti­co y el sáns­cri­to. Al fi­nal, el in­doeu­ro­peo co­mún se frag­men­tó tan­to que de­jó de ha­ber una com­pren­sión co­mún. Es­ta es una tris­te ley de la ge­né­ti­ca cultural. So­mos la es­pe­cie que quie­re se­pa­rar­se, dis­tin­guir­se. In­clu­so los ele­men­tos de co­mu­ni­ca­ción evo­lu­cio­nan pa­ra no com­pren­der­se. Los 150 vás­ta­gos del in­doeu­ro­peo no se en­tien­den en­tre sí. Tal co­mo es­tá re­co­gi­do en la Bi­blia, la To­rre de Ba­bel es un mi­to re­pre­sen­ta­ti­vo de la Hu­ma­ni­dad, so­bre el que tal vez de­be­ría­mos me­di­tar. Los hom­bres de­ci­die­ron cons­truir una to­rre que lle­ga­ra al cie­lo. Y co­mo ha­bla­ban el mis­mo len­gua­je, es­ta­ban en con­di­cio­nes de ha­cer­la. Pe­ro en­ton­ces, unos ex­tra­ños ce­los di­vi­nos pro­vo­ca­ron la mul­ti­pli­ca­ción de len­gua­jes, y en­ton­ces los hu­ma­nos fra­ca­sa­ron. En esa si­tua­ción es­ta­mos y no es fá­cil de so­por­tar. Creo que ha lle­ga­do el mo­men­to de com­pren­der que el pro­yec­to co­mún –cons­truir la to­rre que lle­gue has­ta el cie­lo– exi­ge una vuel­ta a la co­mu­ni­ca­ción. No se tra­ta de que to­dos ha­ble­mos de la mis­ma ma­ne­ra, sino de que to­dos es­te­mos mo­vi­dos por el mis­mo pro­yec­to. El in­doeu­ro­peo, co­mo ven, me ha vuel­to utó­pi­co.

Ilus­tra­ción Raúl

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.