En jue­go

La Vanguardia - ES - - ED - ORIOL RI­POLL es@la­van­guar­dia.es

Oriol Ri­poll via­ja al si­glo XVIII y re­vi­si­ta Ha­zard, pa­sa­tiem­po de la épo­ca que se ju­ga­ba en la ca­sa de apues­tas re­gen­ta­da por Crock­ford, el hi­jo de un pes­ca­te­ro que hi­zo for­tu­na

Wi­lliam Crock­ford era hi­jo de un pes­ca­de­ro y de la mis­ma ma­ne­ra que su pa­dre se de­di­có tam­bién a ven­der pes­ca­do. Ha­bía na­ci­do en 1775 y su pe­que­ño lo­cal es­ta­ba to­can­do al Tem­ple Bar, una de las puer­tas de en­tra­da a Lon­dres. Tras la muerte de su pa­dre con­ti­nuó con el ne­go­cio fa­mi­liar du­ran­te un pe­rio­do de tiem­po, pe­ro con su afi­ción a los jue­gos de apues­tas ga­na­ba mu­cho más que con el pes­ca­do. De mo­do que aca­bó te­nien­do su pro­pia ca­sa de apues­tas. Co­mo con­se­cuen­cia de su de­ci­sión, en 1826 un ca­ba­llo de su pro­pie­dad lla­ma­do Sul­tán ga­nó el Derby, una de las ca­rre­ras más im­por­tan­tes. Se pue­de de­cir que a Crock­ford la ju­ga­da no le sa­lió na­da mal. Cuen­tan que uno de sus pa­sa­tiem­pos pre­fe­ri­dos era el Ha­zard, un jue­go de da­dos que ha­cía for­tu­na en Eu­ro­pa des­de ha­cía al­gu­nos si­glos pe­ro que, ac­tual­men­te y por des­gra­cia, ha caí­do to­tal­men­te en desuso. Hoy

HA­ZARD FUE UNO DE LOS PA­SA­TIEM­POS JU­GA­DOS EN LA CA­SA DE APUES­TAS CROCK­FORD EN EL SI­GLO XVIII

les pro­pon­go que lo res­ca­ten de los li­bros de his­to­ria y lo lle­ven al co­me­dor de su ca­sa. Pa­ra ju­gar a Ha­zard ne­ce­si­ta­rán dos da­dos y fi­chas pa­ra apos­tar. Se es­co­ge un ju­ga­dor que ha­ga de lan­za­dor de los da­dos y, a la vez, de ban­ca. El res­to de par­ti­ci­pan­tes ha­cen sus apues­tas. El lan­za­dor ti­ra los da­dos has­ta que, su­mán­do­los, ob­ten­ga un re­sul­ta­do com­pren­di­do en­tre el 5 y el 9. Es­te nú­me­ro se­rá el prin­ci­pal y, co­mo ve­rán, se­rá el que da­rá la for­tu­na a los ju­ga­do­res. Des­pués se vol­ve­rán a ti­rar los da­dos has­ta que se con­si­ga un nú­me­ro com­pren­di­do en­tre el 4 y el 10. Es­te se­rá la ci­fra de la suer­te, y se­rá la de la ban­ca. Una vez fi­ja­dos los dos nú­me­ros se vuel­ven a ti­rar los da­dos has­ta que apa­rez­ca uno de ellos. Si el pri­me­ro que ha sa­li­do es el prin­ci­pal, to­dos los ju­ga­do­res co­bran la mis­ma can­ti­dad que han apos­ta­do, pe­ro si el que sa­le es el de la suer­te, co­bra­rá la ban­ca. En una par­ti­da ca­se­ra, la tra­di­ción di­ce que si la ban­ca ha ga­na­do pue­de de­ci­dir con­ti­nuar sién­do­lo, pe­ro si ha per­di­do de­be­rá pa­sar los da­dos al ju­ga­dor de su iz­quier­da. Pue­de pa­sar que en la pri­me­ra fa­se del jue­go, una vez se ha ob­te­ni­do el nú­me­ro prin­ci­pal y se es­tá bus­can­do el de la suer­te, la par­ti­da aca­be in­me­dia­ta­men­te. La ban­ca ga­na en tres ca­sos: si vuel­ve a apa­re­cer la ci­fra ini­cial; si apa­re­ce un 12 y el nú­me­ro prin­ci­pal es un 6 o un 8; o si sa­le un 11 y el prin­ci­pal es un 7. Pe­ro es­ta si­tua­ción tam­bién pue­de fa­vo­re­cer a los ju­ga­do­res por­que tam­bién hay tres ca­sos que les ayu­dan a ga­nar: si la su­ma de los dos da­dos es un 2 o un 3; si sa­le un 12 y el prin­ci­pal es un 5,7 o 9; o si sa­le un 11 y el prin­ci­pal es un 5,6, 8 o 9. Co­mo pue­den ver se tra­ta de un jue­go rá­pi­do y sen­ci­llo. Cuan­do ha em­pe­za­do una par­ti­da las apues­tas co­rren fá­cil­men­te so­bre la me­sa y las rui­nas se pue­den con­ver­tir en ri­que­zas con mu­cha fa­ci­li­dad. Una prue­ba de ello es que Crock­ford, nues­tro per­so­na­je, tu­vo mo­men­tos de pá­ni­co ya que la suer­te se le gi­ró y per­dió mu­chos mi­les de li­bras en po­co tiem­po. Sin em­bar­go, pu­do re­mon­tar y al fi­nal de su vi­da ha­bía ama­sa­do una for­tu­na tan gran­de que, se­gún un cro­nis­ta de la épo­ca, con­si­guió que pa­sa­ra por sus ma­nos to­do el di­ne­ro dis­po­ni­ble en una ge­ne­ra­ción. Si es­ta tar­de des­pués de una par­ti­da aca­ban ga­nan­do to­das las fi­chas, po­drán crear una nue­va fra­se he­cha y de­cir que han te­ni­do la suer­te del pes­ca­de­ro.

Ilus­tra­ción

Lui­sa Ve­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.