Una ven­ta­ja y un pe­li­gro

La Vanguardia - ES - - ED -

La lle­ga­da de la men­sa­je­ría si­mul­tá­nea afec­ta a la re­la­ción con la pa­re­ja. En mu­chas oca­sio­nes es una gran he­rra­mien­ta co­mu­ni­ca­ti­va con un do­ble filo que cor­ta mu­cho

En la ac­tua­li­dad se pue­de man­te­ner una re­la­ción con la pa­re­ja prác­ti­ca­men­te en cual­quier mo­men­to o lu­gar (bas­ta que ha­ya co­ber­tu­ra de in­ter­net y un mó­vil) y al mar­gen de pre­sen­cia fí­si­ca. Un gran avan­ce, pe­ro, al mis­mo tiem­po, un gran pro­ble­ma. “No ha­ce las co­sas más fá­ci­les. Al con­tra­rio, lo ha­ce to­do más di­fí­cil”, re­co­no­ce Mark, de 29 años. Ha­ce po­co más de un año, el pe­rio­dis­ta te­le­vi­si­vo ita­liano En­ri­co Men­ta­na en­via­ba el si­guien­te tuit la no­che del 31 de di­ciem­bre: “De­seo a to­dos un 2013 li­bre y fe­liz, en el que los jó­ve­nes em­pie­cen a lu­char de verdad pa­ra des­blo­quear un mer­ca­do la­bo­ral que nie­ga sus de­re­chos”. Su mu­jer le con­tes­tó des­pués de unos se­gun­dos, al­go re­sen­ti­da. “Bo­ni­tas pa­la­bras, lás­ti­ma que sean só­lo pa­la­bras. Por­que has de­ja­do tu mu­jer y tus hi­jos en el pue­blo pa­ra sa­lir a di­ver­tir­te con tus ami­gos VIP”. La cri­sis ma­tri­mo­nial, al des­cu­bier­to en in­ter­net. O tam­bién se pue­de re­cor­dar el ca­so de aquel hombre de 33 años, del sur de Fran­cia que fue ca­paz de en­viar a su no­via 21.000 men­sa­jes de tex­to en diez me­ses (ella aca­bó de­nun­cián­do­le y él a la cár­cel por aco­so). “No he­mos do­mes­ti­ca­do to­tal­men­te to­dos es­tos ca­na­les de co­mu­ni­ca­ción. Es co­mo un ani­mal que nos pue­de to­da­vía mor­der o ata­car”, ad­mi­te Fran­cesc Nú­ñez, sociólogo de la UOC y ex­per­to en aná­li­sis de las re­des. “Las pa­re­jas no se han da­do cuen­ta del pa­pel cre­cien­te y cen­tral que es­tas pla­ta­for­mas tie­nen en su vi­da del día a día y en su vi­da amo­ro­sa. La men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea re­for­mu­la las pers­pec­ti­vas que se tie­nen so­bre el otro, crea nue­vas ex­pec­ta­ti­vas, es­pe­ran­zas y de­seos, bo­rra los an­ti­guos y se so­bre­po­ne a al­gu­nos de ellos, mo­di­fi­can­do la ma­ne­ra en qué se for­ja la re­la­ción”, ex­pli­ca. Si es verdad, co­mo es­cri­bía Al­dous Hux­ley, que “el mun­do lo cam­bian las tec­no­lo­gías, no las ideo­lo­gías” ¿có­mo ha cam­bia­do el amor en la era del What­sApp?

Es­ta apli­ca­ción ha da­do lu­gar a mu­chas po­lé­mi­cas. Su fun­ción del do­ble check, es de­cir la apa­ri­ción de la do­ble pes­ta­ña des­pués del en­vío de un tex­to, ha si­do ob­je­to de una in­fi­ni­dad de pro­ble­mas. Pri­me­ro, se cre­yó erró­nea­men­te que el avi­so in­di­ca­ba que el otro ha­bía leí­do el men­sa­je (en reali­dad só­lo lo ha­bía re­ci­bi­do). Pa­ra echar más le­ña al fue­go, What­sApp in­tro­du­jo re­cien­te­men­te la fun­ción de la do­ble pes­ta­ña azul con la ho­ra efec­ti­va de lec­tu­ra del men­sa­je. Pe­ro tu­vo que dar mar­cha atrás al anun­ciar a los po­cos días que ha­brá la po­si­bi­li­dad de des­ac­ti­var es­ta fun­ción. En re­su­men, se ha ge­ne­ra­do una gran de­ba­te so­bre la pro­tec­ción de la in­ti­mi­dad y el con­trol de la pa­re­ja. Pa­co Ca­ba­lle­ro es di­rec­tor de ci­ne. Ro­dó un cor­to ti­tu­la­do Do­ble check en el que iro­ni­za­ba pre­ci­sa­men­te so­bre es­ta fun­ción del What­sApp y re­fle­xio­na­ba so­bre el pe­so que tie­ne en la vi­da de pa­re­ja. “A la luz de lo que es­tá ocu­rrien­do, me que­dé cor­to. Creo que la do­ble pes­ta­ña azul de What­sApp pue­de lle­gar a ser el Apo­ca­lip­sis. Va a re­ven­tar las pa­re­jas muy rá­pi­do. Por­que es una ma­ne­ra de con­tro­lar a al­guien. Te vuel­ves ob­se­si­vo”, ase­gu­ra. “El pro­ble­ma –aña­de– no es la tec­no­lo­gía, sino que es­tá den­tro de no­so­tros. Si eres ce­lo­so, con las re­des so­cia­les vas a ser­lo más. Lo peor es cuan­do ves que el otro es­tá en lí­nea con el What­sApp y no te con­tes­ta. Por­que sig­ni­fi­ca que es­tá ha­blan­do con otras per­so­nas. En el fon­do, va­mos de muy mo­der­nos y co­nec­ta­dos, pe­ro se­gui­mos sien­do muy con­ven­cio­na­les en las re­la­cio­nes”, apun­ta Ca­ba­lle­ro. Ale­na KH, bie­lo­rru­sa de 33 años, tie­ne un blog que cuen­ta con 300.000 vi­si­tas. Aca­ba de pu­bli­car un li­bro, El mer­ca­do es­tá fa­tal ( Ro­ca), en el que ana­li­za có­mo se vi­ven en Es­pa­ña las re­la­cio­nes sen­ti­men­ta­les y se­xua­les. “Yo creo que las re­des so­cia­les son bue­nas pa­ra que­dar y pa­sar da­tos, pe­ro no pa­ra co­mu­ni­car­se. El pro­ble­ma son las ma­las in­ter­pre­ta­cio­nes. Sin el len­gua­je cor­po­ral, no se en­tien­de lo que en reali­dad se quie­re de­cir, pe­se a la ayu­da de los emo­ti­co­nos. Es­to no ha­ce otra co­sa que in­ten­si­fi­car las pa­ra­noias. An­tes en­ten­días me­jor si al­guien es­ta­ba en­fa­da­do o no”, apun­ta. Por no ha­blar los ma­len­ten­di­dos que se pro­du­cen si uno de los dos em­pie­za a fis­go­near en los ar­chi­vos del ce­lu­lar de su pa­re­ja. “En un mó­vil aho­ra tie­nes la vi­da de una per­so­na. In­clu­so si la co­no­ces, pue­des lle­gar a con­clu­sio­nes erró­neas in­ter­pre­tan­do cier­tas in­for­ma­cio­nes. Has­ta te pue­des po­ner ce­lo­so de los re­cuer­dos de otra per­so­na”. Ca­ba­lle­ro es bas­tan­te crí­ti­co so­bre los sis­te­mas de men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea. “En el fon­do usas las re­des so­cia­les pa­ra ha­blar de ba­na­li­da­des. No ha­bla­mos de los pro­ble­mas de verdad. No nos en­fren­ta­mos a ellos. Cree­mos que la tec­no­lo­gía nos acer­ca a la otra

per­so­na, pe­ro en reali­dad nos ale­ja y con­vier­te las re­la­cio­nes en re­la­cio­nes de po­ca pro­fun­di­dad. No nos en­fren­ta­mos a la vi­da real”, acu­sa. Y ci­ta un ejem­plo sig­ni­fi­ca­ti­vo. “El otro día que­dé con unos ami­gos en ca­sa. Me di cuen­ta de que es­tá­ba­mos los tres en el sa­lón, pe­ro to­dos ab­sor­bi­dos en el mó­vil. Pa­sa­mos más tiem­po en la pan­ta­lla y es­ta­mos más pen­dien­tes de él… en lu­gar de ha­blar­nos a la ca­ra”. Se­gún unas en­cues­tas lle­va­das a ca­bo en EE.UU., el 25% re­co­no­ce que el mó­vil dis­trae a su pa­re­ja cuan­do es­tán jun­tos. “Yo he vis­to has­ta una pa­re­ja en la que él se que­ja­ba de que su mu­jer es­ta­ba siem­pre en Fa­ce­book en lu­gar de pres­tar­le aten­ción, mien­tras que él es­ta­ba preo­cu­pa­do de ver que ella ha­bía aña­di­do a su ex­ma­ri­do en su lis­ta de ami­gos”, cuen­ta Rus­sell Clay­ton, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Missouri (EE. UU.), que ha in­ves­ti­ga­do có­mo Fa­ce­book y Twit­ter in­flu­yen en la vi­da sen­ti­men­tal. “Las in­ves­ti­ga­cio­nes has­ta aho­ra ha­bían es­tu­dia­do po­si­bles co­rre­la­cio­nes de nar­ci­sis­mo, so­le­dad y an­sie­dad. Pe­ro aho­ra se ha vis­to co­mo el pro­ble­ma son el im­pac­to que tie­nen es­tas he­rra­mien­tas en las re­la­cio­nes. Yo he de­tec­ta­do que los que más usan Twit­ter son los que más pro­ble­mas aca­rrean con su pa­re­ja, lo que va des­de trai­cio­nes has­ta po­si­bles rup­tu­ras”. Se­gún Fran­cesc Nu­ñez, “es­tas apli­ca­cio­nes im­pli­can nue­vos víncu­los, no siem­pre con­tro­la­bles, ba­jo el le­ma del ‘yo sé que tú sa­bes que yo sé’. Se pro­du­ce un jue­go de es­pe­jos y se in­tro­du­ce la obli­ga­ción de res­pues­ta, la exi­gen­cia de mos­trar al­go pa­ra no de­frau­dar”. ¿Sa­be­mos ges­tio­nar to­das es­tas con­se­cuen­cias? De al­gu­na ma­ne­ra, si se de­ci­de usar es­tos sis­te­mas, hay que acep­tar las re­glas del jue­go. “An­tes no éra­mos tan ce­lo­sos por­que no ha­bía la po­si­bi­li­dad de ser­lo. La ig­no­ran­cia no era tan ma­la. Pe­ro si aho­ra tu has per­mi­ti­do que la tec­no­lo­gía en­tre en tu vi­da, en­ton­ces ¡no te que­jes!”, ex­cla­ma Ale­na KH. Las pa­re­jas, por su par­te, in­ten­tan en­con­trar so­lu­cio­nes y dar un buen uso de es­tas he­rra­mien­tas. “Pa­ra pre­ser­var la re­la­ción con mi no­via op­ta­mos por no ha­cer­nos ami­gos en Fa­ce­book ni se­guir­nos en Twit­ter. Ella con­tro­la­ba ca­da in­ter­ac­ción que yo te­nía con otras mu­je­res en las re­des so­cia­les. Si es­ta­ba co­nec­ta­do has­ta tar­de no en­ten­día que ha­cía. Aho­ra que sé que pue­do con­fi­gu­rar What­sApp pa­ra que no mues­tre mi úl­ti­ma ho­ra de co­ne­xión, sien­to que es al­go li­be­ra­dor”, di­ce Mar­tin, 28 años. Aman­da Len­hart, del Pew Re­search Cen­ter de EE.UU., que lle­vó a ca­bo un estudio so­bre el te­ma di­ce que “he­mos de­tec­ta­do que las pa­re­jas que lle­van mu­cho tiem­po jun­tas son más pro­pen­sas a in­ter­cam­biar­se las cla­ves de sus cuen­tas. Es­to de­pen­de de cuán­do se ini­ció a usar es­tas apli­ca­cio­nes. Si ellos y ellas em­pe­za­ron jun­tas, pue­den com­par­tir­las. En cam­bio, aque­llas per­so­nas que ya dis­po­nían cuen­tas an­tes de co­no­cer­se, son más rea­cias a dar­las”. Sin em­bar­go, no to­do es ne­ga­ti­vo. “De­fi­ni­ti­va­men­te, el im­pac­to de la men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea no es neu­tro. Se rom­pen la dis­tan­cia y el tiem­po. Pe­ro no

EL USO DE WHAT­SAPP ES MÁS RO­MÁN­TI­CO AL INI­CIO, LUE­GO MÁS PRÁC­TI­CO

es al­go que sea ne­ce­sa­ria­men­te ma­lo. Has­ta pue­des in­tro­du­cir dis­tan­cias ar­ti­fi­cia­les, es­tan­do en el mis­mo lu­gar. Por ejem­plo, en una ce­na con in­vi­ta­dos pue­des en­viar­te co­men­ta­rios con tu pa­re­ja... y crear nue­vas com­pli­ci­da­des. Se abren es­pa­cios pa­ra nue­vos ma­ti­ces afec­ti­vos”, re­cal­ca Nú­ñez. De he­cho, un estudio del Pew Re­search lle­va­do a ca­bo en jó­ve­nes nor­te­ame­ri­ca­nos afir­ma­ba que un 21% se sen­tía más cer­ca de su com­pa­ñe­ro gra­cias al in­ter­cam­bio de men­sa­jes. Es­to se per­ci­be es­pe­cial­men­te al co­mien­zo de las re­la­cio­nes, por­que es­tas for­mas de co­mu­ni­ca­ción per­mi­ten trans­mi­tir emo­cio­nes de una for­ma más dis­cre­ta. En efec­to, el tex­to es­cri­to ha­ce que, ba­jo el es­cu­do de la pan­ta­lla, se ven­za la ti­mi­dez. “En nues­tro estudio, los más jó­ve­nes afir­ma­ron que no hu­bie­ran di­cho mu­chas co­sas si no fue­ra por la po­si­bi­li­dad que ofre­cen es­tos ca­na­les de co­mu­ni­ca­ción de es­con­der­se”, di­ce Nú­ñez. Ayu­da la per­cep­ción de que los men­sa­jes amo­ro­sos que se es­cri­ben en el mó­vil apa­re­cen co­mo in­trans­cen­den­tes, por­que no cons­ti­tu­yen una car­ta o una de­cla­ra­ción de amor, por lo me­nos tal y co­mo lo co­no­ce­mos. Un re­cien­te in­for­me pu­bli­ca­do en la ca­de­na es­ta­dou­ni­den­se CNN sub­ra­ya­ba pre­ci­sa­men­te es­te as­pec­to del tex­to co­mo sal­va­con­duc­to de la ti­mi­dez. Cons­ta­ta­ba que es más fá­cil man­dar unas fe­li­ci­ta­cio­nes pa­ra el cum­plea­ños por­que es­to ha­ce que uno se aho­rre, por ejem­plo, trans­mi­tir un en­tu­sias­mo que no se sien­te. Y pre­gun­tar a un ami­go dón­de es­tá la fies­ta im­pli­ca que no tie­nes que pre­gun­tar­le có­mo es­tá. Y peor aún: re­ci­bir su res­pues­ta”. El pro­ble­ma es que la pa­re­ja cam­bia a lo lar­go del tiem­po. Y el uso de los chats, tam­bién. “Al prin­ci­pio nos man­dá­ba­mos men­sa­ji­tos pa­ra co­men­tar la no­che que pa­sa­mos jun­tos, et­cé­te­ra... Aho­ra só­lo lo ha­ce­mos si ne­ce­si­ta­mos al­go del otro”, la­men­ta Bea­te, 40 años. Su re­la­to coin­ci­de con el de Alice Zhao, ana­lis­ta de da­tos. Des­de la pri­me­ra ci­ta con su ac­tual ma­ri­do (ha­ce sie­te años) has­ta hoy ha reuni­do to­dos los men­sa­jes en­via­dos en­tre ellos no só­lo a tra­vés de re­des so­cia­les y mó­vi­les, sino por co­rreo elec­tró­ni­cos. Ha re­co­pi­la­do to­da la in­for­ma­ción y ha de­tec­ta­do las pa­la­bras más fre­cuen­tes y las ho­ras de en­vío. Pues bien, al co­mien­zo de la re­la­ción, triun­fa­ban las pa­la­bras eh, sus res­pec­ti­vos nom­bres, y amor. Pe­ro con el tiem­po es­tas han de­ja­do pa­so a vo­ca­blos co­mo ca­sa, ce­na y ok. Tam­bién las ho­ras han cam­bia­do: al prin­ci­pio era fre­cuen­te en­viar y re­ci­bir tex­tos des­pués de me­dia no­che. Años des­pués, la fran­ja ho­ra­ria más fre­cuen­te es a lo lar­go del día, en ho­ra­rios la­bo­ra­bles. Las re­des so­cia­les y los ser­vi­cios de men­sa­je­ría mó­vil “desem­pe­ñan un pa­pel cru­cial en las ta­reas del día, so­bre to­do en aque­llas pa­re­jas que lle­van mu­cho tiem­po jun­tos. Por­que en mu­chos ca­sos no or­ga­ni­zan su día la ma­ña­na an­tes de sa­lir de ca­sa, sino du­ran­te el día, so­bre la mar­cha, a tra­vés de los ce­lu­la­res. En cam­bio, usan me­nos es­te ca­nal pa­ra ex­pre­sar sen­ti­mien­tos o de­seos se­xua­les”, con­fir­ma Nú­ñez, que ha par­ti­ci­pa­do jun­to a un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res de la UOC en la redacción del li­bro In­ter­net and emo­tions, edi­ta­do en in­glés por To­va Bens­ki y Eran Fis­cher. Y no só­lo es el fac­tor tiem­po: mu­je­res y hom­bres tam­bién reac­cio­nan de for­ma di­fe­ren­te. Lo­ri Sha­de y Jo­nat­han Sand­berg , dos psi­có­lo­gos de la Brig­ham Young Uni­ver­sity (EE.UU.) han es­tu­dia­do a cen­te­na­res de pa­re­jas y có­mo usa­ban los ser­vi­cios de men­sa­je­ría pa­ra co­mu­ni­car­se. Han de­tec­ta­do que las mu­je­res se que­ja­ban del uso ex­ce­si­vo de es­ta he­rra­mien­ta pa­ra to­mar de­ci­sio­nes. Los ma­ri­dos, en cam­bio, no so­por­ta­ban el nú­me­ro ex­ce­si­vo de men­sa­jes. La re­co­men­da­ción fi­nal de los au­to­res es que “si us­ted no tie­ne na­da bo­ni­to pa­ra en­viar, me­jor no es­cri­bir na­da. Por­que la reac­ción an­te una po­si­ble de­cep­ción se re­suel­ve más rá­pi­da­men­te ca­ra a ca­ra. Si la con­ver­sa­ción es se­ria, hay desacuer­dos o ex­cu­sas, más bien se de­be­ría ha­blar”. Fran­cesc Nú­ñez, en es­te sen­ti­do, se mues­tra op­ti­mis­ta. “No en­con­tra­mos en nues­tro estudio ni una per­so­na que nos di­jo que pre­fe­ría la co­mu­ni­ca­ción elec­tró­ni­ca a la ca­ra a ca­ra”. Ver­se, ha­blar y to­car­se son, de mo­men­to, prác­ti­cas in­sus­ti­tui­bles. En el fu­tu­ro, quién sa­be.

Tex­to Pier­gior­gio M. San­dri

La men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea ha en­tra­do en la pa­re­ja, What­sApp e in­clu­so Fa­ce­book y Twit­ter con­di­cio­nan, me­dian­te el mó­vil, las re­la­cio­nes amo­ro­sas. Pa­ra bien, pe­ro tam­bién pa­ra mal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.