Sí pue­des

La Vanguardia - ES - - ED - RA­MI­RO CA­LLE es@la­van­guar­dia.es

Ali­men­ta­ción pu­ra, res­pi­ra­ción cons­cien­te, des­can­so ade­cua­do y so­sie­go. Re­ce­tas de Ra­mi­ro Ca­lle pa­ra com­ba­tir la zo­zo­bra emo­cio­nal

PRE­GUN­TA | Es­ti­ma­do Ra­mi­ro, me ale­gra mu­cho te­ner la opor­tu­ni­dad de po­der con­sul­tar­le y so­bre to­do po­der di­ri­gir­le es­tas lí­neas. Ne­ce­si­to desaho­gar­me un po­co, pues a ve­ces me sien­to ver­da­de­ra­men­te de­sola­da, co­mo en un po­zo os­cu­ro y an­gos­to del que no lo­gro sa­lir. Me lla­mo Luz, ¡qué pa­ra­do­ja! El ca­so es que cuan­do era muy jo­ven co­men­cé a te­ner re­la­cio­nes con un chi­co que to­ma­ba al­cohol y al­gu­nas dro­gas co­mo speed y éx­ta­sis. Es­tu­ve ca­si diez años con él, has­ta que un día me pe­gó tal y co­mo ha­bía he­cho mi pa­dre con mi ma­dre y con­mi­go. En­tré en una pro­fun­da de­pre­sión y to­da­vía si­go en tra­ta­mien­to psi­quiá­tri­co, pues ade­más he per­di­do la con­fian­za en mí mis­ma y me sien­to muy tris­te, aun­que an­he­lo sen­tir­me ale­gre y vi­vir la vi­da con ple­ni­tud pa­ra po­der re­la­cio­nar­me con per­so­nas sa­nas. Us­ted siem­pre di­ce que po­de­mos ayu­dar­nos a no­so­tros mis­mos y

EJER­CI­TAR LA MEN­TE O EL DESA­RRO­LLO PRO­PIO AYU­DAN A OR­GA­NI­ZAR LA PSI­QUE DE NUE­VO

me gus­ta mu­cho el tí­tu­lo de su sec­ción. Pe­ro ¿cree que yo po­dré su­pe­rar­lo, aban­do­nar la tris­te­za y vol­ver a en­ca­rar la vi­da con di­cha? Mu­chas gra­cias por leer­me, aun­que no pue­da con­tes­tar­me.

RES­PUES­TA | Es­ti­ma­da Luz, siem­pre con­tes­to cuan­do me es­cri­bís, y ade­más con hu­mil­dad y gra­ti­tud. ¡Qué bo­ni­to nom­bre! Hay un ada­gio hin­dú que re­za: “Jus­to en el pun­to más os­cu­ro de la no­che co­mien­za el ama­ne­cer”. El am­bien­te fa­mi­liar con­di­cio­na mu­cho, des­de lue­go, y ti­ñe la vi­da psí­qui­ca de la per­so­na. Si es ar­mó­ni­co, la per­so­na evo­lu­cio­na más equi­li­bra­da­men­te pe­ro, de no ser así, van sur­gien­do con­tra­dic­cio­nes y con­flic­tos in­ter­nos que pos­te­rior­men­te se ma­ni­fes­ta­rán me­dian­te sín­to­mas muy di­ver­sos, que van des­de la an­sie­dad a la de­pre­sión, des­de la an­gus­tia al aba­ti­mien­to. Le­van­tar y re­or­ga­ni­zar la psi­que de la per­so­na no es fá­cil, pe­ro por su­pues­to es po­si­ble y ten esa cer­te­za. Es na­tu­ral que tras lo que has pa­sa­do, tu au­to­va­lo­ra­ción es­té res­que­bra­ja­da, pe­ro aho­ra te to­ca po­ner en mar­cha to­dos tus po­ten­cia­les in­ter­nos y, al de­cir de los an­ti­guos sa­bios de Orien­te, con­ver­tir las ad­ver­si­da­des del pa­sa­do en alia­dos. Por un la­do, si­gue ri­gu­ro­sa­men­te tu tra­tra­mien­to psi­quiá­tri­co y, por otro, ejercítate pa­ra cen­trar­te en el mo­men­to pre­sen­te e ir me­ta­bo­li­zan­do las ex­pe­rien­cias do­lo­ro­sas que has vi­vi­do y que pue­den ayu­dar­te a ma­du­rar más rá­pi­da y cons­cien­te­men­te, así co­mo reem­pren­der tu pro­ce­so de evo­lu­ción ha­cia la paz in­te­rior y la ple­ni­tud. El he­cho mis­mo de tu an­he­lo por vol­ver a sen­tir­te ale­gre y vi­vir la vi­da con ple­ni­tud, ya es una pre­cio­sa ener­gía de mo­ti­va­ción que no de­bes de­jar de cul­ti­var. Si lo quie­res no es un sue­ño, es­ta­te se­gu­ra. Pue­des. In­cor­po­ra a tu vi­da al­gu­nas téc­ni­cas de au­to­de­sa­rro­llo, co­mo el yo­ga o la re­la­ja­ción pro­fun­da. Tra­ta de aten­der bien las cin­co fuen­tes de ener­gía que po­ten­cian nues­tro sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co: ali­men­ta­ción pu­ra, res­pi­ra­ción cons­cien­te, des­can­so ade­cua­do (in­clu­yen­do la re­la­ción y el con­tac­to con la na­tu­ra­le­za), sue­ño pro­fun­do y re­pa­ra­dor e im­pre­sio­nes y ac­ti­tu­des men­ta­les po­si­ti­vas. Tra­ta de ir­te so­se­gan­do, por­que el so­sie­go es un fac­tor im­por­tan­te tam­bién. Po­co a po­co te vol­ve­rá la vi­ta­li­dad per­di­da y vol­ve­rás a sen­tir entonado tu áni­mo. Gra­cias por es­cri­bir­me.

Ilus­tra­ción Pa­blo Amar­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.