El gan­cho de las se­ries

Nos gus­tan por su in­me­dia­tez, por su cer­ca­nía, por­que sus per­so­na­jes aca­ban sien­do co­mo de la fa­mi­lia, por­que han dig­ni­fi­ca­do la te­le­vi­sión, por­que mu­chas ve­ces re­fle­jan me­jor que el ci­ne la reali­dad, por su sor­pre­sa y por­que es­tán pe­ro que muy bien he­cha

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to Pau­la Hernández Luis Mui­ño

Cer­ca­nas, muy ape­ga­das a la reali­dad, im­pac­tan­tes, con gran­des di­rec­to­res y ac­to­res en sus re­par­tos, las se­ries ri­va­li­zan con el ci­ne y en oca­sio­nes lo su­pe­ran

Es­ta­mos vi­vien­do la ter­ce­ra edad do­ra­da de la te­le­vi­sión. Co­mo sen­ten­cia la in­ves­ti­ga­do­ra Ana Tous: “La fic­ción es el au­tén­ti­co mo­tor de la in­dus­tria te­le­vi­si­va”. Así lo de­mues­tran, día tras día, las au­dien­cias na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les. En Es­pa­ña, la ca­de­na ri­val tiem­bla cuan­do se pro­gra­man Vel­vet o

El prín­ci­pe pues nin­gún pro­gra­ma de en­tre­te­ni­mien­to es ri­val pa­ra ellas. Y lo mis­mo pa­sa en la te­le­vi­sión es­ta­dou­ni­den­se con The big bang theory, Mo­dern fa­mily o Ana­to­mía de Grey. El pú­bli­co se ha eri­gi­do co­mo ju­ra­do y ya tie­ne su ve­re­dic­to: ga­na la fic­ción. Pe­ro no só­lo los es­pec­ta­do­res se han de­can­ta­do por las se­ries, tam­bién con­sa­gra­dos di­rec­to­res, pro­duc­to­res y ac­to­res de ci­ne se pa­san a la te­le­vi­sión, co­mo si la gran pan­ta­lla se les hu­bie­ra que­da­do pe­que­ña y la ca­ja ton­ta, cual pa­ti­to feo evo­lu­cio­na­do, se hu­bie­ra con­ver­ti­do en al­go así co­mo una fá­bri­ca de te­so­ros. Has­ta los in­te­lec­tua­les que acom­pa­ña­ban al mun­di­llo del ci­ne es­tán em­pe­zan­do a vol­car­se en las se­ries. En to­das las épo­cas his­tó­ri­cas han exis­ti­do éli­tes cul­tu­ra­les. Son in­di­vi­duos que vi­ven de su pres­ti­gio in­te­lec­tual: su pa­pel an­te los de­más con­sis­te en de­cir qué es cul­to y qué es po­pu­lar, qué obras se con­si­de­ran pro­fun­das y es­ti­mu­lan­tes y qué otras se ca­li­fi­can de frí­vo­las y su­per­fi­cia­les. El cri­te­rio que usan es com­ple­ta­men­te ar­bi­tra­rio y se va mo­di­fi­can­do a lo lar­go del tiem­po, in­te­gran­do aque­llo que gus­ta a mu­chas per­so­nas só­lo cuan­do ha pa­sa­do a ser mi­no­ri­ta­rio. Hay mi­les de ejem­plos de pro­duc­tos cul­tu­ra­les que fue­ron me­nos­pre­cia­dos por­que per­te­ne­cían a las ma­sas y aho­ra son con­si­de­ra­dos par­te del ca­non del hombre cul­to. Las obras de Dic­kens, las pri­me­ras pin­tu­ras de es­ti­lo ba­rro­co, las ópe­ras de Ver­di o las pe­lí­cu­las de Billy Wil­der fue­ron par­te del “ar­te fú­til” an­tes de que los eli­tis­tas in­te­lec­tua­les de­ci­die­ran ad- mi­tir­las co­mo “cul­tu­ra tras­cen­den­te”. In­clu­so fil­mes co­mo los de Hitch­cock, al ser reivin­di­ca­dos por los in­te­lec­tua­les de Cahiers du Ci­ne­ma, han pa­sa­do a for­mar par­te del ca­non. Pues bien: las se­ries lle­van ca­mino de in­cor­po­rar­se a ese club se­lec­to. Es­te año, por ejem­plo, se han pu­bli­ca­do cien­tos de ar­tícu­los so­bre True de­tec­ti­ve co­mo ejem­plo de gó­ti­co ac­tua­li­za­do, neo­lo­ve­craf­tis­mo y na­rra­ti­va de la an­gus­tia… En to­do ca­so, pa­re­ce que una gran par­te de esas éli­tes in­te­lec­tua­les han vis­to las po­si­bi­li­da­des de desa­rro­llo de lo que ha­ce po­cas dé­ca­das se co­no­cía co­mo te­le­se­ries. En tiem­pos re­cien­tes, el he­cho de que un ac­tor pa­sa­ra del ci­ne a la te­le­vi­sión sig­ni­fi­ca­ba que su es­tre

lla se es­ta­ba apa­gan­do y que su ca­rre­ra iba en de­cli­ve. Pe­ro ac­tual­men­te las se­ries de ca­li­dad su­pe­ran a mu­chos fil­mes, y pa­ra al­gu­nos es más ju­go­so fir­mar por va­rias tem­po­ra­das de tra­ba­jo que por una so­la pe­lí­cu­la ¿A qué ac­tor no le hu­bie­ra gus­ta­do ser Tony So­prano, Carrie Brads­haw ( Se­xo en Nue­va York), Pi­per Chap­man ( Oran­ge is the new black) o Wal­ter Whi­te? In­clu­so Sir Ant­hony Hop­kins se rin­dió an­te la ac­tua­ción de Br­yan Crans­ton en Breaking bad, y le es­cri­bió una car­ta en la que afir­ma­ba: “Su tra­ba­jo es la me­jor ac­tua­ción que he vis­to nun­ca”. Por eso ros­tros tan ci­né­fi­los co­mo el de Glenn Close, Ke­vin Spa­cey, Meg Ryan, Jeff Da­niels, Ha­lle Berry o Su­san Sa­ran­don es­tán acep­tan­do pa­pe­les en se­ries de te­le­vi­sión. Tam­bién pa­sa en nues­tro país con ac­tri­ces co­mo Ai­ta­na Sán­chez Gijón –a la que ve­mos en Vel­vet–, Vic­to­ria Abril –pro­ta­go­nis­ta de Sin iden­ti­dad– o Maribel Ver­dú –pró­xi­ma­men­te

en Cues­tión de san­gre–. In­clu­so di­rec­to­res de ci­ne con­sa­gra­dos co­mo Scor­se­se, Fin­cher, Spiel­berg, los Cohen o los Wa­chows­ki se han apun­ta­do a la fic­ción se­ria­da. De he­cho, has­ta las pe­lí­cu­las es­tán dan­do el sal­to a la te­le­vi­sión en for­ma de adap­ta­ción. Se ha ha­bla­do mu­cho es­te úl­ti­mo año de la se­rie Far­go, una de las re­ve­la­cio­nes de la tem­po­ra­da, que aun­que tie­ne to­ques que re­cuer­dan al film de 1996, ha sa­bi­do in­no­var tan­to en la tra­ma co­mo en su tra­ta­mien­to de­jan­do a más de uno con la bo­ca abier­ta. Y ya se co­men­ta la pues­ta en mar­cha de re­ma­kes en for­ma de se­rie de las his­to­rias de Ghost, Hitch, El club de la

lu­cha o Los jue­gos del ham­bre. ¿Qué fac­to­res ex­pli­can el éxi­to de es­tos pro­duc­tos en­tre el pú­bli­co y la crí­ti­ca? Qui­zás el prin­ci­pal sea la in­me­dia­tez. En su li­bro El len­gua­je de los nue­vos

me­dios (Pai­dós Ibé­ri­ca), Lev Ma­no­vich teo­ri­zó so­bre el im­pac­to de las nue­vas tec­no­lo­gías en nues­tra for­ma de con­su­mir cul­tu­ra e in­sis­te en la im­por­tan­cia que es­tá ad­qui­rien­do la ve­lo­ci­dad de tras­mi­sión. En el ci­ne, por ejem­plo, un he­cho que tie­ne lu­gar hoy es ana­li­za­do en un pro­duc­to cultural que apa­re­ce mu­chos años des­pués. Las se­ries, sin em­bar­go, ha­blan de es­te mo­men­to. Mu­chos epi­so­dios ha­blan de acon­te­ci­mien­tos que han te­ni­do lu­gar se­ma­nas an­tes de que los po­da­mos ver. Y eso la ha­ce ser un buen re­fle­jo de lo que es­tá pa­san­do en la ca­lle. Net­flix, el gi­gan­te de la te­le­vi­sión a la car­ta, con su in­no­va­do­ra apues­ta de emi­sión –en la que es­tre­na la tem­po­ra­da en­te­ra de sus se­ries un mis­mo día– re­fle­ja­ba esa in­me­dia­tez en la úl­ti­ma re­me­sa de Hou­se of

cards. La se­gun­da tem­po­ra­da de la se­rie pro­ta­go­ni­za­da por Ke­vin Spa­cey se es­tre­nó el 14 de fe­bre­ro, y du­ran­te to­do el epi­so­dio, los per­so­na­jes se re­fi­rie­ron a ese día. Por lo que los crea­do­res hi­cie­ron un gui­ño evi­den­te a los es­pec­ta­do­res más fie­les que el día de los enamo­ra­dos lo ce­le­bra­ron vien­do Hou­se of

LAS SE­RIES DAN UNA IDEA DE FA­MI­LIA MÁS PUES­TA AL DÍA ME­NOS ELA­BO­RA­DAS QUE EL CI­NE, LAS SE­RIES SON MÁS ES­PON­TÁ­NEAS

cards. En ge­ne­ral en el mun­do de la te­le­vi­sión ven­de lo mo­derno, lo no­ve­do­so, lo ac­tual. Y eso le da au­ten­ti­ci­dad. To­dos so­mos más reales en te­le­vi­sión (con nues­tras mi­se­rias pe­ro tam­bién con nues­tros de­ta­lles en­ter­ne­ce­do­res) por­que no hay, ha­bi­tual­men­te, tiem­po pa­ra el ma­qui­lla­je de la ima­gen o el au­to-mo­ni­to­reo. Por eso, has­ta pro­duc­tos más pro­ce­sa­dos co­mo las se­ries, tras­mi­ten una ma­yor sen­sa­ción de mo­der­ni­dad que las pe­lí­cu­las. Un ejem­plo: el con­cep­to de fa­mi­lia, aún an­qui­lo­sa­do en la ma­yo­ría de pe­lí­cu­las, se des­em­pol­va y se ha­ce ac­tual en se­ries

co­mo Trans­pa­rent, Mo­dern fa­mily o Queer as folk. In­clu­so hay se­ries que han da­do un pa­so más allá y nos mues­tran nues­tro yo del fu­tu­ro que –en reali­dad– ya ha lle­ga­do ¿Có­mo se ha­ce eso? En Black mi­rror, la fic­ción bri­tá­ni­ca ha­ce re­fe­ren­cia a ese es­pe­jo

ne­gro que tie­nen to­das las pan­ta­llas de las nue­vas tec­no­lo­gías que usa­mos co­mo los te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes, por­tá­ti­les y ta­ble­tas… y nos mues­tra el re­fle­jo más os­cu­ro de no­so­tros mis­mos en di­chos apa­ra­tos. La mi­ni­se­rie, que ya cuen­ta con dos tem­po­ra­das, nos ha­bla de lo in­con­tro­la­ble de las re­des so­cia­les, que al col­gar un ví­deo pue­de ser vis­to por mi­llo­nes de per­so­nas en cues­tión de mi­nu­tos; de có­mo la tor­tu­ra pue­de trans­for­mar­se en es­pec­tácu­lo; del de­seo de la fa­ma y el di­ne­ro; de la memoria re­gis­tra­da en chips, del amor en­tre hu­ma­nos y tec­no­lo­gía… En prin­ci­pio, cues­tio­nes que ya han tra­ta­do pe­lí­cu1­las de cien­cia fic­ción, pe­ro con una di­fe­ren­cia: se ha­bla de un fu­tu­ro que to­dos in­tui­mos que es­tá a me­ses vis­ta. Cu­rio­sa­men­te, esa in­me­dia­tez del me­dio te­le­vi­si­vo es lo que pro­du­ce las crí­ti­cas de sus de­trac­to­res. La pa­ra­do­ja tie­ne que ver con al­go que ya se­ña­la­ba el fi­ló­so­fo Mars­hall McLuhan: cuan­do irrum­pen sis­te­mas cul­tu­ra­les nue­vos, los ana­lis­tas los juz­gan ba­sán­do­se en los pa­rá­me­tros de los an­te­rio­res. Y, por su­pues­to, si nos cen­tra­mos en esos fac­to­res los nue­vos me­dios no re­sis­ten la com­pa­ra­ción. Com­pa­ran­do a la pe­que­ña pan­ta­lla con pro­duc­tos más ela­bo­ra­dos (co­mo el ci­ne) en­con­tra­mos gran­des fa­llas en cues­tio­nes ta­les co­mo la pro­fun­di­dad de los per­so­na­jes, el ni­vel lé­xi­co o la ex­pe­ri­men­ta­ción na­rra­ti­va. Pe­ro las vir­tu­des de es­te nue­vo me­dio no es­tán ahí, sino en la po­ten­cia­ción de la es­pon­ta­nei­dad, los re­fle­jos ver­ba­les o el im­pac­to emo­cio­nal de la for­ma de con­tar. Otra va­ria­ble im­por­tan­te que mar­ca la di­fe­ren­cia es el desa­rro­llo a lar­go pla­zo de la his­to­ria que per­mi­ten las se­ries. Na­rrar de for­ma ex­ten­sa per­mi­te des­hi

la­char la tra­ma, in­tro­du­cir nue­vas lí­neas na­rra­ti­vas ( spin-off) y ha­cer evo­lu­cio­nar a los per­so­na­jes. Las his­to­rias se ra­mi­fi­can por­que un acon­te­ci­mien­to úni­co des­en­ca­de­na cam­bios en mu­chas vi­das, al­go que, por ejem­plo, pue­de con­tar The ki­lling por­que de­di­ca 20 ho­ras a la re­so­lu­ción de un só­lo ase­si­na­to. No só­lo es una cues­tión de tiem­po: gra­cias a es­te ti­po de es­truc­tu­ra na­rra­ti­va, las se­ries pue­den ofre­cer una ma­yor va­rie­dad de to­nos. En tí­tu­los co­mo Mu­je­res

de­ses­pe­ra­das, Dex­ter o Hou­se se al­ter­nan epi­so­dios dra­má­ti­cos con otros que ro­zan la comedia, pa­san­do por mo­men­tos de sus­pen­se y otros de ero­tis­mo so­te­rra­do. La sor­pre­sa emo­cio­nal es ma­yor, al­go que, nue­va­men­te, se acer­ca más a la vi­da real, que al­ter­na la comedia con el dra­ma. El for­ma­to de las se­ries tie­ne una gran po­ten­cial de im­pac­to emo­cio­nal por­que a to­dos nos re­cuer­da mu­cho más a la for­ma en que se pre­sen­ta lo co­ti­diano. Las his­to­rias que nos ocu­rren a no­so­tros –o las que su­ce­den a aque­llos que nos im­por­tan– apa­re­cen y des­apa­re­cen, desa­rro­llán­do­se a lo lar­go de años, al­ter­nan­do la ri­sa y el llan­to. Hay un ejem­plo pa­ra­dig­má­ti­co del ti­po de re­la­ción que ha crea­do es­ta nue­va es­truc­tu­ra na­rra­ti­va. Du­ran­te las seis tem­po­ra­das de Los So­prano esos per­so­na­jes aca­ban for­man­do par­te de nues­tra vi­da, con­vir­tién­do­se en miem­bros de nues­tra fa­mi­lia. Co- no­cién­do­les tan­to que éra­mos ca­pa­ces de adi­vi­nar cuán­do un co­men­ta­rio po­día pro­vo­car una dis­cu­sión en­tre Tony y Carmela, su mu­jer. O cuan­do Mea­dow, la hi­ja, po­día ser ca­paz de con­ven­cer a su pa­dre de cual­quier co­sa que qui­sie­ra. Son unos pro­ta­go­nis­tas tan per­fec­ta­men­te cons­trui­dos, con sus gri­ses, con su coc­ción a fue­go len­to (im­po­si­ble en el ci­ne), con sus días me­jo­res y peo­res… que tras­pa­san la pan­ta­lla y al ac­tor. Des­pués de seis tem­po­ra­das con­vi­vien­do con Tony So­prano el pú­bli­co ya no sa­bía dón­de aca­ba­ba él y dón­de em­pe­za­ba Ja­mes Gan­dol­fi­ni, ¿lo sa­bría él mis­mo? Por eso, cuan­do ter­mi­nó Los So­prano, cuan­do lle­gó ese fun­di­do a ne­gro que mu­chos es­pec­ta­do­res no en­ten­die­ron –al­gu­nos lla­ma­ron a la ca­de­na pa­ra pre­gun­tar si es que se ha­bía es­tro­pea­do la se­ñal– mu­chos es­pec­ta­do­res en­tra­ron en la fa­se de ne­ga­ción de un due­lo. Al igual que en la vi­da real, nos cues­ta acep­tar que un víncu­lo afec­ti­vo ten­ga un fi­nal: es­ta­mos acos­tum­bra­dos a que los per­so­na­jes de las se­ries sean par­te de nues­tras re­la­cio­nes so­cia­les. Y só­lo con un pro­ce­so de due­lo acep­ta­mos no ver más ca­pí­tu­los de la fa­mi­lia So­prano. Si Los So­prano de­mues­tran que só­lo la fic­ción te­le­vi­si­va pue­de con­ver­tir a unos per­so­na­jes en pa­rien­tes muy cer­ca­nos del es­pec­ta­dor, Breaking

bad es el pa­ra­dig­ma de la vir­tuo­si­dad de las se­ries fren­te a las pe­lí­cu­las. Wal­ter Whi­te, el pro­ta­go­nis­ta de la se­rie de AMC, uni­ca­men­te po­día cons­truir­se en te­le­vi­sión. Es uno de los per­so­na­jes que ma­yor evo­lu­ción su­fre en una fic­ción (sino el que más). Sus ges­tos, sus ob­je­ti­vos, sus gus­tos, su co­no­ci­mien­to, sus vir­tu­des y sus de­fec­tos, su as­tu­cia, su ig­no­ran­cia, su in­te­li­gen­cia es­ta­ba tan mi­nu­cio­sa­men­te de­fi­ni­da por los guio­nis­tas que lo crea­ron que po­de­mos cru­zar­nos con Wal­ter Whi­te en cual­quier es­qui­na. Es tan real que po­de­mos ser no­so­tros mis­mos. Du­ran­te cin­co tem­po­ra­das te­ne­mos la sen­sa­ción de no lle­gar a co­no­cer­lo, y no sa­ber cuál va a ser el si­guien­te pa­so que va a dar, pe­ro… ¿eso no le pa­sa a uno mis­mo con­ti­nua­men­te? Br­yan Crans­ton, el ac­tor que le da­ba vi­da, de­be ser cons­cien­te de ha­ber he­cho el me­jor pa­pel de su ca­rre­ra. Se­gu­ra­men­te, el res­to de ac­to­res tam­bién son cons­cien­tes de que ese era el me­jor pa­pel de la ca­rre­ra de cual­quie­ra. De he­cho, pue­de ha­ber si­do el per­so­na­je que con­sa­gra­ra a la fic­ción te­le­vi­si­va por en­ci­ma de la ci­né­fi­la. Pe­ro eso só­lo el tiem­po lo di­rá. Her­nán Cas­cia­ri afir­mó una vez que la se­rie A dos

me­tros ba­jo tie­rra era “la me­jor pe­lí­cu­la que exis­te”.

Su ar­gu­men­to: “Du­ra 630 ho­ras”. Qui­zás esa fra­se de­fi­na una de las ra­zo­nes por las que las se­ries em­pe­za­ron a ser el si­tio don­de se ha­ce me­jor ci­ne. Otra va­ria­ble que ex­pli­ca el éxi­to de las se­ries es la cer­ca­nía. Al gla­mour de Holly­wood la te­le­vi­sión ha opues­to siem­pre la sen­ci­llez. En las se­ries, los pro­ta­go­nis­tas, a los que se­gui­mos du­ran­te años, se con­vier­ten en par­te de la fa­mi­lia. El fe­nó­meno es tan cla­ro que ca­da vez sur­gen más pro­duc­tos que in­ten­tan pro­lon­gar esa in­ti­mi­dad ha­blan­do de los per­so­na­jes, par­ti­ci­pan­do con ellos en fo­ros, si­guien­do sus evo­lu­cio­nes… Los pro­ta­go­nis­tas de las pe­lí­cu­las de­ja­ban de exis­tir cuan­do se ter­mi­na­ba el fil­me, los de las se­ries si­guen en­tre no­so­tros en­tre ca­pí­tu­lo y ca­pí­tu­lo. Un ejem­plo de es­ta cer­ca­nía con el es­pec­ta­dor es Jue­go de tro­nos, una de esas se­ries que si­gue vi­va en­tre tem­po­ra­da y tem­po­ra­da. La ca­de­na no deja de ali­men­tar a los se­gui­do­res del uni­ver­so de Po­nien­te en nin­gún mo­men­to: ya sea con jue­gos de me­sa, vi­deo­jue­gos, no­ti­cias so­bre los ac­to­res, so­bre los avan­ces del es­cri­tor y su nue­vo li­bro…

Lo he­mos po­di­do vi­vir muy de cer­ca con el ro­da­je de la se­rie en nues­tro país. Pa­ra la pró­xi­ma tem­po­ra­da HBO es­co­gió An­da­lu­cía pa­ra ro­dar es­ce­nas. Des­de que se su­po que el equi­po es­ta­ría allí ha ha­bi­do cien­tos de fans que se pre­sen­ta­ron co­mo ex­tras, fo­to­gra­fías que se fil­tra­ban, ar­tícu­los so­bre el día a día y la re­la­ción en­tre la pro­duc­to­ra y la bu­ro­cra­cia es­pa­ño­la. Un sin­fín de ac­tua­li­dad so­bre Jue­go de tro­nos que ha ali­men­ta­do tan­to a me­dios co­mo a se­gui­do­res de la fic­ción que la man­tie­nen ac­ti­va aun­que no es­té en emi­sión. Jue­go de tro­nos ha crea­do un uni­ver­so úni­co en el que dis­fra­zar­se, pei­nar­se o pre­fe­rir una fa­mi­lia u otra de la se­rie ya de­fi­nen a la per­so­na.

Y esa cer­ca­nía de las se­ries que lo­gran una iden­ti­fi­ca­ción mu­cho más pro­fun­da con el es­pec­ta­dor tam­bién la pre­sen­tan las web­se­ries: fic­cio­nes crea­das pa­ra in­ter­net. Es el ca­so de The guild, por ejem­plo. Una se­rie web crea­da por Fe­li­cia Day en el 2007 y que se cen­tra­ba en el mun­do de los ga­mers. Se con­vir­tió en una de las pri­me­ras fic­cio­nes que re­fle­ja­ba a los ju­ga­do­res de vi­deo­jue­gos tan fiel­men­te que cuan­do la crea­do­ra anun­ció que no po­día ha­cer una nue­va tem­po­ra­da por fal­ta de pre­su­pues­to, ellos mis­mos re­cau­da­ron fon­dos pa­ra que la pro­du­je­ra. De es­ta for­ma, The Guild de­mos­tró que al crear una se­rie di­ri­gi­da a un ni­cho de es­pec­ta­do­res muy bien de­fi­ni­do ellos la con­vier­ten en su­ya y son mu­cho más lea­les a la pro­duc­ción. Por úl­ti­mo, las se­ries es­tán más cer­ca de la for­ma de pro­ce­sar la in­for­ma­ción del mun­do mo­derno. Hoy en día ab­sor­be­mos in­for­ma­ción de una for­ma más ho­lís­ti­ca, uti­li­zan­do, por ejem­plo, el pro­ce­sa­mien­to vi­sual que ha­bía que­da­do más arrin­co­na­do en nues­tra cul­tu­ra des­de la in­ven­ción de la im­pren­ta. El pe­rio­dis­ta Nick Bilton, au­tor de Vi­vo en el fu­tu­ro

y es­to es lo que veo (Edi­cio­nes Ges­tión) afir­ma: “Es­ta ge­ne­ra­ción pien­sa en fo­to­gra­fías, en pa­la­bras, en imá­ge­nes fi­jas y mó­vi­les y en la con­for­ta­ble unión de to­das ellas en un mis­mo es­pa­cio” Y, so­bre to­do, ha­ce­mos eso a gran ve­lo­ci­dad. Ade­más, es­tá el te­ma de la adap­ta­ción a di­fe­ren­tes for­ma­tos (or­de­na­dor, ta­ble­ta, te­lé­fo­nos mó­vi­les...) a la ho­ra de vi­sua­li­zar­las. Mu­chos cien­tí­fi­cos es­tán de acuer­do en que la men­te fu­tu­ra ca­mi­na ha­cia una ma­xi­mi­za­ción de las ca­pa­ci­da­des au­dio­vi­sua­les y una to­tal in­de­pen­den­cia de los for­ma­tos. Los con­te­ni­dos cul­tu­ra­les po­drán apa­re­cer en mu­chas for­mas y en di­fe­ren­tes mo­men­tos de nues­tras vi­das. Dis­fru­ta­mos ya (y es una ten­den­cia im­pa­ra­ble) de es­ti­mu­la­ción in­te­lec­tual mien­tras ca­mi­na­mos por la ca­lle, en la sa­la de es­pe­ra del mé­di­co o mien­tras va­mos den­tro de un co­che. Las se­ries de te­le­vi­sión se adap­tan mu­cho me­jor que otras for­mas de cul­tu­ra a es­te cam­bio de so­por­tes y de me­dios. Las in­clui­mos en nues­tra vi­da co­ti­dia­na. Si vol­ve­mos a la fic­ción es­pa­ño­la en­con­tra­mos ejem­plos de se­ries a las que he­mos in­vi­ta­do a en­trar a nues­tra ru­ti­na. Las fa­mo­sas ce­nas Vel­vet que pro­po­nían los pro­ta­go­nis­tas. La no­che que emi­ten un nue­vo ca­pí­tu­lo, los ac­to­res in­ci­tan a los se­gui­do­res de la se­rie a com­par­tir su ce­na con ellos a tra­vés de las re­des so­cia­les. Ha­ce unos años, cuan­do se emi­tía El bar­co en An­te­na 3, la se­rie tam­bién pro­po­nía par­ti­ci­par a sus se­gui­do­res en los twit­ter­so­dios. Una apues­ta en la que cual­quie­ra po­día in­ter­ac­tuar con los per­so­na­jes du­ran­te los días en los que és­ta no se emi­tía. Así, los fans com­pro­ba­ban que aque­llos pro­ta­go­nis­tas de fic­ción tam­bién te­nían vi­da más allá del ca­pí­tu­lo de ca­da se­ma­na. Ade­más, es­te me­dio es un buen re­fle­jo de al­go que sue­len ol­vi­dar los de­trac­to­res: la pro­gre­si­va com­ple­ji­dad del mun­do mo­derno. A pe­sar de los ser­mo­nes acer­ca del en­ton­te­ci­mien­to ge­ne­ra­li­za­do que pro­du­ce la te­le­vi­sión, sus pro­duc­tos se han vuel­to ca­da vez más com­ple­jos y en­ten­der­los su­po­ne ca­da vez ma­yo­res desafíos in­te­lec­tua­les. Al pa­re­cer la pe­que­ña pan­ta­lla se ha des­po­ja­do de la eti­que­ta de

ca­ja ton­ta ma­du­ran­do a pa­sos agi­gan­ta­dos. Pe­se a lo que pre­co­ni­zan los ago­re­ros, nues­tra cul­tu­ra es ca­da vez más so­fis­ti­ca­da y exi­gen­te. Un fac­tor que ha pro­du­ci­do, en gran par­te, el lla­ma­do efec­to Flynn: el cre­ci­mien­to con­ti­nuo en las pun­tua­cio­nes en las prue­bas de in­te­li­gen­cia de los úl­ti­mos años. Na­rra­ti­vas que ha­ce una dé­ca­da hu­bie­ran si­do con­si­de­ra­das de­ma­sia­do com­ple­jas atraen aho­ra a mi­llo­nes de per­so­nas gra­cias a las se­ries. “Que se jo­da el es­pec­ta­dor me­dio”, sen­ten­cia­ba Da­vid Si­mon, crea­dor de The wi­re. Y pa­re­ce que lo ha con­se­gui­do, aho­ra los es­pec­ta­do­res es­tán de­man­dan­do mu­cha más so­fis­ti­ca­ción y com­ple­ji­dad en las tra­mas, aho­ra los se­rié­fi­los pa­re­ce que cla­man “¡Que se jo­da el crea­dor me­dio(cre)!”. El fu­tu­ro de la na­rra­ti­va au­dio­vi­sual es­tá en las se­ries y ya es el pre­sen­te.

Friends

1994 Re­ju­ve­ne­ció la comedia a cos­ta de las res­pec­ti­vas neu­ro­sis de un gru­po de jó­ve­nes que com­par­ten un con­for­ta­ble pi­si­to.

Ho­me­land 2011 Ha ac­tua­li­za­do las se­ries de es­pio­na­je con una tra­ma so­bre los ser­vi­cios con­tra­te­rro­ris­tas es­ta­dou­ni­den­ses.

Jue­go de tro­nos

2011 Ha con­se­gui­do ha­cer in­mor­tal una tra­ma de vio­len­cia, se­xo y la sha­kes­pea­ria­na am­bi­ción de po­der en un fan­ta­sio­so me­dioe­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.