¡Qué cu­rio­so!

La cu­rio­si­dad es la lla­ve que nos per­mi­te apren­der to­da la vi­da. Gra­cias a ella he­mos lle­ga­do a la Lu­na, ha­lla­do nue­vos tra­ta­mien­tos pa­ra el cán­cer. Y, tal vez, ha­ce mi­llo­nes de años nos hi­zo sa­lir de Áfri­ca y con­quis­tar el mun­do

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to Cristina Sáez

Las ra­zo­nes por las que el ser hu­mano es un ani­mal cu­rio­so que ha lle­ga­do muy le­jos gra­cias a esas ga­nas de sa­ber más y más

“Los pri­ma­tes son cu­rio­sos, sí, pe­ro no se pre­gun­tan acer­ca de co­sas abs­trac­tas, de qué hay más allá. Cuen­tan con un len­gua­je pe­ro du­do de que se pue­dan res­pon­der la pre­gun­ta del por qué de las co­sas. Un ras­go pro­pio de los hu­ma­nos es que gra­cias a la abs­trac­ción de la pa­la­bra po­de­mos apro­ve­char­nos de la cu­rio­si­dad de ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res pa­ra sa­ciar nues­tra ne­ce­si­dad de co­no­ci­mien­to. Co­mo cuan­do los ni­ños pe­que­ños nos in­te­rro­gan acer­ca del mun­do, por qué pa­sa es­to o aque­llo. Y eso los gran­des si­mios no lo pue­den ha­cer, por fal­ta de len­gua­je ver­bal abs­trac­to”, ra­zo­na es­te in­ves­ti­ga­dor.

Cu­rio­si­dad pa­ra apren­der Que ten­ga­mos una men­te in­qui­si­ti­va de por vi­da que nos per­mi­ta in­tere­sar­nos por to­do aque­llo que nos ro­dea es po­si­ble por­que alar­ga­mos más que nin­gún otro ani­mal el pe­rio­do de in­fan­cia. Es de­cir, so­mos, se­gún una teo­ría for­mu­la­da y pro­ba­da ha­ce más de un si­glo en el cam­po de la bio­lo­gía del desa­rro­llo, neo­te­nios, adul­tos con mu­chas ca­rac­te­rís­ti­cas ju­ve­ni­les, tan­to fí­si­cas co­mo men­ta­les, en­tre ellas la cu­rio­si­dad. Ali­son Gop­nik es una psi­có­lo­ga cog­ni­ti­va de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia-Ber­ke­ley (EE.UU.) muy co­no­ci­da por sus es­tu­dios con be­bés y ha in­da­ga­do acer­ca de es­ta teo­ría. Pa­ra es­ta neu­ro­cien­tí­fi­ca, el he­cho de po­der dis­po­ner de un pe­río­do muy ex­ten­so de vi­da co­mo es la ni­ñez en que nues­tros pa­dres cui­dan de nues­tras ne­ce­si­da­des de su­per­vi­ven­cia nos per­mi­te me­ca­nis­mos de apren­di­za­je más po­de­ro­sos y eso, a su vez, nos ayu­da a crear mo­de­los men­ta­les con­sis­ten­tes del mun­do que nos ro­dea. De al­gu­na ma­ne­ra, es co­mo si tu­vié­ra­mos un bo­nus ex­tra de tiem­po en un la­bo­ra­to­rio pa­ra tes­tear la vi­da an­tes de sa­lir a ju­gar de verdad la par­ti­da. A di­fe­ren­cia de los ani­ma­les, se­ña­la Gop­nik, que jue­gan prac­ti­can­do ha­bi­li­da­des bá­si­cas co­mo ca­zar o lu­char, los ni­ños se di­vier­ten crean­do es­ce­na­rios po­si­bles con re­glas ar­ti­fi­cia­les en que van pro­ban­do hi­pó­te­sis. “Du­ran­te la in­fan­cia cons­trui­mos el ce­re­bro y la ma­qui­na cog­ni­ti­va que ne­ce­si­ta­mos pa­ra ex­plo­rar el mun­do”, con­si­de­ra es­ta in­ves­ti­ga­do­ra.

Pa­ra Luis Mar­tí­nez, del IN, “si no fué­ra­mos cu­rio­sos, no po­dría­mos acu­mu­lar la in­for­ma­ción que ne­ce­si­ta el ce­re­bro so­bre pro­ba­bi­li­da­des de que un de­ter­mi­na­do su­ce­so ocu­rra. Y en­ton­ces, nos se­ría francamente com­pli­ca­do so­bre­vi­vir”. Y pa­ra alen­tar­nos a acu­mu­lar co­no­ci­mien­to, la evo­lu­ción nos ha do­ta­do del pla­cer. De la mis­ma ma­ne­ra que ocu­rre con otras con­duc­tas que ga­ran­ti­zan nues­tra su­per­vi­ven­cia, co­mo co­mer, re­la­cio­nar­nos con los de­más o el se­xo, bá­si­co pa­ra la re­pro­duc­ción, re­sul­ta que sa­tis­fa­cer una cu­rio­si­dad es gus­to­so, el ce­re­bro nos re­com­pen­sa con un ba­ño de do­pa­mi­na, un neu­ro­trans­mi­sor res­pon­sa­ble de la sen­sa­ción de frui­ción. “Es el mo­men­to ‘¡ajá! que te da subidón, co­mo si hu­bie­ras ga­na­do la lo­te­ría. Y se­gu­ra­men­te es la mis­ma sen­sa­ción que ex­pe­ri­men­tas cuan­do lle­vas días sin co­mer y en­cuen­tras ali­men­to. Cual­quier pro­ce­so ce­re­bral que con­du­ce a la su­per­vi­ven­cia es­tá pri­ma­do con una re­com­pen­sa pla­cen­te­ra en to­dos los ani­ma­les”, ex­pli­ca Mar­tí­nez. Ade­más, se ha vis­to que cuan­to más cu­rio­sos so­mos so­bre un te­ma, más fá­cil es re­cor­dar in­for­ma­ción. En el 2009 un equi­po de in­ves­ti­ga­do­res la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia Cal­tech pu­bli­có en la re­vis­ta Neu­ron los re­sul­ta­dos de un estudio acer­ca de la cu­rio­si­dad. Hi­cie­ron un ex­pe­ri­men­to con 19 es­tu­dian­tes a los que so­me­tie­ron a pre­gun­tas de tri­vial del ti­po “¿Qué sin­gle de los Beatles se man­tu­vo más se­ma­nas en la lis­ta de éxi­tos?” o “¿Qué sig­ni­fi­ca dinosaurio?”. Tras leer ca­da pre­gun­ta, los es­tu­dian­tes de­bían in­ten­tar adi­vi­nar en si­len­cio la res­pues­ta mien­tras los so­me­tían a un es­cá­ner ce­re­bral. Los cien­tí­fi­cos vie­ron que so­mos más cu­rio­sos cuan­do sa­be­mos un po­qui­to so­bre el te­ma y que la cu­rio­si­dad ac­ti­va­ba va­rias áreas del ce­re­bro re­la­cio­na­das con el sis­te­ma de re­com­pen­sas y la memoria. Los in­ves­ti­ga­do­res tam­bién se per­ca­ta­ron de que si a los par­ti­ci­pan­tes les pi­ca­ba el gu­sa­ni­llo, po­dían apren­der más co­sas a la vez, aun­que no es­tu­vie­ran en el fo­co de su in­te­rés. “La cu­rio­si­dad pue­de po­ner al ce­re­bro en un es­ta­do que le per­mi­te que apren­da y que re­ten­ga cual­quier ti­po de in­for­ma­ción”, afir­ma­ba Matthias Gru­ber, prin­ci­pal au­tor del estudio. Y po­nía un ejem­plo cla­ri­fi­ca­dor: se­gún lo que han des­cu­bier­to, si eres muy fan de Jue­go de tro­nos o de Breaking bad y es­tás vien­do el epi­so­dio fi­nal, tiem­po des­pués te acor­da­rás no só­lo de lo que ocu­rrió, sino tam­bién de qué es­ta­bas ce­nan­do mien­tras lo veías y qué hi­cis­te an­tes o des­pués. Es­to po­dría ser muy útil de ca­ra al sis­te­ma educativo. Atraer la cu­rio­si­dad de los cha­va­les abre una ven­ta­na al apren­di­za­je, de­fien­de Fran­cis­co Mora, neu­ro­cien­tí­fi­co y au­tor de Neu­ro­edu­ca­ción. Só­lo se

pue­de apren­der aque­llo que se ama ( Alian­za). Por qué no exis­te un gen de la cu­rio­si­dad To­dos ve­ni­mos de se­rie con un ce­re­bro cu­rio­so, pe­ro es cierto que hay in­di­vi­duos que lo son más y otros me­nos. Hay cien­tí­fi­cos que han tra­ta­do de bus­car un sus­tra­to ge­né­ti­co en esa di­fe­ren­cia, ver si esa es­pe­cie de ur­gen­cia que sen­ti­mos por sa­ber tie­ne que ver con nues­tro ge­no­ma y han des­cu­bier­to que hay una mu­ta­ción que po­dría te­ner al­go que ver. To­dos los se­res hu­ma­nos con­ta­mos con un gen lla­ma­do DRD4 que ayu­da a con­tro­lar la do­pa­mi­na, esa mo­lé­cu­la del pla­cer que tie­ne un pa­pel esen­cial en el apren­di­za­je y en el sis­te­ma de re­com­pen­sas in­terno del ce­re­bro. Al pa­re­cer, exis­te una va­rian­te de ese gen, un ale­lo, el DRD4-7R, que es­tá re­la­cio­na­do con una ma­yor pre­dis­po­si­ción ha­cia la in­quie­tud in­te­lec­tual. Quie­nes tie­nen es­ta mu­ta­ción, han ha­lla­do es­tos es­tu­dios, son más pro­cli­ves a to­mar riesgos, vi­si­tar nue­vos lu­ga­res, con­fron­tar ideas, pro­bar co­mi­das, ex­plo­rar re­la­cio­nes, pro­pi­ciar opor­tu­ni­da­des se­xua­les. Pe­ro hay cien­tí­fi­cos que in­clu­so van más allá y afir­man que es­te ale­lo es el res­pon­sa­ble de que los hu­ma­nos de­ci­dié­ra­mos sa­lir de Áfri­ca. Un estudio rea­li­za­do en 1999 por in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia ha­lló que es­ta va­ria­ción era más co­mún en so­cie­da­des mi­gra­to­rias. En el 2011 se reali­zó un nue­vo estudio que con­fir­ma­ba es­ta idea: des­cu­brie­ron que es­te ale­lo jun­to con otro lla­ma­do 2R so­lían ser más co­mu­nes en aque­llas po­bla­cio­nes cu­yos an­ces­tros ha­brían mi­gra­do ma­yo­res dis­tan­cias tras el éxo­do afri­cano. ¿Quie­re de­cir que ese ale­lo es el res­pon­sa­ble de la cu­rio­si­dad? “Ni mu­cho me­nos, son va­rian­tes de ge­nes aso­cia­das, pe­ro en nin­gún ca­so de­ter­mi­nis­tas”, ma­ti­za Mar­quès, que es tam­bién in­ves­ti­ga­dor del Cen­tro Na­cio­nal de Aná­li­sis Ge­nó­mi­cos (CNAG). ¿Y có­mo se pue­de ex­pli­car, pues, que ha­ya gen­te más cu­rio­sa que otra? “En ge­ne­ral –ex­pli­ca el neu­ro­cien­tí­fi­co Mar­tí­nez, del IN–, la va­ria­bi­li­dad en cuan­to a la cu­rio­si­dad es co­mo una cam­pa­na de Gauss (co­mo una U al re­vés); la ma­yo­ría de po­bla­ción se si­túa en el cen­tro, sue­le ser muy cu­rio­sa de pe­que­ña y lue­go de adul­to esa cu­rio­si­dad re­mi­te, pues­to que el ce­re­bro ya tie­ne su­fi­cien­tes es­ta­dís­ti­cas del mun­do. En el ex­tre­mo iz­quier­do se si­túa la gen­te que no es pa­ra na­da cu­rio­sa, que se aco­mo­da rá­pi­da­men­te a cual­quier in­for­ma­ción; y en el de­re­cho aque­llos que sien­ten una cu­rio­si­dad in­sa­cia­ble”. Se­gu­ra­men­te las men­tes más bri­llan­tes es­tén en ese úl­ti­mo ex­tre­mo, in­qui­si­ti­vas in­sa­cia­bles. Son tam­bién las más atre­vi­das y te­me­ra­rias, las que se lan­zan a ex­plo­rar el mun­do sin sa­ber qué hay más allá. Aun­que les cues­te la vi­da. Pe­ro “son los que van a ha­cer que la sociedad avan­ce, evo­lu­cio­ne, por­que se van a atre­ver a pro­bar co­sas nue­vas, a di­fe­ren­cia de la ma­yo­ría de la po­bla­ción. Des­de un pun­to de vis­ta evo­lu­ti­vo, tie­ne que ser así. Si na­die se hu­bie­ra atre­vi­do en las so­cie­da­des ca­za­do­ras re­co­lec­to­ras a pro­bar co­sas nue­vas, los re­cur­sos se hu­bie­ran aca­ba­do y to­dos hu­bie­ran muer­to de ham­bre. Pe­ro si to­dos se hu­bie­ran arries­ga­do a co­mer ali­men­tos des­co­no­ci­dos, pro­ba­ble­men­te mu­chos hu­bie­ran muer­to in­to­xi­ca­dos. La na­tu­ra­le­za bus­ca un cierto equi­li­brio, así se ga­ran­ti­za la su­per­vi­ven­cia de la es­pe­cie”, aña­de Mar­tí­nez. Eso sí, o la cu­rio­si­dad se es­ti­mu­la de adul­to o se pier­de. Cuan­to más aco­mo­de­mos el ce­re­bro a un ti­po de

NO HAY UN GEN ES­PE­CÍ­FI­CO ASO­CIA­DO AL HE­CHO DE SER CU­RIO­SO... ...PE­RO LA EVO­LU­CIÓN NOS DO­TÓ DEL PLA­CER PA­RA SE­GUIR SIÉN­DO­LO

com­por­ta­mien­to, me­nos cu­rio­so va a ser. En cam­bio, cuan­to más lo acos­tum­bres a bus­car res­pues­tas al­ter­na­ti­vas, ma­yor cu­rio­si­dad con­ser­va­rá. “Esa es una de las ra­zo­nes por las que la edu­ca­ción con­ven­cio­nal no fun­cio­na. Por­que aco­mo­da a los ni­ños a una úni­ca res­pues­ta con­ti­nua y los fuer­za a per­der la cu­rio­si­dad, la­men­ta­ble­men­te”, con­si­de­ra el pa­leo­an­tro­pó­lo­go Juan Luis Ar­sua­ga.

Yin y yang Qui­zás, es­te im­pul­so que sen­ti­mos por ex­plo­rar cues­tio­nes pa­ra las que no te­ne­mos res­pues­tas es uno de los ras­gos que nos de­fi­nen co­mo se­res hu­ma­nos. “Hay di­fe­ren­tes áreas en cien­cia que in­ten­tan abor­dar la com­ple­jí­si­ma cues­tión de qué de­fi­ne la hu­ma­ni­dad. Y una de las cues­tio­nes que to­man en con­si­de­ra­ción es la cu­rio­si­dad, aun­que es só­lo una hi­pó­te­sis”, co­men­ta To­màs Mar­quès, del IBE. Pa­ra Svan­te Pää­bo, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Max Planck de An­tro­po­lo­gía Evo­lu­ti­va, ubi­ca­do en Leip­zig (Ale­ma­nia), que, co­mo Mar­quès, usa la ge­né­ti­ca pa­ra es­tu­diar los orí­ge­nes del ser hu­mano, la cu­rio­si­dad pro­pi­cia que “sal­te­mos lí­mi­tes, nos aden­tre­mos en nue­vos te­rri­to­rios, in­clu­so cuan­do te­ne­mos re­cur­sos don­de es­ta­mos. Otros ani­ma­les no lo ha­cen. E in­clu­so hay hu­ma­nos que tam­po­co”. De he­cho, pun­tua­li­za Mar­quès, los near­den­ta­les es­tu­vie­ron en el mun­do du­ran­te cien­tos de mi­les de años pe­ro no se ex­pan­die­ron. Tam­po­co los chim­pan­cés. Y en cam­bio no­so­tros con­quis­ta­mos el mun­do. ¿Qué nos sa­có de Áfri­ca, nos hi­zo ca­mi­nar por te­rri­to­rios des­co­no­ci­dos? ¿Qué nos em­pu­jó a echar­nos a la mar sin sa­ber qué ha­bía más allá? ¿O cons­truir na­ves pa­ra ir a Mar­te? “La cu­rio­si­dad ha te­ni­do que ser un fac- tor muy im­por­tan­te en nues­tra evo­lu­ción. No es só­lo un te­ma de ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual, de len­gua­je, de coope­ra­ción. Pa­ra lle­gar has­ta don­de es­ta­mos, tie­ne que ha­ber al­go fun­da­men­tal, que es que te pre­gun­tes qué hay más allá, con los pe­li­gros que com­por­ta”, con­si­de­ra Mar­quès. Se­gu­ra­men­te, nues­tra bio­lo­gía se ca­rac­te­ri­za por una es­pe­cie de yin y yang cons­tan­te. Te­ne­mos ven­ta­jas que nos cues­tan com­pen­sa­cio­nes. Vi­vi­mos mu­chos años, pe­ro en­fer­ma­mos. To­ma­mos riesgos pa­ra avan­zar; al­gu­nos fra­ca­san, in­clu­so mue­ren. Pe­ro otros abren nue­vos ca­mi­nos y son los que ha­cen que la sociedad avan­ce.

¿Adónde le ha lle­va­do su cu­rio­si­dad?

Opi­ne en La­van­guar­dia.com/es­ti­los-de-vi­da

Cu­rio­sity Ojo iz­quier­do de las cá­ma­ra del Cu­rio­sity, vehícu­lo ex­plo­ra­dor de la NASA en Mar­te. El uni­ver­so es la pe­núl­ti­ma fron­te­ra de la ne­ce­si­dad hu­ma­na de bus­car pre­gun­tas y ha­llar res­pues­tas

Cris­tó­bal Co­lón Su pe­ri­cia y la ne­ce­si­dad de sa­ber cuál era la otra ru­ta pa­ra lle­gar a las In­dias le hi­zo lle­gar a Amé­ri­ca

Fle­ming y Cu­rie Los gran­des avan­ces cien­tí­fi­cos lo son por una mez­cla im­ba­ti­ble de cu­rio­si­dad y cons­tan­cia. Ale­xan­der Fle­ming y Ma­rie Cu­rie son dos ejem­plos de ese tra­ba­jo, de bus­car la agu­ja en el pa­jar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.