Es­quiar en paz

Es po­si­ble dis­fru­tar de la mon­ta­ña sin co­las ni aglo­me­ra­cio­nes e in­clu­so ser el pri­me­ro en pi­sar la nie­ve vir­gen... Es la op­ción que ofre­ce, por ejem­plo, el ‘free­ri­de’, la dis­ci­pli­na que más cre­ce en el mun­do del es­quí. Pe­ro hay más

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to Mar­ga­ri­ta Puig

Ir a la mon­ta­ña y to­par­se con una mul­ti­tud pue­de ser de­pri­men­te: mo­da­li­da­des y ma­ne­ras de dis­fru­tar del es­quí tran­qui­la­men­te

Sin co­las, sin aprie­tos, sin vo­ces. Sin na­die pa­san­do por en­ci­ma de tus es­quís, arrui­nan­do la sen­sa­ción de li­ber­tad que con­ce­de la mon­ta­ña. Dis­fru­tar de la nie­ve… en paz. Pa­ra mu­chos la esen­cia del es­quí, el de­por­te de in­vierno por ex­ce­len­cia, ya só­lo es po­si­ble le­jos de las pis­tas al uso. Ca­da vez son más los que bus­can al­ter­na­ti­vas, ya sea en for­ma de free­ri­de, es­quí de mon­ta­ña, es­quí de fon­do o he­li ski y tam­bién nue­vas ac­ti­vi­da­des co­mo las ex­cur­sio­nes en tri­neo, mo­to de nie­ve o cua­tro por cua­tro que po­co a po­co van co­gien­do pe­so es­pe­cí­fi­co en la ofer­ta de nie­ve pa­ra po­der dis­fru­tar co­mo an­tes, con tran­qui­li­dad, con la me­jor nie­ve y en ín­ti­mo con­tac­to con la na­tu­ra­le­za. Y, cla­ro, las es­ta­cio­nes han he­cho un enor­me es­fuer­zo pa­ra dar res­pues­ta a es­ta de­man­da cre­cien­te. Es­ta idea de huir de la ma­si­fi­ca­ción que en los úl­ti­mos años pa­re­ce que ha in­va­di­do las pis­tas es lo que ha im­pul­sa­do de for­ma es­pec­ta­cu­lar el free­ri­de. ¿De qué se tra­ta? ¿Les vie­ne a la ca­be­za la ima­gen de esos aven­ta­ja­dos es­quia­do­res que ba­jan por la­de­ras im­po­si­bles? O, pa­ra po­ner ejem­plos más cer­ca­nos y más ase­qui­bles, ¿re­cuer­dan lo que ha­ce una dé­ca­da lla­ma­ban fue­ra pis­ta? Pues de eso se tra­ta, de es­quiar con la nie­ve más pu­ra, me­nos pi­sa­da po­si­ble y le­jos de las aglo­me­ra­cio­nes. Es la pro­pues­ta que ha per­mi­ti­do abrir la es­ta­ción de es­quí de Lles­suí (Pa­llars So­bi­rà), 27 años des­pués de su cie­rre. Ese es un lu­gar per­fec­to pa­ra re­en­con­trar la cal­ma au­tén­ti­ca pues­to que no cuen­tan ni si­quie­ra con re­mol­ques: Lles­sui Snow Cat sube a los es­quia­do­res a la co­ta más al­ta de la es­ta­ción (2.430 me­tros) y es­tos ba­jan es­quian­do por la nie­ve vir­gen y en ab­so­lu­to pi­sa­da, de las an­ti­guas pis­tas. El tras­la­do se ha­ce con un Pis­ten Bus, un vehícu­lo es­pe­cial pa­ra cir­cu­lar por nie­ve con ca­pa­ci­dad pa­ra só­lo do­ce es­quia­do­res, has­ta la cima de la es­ta­ción y se les in­di­ca la zo­na por don­de tie­nen que ba­jar es­quian­do así co­mo un pun­to de en­cuen­tro dón­de el Pis­ten Bus les re­co­ge de nue­vo pa­ra se­guir con las ba­ja­das. A ello su­man la op­ción de dis­fru­tar de la nie­ve sin es­quiar a quie­nes no les ape­te­ce, con ex­cur­sio­nes al­ter­na­ti­vas. Pre­ci­sa­men­te uno de los me­jo­res lu­ga­res del mun­do pa­ra la prác­ti­ca del free­ri­de es otra es­ta­ción cer­ca­na. Se tra­ta de Grand­va­li­ra, el do­mi­nio an­do­rrano que es ade­más el más gran­de del sur de Eu­ro­pa y que ha si­do ele­gi­do co­mo se­de pa­ra los cam­peo­na­tos del mun­do ju­nior de la es­pe­cia­li­dad gra­cias al mag­ní­fi­co te­rreno que ofre­ce pa­ra su prác­ti­ca. Es el pre­mio a es­ta es­ta­ción que en los úl­ti­mos años ha apos­ta­do por im­pul­sar la que sin du­da es la ten­den­cia con ma­yor cre­ci­mien­to en los úl­ti­mos años den­tro del mun­do del es­quí. Ya en la tem­po­ra­da 2013-2014 creó el Cen­tro de Free­ri­de, una sec­ción de la Es­cue­la de Es­quí (la pri­me­ra del sur de Eu­ro­pa apro­ba­da por el Free­ri­de World Tour Club) de­di­ca­da es­pe­cí­fi­ca­men­te a la en­se­ñan­za de es­ta mo­da­li­dad, po­nien­do es­pe­cial aten­ción a la se­gu­ri­dad en la mon­ta­ña. Pa­ra ellos, pa­ra los aman­tes del de­por­te ex­tre­mo y la aven­tu­ra, Grand­va­li­ra dis­po­ne de áreas es­pe­cí­fi­cas pa­ra su prác­ti­ca. El te­les­quí de En­cam­pa­da­na, inau­gu­ra­do ha­ce tres tem­po­ra­das, da ac­ce­so a tres zo­nas free­ri­de del sec­tor de El Tar­ter: el ca­nal de En­cam­pa­da­na, el Ca­nal de las So­la­ne­lles y el Bos­que de Co­me­lla. Ca­be des­ta­car tam­bién la zo­na free­ri­de del Pic Blanc, que se en­cuen­tra en el sec­tor de Grau Roig. Otra ac­ti­vi­dad pa­ra vi­vir la nie­ve en paz es el es­quí de mon­ta­ña. Es­ta dis­ci­pli­na, uno de los de­por­tes más com­ple­tos que exis­ten que sur­ge de la unión

del es­quí y el al­pi­nis­mo, con­sis­te en el as­cen­so y des­cen­so de mon­ta­ñas con la úni­ca ayu­da de los es­quíes, sin nin­gún ti­po de pro­pul­sión me­cá­ni­ca. Hay que es­tar muy en for­ma pa­ra ello pues­to que los prac­ti­can­tes de­ben com­ple­tar la as­cen­sión con los es­quís pues­tos, de­ben te­ner una gran ha­bi­li­dad pa­ra des­pla­zar­se en el llano y, por su­pues­to, de­ben sa­ber prac­ti­car el des­cen­so en to­do ti­po de nie­ves y pen­dien­tes. Y cla­ro, tam­bién de­be ser bue­nos al­pi­nis­tas lo que im­pli­ca co­no­cer las ca­rac­te­rís­ti­cas de la mon­ta­ña in­ver­nal, sus pe­li­gros y di­fi­cul­ta­des. Exis­te la po­si­bi­li­dad de ini­ciar­se en cir­cui­tos ba­li­za­dos y pro­te­gi­dos, y tam­bién una mo­da­li­dad nue­va que en Grand­va­li­ra han bau­ti­za­do co­mo ran­do fit­ness. Un per­so­nal trai­ner guía en un en­tre­na­mien­to es­pe­cí­fi­co de es­quí de mon­ta­ña al es­quia­dor. En Grand­va­li­ra su­ce­de en dos cir­cui­tos ba­li­za­dos y pro­te­gi­dos, uno que con­du­ce has­ta Pes­sons y el otro que as­cien­de has­ta el Pic Blanc. “Los usua­rios po­drán se­guir es­tos re­co­rri­dos con la apli­ca­ción Alpify, que les per­mi­ti­rá con­tro­lar su tiem­po y ren­di­mien­to y tam­bién ga­ran­ti­za­rá su se­gu­ri­dad al es­tar localizados en to­do mo­men­to”, ad­vier­ten los res­pon­sa­bles de es­ta es­ta­ción. Por su­pues­to que no es ex­clu­si­vo de las mon­ta­ñas an­do­rra­nas. Tam­bién es una mo­da­li­dad con mu­chí­si­mos se­gui­do­res en Ver­bier (Sui­za), Cour­che­vel (Fran­cia) o es­ta­cio­nes ar­gen­ti­nas co­mo El Calafate. ¿Más pro­pues­tas pa­ra vi­vir la nie­ve en li­ber­tad? Pues es­tá tam­bién el mus­hing, que es una ac­ti­vi­dad ideal pa­ra los aman­tes de los pe­rros, con pa­seos con tri­neos arras­tra­dos por pe­rros en­tre los bos­ques de las es­ta­cio­nes. La ra­que­ta de nie­ve, siem­pre acom­pa­ña­dos por guías que per­mi­ten co­no­cer las ru­tas y los iti­ne­ra­rios más iné­di­tos, en Grand­va­li­ra “con re­co­rri­dos en el Forn (Grand­va­li­ra-Ca­ni­llo) y en el Cen­tro de Ac­ti­vi­da­des de Aven­tu­ra (Grand­va­li­ra-Grau

Roig). La du­ra­ción de las ex­cur­sio­nes pue­de ser de 1, 2 y 5 ho­ras, y la po­si­bi­li­dad de al­qui­lar el ma­te­rial”. Y tam­bién hay raids co­lec­ti­vos de nie­ve (prue­ba de orien­ta­ción per­fec­ta que in­clu­ye un cir­cui­to de ha­bi­li­dad en mo­to de nie­ve, un cir­cui­to de mul­ti ac­ti­vi­da­des en­tre los ár­bo­les con ti­ro con ar­co, una ca­rre­ra con ra­que­tas y pun­tos de orien­ta­ción sor­pre­sa, así co­mo las más tí­pi­cas ex­cur­sio­nes con mo­tos de nie­ve o con Land Ro­ver. To­do se pue­de ha­cer in­clu­so más in­tere­san­te si se co­ge alo­ja­mien­to en el ho­tel Iglu, que es eso, ha­bi­ta­cio­nes y spas en au­tén­ti­cos iglús a 2.500 me­tros de al­tu­ra. Por su­pues­to que tam­bién Ba­quei­ra Be­ret se ha pues­to al día y ha po­ten­cia­do es­ta vuel­ta a la paz que pro­por­cio­na la nie­ve. “El sa­fa­ri azul es la me­jor op­ción pa­ra aque­llos que les gus­ta es­quiar tran­qui­los y se­gu­ros, por pis­tas có­mo­das y am­plias sin pen­dien­tes exa­ge­ra­das y si lo que bus­can es pa­sar un buen ra­to con los ami­gos”, ex­pli­can los res­pon­sa­bles de es­ta es­ta­ción que aña­den que se tra­ta de “un re­co­rri­do de 25,3 km por pis­tas de me­dia­na di­fi­cul­tad que per­mi­te co­no­cer to­dos los rin­co­nes de Ba­quei­ra Be­ret en po­cas ho­ras acu­mu­lan­do 3.566 m de des­ni­vel. Es­te re­co­rri­do pue­de ha­cer­se de la mano de un ex­per­to guía-es­quia­dor, o tam­bién de for­ma in­de­pen­dien­te, ya que el tra­za­do es­tá cla­ra­men­te se­ña­li­za­do.”. ¿Más op­cio­nes? Pa­ra to­dos aque­llos que se to­man muy en se­rio el de­por­te, les gus­ta su­pe­rar­se y pro­bar ex­pe­rien­cias fue­ra de lo ha­bi­tual, la es­ta­ción del Va­lle de Arán pro­po­nen el Sa­fa­ri Ne­gro. “El re­co­rri­do se con­cen­tra en­tre Ba­quei­ra y Bo­nai­gua, de­jan­do la fá­cil zo­na de Be­ret pa­ra los sa­fa­ris ase­qui­bles a to­dos los pú­bli­cos. Su­ma 23 ki­ló­me­tros con 4.468 m de des­ni­vel acu­mu­la­do y re­co­rre tra­za­dos mí­ti­cos de la es­ta­ción”, ex­pli­ca uno de sus usua­rios, el ex­pi­lo­to del Da­kar Xa­vi Ri­ba, que aña­de “los es­quia­do­res com­pe­ti­ti­vos pro­ba­ble­men­te lo com­ple­ta­rán en­tre las 2 y 3 ho­ras de es­quí non-stop”. Y, cla­ro, tam­bién es­tá el es­quí de fon­do. Es­ta ac­ti­vi­dad es­tá to­man­do ca­da vez más fuer­za pre­ci­sa­men­te por­que ofre­ce es­ta des­co­ne­xión y re­lax que a ve­ces es im­po­si­ble en las pis­tas al uso. Uno de los lu­ga­res don­de más asen­ta­da es­tá es­ta es­pe­cia­li­dad es Na­tur­lan­dia, con es­cue­la pro­pia, que es tam­bién el lu­gar don­de mu­chos ni­ños rea­li­zan es­te de­por­te en ho­ra­rio lec­ti­vo. Se tra­ta de las úni­cas pis­tas de es­quí de An­do­rra, 15 ki­ló­me­tros en to­tal, tan­to pa­ra la prác­ti­ca de téc­ni­ca clá­si­ca co­mo la de pa­ti­na­dor a 2.050 me­tros de al­tu­ra, per­fec­ta­men­te se­ña­li­za­das y sin aglo­me­ra­cio­nes ni co­las. Otra ac­ti­vi­dad, só­lo al al­can­ce de unos po­cos bol­si­llos, re­la­cio­na­da con es­ta bús­que­da de la tran­qui­li­dad es el He­li Ski. Py­re­nees He­li Ski, con ba­se en Vielha, la ca­pi­tal de Val d’Aran, es una de las más repu­tadas en Es­pa­ña y de­ci­de las ru­tas de es­quí so­bre 400 ki­ló­me­tros es­quia­bles. Pe­ro pro­ba­ble­men­te el lu­gar ideal pa­ra es­ta prác­ti­ca es Ca­na­dá, don­de, di­cen, hay la me­jor nie­ve del mun­do. Aden­tra­da en el co­ra­zón de la cor­di­lle­ra cos­te­ra ca­na­dien­se, y a dos ho­ras al nor­te de la ciu­dad de Van­cou­ver, la al­dea de Whistler que aco­gió las olim­pia­das de in­vierno del 2010, es­tá ubi­ca­da en­tre las mon­ta­ñas Whistler y Blackcomb, am­bas con un des­ni­vel de más de 1,6 ki­ló­me­tros. Jun­tas re­pre­sen­tan la zo­na es­quia­ble más gran­de del con­ti­nen­te nor­te­ame­ri­cano. Los he­li­cóp­te­ros des­pe­gan des­de el he­li­puer­to del mis­mo pue­blo de Whistler.

ES­QUI DE FON­DO

Es uno de los de­por­tes más com­ple­tos que exis­ten sur­gi­do de la unión del es­quí y el al­pi­nis­mo. Grand­va­li­ra pro­po­ne pa­ra su prác­ti­ca cir­cui­tos ba­li­za­dos y pro­te­gi­dos y es tam­bién una mo­da­li­dad tí­pi­ca

de Ver­bier (Sui­za), Cour­che­vel (Fran­cia) o El Calafate (Ar­gen­ti­na).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.