La pos­tal del pen­sa­dor

Pen­sa­dor, lin­güis­ta, es­cri­tor, pro­fe­sor y un enamo­ra­do de la pin­tu­ra de la Ilus­tra­ción, es­te gran es­tu­dio­so de la fi­gu­ra del otro, pre­mio Prín­ci­pe de As­tu­rias 2008, es una de las vo­ces más fir­mes de la in­te­lec­tua­li­dad eu­ro­pea

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to Fe­lip Vi­van­co Fotos Llibert Tei­xi­dó

Tz­ve­tan To­do­rov, fi­ló­so­fo fran­cés de ori­gen búl­ga­ro y re­fe­ren­te de la in­te­lec­tua­li­dad eu­ro­pea, mues­tra su ta­lis­mán

“Cuan­do era más jo­ven, mi ins­pi­ra­ción, mis

re­fe­ren­cias eran de los más he­roi­cos, jó­ve­nes que ha­bían lu­cha­do y muer­to por la li­be­ra­ción del país. Mi in­fan­cia y mi ado­les­cen­cia tie­nen un cla­ro ca­rác­ter so­vié­ti­co. En­ton­ces po­nía por de­lan­te el ego, las ha­za­ñas, mien­tras que aho­ra lo que más va­lo­ro es la com­pa­sión del ser hu­mano”. Tz­ve­tan To­do­rov, uno de los gran­des in­te­lec­tua­les vi­vos, es­tan­dar­te de la eu­ro­pei­dad y del re­co­no­ci­mien­to del otro siem­pre tie­ne una pos­tal en­ci­ma de su es­cri­to­rio en su estudio de Pa­rís. La pos­tal re­pre­sen­ta a una fi­gu­ra bu­dis­ta, un bod­di­sat­va del si­glo XI, es­cul­tu­ra que se pue­de ad­mi­rar en el Mu­seo de Ar­te de Saint Louis (EE.UU.) y que es si­nó­ni­mo de esa com­pa­sión de la que ha­bla es­te fi­ló­so­fo fran­cés de ori­gen búl­ga­ro. El bod­di­sat­va ven­dría a ser uno de los cua­tro

“LO QUE MÁS VA­LO­RO AHO­RA ES LA COM­PA­SIÓN DEL SER HU­MANO”

es­ta­dios su­bli­mes que pue­de al­can­zar una per­so­na, se­gún el bu­dis­mo. “Yo no soy bu­dis­ta y de he­cho no com­pren­do mu­cho, pe­ro la fi­gu­ra me fas­ci­na por su se­re­ni­dad ex­cep­cio­nal y por su com­pa­sión in­fi­ni­ta. Si me tu­vie­se que que­dar con una ima­gen re­li­gio­sa se­ría más es­ta que no la del Cris­to cru­ci­fi­ca­do, re­pre­sen­ta­do en el mo­men­to en el que es­tá cas­ti­ga­do en su hu­ma­ni­dad, mal­tra­ta­do y con­de­na­do a muerte”. To­do­rov ha­bla pau­sa­do, so­bre su ca­be­za no hay un cru­ci­fi­jo, pe­ro sí dos dio­ses del ar­te, a su de­re­cha un cuadro de Tà­pies, a la iz­quier­da una li­to­gra­fía de Chillida. In­vi­ta­do por la Fun­da­ció Ca­ta­lun­ya-La Pe­dre­ra, el fi­ló­so­fo con­ver­sa en el in­sig­ne edi­fi­cio de Gau­dí, mar­co ele­gi­do pa­ra la pre­sen­ta­ción de su úl­ti­mo li­bro La pin­tu­ra de la

Ilus­tra­ción. De Wat­teau a Go­ya (Ga­la­xia Gu­ten­berg / Círcu­lo de lec­to­res). La ima­gen de la dei­dad bu­dis­ta apa­ci­gua a To­do­rov. “Cuan­do mis es­cri­tos no me sa­len o es­toy des­con­cer­ta­do, mi­ro la ima­gen y ella me di­ce, ‘no te in­quie­tes, no te preo­cu­pes si no eres tan fuer­te co­mo crees’…”. El au­tor le ha­ce ca­so y los tex­tos flu­yen co­mo siem­pre, con ese agui­jón sua­ve que le ha­ce im­pres­cin­di­ble en las es­tan­te­rías so­bre el pen­sa­mien­to po­lí­ti­co, el fun­cio­na­mien­to de la de­mo­cra­cia y sus agu­je­ros ne­gros o so­bre la lu­cha de la ra­zón (y la com­pa­sión) fren­te al sue­ño y la pe­sa­di­lla de esa ra­zón que pro­du­ce mons­truos, co­mo de­cía su ado­ra­do Go­ya. A uno no le dan el Prín­ci­pe de As­tu­rias de Cien­cias So­cia­les así co­mo así.

Tz­ve­tan To­do­rov, fo­to­gra­fia­do ha­ce unos días en el pa­tio de la ca­sa

Mi­là de Bar­ce­lo­na

INS­PI­RA­CIÓN To­do­rov tie­ne es­ta pos­tal en­ci­ma de su es­cri­to­rio. La es­cul­tu­ra del si­glo XI re­pre­sen­ta una dei­dad bu­dis­ta, un bod­di­sat­va

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.