Cri­te­rios de se­lec­ción Vic­to­ria

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO -

cree que, pa­ra acer­tar, los Re­yes y Pa­pá Noel no só­lo han de leer las car­tas sino es­cu­char y ob­ser­var qué le gus­ta y qué le di­vier­te a ca­da ni­ño pa­ra que sus re­ga­los sa­tis­fa­gan de­seos, no ca­pri­chos. Marín re­cuer­da a los pa­dres que tam­bién es in­tere­san­te que los ni­ños no pi­dan so­lo co­sas pa­ra ellos e in­clu­yan en la car­ta al­go pa­ra los her­ma­nos, los abue­los o el mun­do, y que ellos tam­bién pue­den pe­dir co­sas pa­ra lue­go dis­fru­tar de la sor­pre­sa y los re­ga­los en fa­mi­lia.

Gó­mez, vi­ce­pre­si­den­ta del Col·le­gi de Pe­da­gogs de Ca­ta­lun­ya, com­par­te la idea de que los pa­dres de­ben ase­so­rar a los ni­ños pa­ra ela­bo­rar una car­ta con po­cos re­ga­los y bien es­co­gi­dos, pe­ro tam­bién da al­gu­nas re­co­men­da­cio­nes a Pa­pá Noel y a los Re­yes por si fi­nal­men­te la lis­ta que re­ci­ben es ex­ce­si­va y han de es­co­ger. “El pri­mer cri­te­rio de se­lec­ción es que el ju­gue­te se adap­te a los gus­tos y pre­fe­ren­cias del ni­ño y que sea ade­cua­do pa­ra su edad y su ni­vel ma­du­ra­ti­vo, no que les va­ya a gus­tar a los pa­pás o que se lo va­yan a re­ga­lar tam­bién al ve­cino o al pri­mo”, co­men­ta. Otro cri­te­rio im­por­tan­te, se­gún Gó­mez, es prio­ri­zar el ju­gue­te que es­ti­mu­le la ima­gi­na­ción, la crea­ti­vi­dad y la cu­rio­si­dad, que sea al­go que el ni­ño ten­ga que ma­ni­pu­lar y que pue­da uti­li­zar en di­fe­ren­tes mo­men­tos y ám­bi­tos, fren­te a los que son pu­ra­men­te me­cá­ni­cos y no exi­gen su par­ti­ci­pa­ción. “Lo fun­da­men­tal de un ju­gue­te es que sea ju­gue­te, es de­cir, que po­ten­cie el jue­go”, coin­ci­de Li­na­za. Aun­que pre­ci­sa que quien de­ci­de si un ju­gue­te es tal es el ni­ño y por eso a ve­ces jue­ga con una ta­pa­de­ra o con una ca­ja. Y ex­pli­ca que has­ta los dos años a los ni­ños les apa­sio­nan los juguetes que po­ten­cian el ejer­ci­cio y la ac­ción, co­mo so­na­je­ros, ob­je­tos que se mue­ven, que se pue­den ma­ni­pu­lar y tie­nen so­ni­dos; y a par­tir de los dos años ga­nan pro­ta­go­nis­mo juguetes que po­ten­cian el mun­do de la fic­ción, co­mo mu­ñe­cas, co­ci­ni­tas, co­ches… “A esa edad jue­gan a re­pro­du­cir as­pec­tos de la reali­dad que les fas­ci­nan y que gra­cias al jue­go pue­den dis­tor­sio­nar pa­ra que se adap­te a lo que ellos quie­ren y ne­ce­si­tan, de mo­do que el mu­ñe­co co­me lo que a ellos no les gus­ta o va a dor­mir cuan­do ellos di­cen”, de­ta­lla el pro­fe­sor de Psi­co­lo­gía Evo­lu­ti­va de la UAM. A par­tir de los 7 años re­sul­tan atrac­ti­vos los jue­gos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.