La fies­ta de aper­tu­ra

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO -

de re­glas, de in­ter­ac­ción so­cial y de­por­ti­vos, y a me­di­da que cre­cen lo ha­ce tam­bién la fas­ci­na­ción por las nue­vas tec­no­lo­gías y los vi­deo­jue­gos. Pe­ro más allá de pen­sar en si el ju­gue­te que se re­ga­la es ade­cua­do o no pa­ra la edad, Im­ma Marín in­sis­te en la ne­ce­si­dad de pen­sar en ca­da ni­ño con­cre­to, en su gra­do de ma­du­ra­ción y su ha­bi­li­dad, en si el ju­gue­te su­po­ne un re­to que po­drá lle­var a ca­bo so­lo o ne­ce­si­ta­rá la in­ter­ven­ción de un adul­to pa­ra no es­tro­pear­lo “por­que el pri­mer ob­je­ti­vo del ju­gue­te es di­ver­tir, en­ten­dien­do por di­ver­sión no que ha­ga reír sino que sea en­tre­te­ni­do, que re­quie­ra aten­ción y pro­por­cio­ne sa­tis­fac­ción por el es­fuer­zo rea­li­za­do”. A es­te res­pec­to, los es­pe­cia­lis­tas en jue­go aler­tan a los Re­yes a no caer en la ten­ta­ción de prio­ri­zar los juguetes di­dác­ti­cos, los que es­ti­mu­lan só­lo los as­pec­tos cog­ni­ti­vos de la in­te­li­gen­cia, “por­que las in­te­li­gen­cias son múl­ti­ples y una mu­ñe­ca, un dis­fraz, un bi­llar, una pe­lo­ta, un mo­no­pa­tín o una ba­te­ría tam­bién son edu­ca­ti­vos y des­pier­tan in­tere­ses, ga­nas de abra­zar, de ima­gi­nar, de es­cu­char, de ju­gar con rit­mos…”, opi­na Marín. Gó­mez en­fa­ti­za que ade­más de bus­car juguetes di­ver­ti­dos, a la ho­ra de es­co­ger han de te­ner­se en cuen­ta cri­te­rios de ca­li­dad y de se­gu­ri­dad, así co­mo de va­lo­res, evi­tan­do aque­llos que fo­men­ten ac­ti­tu­des vio­len­tas. No obs­tan­te, en cues­tión de va­lo­res, Marín ad­vier­te de la im­por­tan­cia de no ideo­lo­gi­zar la se­lec­ción de juguetes. “Si una ni­ña pi­de jue­gos que po­drían con­si­de­rar­se mas­cu­li­nos co­mo un co­che, una pe­lo­ta o un dis­fraz de héroe es pro­ba­ble que nos mos­tre­mos or­gu­llo­sos, pe­ro si un ni­ño pi­de una mu­ñe­ca, el ca­rri­to pa­ra pa­sear­la por la ca­lle o un tra­je de prin­ce­sa a me­nu­do sal­tan las alar­mas y al­gu­nos adul­tos vis­lum­bran el fan­tas­ma de la ho­mo­se­xua­li­dad, cuan­do hoy ca­da vez hay más hom­bres que lle­van a sus hi­jos en ca­rri­to al co­le­gio y les dan el bi­be­rón, y los ni­ños lo ven y lo pi­den, y es­tán edu­can­do una par­te su­ya sen­si­ble y tier­na, no pa­sa na­da”, ejem­pli­fi­ca la pre­si­den­ta de IPA. Y aña­de que tam­po­co hay que re­cha­zar por se­xis­tas los es­tu­ches de ma­qui­lla­je o uten­si­lios de lim­pie­za que pi­den mu­chas ni­ñas. “Los juguetes no son se­xis­tas, si aca­so se­rá se­xis­ta el uso que se les dé; to­dos los ni­ños y ni­ñas ne­ce­si­tan ju­gar con mu­ñe­cas, ha­cer de pa­pá y ma­má y lo ha­rán se­gún el mo­de­lo y los va­lo­res en que se desen­vuel­ven, por­que lo que im­por­ta es el mo­de­lo fa­mi­liar más cer­cano y, con fre­cuen­cia, cuan­to me­nos pre­su­mi­da es la ma­má más pre­su­mi­da se mues­tra la hi­ja por­que ha de ir cons­tru­yen­do su pro­pia iden­ti­dad y lo ha­ce por se­me­jan­za u opo­si­ción, y en al­gu­nos mo­men­tos evo­lu­ti­vos ne­ce­si­tan ha­cer­lo de for­ma di­fe­ren­te pa­ra no con­fun­dir­se”, re­fle­xio­na Marín. Apli­quen los cri­te­rios que apli­quen pa­ra es­co­ger qué re­ga­la­rán, los ex­per­tos en jue­go re­co­mien­dan a los Re­yes que el re­per­to­rio fi­nal re­sul­te va­ria­do e in­clu­ya juguetes que es­ti­mu­len la ima­gi­na­ción, juguetes que promuevan el mo­vi­mien­to, jue­gos pa­ra pa­sar­lo bien en ca­sa y otros pa­ra ju­gar al ai­re li­bre, jue­gos pa­ra dis­fru­tar so­lo y otros pa­ra com­par­tir en fa­mi­lia. Y si ne­ce­si­tan ayu­da pa­ra en­con­trar los más idó­neos, re­cuer­dan que Lu­do­me­cum.com es un bus­ca­dor de juguetes que per­mi­te fil­trar por edad, por mar­ca y por las ha­bi­li­da­des que po­ten­cian.

Pa­ra dis­fru­tar al má­xi­mo de la lle­ga­da de Pa­pá Noel y los Re­yes Ma­gos tam­bién es im­por­tan­te pre­pa­rar bien la lle­ga­da de los re­ga­los. El pri­mer pa­so de­be­ría ser apro­ve­char las va­ca­cio­nes pa­ra re­vi­sar có­mo es­tán los juguetes vie­jos, re­ti­rar los que ya no se usan o es­tán es­tro­pea­dos y de­jar la habitación lim­pia y or­de­na­da pa­ra cuan­do lle­guen sus Ma­jes­ta­des. El se­gun­do pa­so es do­tar de cier­ta so­lem­ni­dad el mo­men­to de abrir los re­ga­los. “A ve­ces los ni­ños lle­gan co­rrien­do al ár­bol y van rom­pien­do pa­pe­les y abrien­do un pa­que­te tras otro co­mo lo­cos; en lu­gar de eso, des­pués de los días de es­pe­ra, va­le la pe­na pen­sar un ri­tual, que co­mien­ce abrien­do uno de sus re­ga­los el más pe­que­ño o el más ma­yor y lue­go con­ti­núe el si­guien­te en edad, de mo­do que to­do el mun­do pres­te aten­ción a quien abre el re­ga­lo, y se ad­mi­re y se aplau­da ca­da uno de ellos pa­ra sa­bo­rear­los, abrien­do ca­ja por ca­ja, con­tem­plan­do y va­lo­ran­do ju­gue­te por ju­gue­te”, su­gie­re Marín. Y apun­ta que si los Re­yes lo desean, pue­den de­jar una car­ta pa­ra ex­pli­car có­mo han vis­to a ca­da miem­bro de la fa­mi­lia ese año, ani­mar a ca­da uno a me­jo­rar al­gu­na fa­ce­ta, o jus­ti­fi­car la au­sen­cia o pre­sen­cia ines­pe­ra­da de cier­tos re­ga­los. “Leer una car­ta así an­tes de abrir los pa­que­tes pue­de con­ver­tir un día un po­co his­té­ri­co y con­su­mis­ta en un día de in­ti­mi­dad fa­mi­liar y ter­nu­ra”, jus­ti­fi­ca. Otro as­pec­to im­por­tan­te es di­se­ñar al­gu­nas es­tra­te­gias pa­ra evi­tar la so­bre­abun­dan­cia que a ve­ces blo­quea o re­vo­lu­cio­na a los más pe­que­ños. Una op­ción es apos­tar por re­ga­los te­má­ti­cos, de mo­do que si los Re­yes traen una bi­ci­cle­ta, el res­to de re­ga­los es­tén re­la­cio­na­dos con ella: guan­tes, cas­co, una ces­ta pa­ra lle­var pa­que­tes, el bi­dón pa­ra el agua… Y si el re­ga­lo es­tre­lla es una co­ci­na, el res­to de pa­que­tes pue­den con­te­ner el ca­rro de la com­pra, los ca­cha­rri­tos, los ali­men­tos… Otra al­ter­na­ti­va pa­ra ate­nuar que los pe­que­ños se vean des­bor­da­dos es que aque­llos juguetes que los Re­yes de­jen en ca­sa de los abue­los o de los tíos se que­den allí pa­ra dis­fru­tar­los ca­da vez que el ni­ño va­ya a vi­si­tar­los. Y pa­sa­da la ale­gría y la im­pa­cien­cia del pri­mer día, psi­có­lo­gos y pe­da­go­gos ase­gu­ran que la me­jor op­ción es de­jar al al­can­ce del ni­ño los dos o tres juguetes que más ilu­sión le han he­cho y guar­dar el res­to pa­ra en­tre­gár­se­los po­co a po­co más ade­lan­te. “El ni­ño por si so­lo no sa­be ad­mi­nis­trar­se y si tie­ne to­dos a la vis­ta al fi­nal esos juguetes pierden su ca­pa­ci­dad de ilu­sión y de ma­gia; en cam­bio, si des­apa­re­cen de su cam­po vi­sual los ol­vi­da y cuan­do al ca­bo de dos o tres me­ses se los das, le ha­cen mu­cha ilu­sión re­en­con­trar­los”, ex­pli­ca Vic­to­ria Gó­mez. Y pues­tos a pre­pa­rar la fies­ta de aper­tu­ra de re­ga­los, no es­tá de más pre­pa­rar al­gu­nas es­tra­te­gias pa­ra re­con­du­cir frus­tra­cio­nes por si los Re­yes no cu­bren las ex­pec­ta­ti­vas. “En al­gu­nos lu­ga­res tie­nen la suer­te de con­tar con un rey co­jo, que via­ja más len­to que el res­to, de mo­do que pue­de en­tre­gar unos días des­pués aque­llos re­ga­los que el Pa­pá Noel o los Ma­gos de Orien­te no en­con­tra­ron”, ex­pli­ca Marín. Y aña­de que otra fór­mu­la pa­ra re­con­du­cir frus­tra­cio­nes es que los pro­pios Re­yes de­jen una car­ta dan­do ex­pli­ca­cio­nes del por qué de sus de­ci­sio­nes. Pe­ro, en au­sen­cia de in­for­ma­ción de Sus Ma­jes­ta­des, Li­na­za y Gó­mez ase­gu­ran que tam­bién los pa­dres pue­den apro­ve­char la oca­sión pa­ra edu­car, pa­ra ha­cer en­ten­der a sus hi­jos que no to­do es po­si­ble y que no siem­pre se con­si­gue to­do lo que uno quie­re. “Tam­po­co pa­sa na­da si tie­nen pe­que­ñas frus­tra­cio­nes”, apun­tan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.