Afron­tar la de­pen­den­cia emo­cio­nal

La Vanguardia - ES - - DE LIBRO -

ta­dor. “Es muy pro­ba­ble que la per­so­na afec­ta­da no vea el pro­ble­ma por­que su vi­da gi­re en­torno al otro, por lo que to­do es más di­fí­cil de asu­mir”, ar­gu­men­ta Con­gost. Abrir los ojos y to­mar con­cien­cia de que qui­zás es­ta­mos in­vir­tien­do más ener­gía de la ne­ce­sa­ria en esa per­so­na, pa­ra no­so­tros es­pe­cial, es un pa­so pre­vio pa­ra afron­tar la obsesión. Y, co­mo ha­cer­lo no sue­le re­sul­tar na­da fá­cil, la psi­có­lo­ga re­co­mien­da que sean “nues­tros fa­mi­lia­res y ami­gos – por lo ge­ne­ral más ob­je­ti­vos res­pec­to a lo que nos su­ce­de– los que nos ayu­den a qui­tar­nos la ven­da; re­ga­lán­do­nos, por ejem­plo, un li­bro en el que nos po­da­mos sen­tir com­ple­ta­men­te re­fle­ja­dos con la si­tua­ción del pro­ta­go­nis­ta o una re­fe­ren­cia a un blog cu­ya lec­tu­ra nos ge­ne­re la sen­sa­ción de que se es­tá ha­blan­do de no­so­tros mis­mos”.

“No pue­do re­nun­ciar al otro”, “si lo pier­do, mue­ro”. Son frases que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.